Pages

El capitalismo financiero arrastra todo en su ruina

El caso Milagro Sala


Do Rebelión, 17 de Dezembro 2022
Por José Yorg





«¿Qué gana un campesino pobre con invadir una tierra inculta o mal cultivada? Sin máquinas, sin una vivienda en el lugar de trabajo, sin crédito para esperar la época de la cosecha, sin instituciones cooperativas que adquieran esa cosecha (en el caso de que llegue a la cosecha sin antes haberse ahorcado en el arbusto más fuerte del bosque o en la higuera silvestre menos raquítica de la tierra inculta), salvándolo de las garras de los usureros. ¿Qué puede ganar un campesino pobre con la invasión?». Antonio Gramsci.


«Durante 20 años debemos impedir funcionar a este cerebro». Fiscal que pidió al juez condenar a Antonio Gramsci en 1928.

Los poderosos y sus referentes como los politiqueros, periodistas, jueces, etc., se muestran en estos tiempos tal como son, soberbios y altaneros, pero no dejemos que la indignación nos nuble lo esencial de esas escenas impúdicas: Lo hacen ideológica y políticamente para posesionarse en las cabezas y acostumbrar, naturalizar, de que eso es normal, porque ellos son los que mandan y el pueblo debe obedecer, punto.

Pensamos que la sociología nunca tuvo tanto que investigar, teorizar y sobre todo exponer al mundo esas patológicas conductas.

Pero marchemos un poco más de prisa e indaguemos que los tiene a los poderosos tan nerviosos para impulsar golpes de Estado como en el Perú, la Corte Suprema de Argentina confirmó la condena de Milagro Sala a 13 años de cárcel a la dirigente, líder de la organización “Tupac Amaru”.

Las obras extraordinarias de Milagro Sala no tienen parangón en Argentina realizada por una organización social destinada a satisfacer las urgencias de los más desfavorecidos: Escuelas primarias, secundaria y terciaria, talleres, recreación, viviendas, educación y capacitación en diversos oficios, cooperativa textil, replica del Templo de Kalasasaya; estatua de Tupac Amaru; estatua de Micaela Batidas, etc., etc., etc. Todos estos sitios atacados. Allí está la fuente del delito que es castigado implacablemente.

Pudiéramos llenar de ejemplos de injusticia social aquí, sin embargo, preferimos afirmar que el futuro cooperativo se está amasando, como el video que compartimos aquí y ahora mismo.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo, karajo!


Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una
licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Nenhum comentário:

Postar um comentário