Pages

Europa con el sombrero en la mano

Entrevista al eurodiputado Manu Pineda (“Unidos Podemos Cambiar Europa”)


Do Rebelión, 4 de Maio 2022
Por Fabrizio Casari



Militante del Partido Comunista Español y de Izquierda Unida, eurodiputado de la coalición española “Unidos Podemos Cambiar Europa”, presidente de la delegación de Estrasburgo para las relaciones con Palestina y de la Asamblea Europarlamentaria para las relaciones con América Latina, Manuel Piñeda es sin duda una figura reconocida en la izquierda española y europea.

Una visita a Roma nos permitió entrevistarlo sobre la dinámica de estos últimos años del Europarlamento, que se ha convertido en tierra hostil para todo proceso de autonomía y soberanía nacional en América Latina, mientras es irrelevante para el escenario político general.

Europa parece ser la gran ausente del juego político mundial en estos momentos

No sabría decirte si está más ausente, más bien creo que está jugando un papel que no debería jugar. Europa podría desempeñar un papel mediador, un papel de puente, un papel más neutral, apostando por un mundo multilateral, lamentablemente no es lo que está ocurriendo. En lo que respecta a Estados Unidos, Europa está desempeñando el papel de mayordomo. Yo diría que Estados Unidos apunta y la Unión Europea dispara, y lo vemos en innumerables ocasiones. Hemos tenido la oportunidad de verlo en países hermanos de América Latina y el Caribe como Nicaragua y Venezuela, no tanto en Cuba. Afortunadamente, en lo que respecta a Cuba, el acuerdo de diálogo político y cooperación se mantiene, aunque de manera formal.

La UE debería defender los derechos de los ciudadanos europeos buscando alianzas con países emergentes como Rusia y China, que pronto se convertirán en la primera potencia económica del mundo; pero en lugar de apostar por la cooperación con China, prefieren jugar el papel de tropas, títeres, lacayos de Estados Unidos. Esta acción no ayuda ni al prestigio de la UE ni a las condiciones de vida de sus ciudadanos.

En un discurso reciente, usted dijo que estos no eran los intereses de la UE.

No lo son. Tengo muchas discusiones con Borrell sobre este tema, porque creo que no está desempeñando el papel que debería. Él, y no quiero personalizar, como Alto Representante para la Política Exterior, defiende intereses que no son los de la Unión Europea, son los intereses de los Estados Unidos por encima de los de nuestra ciudadanía. En la guerra de Ucrania, donde la Unión Europea es una avanzadilla, en la vanguardia en cuanto a sanciones y ruptura con Rusia, son los ciudadanos de la Unión Europea los que pagan. El precio del combustible, de la gasolina, de los productos básicos y de los alimentos se están disparando.

Los beneficios de Estados Unidos, especialmente la industria armamentística, la industria energética y el sector primario estadounidense están haciendo su gran negocio con esta guerra. La UE, por desgracia, actúa en contra de los intereses de nuestros pueblos. Lo vamos a pasar mal y EEUU no hace más que organizar guerras en diferentes partes del mundo, pero siempre lejos de EEUU. Los muertos en las guerras dirigidas por Estados Unidos no son estadounidenses en la mayoría de los casos. Sirios, iraquíes, libios; ahora son europeos, ucranianos y rusos. No tenemos una Unión Europea que decida oponerse al imperio, porque desgraciadamente el papel que tendrá que desempeñar será más marginal, más ridículo, más irrelevante.

Von der Leyen, Borrell y Draghi, principales figuras de la Unión Europea, parecen estar ocupados en llevar las razones de Washington a Bruselas. en lugar de las razones de Bruselas a Washington. ¿Se puede decir que es la peor tríada de la historia de la Unión Europea?

Creo que esta tríada no traza las líneas. Me veo obligado, y lo digo con todo el dolor de mi corazón, a lamentar figuras como la de Merkel, que era de derechas pero que no se dejó pisotear por el imperio. Defendió intereses que no eran los de los trabajadores, por supuesto, pero al final se negó a hacernos administradores del imperio. En estos momentos el único que intenta desempeñar ese papel parece ser Macron. Macron intenta salir de ese coro, de ese rebaño de ovejas, intenta tener un discurso diferente. Recientemente ha seguido defendiendo la línea diplomática y política para la resolución de este conflicto.

Por desgracia, el nuevo gobierno alemán, socialdemócrata, verde, que conduce la locomotora europea, es una especie de lameculos del imperio. Merkel recibió muchas presiones para no aplicar el acuerdo Nord Stream 2 y las soportó; cedieron al primer empujón. Por supuesto, todo esto va acompañado de una maquinaria mediática muy potente, pero también está cruzando todas las líneas rojas, está impidiendo el acceso a la información alternativa. Está sacado del espacio virtual, Sputnik, RT. Están suspendiendo las cuentas en las redes sociales de personas como el ex inspector de la ONU en Irak que recientemente cuestionó ciertas cosas como la supuesta masacre en Bucha tras la retirada rusa. Es evidente que Bucha fue un montaje mediático. Un inspector de la ONU lo denuncia y lo que hacen es borrar sus cuentas de Twitter. Cualquiera que refute o argumente contra el discurso del imperio es suspendido. Todo el sistema facilita un escenario terrible, en el que la gente es llevada a apoyar a sus verdugos.

Algunos dicen que Europa obedece a Estados Unidos porque el prestigio de la OTAN está en juego en Ucrania. En realidad, Europa parece obedecer a los Estados Unidos, especialmente en el área de América Latina, y esto fue antes de que comenzara la guerra. Desde hace tiempo, el Parlamento Europeo y la Unión Europea reprenden, amenazan, bloquean y sancionan a Cuba, Nicaragua y Venezuela. No parece que tenga mucho que ver con la seguridad europea, sino con una cesión definitiva del liderazgo político de la UE a Estados Unidos.

Sí, pero no sólo en América Latina. Usted se refiere a los tres países más atacados de América Latina, pero no nos limitemos a eso. La política exterior de la Unión Europea es el problema, el Parlamento Europeo, al final, es simplemente un altavoz; sirve para hacer ruido, para poco más. Pero la Comisión Europea, el Consejo Europeo están subordinados a los dictados de la Casa Blanca, con especial énfasis en Nicaragua y Venezuela. Hasta ahora, Borrell había resistido todas las presiones del Parlamento Europeo para romper el acuerdo de diálogo con Cuba, que ahora está congelado. Borrell hizo una declaración en el Parlamento, en mi opinión patética, después del primer debate que tuvimos tras el ataque ruso a Ucrania: vino a decir que los que no vienen por nosotros están contra nosotros, y nosotros estaremos contra ellos. Tienen una visión colonial y nostálgica de otros tiempos, que al final hoy sólo está subordinada al imperio: creen que los gobiernos latinoamericanos no pueden decidir soberanamente sus propias decisiones, sino que deben seguir lo que decida la Unión Europea.

Borrell está dejando de lado, si no suspendiendo, el acuerdo de cooperación con Cuba. Intentaron excluir a Nicaragua de EUROLAT, que es una Asamblea Interparlamentaria Latinoamericana-Europea, por no votar con la UE. Pero no se limita a América Latina: es raro ver una sesión del Parlamento en la que no se exijan o impongan sanciones contra China y Rusia. A Rusia, incluso antes de esta guerra, a través de la interferencia de los medios de comunicación, a través de cualquier excusa ridícula, siempre han tratado de imponerle sanciones. Cuando China, ya agotada por los insultos, las sanciones y el desprecio de la Unión Europea, respondió imponiendo sanciones a cinco eurodiputados, restringiendo su capacidad de viajar a ese país, ¡se quejaron denunciando la gravedad de la medida!

Dentro de la política exterior, está el caso de la agencia farmacológica europea y la vacuna cubana: una vacuna con todas las garantías de seguridad no pudo ser comercializada en Europa a pesar de la ayuda que nos prestaron los médicos cubanos. ¿Así que primero reconoces su valor médico y luego boicoteas sus productos?

En el sector biofarmacéutico, Cuba es una potencia mundial, yo diría que la mayor potencia mundial. Tiene avances que otros países sólo sueñan. Ahora todo gira en torno a Covid y las vacunas, y Cuba, creo, es el único país del mundo con cinco vacunas diferentes. El único país del mundo que cuenta con una vacuna proteica que puede administrarse a niños de tan solo 2 años. Tiene una vacuna nasal que mata el virus, el Mambisa. Se trata de una vacuna que no sólo combate el Covid una vez que ha entrado en el organismo, sino que, tomada de forma preventiva, bloquea su acceso con un sistema de filtros que impiden que el virus entre por la nariz y la boca. Ahora mismo Covid lo oscurece todo, pero no es sólo eso. Cuba cuenta con un medicamento que evita decenas de miles de amputaciones causadas por el pie diabético. Cuenta con un fármaco de reciente aparición que impide el avance del Alzheimer: las facultades que el enfermo ha perdido no las recupera, pero impide que sigan avanzando hasta los puntos dramáticos que conocemos en los que una persona deja de recordar el nombre de su hijo, o su propio nombre.

Cuba tiene un medicamento que yo no llamaría vacuna contra el cáncer de pulmón porque no es algo preventivo que evite el cáncer, sino que una vez que se tiene el cáncer, prolonga la vida y mejora su calidad. Pues bien, ninguna de estas drogas, como otras muchas, puede disfrutar de la ciudadanía europea por razones políticas. Porque los dirigentes europeos, los gobernantes europeos, vuelven a anteponer los intereses de Estados Unidos a los de nuestros pueblos; para no enemistarse con Estados Unidos, deciden no dar acceso a Europa a estos medicamentos. Millones de europeos verían mejorada su calidad de vida si pudieran utilizar este medicamento que evita el avance del Alzheimer o si pudieran evitar amputaciones. Es urgente levantar el criminal e ilegítimo bloqueo que afecta al pueblo cubano desde hace más de 60 años. Para el pueblo cubano y también para nuestros pueblos.

Usted es un eurodiputado español. Parece que España es la encargada de guiar los intereses de Estados Unidos en sus relaciones con América Latina, al igual que a veces parece que la derecha española es la que gobierna el juego de la política exterior de la UE. ¿Es exagerado?

No es exagerado, pero yo no lo limitaría a la derecha. Es una visión colonial. A España le corresponde marcar la línea con respecto a América Latina porque todavía se considera que tiene una relación con sus antiguas colonias. Al igual que se le reconoce a Francia un papel hacia los países francófonos, África, Líbano, las antiguas colonias francesas. Es cierto que la derecha española, en ese caso el gobierno presidido por Aznar, promovió la política contra Cuba, luego fue Zapatero quien la planteó.

A Estados Unidos no le interesa que España lidere a la UE en América Latina, le interesa que esté supeditada a ellos. Al mismo tiempo, existe una distorsión por la que la derecha española es mayoritaria en el Parlamento Europeo, pero la izquierda es mayoritaria en el Gobierno español. Pedro Sánchez hubiera preferido un gobierno de coalición con la derecha, pero la derecha se negó y no tuvo más remedio que aceptarnos en el gobierno. Pero nos tiene como invitados incómodos, piensan que no debemos estar en el gobierno porque el gobierno corresponde a los dos partidos que lo han tenido siempre, como si fuera su patrimonio. Así que la distorsión, hasta que empezó esta guerra, no les hizo remar en la misma dirección. Ahora, con la excusa de la guerra, parece que todo va bien y que ya el gobierno de Pedro Sánchez seguirá avanzando en su línea de servidumbre a los dictados de Biden que, al haber llegado después de Trump, había generado expectativas. Pero Biden es muy de derechas, es un político dentro del sistema mientras que Trump es un político fuera del sistema. Pero ambos tienen los mismos objetivos, quizás con caminos diferentes, pero los mismos objetivos. Hacer una reverencia a Trump fue más incómodo, porque fue grosero, de mal gusto. Pero aun así, no es que fueran rebeldes a Trump. Obedecieron, pero a regañadientes. Ahora no es el caso. Para el presidente del gobierno español y la mayoría no es incómodo seguir a Biden.

¿Cree que la Unión Europea está poniendo definitivamente en peligro los supuestos sobre los que nació?

Depende de los presupuestos. La Unión Europea nació como un instrumento neoliberal con dos objetivos: la desaparición del sector público y el debilitamiento de los Estados. Estos objetivos se han conseguido, ya que sólo lo que no se puede privatizar -policía, jueces, ejército- sigue siendo público. La sanidad y la educación están cada vez menos cubiertas por el Estado, los sectores de la energía, el ferrocarril y las telecomunicaciones son privados en toda Europa. Cuando nació la UE, se trataba de sectores públicos.

Además de la transferencia de ingresos de los trabajadores al gran capital, ha aumentado la distancia social entre los trabajadores y la oligarquía. Los ricos son más ricos y los pobres más pobres. Eliminado la soberanía de los pueblos: en los parlamentos nacionales tenemos cada vez menos capacidad de decisión. Alrededor del 85% de las cosas que nos afectan provienen de la UE, de organismos que no están bajo ningún tipo de control democrático, como el Consejo Europeo, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo. A los parlamentos nacionales les queda la posibilidad de legislar en torno al 15% de las materias, y en éstas también vienen las instrucciones de la UE.

Considero que la UE es irreformable, una red que se creó con objetivos perversos. Necesitamos un proyecto de integración regional en el que se respete la soberanía de los pueblos y que promueva la cooperación, la integración basada en enfoques horizontales, el respeto a la soberanía y la independencia. Veamos el ALCA-TCP. No somos nacionalistas, no queremos llenar Europa de fronteras. Ese no es el objetivo. El objetivo es un proceso de integración regional que esté al servicio del pueblo y no de las oligarquías.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Nenhum comentário:

Postar um comentário