Pages

Italia: Votar para reconstruir la presencia de la izquierda en el parlamento

Do SinPermiso, 24 de Setembro 2022
Por Domenico Moro e Fabio Nobile



Las elecciones del 25 de septiembre se celebrarán en un marco general muy deteriorado y con perspectivas de empeorar en la fase final de 2022 y en especial en 2023. Quien gane la contienda electoral se enfrentará a una situación difícil, caracterizada por el empeoramiento de las condiciones económicas y sociales a nivel interno y por una exacerbación de las contradicciones internacionales.

El marco económico

Comencemos con el panorama económico. Italia sale de una recesión, durante la fase de Covid 19, que fue una de las más profundas entre los países avanzados. El crecimiento en 2021 fue sólido, pero no lo suficiente como para permitir una recuperación total de los niveles económicos previos a la pandemia. Según la Oficina Parlamentaria de Presupuesto (UPB), 2022 debería cerrar con un crecimiento del PIB del 3,2%. Los problemas surgirán en 2023. De hecho, las sanciones económicas contra Rusia están creando el peor escenario entre las hipótesis de los analistas. Los recortes de Rusia en las exportaciones de gas a Europa en respuesta a las sanciones y los envíos de armas a Ucrania, junto con la sequía que redujo la producción hidroeléctrica y el cierre de centrales nucleares en Francia, han acentuado el crecimiento de los precios de las materias primas energéticas. La inflación en Italia en agosto alcanzó el 8,4%, el nivel más alto desde diciembre de 1985.

Este es un hecho sumamente grave para economías, como la italiana y la alemana, que se basan en la transformación manufacturera orientada a la exportación.

Italia, por primera vez desde 2011, tras años de superávit comercial, mostrará un saldo negativo en 2022, precisamente por el aumento de los precios de importación de gas y otras materias primas energéticas. El empeoramiento de la balanza comercial de bienes y servicios con el exterior también dificultará la gestión de la enorme deuda pública. También la UPB revisó en agosto a la baja las estimaciones del PIB italiano para 2023 a un mísero +0,9%. Pero las previsiones podrían empeorar aún más, según estima la agencia de calificación Fitch, según la cual el PIB italiano caerá un -0,7%. En esencia, Italia debería encontrarse en una situación difícil de recesión o estanflación el próximo año, es decir, de estancamiento económico y alta inflación, lo que se traducirá en un empeoramiento de los presupuestos familiares y, por tanto, en efectos depresivos sobre el consumo y, según Confcommercio, en el posible cierre de 120 mil empresas para el primer semestre de 2023.

El marco internacional y europeo

La situación también se está deteriorando rápidamente con respecto a la situación internacional. La guerra en Ucrania está lejos de terminar y con ella las tensiones sobre los precios de las materias primas energéticas. Zelensky, tras la ofensiva lanzada recientemente por sus fuerzas armadas, declaró que la guerra sólo terminará con la reconquista de Crimea. Las declaraciones de Zelensky tienen como objetivo instar al envío de cantidades masivas de armas desde Occidente. En este sentido, cabe señalar que el gobierno de Draghi se ha mostrado fuertemente atlantista, habiendo sido mucho más decisivo que otros países en adherirse a las sanciones contra Rusia y las decisiones de la OTAN y EEUU. De hecho, el Gobierno de Draghi, a pesar de haber dimitido, ha convertido a Italia en el primer país de la UE y el segundo de Europa, tras Reino Unido, en el suministro de medios militares a Kiev, empezando por artillería, que ha sido decisiva. En cuanto al atlantismo, no surgen diferencias entre el gobierno y la oposición de los Hermanos de Italia, dado que Meloni ha reiterado una y otra vez su lealtad a la OTAN y a la alianza con EEUU y sobre todo al apoyo militar occidental a Ucrania.

El panorama internacional no estaría completo si no tuviéramos en cuenta a la UE. Draghi en la reunión de Rimini dijo que confía en cualquier gobierno que se forme. La razón es muy sencilla: hay un piloto automático que garantiza sus intereses a las élites económicas y al capital en su conjunto. No es otro que las reglas presupuestarias europeas y el papel del BCE, así como la implementación del NRP (los fondos de reconstrucción europeos) que se basa en el intercambio entre fondos "europeos" y la aplicación de ciertas reformas. Cualquiera que llegue al gobierno tendrá que lidiar con las reglas, trampas y trucos europeos. Esta es una lógica preocupante. De hecho, tras la suspensión de las restricciones europeas al déficit y la deuda pública y las políticas expansivas tras la pandemia, el BCE ha llevado a cabo un endurecimiento monetario elevando el coste del dinero y la Comisión ha llamado a los países europeos a una mayor disciplina presupuestaria. Y todo ello en presencia de una preocupante recesión o estanflación, como hemos visto. En cambio, sería hora de implementar una nueva política expansiva.

Pero también en este aspecto particular, la crisis ha tenido un profundo impacto en la integración europea, produciendo algunas fracturas entre las élites europeas, porque una parte siente que las reglas presupuestarias europeas son inadecuadas, tanto que en un futuro cercano los gobiernos europeos discutirán la reforma de esas reglas. El mismo Draghi, también en la reunión de Rímini, dijo: “[Las reglas presupuestarias europeas] no son muy creíbles, no son muy transparentes y no permiten que la política presupuestaria se use de manera efectiva durante una recesión. Además, no está claro cómo las ambiciones de la Unión Europea en términos de política industrial, transición ecológica, defensa común pueden ser compatibles con estas reglas. No está claro cómo, con ellos, se puede construir una "soberanía europea", objetivo que es importante hoy a la luz de las condiciones geopolíticas en Europa". Se trata obviamente de una propuesta de reforma encaminada a asegurar la supervivencia de la Unión Europea desde el punto de vista de los intereses del gran capital financiero, del que Draghi es expresión. El problema es que el tema de la reforma de las normas europeas, en el que debe participar el Gobierno que saldrá de las elecciones del 25 de septiembre, está casi completamente ausente del debate electoral. No es casualidad, dado que las competencias electorales tienen lugar entre grandes fuerzas que están de acuerdo en los temas decisivos. Pero, dado que la reforma de las normas europeas abre el espacio para una renovada crítica de Europa, es fundamental que este espacio sea aprovechado por las fuerzas anticapitalistas.

El marco político

El marco político confirma la inestabilidad que ha caracterizado al sistema político italiano desde la caída del último gobierno de Berlusconi y la crisis de la deuda pública de 2011-2012. En verdad, la inestabilidad caracteriza hasta cierto punto toda la política de los países de Europa Occidental, pero en Italia parece estar particularmente acentuada. De hecho, ya no existe una verdadera bipolaridad aunque, de alguna manera, se hayan establecido dos coaliciones principales de centro-izquierda y centro-derecha. Sin embargo, la del centroizquierda, según la declaración explícita de Letta, no es una coalición política, sino sólo una agregación electoral; mientras que la del centro-derecha vive un marcado conflicto, a veces explícito, entre las fuerzas políticas que la componen, Forza Italia, Lega y Fratelli d'Italia, especialmente entre estas dos últimas. Sin embargo, incluso en Italia, como en otros países (véanse las últimas elecciones suecas en las que el partido Demócratas Suecos, que acabó segundo y de extrema derecha, ha permitido la estrecha victoria del centroderecha), la alternancia ya no es la tradicional del pasado entre las secciones nacionales del Partido Socialista Europeo (Pse) y el Partido Popular Europeo (PPE), considerando también el declive de Berlusconi y Forza Italia, representante del PPE en Italia. La inestabilidad está determinada por dos características: la volatilidad del voto y la fragmentación de la oferta política. La extrema volatilidad de la votación queda demostrada por los rápidos cambios de consenso que se producen en poco tiempo. Por ejemplo, Fratelli d'Italia, beneficiada por su paso a la oposición del gobierno de Draghi, saltó en poco tiempo del 4,35% de las elecciones de 2018 a porcentajes cada vez mayores, hasta el 25,1%, que acredita la última preencuesta electoral de Ipsos de Pagnoncelli. Forza Italia, la Lega y el Movimiento Cinco Estrellas, en cambio, y precisamente por su participación en el gobierno de Draghi, han perdido muchas posiciones, especialmente este último, que de ser el primer partido con un 32,68% ha pasado a la cuarta posición y luego ha vuelto a subir a la tercera posición con el 14,4% de las intenciones de voto, nuevamente según Pagnoncelli.

La volatilidad del voto y la inestabilidad del electorado también está en la base de la fragmentación del voto y la multiplicación de fuerzas políticas que se presentan en las elecciones. Están los dos polos tradicionales, más o menos unidos, y otros polos en competencia, el centro Calenda y Renzi y el Movimiento Cinco Estrellas, por no hablar de la plétora de fuerzas "antisistema" que se presentan en las elecciones. El punto es que entre las fuerzas principales, los Hermanos de Italia y el Partido Democrático, no hay diferencias significativas en los temas más importantes -sanciones contra Rusia, envío de armas a Ucrania, rearme de Italia, membresía en la OTAN, subsidios económicos a empresas y recortes fiscales, precaución de no crear brechas presupuestarias-, y la división, en todo caso, refleja la división clásica sobre derechos civiles e inmigración. Estos últimos temas son importantes, pero ciertamente menos decisivos que la posición internacional y la política económica y el presupuesto público de Italia. En cualquier caso, el marco económico, político e internacional es tan problemático que no es del todo arriesgado prever que un gobierno presidido por Meloni, bajo la presión de los hechos y en virtud de la volatilidad estructural del voto, se derrumbe en el consenso y, ante las dificultades de una etapa que tendrá que abordar temas capitales como la reforma de las normas europeas, de paso al enésimo gobierno técnico o de base amplia, como queramos llamarlo.

Por último, merece la pena prestar especial atención al Movimiento Cinco Estrellas, la auténtica novedad política de los últimos quince años. El derrumbe del consenso y la explosión del grupo parlamentario en múltiples y opuestas direcciones, desde Refundación Comunista y el Partido Comunista hasta la alianza electoral con el Partido Democrático (Di Maio) e Italexit (Paragone), demuestran el fracaso del Movimiento a la hora de llevar a cabo esa transformación que se proponía realizar debido a su total insuficiencia ideológica, organizativa y política. El hecho de que Conte se encuentre con una estructura parlamentaria mucho más pequeña al comienzo de la legislatura dice mucho sobre la insuficiencia del personal político y los errores cometidos, en primer lugar la participación en el gobierno de Draghi y la naturaleza fluctuante de sus posiciones políticas en cuestiones centrales.



En la práctica, el del Movimiento es el fracaso de la enésima y más extrema concreción del modelo de partido ligero, sin ideologías precisas, sin organización y arraigo social y territorial. Y sobre todo es el fracaso de una ideología, propia de la fase política abierta por "Manos Limpias", según la cual la crisis no deriva del modo de producción capitalista sino de la inadecuación ética de la clase política. La transformación del sistema, siempre según esta ideología, no deriva de la modificación de las relaciones sociales sino de una inspiración moralista, la lucha de los "honestos" contra los "corruptos". Bajo la prueba de los hechos, la fachada de los "honestos" se hizo añicos en mil pedazos en los que la defensa de los intereses propios y del sillón jugaban un papel importante. Sin embargo, Conte ha sido bastante hábil en los últimos meses tratando de salvar lo que se puede salvar. Después de cometer el error de sumarse al gobierno de Draghi (y votar enviar armas y sanciones a Rusia), no cometió el error de la izquierda radical en 2006-2008 que murió, abrazada hasta el final en el gobierno de Prodi, sino que salió del gobierno de Draghi y está tratando de posicionar al Movimiento en temas como la oposición al rearme. Por no hablar de que, en el Sur, Conte puede ondear la bandera de la renta de la ciudadanía, cuya abolición es en cambio la bandera de Meloni, que probablemente pagará por ello en términos de consenso. Sin embargo, el punto es el control de Conte sobre las posiciones que está tomando. Sobre todo, su capacidad, y lo que queda del Movimiento, para mantener ciertas posiciones y sacar las consecuencias más evidentes: salir de la OTAN y de la UE. No creemos que el Movimiento, estructuralmente volátil e ideológicamente desestructurado, sea capaz de esto.

El voto útil

En las elecciones del 25 de septiembre, el voto útil ciertamente no es el del Partido Democrático, que, además de ser una expresión pura del establishment industrial y financiero, está ciertamente muy lejos de la victoria, ni para la izquierda italiana, que está subordinada al Partido Democrático, ni al Movimiento Cinco Estrellas que ha mostrado toda su insuficiencia. Hoy, la votación útil es la destinada a traer de vuelta una representación genuinamente de izquierda de las clases bajas al Parlamento. Una reconstrucción que ciertamente no debe entenderse como un objetivo en sí mismo, sino como un pasaje, aunque con todas sus parcialidades e insuficiencias, útil para reconstituir una fuerza política a la larga y quizás en el futuro, no sabemos cómo, a lo lejos, un nuevo partido político comunista, arraigado en las luchas y en las clases populares. De hecho, no tiene sentido decir que será primero el huevo (representación en el Parlamento) o la gallina (arraigo en la clase trabajadora). Hoy, en la actual conformación social, es ineludible una mínima vertiente política general y por tanto también parlamentaria si queremos que las luchas, que aunque fragmentadas, existen, puedan tener esa vertiente que piden los trabajadores en lucha, y se desarrollen en un plano no meramente económico, sino político, hasta el punto de convertirse en una crítica general del orden político y económico existente. Lo importante es que esta agregación también exprese posiciones de alto perfil en el Parlamento como la crítica a las alianzas internacionales de Italia, comenzando con la salida de la OTAN y terminando con la salida de la UE.

El voto a la Unión Popular

Sin duda, la Unión Popular es la lista que en estas elecciones se acerca a esta necesidad y potencialidad. Su afirmación y posible entrada en el Parlamento podría reabrir una fase en la que el debate público vuelva a tener un punto de vista cercano a las necesidades y expectativas de las clases bajas. Por eso creemos que el voto a UP hoy es el más útil.

Las elecciones, con una campaña electoral relámpago, para proteger a Draghi del temporal de otoño y al posible nuevo ejecutivo político ante la gestión de un contexto muy complicado, sin duda no favorecieron la visibilidad de una UP que nació hace apenas dos meses. Y ese es precisamente el punto. Hace años que las fuerzas comunistas y la llamada izquierda radical construyen sujetos unitarios unos meses antes de las elecciones y los rompen al día siguiente. Ante la coyuntura actual, en la que se está llegando a un punto crítico y en la que hay un enorme espacio para reconducir una batalla coherente por un cambio radical, repetir los mismos errores quita tiempo para reconstruir una opción política de clase. El electoralismo como fin en sí mismo es incapaz de vincularse a un proyecto general de reconstrucción inviable. Los primeros en notar el engaño son los votantes.

En el pasado, los firmantes han roto con las organizaciones políticas a las que pertenecían precisamente en disidencia con este bucle obsesivo. También en este caso se ha vuelto a cometer el mismo error: la UP evidentemente nació con prisas cara a las elecciones. No repetir ese error hubiera sido un importante paso adelante. ¿Qué hubiera sido hoy la UP si en el pasado Potere al Popolo, el PRC y las demás fuerzas que la integran hubieran contenido la dialéctica internista para dar fuerza en los temas decisivos a una proyección externa políticamente efectiva? Quizás hoy no estaríamos esperando un 3%, sino asumiendo una mayor responsabilidad en el conflicto político del país.

El Movimiento Cinco Estrellas, a pesar de haber votado enviar armas a Ucrania, ha gobernado con Draghi, se ha transformado mil veces según su esencia omnívora, perdiendo almas y piezas vinculadas a sectores sociales enfrentados entre sí, pero aún así sigue siendo atractivo para muchos compañeros y compañeras. ¿Por qué? Precisamente por la ausencia de una fuerza creíble y consolidada que, durante un tiempo adecuado, haya podido jugar aquí y ahora una batalla por la alternativa y se haya percibido su apoyo general a las luchas parciales que se han producido.

La UP debe continuar después de las elecciones. Si logra entrar en el Parlamento será un gran resultado, si no lo logra será de todos modos útil si el proyecto continúa, adquiere visibilidad y, en las campañas políticas que tengan lugar en el país, se convierte en un punto de referencia estable como en Francia y en Europa se ha convertido de una manera extraordinaria la France insoumise de Mélenchon.

La reconstrucción subjetiva necesita un largo proceso conectado con una praxis que sepa evolucionar en el devenir histórico. Las fuerzas que han impulsado a la UP deberían ser la levadura capaz de alimentar un espacio políticamente amplio, no un freno. La apuesta es esa. Si por el contrario todo acaba con el regreso a las pequeñas, seguras y asfixiantes capillas, también se perderá esta oportunidad y se desperdiciarán otras energías. A una semana de la votación, confiamos en que se produzca un punto de inflexión: votemos por la Unión Popular.
Domenico Moro
es sociólogo. Investigador en el campo sociológico y del marketing, ha publicado Il Militare e la Repubblica, sobre el nuevo modelo de defensa, y numerosos artículos y ensayos de carácter sobre todo económico e histórico en distintos medios periodísticos y en revistas teóricas y de actualidad política, entre ellas Marxismo Oggi y Rinascita della Sinistra. El Viejo Topo publicó en 2013 su libro Nuevo compendio de El Capital y en 2015 Bilderberg. La élite del poder mundial. Ha sido militante de Rifondazione Comunista.
Fabio Nobile
Matemático. Es profesor asociado de la École Polytechnique Fédérale de Lausanne, Suiza. ex-militante de Rifondazione Comunista.Fuente:
https://www.sinistrainrete.info/politica-italiana/23862-domenico-moro-e-fabio-nobile-un-voto-per-la-ricostruzione-di-una-rappresentanza-di-sinistra-in-parlamento.htmlTraducción:G. Buster

Nenhum comentário:

Postar um comentário