Pages

La cadena de desmontaje: el trabajo sucio

Do SinPermiso, 3 de Julho 2022



Work without the Worker: Labour in the Age of Platform Capitalism, por Phil Jones (Verso, 2021, 134 pp., £10.99).
Dirty Work: Essential Jobs and the Hidden Toll of Inequality in America, por Eyal Press. (Head of Zeus, 2021, 303 pp., £16.99).

Muchos empleos implican un trabajo en el que preferiríamos no pensar. Cuando reciclas tu basura, sabes que alguien, en algún lugar, tendrá que clasificarla. Cuando comes carne, sabes que alguien ha matado. Pasamos por alto gran parte del trabajo realizado para satisfacer nuestras necesidades, incluso cuando este está más cerca de casa: limpiar las calles, desatascar las alcantarillas, cavar tumbas. Alguien siempre tiene que hacer el trabajo sucio.

Se suponía que Internet iba a ser diferente. Las nuevas tecnologías centrales del capitalismo contemporáneo ofrecen la posibilidad de mejorar nuestra vida laboral, aunque lo hagan en parte eliminando nuestros puestos de trabajo. Pero el trabajo mal pagado y repetitivo no ha
disminuido, sino que ha proliferado. Resulta que el aprendizaje automático depende de que los humanos hagan cosas aburridas y desagradables, sobre todo, limpiar y anotar datos. Veinte millones de personas en todo el mundo se ganan la vida realizando tareas en sitios de "microtrabajo" como Amazon Mechanical Turk, Appen, Scale y Clickworker. Por "microtrabajo" se entiende cualquier pequeña tarea realizada en la cadena de montaje virtual que un algoritmo no puede realizar de forma fiable. Los microtrabajadores trabajan como etiquetadores de datos para empresas como Google, Amazon y Tesla, añadiendo, arreglando o eliminando etiquetas al identificar manzanas, coches, casas, semáforos y demás en los medios digitales. Se trata de un trabajo que adormece la mente. También puede ser peor que eso: Facebook necesita un pequeño ejército de personas para eliminar imágenes de violencia y pornografía infantil.


El "trabajo tecnológico" sigue siendo sinónimo de ingenieros informáticos y empresarios bien pagados de Silicon Valley. Pero los trabajadores con salarios bajos que mantienen gran parte de Internet en funcionamiento viven en India, Uganda, Palestina, Venezuela, el campo de refugiados de Dadaab en Kenia y el campo de refugiados de Shatila en Líbano. En Work without the worker [Trabajo sin el trabajador], Phil Jones llama a esto la "morada oculta de la automatización", haciendo una analogía con la fábrica de Marx. Según su relato, los grandes contratistas, así como las empresas más pequeñas y los investigadores individuales, actúan como "solicitantes", solicitando "encargados" que no necesitan mucho más que una conexión a Internet para realizar su trabajo. Se les paga por tarea, a menudo a unos pocos céntimos por encuesta rellenada o dato etiquetado. Se cree que el salario medio es inferior a 2 dólares por hora. Si las tareas se completan de forma imperfecta o demasiado lenta, el microtrabajador sale perdiendo: Jones afirma que hasta el 30% de ellos "no reciben su paga regularmente". A veces se les paga con "puntos" o tarjetas de regalo, que sólo pueden utilizar en sitios web específicos o en lugares concretos, lo que socava el principio de compensar el trabajo con un salario. En países como Botsuana, Qatar y Sudáfrica, Amazon actúa como lo que Jones denomina una "ciudad empresarial digital", pagando a los trabajadores en fichas que deben gastarse en sus bienes y servicios.

El microtrabajo es la última prueba de que el desarrollo tecnológico no acaba con el trabajo, sino que sólo produce nuevas formas de trabajo, y nuevas formas de ocultarlo. La fachada fácil de usar de Facebook oculta el trabajo mal pagado y precario que se realiza entre bastidores, reproduciendo, en lugar de alejarse, instituciones del mundo físico como la residencia de ancianos, la fábrica de ropa, el matadero o la prisión. En Dirty work [Trabajo sucio], su narración de los "trabajos de bajo estatus de último recurso", Eyal Press entrevista a Harriet Krzykowski, una licenciada en psicología que necesitaba un trabajo para poder financiar su posgrado en consultoría. El único trabajo estable que pudo encontrar (esto fue en 2008) fue en el Departamento Correccional de Florida, proporcionando apoyo de salud mental a la tercera población penitenciaria más grande de Estados Unidos. En las últimas décadas, el número de personas encarceladas con necesidades de salud mental en las prisiones de Florida ha crecido un 153%. El número de personas empleadas para apoyarlas no ha crecido al mismo ritmo, y Krzykowski no se hacía muchas ilusiones sobre el trabajo que iba a realizar. Pero no estaba preparada para la brutalidad. En el centro penitenciario de Dade, los guardias negaban la comida y golpeaban a los reclusos, se burlaban de las víctimas de violaciones, empujaban a los usuarios de sillas de ruedas y los maltrataban. Los enfermos mentales eran escaldados habitualmente en duchas de agua hirviendo. Intentó denunciar lo que veía, pero los guardias tomaron represalias: abandonaron el protocolo y la dejaron sola para gestionar las situaciones de violencia. Quería denunciar lo que ocurría o marcharse. Pero necesitaba el trabajo y temía por su propia seguridad.

Probablemente sea más fácil sentir simpatía por los microtrabajadores del Sur Global que por los trabajadores de las prisiones de Florida. Para Press, esa falta de simpatía está en función de nuestra relación ética con lo que él llama "trabajo sucio": un trabajo moralmente comprometido, según él, pero necesario para el mantenimiento del statu quo. Además de psicólogos de prisiones, entrevista a operadores de drones, trabajadores de mataderos e ingenieros de la industria de los combustibles fósiles. Se trata de trabajos que sostienen el orden político y social en EE.UU., pero que son empujados a los márgenes. Estos trabajos existen en todas las economías neoliberales; la tendencia es ignorarlos.

Este argumento se sostiene mejor en algunos de los ejemplos de Press que en otros. Por ejemplo, el trabajo en los mataderos. A principios de la década de 1990, una cuarta parte de los empaquetadores de carne de Estados Unidos eran inmigrantes indocumentados. En la acumulación de mataderos que hay en Texas, una gran parte de los 1,6 millones de indocumentados del estado han trabajado, o siguen trabajando, en la "línea de desmontaje", ganando entre 11 y 13 dólares la hora. Los trabajadores de los colgaderos se encargan de izar el ganado de las cajas y de encadenar sus patas a la cinta transportadora (a un ritmo de 65 pollos por minuto para los trabajadores avícolas). Los trabajadores de la línea abren los cadáveres en canal. Ambos tipos de trabajo suponen un peaje físico y psíquico, lo que Jonathan Cobb y Richard Sennett llaman "las heridas ocultas de la clase". En las plantas de sacrificio, la mayoría de los trabajadores son empleados "a voluntad" y pueden ser despedidos en cualquier momento. En 2019, la rotación anual en muchos mataderos tejanos era del 100%.

El etnógrafo Timothy Pachirat describe los mataderos industriales – junto con las prisiones, los hospitales, las residencias de ancianos y los campos de refugiados – como "zonas de confinamiento" (la frase procede de Zygmunt Bauman). Los trabajadores de estos lugares suelen estar segregados y aislados, y su trabajo queda oculto a la sociedad en general. Esta invisibilidad no es un accidente. Los grupos de presión de la industria han envuelto a los mataderos en el secreto mediante las "leyes mordaza", que en muchos estados prohíben o restringen duramente la fotografía o la grabación en centros ganaderos y lugares de procesamiento de carne. Aunque la industria ha sido sometida a un mayor escrutinio tras las campañas de los grupos de derechos de los animales, la atención se ha centrado en el bienestar de los animales más que en las prácticas laborales. Las personas que compran carne ecológica no están pagando más de la cuenta para mejorar la suerte de los trabajadores en la línea de desmontaje. Durante la investigación de su libro Labour and the Locavore [Trabajo y localistas gastronómicos] (2013), la politóloga Margaret Gray preguntó a un carnicero del Valle del Hudson por qué los clientes no se preocupaban más por las condiciones de trabajo en las granjas. “No se comen a los trabajadores”, respondió.

Press no niega que los trabajadores de su estudio causen daños sólo por hacer su trabajo. Algunos realizan este tipo de trabajo porque tienen pocas opciones. Todos operan bajo algún tipo de mandato. Los analistas de datos que lanzan drones para el Estado son funcionarios públicos, al igual que los funcionarios de las prisiones públicas. Otras formas de trabajo moralmente sospechosas están obligadas por la elección del consumidor: queremos comer carne, así que hay que matar pollos. Estos trabajadores se ensucian las manos para que el resto no tenga que hacerlo.

En The Civilising Process [El proceso civilizatorio] (1939), el sociólogo Norbert Elias describió los actos de "ocultación", "segregación" y "eliminación de la vista" como cruciales para la organización social moderna. Protegen al consumidor o al ciudadano para que no comprenda el verdadero coste de sus elecciones y permiten la subcontratación de trabajos moralmente perjudiciales. Para Press, esto nos convierte en cómplices a los demás. Su argumento tiene sentido para algunas formas de trabajo. Si comes carne, le debes algo al trabajador del matadero. Pero si tu gobierno se embarca en una guerra, ¿le debes algo al operador de drones? En su extremo, esta forma de pensar corre el riesgo de dispersar la responsabilidad y diluir la agencia. Todos somos responsables, por lo que ninguno lo es. Las decisiones tomadas por los consumidores individuales son una mala base para la política. Sería mejor decir, como argumentó Iris Marion Young, que la responsabilidad política, a diferencia de la culpa o la responsabilidad personal, recae tanto en los que cometen una injusticia – los que hacen el trabajo sucio o explotan a los trabajadores – como en los que participan en los procesos sociales que permiten que la injusticia tenga lugar. No basta con reconocer nuestra complicidad; debemos participar en el cambio de esos procesos.

Puede que les debamos a estos trabajadores la abolición de su trabajo, pero no basta con hacerlo visible. El primer paso es que los trabajadores intenten cambiar sus condiciones, pero para los que trabajan en sectores "sucios", los medios de resistencia son limitados: rellenar formularios (tedioso trabajo adicional), denunciar (arriesgado) y salir (lo más probable). Los trabajadores de los mataderos estadounidenses, que realizan trabajos esenciales que pocos quieren hacer, son más proclives a la acción colectiva que los operadores de drones. El empaquetado de carne era un trabajo estable hasta que la industria cerró los mataderos sindicalizados, los reconstruyó en regiones con sindicatos débiles y empleó una mano de obra inmigrante menos propensa a la acción colectiva. Aunque ha habido algunos avances recientes, la mayoría de los trabajadores del sector no pertenecen a ningún sindicato y las asociaciones que organizan a los trabajadores indocumentados tienen todavía poco poder para mejorar sus condiciones. Los trabajadores de las prisiones también se enfrentan a represalias si se resisten a los abusos, pero al menos suelen estar sindicados: las "ocupaciones de servicios de protección" (policías, bomberos, funcionarios de prisiones) tienen las tasas de sindicación más altas entre los trabajadores del sector público en Estados Unidos. Sin embargo, en la enorme industria penitenciaria privada de Estados Unidos, y en los 28 estados del llamado "derecho al trabajo", la sindicalización es casi imposible. (La prensa no hace hincapié en ello, pero en cualquier caso es difícil imaginar que los empleados de los brazos represivos del Estado, incluso como psicólogos y médicos, resulten ser aliados en la transformación de la estructura y el estatus del trabajo sucio).

El microtrabajo está oculto y fragmentado de una manera que hace que la acción colectiva sea particularmente difícil. Al igual que otros empleadores de la economía del trabajo, los que emplean a los microtrabajadores han hecho todo lo posible para evitar clasificar a sus trabajadores como empleados y para impedir que actúen de forma concertada. Jones describe el resultado como una nueva forma de "ceguera económica". La falta de un lugar de trabajo o de colegas, y la ausencia de leyes y protocolos que regulen las condiciones de empleo, dejan a los trabajadores vulnerables. El propósito de las tareas individuales que realizan a menudo no está claro ("¿por qué estoy etiquetando una manzana?"), por no hablar de cualquier sentido de su aportación a un todo significativo.

Esto tiene beneficios reales para ciertas industrias. Cuando el ejército de EE.UU. recurre a estos nuevo jornaleros, o Google los contrata para una iniciativa del Departamento de Defensa, los propios trabajadores no saben que lo que están haciendo – etiquetar características de un territorio, por ejemplo – tiene fines bélicos. (Además, parte de este trabajo lo realizan, sin saberlo, los refugiados creados por las guerras de Estados Unidos). La delegación de tareas por medio de programas informáticos – que suelen denominarse "sistemas de gestión de proveedores" – hace que estas cadenas de subcontratación sean aún más difíciles de desenredar. Junto con los acuerdos de no divulgación que a veces se obliga a firmar a los encargados de las tareas, éstos permiten a las empresas mantener sus empleados en silencio. La ideología de la automatización como liberación ha enmascarado el hecho de que la industria tecnológica es tan explotadora como cualquier otra.

Press considera y rechaza la noción de que las formas de trabajo tecnológico puedan contar como trabajo sucio: lo ve como un empleo de élite que no implica el mismo tipo de daño moral. Pero está mal pagado, es inseguro y depende igualmente de la ocultación. De hecho, a menudo lo es más, ya que la naturaleza del trabajo puede ser esquiva para los propios trabajadores. Algunos microtrabajos, especialmente en China, se realizan en granjas de datos, pero los trabajadores suelen estar dispersos geográficamente y tienen poca o ninguna comunicación entre ellos. A pesar de ello, han encontrado formas de desafiar sus condiciones: los trabajadores de Amazon Mechanical Turk, por ejemplo, han desarrollado un software llamado Turkopticon, que se apoya en el servicio de Amazon para advertir a otros de los contratistas abusivos. Pero se trata de soluciones tecnológicas que moderan el comportamiento de los solicitantes, no de estrategias para un cambio generalizado. Jones califica el microtrabajo de "cumbre de la fantasía neoliberal": representa un sistema económico sin sindicatos, cultura laboral ni instituciones, en el que se rompe el contrato salarial, los trabajadores no tienen conocimientos especializados ni oportunidades de ascenso.

Se están desarrollando nuevas formas de organización y militancia digital, pero pueden tener dificultades para seguir el ritmo de la proliferación de empleos que podrían clasificarse como "subempleo". El número de trabajadores informales cuyo trabajo tiene una relación inestable con el salario está aumentando en todas las partes del mundo, mientras que el trabajo sucio que solía ser sinónimo de empleo estable está sujeto a la misma dinámica de empobrecimiento. La prensa describe estos trabajos como "necesarios", pero no lo son en ningún sentido real de la palabra. Son síntomas de disfunción social, y haríamos mejor en tomar su prevalencia no como prueba de complicidad moral sino de decadencia social.
Katrina Forrester
es profesora de teoría política en la Universidad de Harvard y autora de "In the Shadow of Justice: Postwar Liberalism" y "The Remaking of Political Philosophy".Fuente:
https://www.lrb.co.uk/the-paper/v44/n13/katrina-forrester/on-the-disassembly-lineTraducción:David Guerrero

Nenhum comentário:

Postar um comentário