Pages

Por qué China podría sorprender al mundo siendo el primer país en adoptar la renta básica universal

Do Rebelión, 06 de Fevereiro 2024
Por Scott Santens: Sin permiso




El concepto de renta básica universal (o RBU) -un pago periódico en efectivo distribuido sin condiciones a todos los individuos de una comunidad definida- tiene una larga historia y un futuro aún por escribir. Como uno de los expertos mundiales en la materia, con más de diez años de experiencia en la educación sobre el tema, una de las preguntas que me hacen con frecuencia es dónde creo que ocurrirá primero. A pesar de los cientos de años de debate y de que el estado de Alaska es uno de los únicos lugares en los que se ha implantado la RBU a gran escala hasta la fecha, ¿qué país será el que deje de hablar de ello y lo haga? Bueno, algunos países están ciertamente más cerca que otros, y la idea es ciertamente más popular en algunos países que en otros, pero una respuesta totalmente posible a esta pregunta tiende a ni siquiera ser considerada en la carrera: China.

En primer lugar, aunque creo firmemente en la democracia liberal y me preocupa el auge del autoritarismo en todo el mundo, lo cierto es que la democracia suele requerir el apoyo del pueblo a las políticas que se promulgan. Para que un país como Estados Unidos promulgue la RBU, tendría que haber un porcentaje suficiente de votantes que lo exigieran, combinado con un apoyo suficiente en el Congreso y un presidente dispuesto a convertirlo en ley. Para que un país como China la promulgue, la decisión sólo tiene que tomarse en la cúpula de un partido, y mientras que antes esa decisión sólo necesitaba el acuerdo de unos pocos hombres, ahora sólo tiene que tomarla un hombre: Xi Jinping.

En el verano de 2021, Xi Jinping empezó a utilizar la expresión «prosperidad común» para describir sus objetivos políticos para China. La ha descrito como un crecimiento centrado en las personas, en el que se anima a quienes tienen ingresos elevados -tanto particulares como empresas- a devolver más a la sociedad. Parece creer que China ha superado su etapa de crecimiento rápido y ha entrado en una nueva que requerirá una reducción de las desigualdades y una mejora de la situación de los más rezagados. También ha dicho que quiere avanzar firmemente en la consecución de la prosperidad común para 2035. Las medidas clave de una mayor prosperidad común, aparte de la reducción de la desigualdad, incluirán la mejora de la salud y la reducción de la degradación medioambiental, pero sobre todo una base de consumo más amplia con más poder adquisitivo de los consumidores.

Esta última es quizá la razón de más peso para que China se plantee implantar la renta básica universal. En resumen, la principal importación de China es la demanda. Depende de que los consumidores de todo el mundo compren lo que produce. Lo que ha hecho posible el ascenso de China como superpotencia económica es el consumidor estadounidense y los consumidores de otros países del mundo. El reto para China en este momento es tener su propia clase media amante del consumo: una amplia base de consumidores con renta disponible y tiempo para comprar y consumir lo que China produce.

La renta media disponible actual de China es de unos 7.200 USD en las zonas urbanas y de unos 3.015 USD en las rurales, frente a los 45.000 USD que tiene que gastar el estadounidense medio después de impuestos. China tiene que encontrar la manera de aumentar la renta disponible de forma generalizada para cumplir sus numerosos objetivos declarados.

La debilidad del gasto de los consumidores en China tras la pandemia se ha descrito como un caso de «long-Covid económico» e incluso está recordando en cierto modo a la Gran Depresión. Una reunión de julio de 2023 del Buró Político del Comité Central del PCCh, además de recientes declaraciones del banco central de China, y también del Instituto de Economía de la Academia China también coinciden en la necesidad de dirigir la capacidad estatal hacia el aumento de la demanda interna. Así que no sólo lo dice la comunidad internacional, sino también la propia China.

Mientras que el consumidor estadounidense salió rugiendo de la pandemia con ganas de gastar, gastar y gastar, los consumidores chinos no lo hicieron. Prefieren guardar su dinero en cuentas de ahorro. Esto no es bueno para el crecimiento económico. La confianza de los consumidores chinos ha caído casi un 10% desde su máximo y ahora se encuentra en un nivel más bajo que nunca, incluso durante la pandemia. China necesita desesperadamente encontrar la manera de que la gente gaste en bienes y servicios en lugar de ahorrar su dinero.

Como escribió Paul Krugman en el New York Times, «lo que China debe hacer parece sencillo: acabar con la represión financiera y permitir que una mayor parte de los ingresos de la economía fluyan hacia los hogares, y reforzar la red de seguridad social para que los consumidores no sientan la necesidad de atesorar efectivo». La RBU cumple ambos objetivos.

También hay otra razón por la que China podría considerar la RBU como la herramienta que cumplirá sus objetivos económicos, y se conoce como dibao. El programa dibao es la garantía de ingresos mínimos que ya existe en China. Es un programa complementario creado originalmente para las zonas urbanas con el fin de reducir la pobreza urbana, en el que si alguien gana por debajo del nivel mínimo, se le proporciona la diferencia entre lo que gana y lo que se considera el mínimo que necesita. El problema de este diseño es el fuerte desincentivo al trabajo que crea debido a un tipo impositivo marginal del 100% sobre los ingresos. Mientras los ingresos de una persona estén por debajo del nivel del dibao, cualquier ganancia adicional no la dejará en mejor situación. Esto es contrario al diseño de la RBU, en el que todos los ingresos adicionales siempre mejoran la situación de las personas.

Por ejemplo, si tienes un trabajo a tiempo parcial por el que cobras 500 $ al mes y el dibao está fijado en 1.200 $ al mes, te subirían a 1.200 $. Si luego doblas las horas trabajadas para conseguir 1.000 al mes, seguirías cobrando los mismos 1.200. Todo el trabajo extra no importaría. No estarías mejor a pesar de ese trabajo adicional. Sin embargo, con una RBU fijada en el mismo nivel de 1.200 $ al mes, duplicar tus horas trabajadas te haría pasar de ganar 500 $ además de los 1.200 $, que sumarían 1.700 $, a un nuevo total de 2.200 $ (antes de impuestos).

Esto no quiere decir que China vaya a convertir necesariamente su dibao en una RBU, sino que ya existe el precedente de que China considera la pobreza como un problema de falta de dinero que puede resolverse directamente con una distribución mensual de dinero. Los orígenes del dibao también se remontan a la preocupación por «evitar la inestabilidad y la agitación social» en una época de transformación masiva del mercado laboral, y se considera que ha alcanzado esos objetivos. A medida que avanza la automatización laboral, la RBU podría ser reconocida como una herramienta mucho más poderosa para mantener la estabilidad social de un modo que no desincentive el trabajo como hacen los programas tipo dibao.

Estas son las tres razones principales por las que creo que China podría sorprender a todo el mundo siendo la primera en introducir una renta básica universal: Xi Jinping podría decidir en cualquier momento introducirla. Los objetivos declarados de China de una clase consumidora fuerte y la noción de prosperidad común se lograrían con ella. Y China podría reconocer la RBU como una política superior a su actual estrategia de renta mínima.

Hay muchos que no están de acuerdo con mi opinión, incluido el PNUD, que considera que la RBU es «inviable desde el punto de vista financiero» en China, pero eso se debe al mismo error que cometen muchos de los que debaten sobre ella. La RBU no es más cara que un programa de renta selectiva diseñado para lograr una distribución idéntica de la renta después de impuestos. La focalización sólo utiliza reducciones progresivas que erróneamente no se consideran impuestos. Cuesta lo mismo dar a alguien 50 dólares después de reducirlos gradualmente a partir de 100 dólares que darle 100 dólares y luego quitarle 50 dólares en impuestos. Sin embargo, la primera opción puede implicar elevados gastos administrativos y elevados tipos impositivos marginales, mientras que la segunda no requiere ni lo uno ni lo otro. En realidad, la focalización es una forma más cara de distribuir la renta con peores resultados. La RBU puede lograr la misma reducción de la desigualdad que un diseño selectivo, pero de una forma más eficiente que genere más oferta de trabajo y muchos otros resultados ampliamente deseados.

Sin embargo, conozco al menos a una persona en China que parece estar de acuerdo conmigo: el economista jefe del Banco de China, Xu Gao. Gao ha propuesto lo que él llama un «Plan de Propiedad Compartida de las Empresas Públicas para Todos«, que establecería múltiples fondos públicos de inversión financiados con capital de todas las empresas públicas, cuyos beneficios se distribuirían universalmente a toda la población como dividendo anual. Los entusiastas de la RBU pueden reconocer este plan como básicamente el modelo de Alaska, pero utilizando los beneficios de las empresas en lugar del petróleo. Esto también es básicamente lo mismo que ha propuesto Sam Altman y lo que yo propuse durante la pandemia, excepto que se utilizarían empresas estatales en lugar de corporaciones que cotizan en bolsa para hacer crecer el fondo de riqueza.

La estrategia general de una RBU de este tipo es hacerlo de forma que no se utilicen los impuestos sobre la renta personal o sobre el consumo, y que los ciudadanos reciban una parte del crecimiento de la productividad global. Si existe un mecanismo para que a medida que las empresas mejoran, las personas mejoran, la gente querrá que las empresas mejoren. Si las empresas automatizan el trabajo y, como resultado, se vuelven más rentables, la gente debería ver una mayor RBU como resultado. Un dividendo ligado a los beneficios empresariales hace eso.

La perspectiva de una China equipada con la RBU también puede llevar a Estados Unidos a considerarla, y también es posible que Estados Unidos pronto se dé cuenta de que la necesita para superar a China en IA. El miedo a que la IA quite puestos de trabajo es un obstáculo para su adopción. La RBU elimina ese obstáculo, especialmente si está vinculado al crecimiento de la productividad nacional.

Lo cierto es que China necesita consumidores y la inteligencia artificial crea consumidores. El único obstáculo real es que la RBU también significa confianza en los individuos. Su falta de condiciones implica renunciar a cierto control. La gran pregunta es si China llegará a confiar a su pueblo la libertad que proporciona la RBU. Con el auge de la inteligencia artificial y su impacto en el mercado laboral y, por tanto, en el gasto de los consumidores, puede que no tenga otra opción, lo que también es cierto para todos los demás países. Pero en el caso de China, sólo se trata de convencer a un hombre de que es el camino a seguir.

Scott Santens. Defensor de la Renta Básica Incondicional/Universal (RBU) con una renta básica financiada por crowdfunding; Fundador y Presidente de la Fundación ITSA, Autor de Let There Be Money; Editor de BasicIncomeToday.com.

Texto original: https://www.scottsantens.com/why-china-could-surprise-the-world-by-being-the-first-country-to-adopt-universal-basic-income-ubi/

Traducción: Antoni Soy Casals

Fuente: https://sinpermiso.info/textos/por-que-china-podria-sorprender-al-mundo-siendo-el-primer-pais-en-adoptar-la-renta-basica-universal

Nenhum comentário:

Postar um comentário