Pages

¡Solidaridad con los y las trabajadores del ferrocarril!

Ataque bipartidista contra el derecho de los trabajadores a la huelga


Do Rebelión, 06 de Dezembro 2022
Por Editorial Workers World-Mundo Obrero: Mundo Obrero



El presidente Joe Biden acaba de firmar una ley, aprobada por ambas cámaras del Congreso, que impone un contrato entre las compañías de ferrocarriles de carga de clase uno y los 11 sindicatos de ferrocarril. Así, de un plumazo, el director general del estado capitalista, Biden, despojó a estos sindicatos de su derecho más básico: el derecho de huelga.

Imagen de Arjae Red

Un proyecto de ley separado que añadía siete días de enfermedad pagados al contrato de los trabajadores de ferrocarriles -un tema de negociación clave para los trabajadores- fue aprobado en la Cámara pero fue derrotado en el Senado.

Esta legislación antiobrera debería acabar con cualquier ilusión de que el Partido Demócrata es el partido de la clase trabajadora. La firma del acuerdo por parte de Biden desmiente su falsa declaración, hecha por enésima vez en el Día del Trabajo de 2021, de que pretende “ser el presidente más pro-sindical al frente de la administración más pro-sindical de la historia de Estados Unidos”. (whitehouse.gov)

Los sindicatos de ferrocarriles llevan tres años intentando negociar un contrato justo con los transportistas. Su última huelga fue en 1992; el Congreso les obligó a volver al trabajo también entonces. Desde entonces, la plantilla del ferrocarril se ha reducido sistemáticamente de 500.000 a 130.000 trabajadores, con equipos de trenes de sólo dos personas, que mueven más carga con una cuarta parte de la plantilla.

Ahora las empresas quieren reducir el equipo de dos trabajadores a uno: un maquinista que opere los “trenes megamonstruos”.

Cuatro sindicatos que representan a la mayoría de los trabajadores del ferrocarril han votado para rechazar el acuerdo provisional negociado por Biden y el Secretario de Trabajo Marty Walsh en septiembre.

Los principales problemas de los trabajadores tienen que ver con la programación de su tiempo de trabajo y con la posibilidad de tomarse días libres pagados y no pagados por situaciones de salud y eventos familiares.

Los beneficios de las empresas de transporte por ferrocarril se han disparado. “El Congreso no debería tener que intervenir. Los ferrocarriles deberían proporcionar bajas por enfermedad pagadas a sus empleados”, dijo el sindicato de Empleados de Mantenimiento de Vías (BMWED-IBT) en un comunicado. “Tienen el dinero para hacerlo, y literalmente les costaría un centavo de cada dólar de beneficios récord proporcionarlo. Es sólo el 2% de lo que [las compañías ferroviarias] CSX, NS y UP han gastado en lo que va de año en recompra de acciones. No es literalmente nada para ellos, y sin embargo se niegan a proporcionarlo”. (cnn.com, 14 de noviembre)

“Este golpe de los dos partidos políticos es despreciable”, dijo Jason Doering, secretario general del sindicato de base Railroad Workers United. (railroadworkersunited.org)

Si hicieran huelga ahora, los sindicatos del ferrocarril estarían violando la ley y se enfrentarían al aparato estatal capitalista, así como a las empresas de transporte de mercancías. A diferencia del grueso de los trabajadores del sector privado estadounidense, los trabajadores ferroviarios no están cubiertos por la Ley Nacional de Relaciones Laborales de 1935.

La Ley de Trabajo de Ferrocarriles de 1926, aprobada antes de la Ley Nacional de Relaciones Laborales y antes del surgimiento masivo de trabajadores en la década de 1930, tiene un lenguaje destinado a limitar la capacidad de huelga. En concreto, permite al Congreso aprobar leyes que impongan un contrato a los trabajadores de ferrocarriles -lo que ha hecho 18 veces desde la aprobación de la ley- incluso después de que los trabajadores voten para rechazar ese contrato.

Biden dice que su acción “ayuda a nuestra nación a evitar lo que, sin duda, habría sido una catástrofe económica” para millones de trabajadores, muchos de ellos sindicalizados. Pero lo que realmente perjudica a los sindicatos es este ataque bipartidista a la única arma real que tiene el trabajo contra el capital: el poder de retener nuestro trabajo.

El Partido Mundo Obrero es solidario con los trabajadores del ferrocarril en cualquier acción que emprendan. Decimos no al rompehuelgas patrocinado por el Estado. Derogar la Ley de Trabajo de los Ferrocarriles. Aprobemos la Ley de Protección del Derecho de Sindicación. ¡Todo el poder para los trabajadores!

Fuente: https://www.workers.org/2022/12/68044/

Nenhum comentário:

Postar um comentário