Pages

«La población que vive en la calle aumenta, pero sigue siendo invisible»

Entrevista a Darcy Costa, exhabitante de la calle y educador social



Do Rebelión, 1 de Abril 2022


[Imagen: Una persona sin techo en las calles brasileñas. Créditos: Julia Dolce/Agência Pública]

Ex habitante de la calle, educador social, observa que, aunque se multiplican los campamentos y las barracas, estas personas son invisibles, juzgadas y no respetadas por la sociedad.

Los más sensibles y atentos ya se habrán dado cuenta de que el número de personas que viven en la calle sigue aumentando. Por otro lado, tanto los que ayudan a las personas en estas condiciones como los que dependen de esta ayuda perciben el crecimiento de la población de la calle porque la cantidad de alimentos es cada vez menor. «Notamos este aumento de personas en la calle por el aumento de comidas que se reparten», señala Darcy Costa, líder nacional del. Movimento Nacional dos Moradores de Rua (MNMR ). “La cantidad de comida en el plato disminuye, aunque el número de comidas donadas aumenta», añade. Darcy conoce bien este dolor, ya que ha vivido en la calle.

Lo que él ve con sus ojos se corporifica en el sufrimiento de las persona mostrado en números. En marzo de 2020, el Instituto de Pesquisa Económica Aplicada – Ipea, proyecto que en 2021, 221.869 brasileños vivían en las calles el equivalente a cerca de 0,1% de la población total del país. Sin una proyección, es difícil encontrar datos que actualicen esa dramática realidad social.

João Vitor Santos y Ricardo Machado.– ¿Qué es el Movimento Nacional dos Moradores de Rua?

Darcy Costa.- El Movimento Nacional dos Moradores de Rua está organizado en 20 estados de la federación y estamos presentes en todas las regiones, con una cobertura completa, especialmente en las regiones Sur y Sudeste, algunos estados del Nordeste y Norte. Nuestra intención es estar presentes allí donde haya personas sin hogar, tanto en las capitales como en otras ciudades. Esto nos permite observar, sobre el terreno, en la convivencia con la población de calle.

Así, también haciendo el seguimiento del control social, participando, creando políticas y foros y participando en reuniones, capacitaciones con la población de calle, escuchando a estas personas, en varias regiones de Brasil, nos damos cuenta del aumento considerable de la población de calle en todas las grandes capitales del país. Esto se ha confirmado en las ciudades donde se está realizando el Censo de la población sin hogar, como recientemente en Brasilia, 2020 y 2021 en Sao Paulo, Belo Horizonte, Salvador etc.

También vemos este aumento de personas en situación de calle debido al aumento de las comidas que se distribuyen. Generalmente, este aumento se debe a una cuestión política o económica que está ocurriendo debido al momento.

João Vitor Santos y Ricardo Machado.– Quien anda por las avenidas, sobre todo en las grandes ciudades, nota ese aumento de la población callejera que usted menciona. Un poco más en detalle, ¿cómo ha percibido y sentido esta realidad?

Darcy Costa.- Hubo un gran aumento de migrantes en las calles desde 2016-2017 para acá, debido a la guerra de Siria, las guerras civiles en África. Así, hemos notado un público diferenciado en las calles. La situación de Venezuela también es delicada, por lo que en Manaos tenemos una presencia muy fuerte de venezolanos y la propia población de calle originaria se queja de ello. Esto se debe a que la cantidad de comida disminuye en el plato, aunque el número de comidas donadas aumenta. Además, las instalaciones de asistencia social también son compartidas.

João Vitor Santos y Ricardo Machado.– ¿Cuál es el perfil de estas personas que están en la calle?

Darcy Costa.- Desde el comienzo de la pandemia, hemos notado que hay familias enteras que se van a la calle. Por lo tanto, hubo un aumento de familias, lo cual es una característica nueva, ya que la gente normalmente viene sola, soltera, a esta situación. Vemos un mayor número de mujeres en las calles, aunque los hombres siguen siendo mayoría. Los niños en la calle, algo que en un tiempo no se veía tan a menudo, ahora empieza a llegar y con un perfil diferente, con muchos de ellos aún muy jóvenes, procedentes de familias -ahora en la calle- que vivían de trabajos informales y que perdieron las condiciones de supervivencia, es decir, para pagar un lugar donde habitar y alimentarse.



Estas personas, cuando llegan a esta situación, empiezan a aprender de forma práctica a vivir en la calle. Acaban sabiendo que hay un albergue, que hay algunos comedores sociales, y también se enteran de cómo conseguir donaciones de la sociedad civil, que distribuye alimentos. De hecho, este aumento del número de personas que viven en la calle ha sido advertido por quienes trabajan con ellas.

Recuerdo una situación en la que comenzó una fuerte tormenta y se repartieron muchas carpas a la población de la calle. Muchas de ellas se instalaron en partes de la ciudad y, por ello, nos dimos cuenta de que la vigilancia urbana empezó a retirar estas tiendas de campaña de forma truculenta.

A medida que aumentaba el número de campamentos y de personas que vivían en la calle, aumentaba la negativa a acoger a estas poblaciones, debido a la insalubridad que presentan algunos albergues y a la violencia que se produce en el interior de estos equipamientos. Esto tanto por parte de los trabajadores como de los empleados, precisamente por los prejuicios, que son históricos. Son barreras, además de la pobreza y la miseria, que arrastran a una población muy numerosa cada vez más a una situación de miseria, y todavía se ven obligados a lidiar con todas estas cuestiones de prejuicio.

La administración pública siempre considera que se trata de una «contaminación visual» cuando hay un número expresivo de personas en tiendas de campaña, en plazas, en carpas, bajo viaductos. Como el número de plazas en los albergues es insuficiente para contemplar la población que ha ido creciendo, especialmente los equipamientos destinados a las familias, ya que el modelo existente estaba preparado para recibir a personas solas, divididas entre hombres y mujeres, la multiplicación de campamentos es casi inevitable.

La propia acción de los movimientos LGBTQI+, los movimientos civiles nacionales de causas populares fueron creando servicios más centrados en estas poblaciones. También observamos las dificultades para atender a los usuarios de sillas de ruedas, discapacitados, personas mayores, etc. Todo esto se está construyendo mientras la sociedad señala los problemas de abandono.

João Vitor Santos y Ricardo Machado.– También existe la idea de que la población de la calle es un «problema» del municipio. Es decir, de la administración municipal la que tiene que «resolver». ¿Está de acuerdo con esta afirmación?

Darcy Costa.- En muchos casos sigue habiendo una resistencia administrativa y burocrática debido a los prejuicios que la gente tiene sobre la cuestión del color y la condición social, y todo este conjunto de problemas debe resolverse para que podamos tener una cohesión social y una sociedad fuerte. Esto se construye cuando toda la sociedad se involucra. El celador urbano no lo ve de otra manera y considera a las personas que viven en la calle, en carpas y en las plazas, como «basura visual». No estamos en contra de la organización de la ciudad, pero la forma en que se trata a las personas que viven en la calle, con desprecio, con violencia, desalojando las carpas por la fuerza y tirándolas por encima del camión, es totalmente inaceptable.

En São Paulo se creó un decreto en el que no se autoriza la retirada de las carpas durante la pandemia. Ahora, con la flexibilización de estas cuestiones, con la posibilidad de retirar el tapaboca y el aumento del número de personas vacunadas, el desalojo ha comenzado de nuevo, precisamente en un período que prevé el censo, a través del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística – IBGE, de las viviendas precarias. Esta encuesta incluiría carpas, barracas, cualquier estructura en la que una persona viviera, incluso en un autoe, y que fuera una vivienda precaria; todo podría incluirse en este censo. Esto es diferente de la situación de los que duermen en cartones, bajo el viaducto, porque estas personas no están contabilizadas en el recuento de viviendas precarias.

Se trata de una realidad que se quiere esconder bajo la alfombra, pero que está presente en São Paulo y cuyo número es muy superior al de varias ciudades brasileñas. Podemos decir que es una población desolada, sin vivienda, sin seguridad alimentaria, con condiciones sanitarias precarias, sin acceso a la educación, al ocio, a merced de las debilidades y violaciones de nuestro país. No podemos percibir una evolución de las políticas públicas a la misma velocidad a la que aumenta este público en Brasil.

Hoy actuamos con un frente parlamentario federal que se construyó en 2019, cuando salimos en caravana desde todas las regiones del país, desde varias ciudades, y éramos aproximadamente 500/600 personas en Brasilia, todos sin techo. Entramos en el Congreso, donde podían sentarse unas 300 personas. La sala estaba llena. En esta ocasión, presentamos una solicitud en la que reivindicamos el 19 de agosto como Día Nacional de Lucha del Pueblo de Calle. La fecha alude a la masacre de la Praça da Sé, aquella barbarie en la que siete personas fueron asesinadas y perseguidas durante aproximadamente 15 días y hasta hoy el caso no ha sido resuelto.

Hicimos esta petición por algo que se celebra anualmente, no sólo en Brasil, sino en toda América Latina y el Caribe, porque en esta fecha se celebra el Día Nacional del Pueblo de Calles. Es importante para nosotros dar visibilidad a esta situación y mostrar que tenemos personas que están por debajo del umbral de la pobreza, que no son reconocidas y cuyas acciones son más por parte de la sociedad civil que del gobierno.

João Vitor Santos y Ricardo Machado.– A pesar de su crecimiento, la población de calle parece seguir siendo invisible para mucha gente. ¿Por qué ocurre esto?

Darcy Costa.- Es una acción que el movimiento y la sociedad civil hacen para realmente dar visibilidad a lo que es invisible: llevar lo que es invisible a los ojos o a la conciencia de muchas personas que están cegadas por los prejuicios.

Es importante mostrar que tenemos seres humanos, que por diversas razones, tanto sociales como económicas y políticas, han sido llevados a una situación de miseria.

João Vitor Santos y Ricardo Machado.– Cuando asumió el cargo, el gobierno de Bolsonaro abolió, pero luego volvió a crear, el Comité Intersectorial de Monitoreo y Seguimiento – Ciamp-Rua. ¿Cuál es la importancia de este Comité y cómo ha actuado hoy?

Darcy Costa.- Desde 2009, a través de un decreto que orienta la política nacional, hemos creado comités nacionales, estatales y municipales -en los casos en que los municipios han creado leyes para establecer estos grupos, como en São Paulo- para tratar estos temas. El Centro de Defensa previsto en el decreto no consigue mantenerse, aunque el Centro de Defensa de Minas Gerais sigue sobreviviendo por medio de enmiendas parlamentarias, sin obtener nunca un presupuesto definitivo. Estas son algunas dificultades que se presentan ante la fragilidad del decreto de Bolsonaro, quien apenas asumió la Presidencia de la República, destituyó los consejos y, durante un viaje, Hamilton Mourão [vicepresidente], que asumió la presidencia de forma interina, regresó con las comisiones en un nuevo formato.

El comité tiene una importancia porque agrega elementos intersectoriales que son fundamentales para la política de las personas en situación de calle, porque es una población, dentro de los temas tradicionales, dirigida únicamente a la Secretaría de Asistencia Social. Los sin techo son vistos como personas que dependen exclusivamente de un sistema de bienestar. Esto perpetúa la pobreza y la miseria de estas personas, que es una de las razones por las que vemos el gran aumento de la población, que en ningún momento de su historia disminuye, especialmente la población adulta.

Esto sucede porque se trata de un grupo social atrapado en un sistema de bienestar, que es un modelo escalonado y que prevé la salida de la persona como un fin, en el que el hogar de la persona sería la forma de liberación de esta pobreza. Esto se vuelve inalcanzable, porque no hay un apoyo efectivo que garantice la supervivencia de estas personas. La gente no tiene trabajo, está constantemente ocupada de manera informal, con trabajos esporádicos, y esto no garantiza unos ingresos suficientes para salir de la pobreza.

Una de las funciones de la comisión es aportar esta intersectorialidad, en la que los problemas de la población de la calle pasan también por el modelo social de vivienda, el servicio de vivienda social. Todo esto está relacionado con el tema de las secretarías de trabajo, la generación de ingresos, la economía solidaria, los modelos de economía creativa que pueden devolver a estas personas a la sociabilidad. El tema de la salud tiene que estar presente por el sufrimiento mental al enfrentar estas situaciones; el tema del arte, los talleres presentes en la población callejera son fundamentales para la organización de los pensamientos, para cambiar la clave y el enfoque, que muchas veces está en el sufrimiento, buscando artefactos para superarlo.

Darcy Costa

João Vitor Santos y Ricardo Machado.– Muchas personas reaccionan ante el consumo de alcohol por parte de las personas sin hogar, pero esto revela otra debilidad de esta población. ¿Qué lleva a la mayoría de ellos a consumir alcohol y otras drogas? ¿Cuáles son las dificultades para superar esta condición?

Darcy Costa.- Muchas veces, lo que ocurre es la búsqueda de esta alegría momentánea en el alcohol y otras drogas, que, al final, convierte a estos moradores en víctimas del alcohol y las drogas. Los talleres de artes corporales, los manuales, el propio acceso a los servicios de inclusión social, hacen que las personas experimenten nuevas sensaciones y habilidades, permitiéndoles rescatar momentos productivos de su propia vida, compartir conocimientos y aprender cosas nuevas. Esta interacción se produce de una manera muy natural, sin necesidad de la norma de la psicología, y se centra en la escucha, que es importante, pero necesita ser insertado en un conjunto de acciones que deben tenerse en cuenta en el cuidado de las personas que están en la calle. Esto se debe a que estas personas son constantemente agredidas en la forma de mirar, de hablar, de gesticular.

Esta discriminación suele producirse por parte de los propios trabajadores del poder público y de algunas organizaciones que prestan indirectamente servicios al gobierno de la ciudad. Esto no ayuda, simplemente empeora la situación, porque estas personas siempre están en la calle o en estos servicios precarios o dentro de una prisión. Los sin techo están en esta trayectoria todo el tiempo: cuando están libres, en situación de calle, dependen de algún servicio para alimentarse, de la Asistencia Social para conseguir una pernocta y, en una eventual infracción, corren el riesgo de pasar un tiempo dentro de una cárcel. Esta es una realidad más probable que las políticas efectivas.

João Vitor Santos y Ricardo Machado.– De forma más amplia, ¿cómo es la asistencia sanitaria a los que viven en la calle?

Darcy Costa.- Conseguimos algunos avances en el Consejo Nacional de Derechos Humanos, que fue la Resolución nº 40, que aporta una humanización a la población de la calle, un reconocimiento fantástico al inicio de la pandemia en Brasil. En 2021, también tuvimos un gran logro en el Consejo de Justicia, la Resolución nº 425, que trae la Política Nacional de Justicia, en la que todos los tribunales regionales tienen que organizarse para servir a las personas sin hogar.

Aquí en São Paulo, tuvimos, por ejemplo, los días 15, 16 y 17 de marzo, un trabajo conjunto en la Praça da Sé, donde trajimos varias entidades e instituciones para facilitar la asistencia en la regularización de documentos y la vida social. Fue una gran experiencia y un gran avance y pretendemos que esto sea cada vez más flexible y rutinario para construir una sociedad en la que se inserte esta población.

João Vitor Santos y Ricardo Machado.– ¿Cuál cree que es la mejor manera de resolver la situación de la población de calle?

Darcy Costa.- Como hoy en día la principal razón por la que la gente está en la calle es simplemente el hecho de no tener una vivienda – no tienen propiedades y no pueden asumirlas porque apenas pueden mantenerse y luchar por su supervivencia diaria -, esta podría ser una de las formas de resolver el tema de la población de la calle. Esto, inclusive, es una bandera que el movimiento levanta desde 2016, precisamente porque los albergues no pueden con ello. Además, el albergue es un lugar de paso, no de permanencia. Sólo que lleva este principio de paso, pero, en la práctica, se convierte en un servicio permanente que no garantiza el acceso a la vivienda permanente a esta población y tampoco resuelve el déficit habitacional de estas personas.

Así, la calle es una realidad mucho más presente para ellos que el acceso a una vivienda social. Por ello, hoy en día existe una gran presión de los movimientos sociales sobre la política de vivienda para las personas sin hogar. Así, tenemos una primera ordenanza del ministro Damares Alves, que habla primero de la vivienda. También obtuvimos una contribución de enmiendas parlamentarias por parte del frente parlamentario, también el direccionamiento de un recurso de 7 millones de reales para el Distrito Federal para la implementación de un proyecto en el que ya tenemos un modelo piloto en Paraná, con el Movimiento Nacional y el Instituto de la Calle, que también cuenta con el apoyo de la Iglesia Católica y que ha ido avanzando.

Aquí en São Paulo también hay una empresa de alquiler social para la población de la calle. Esto aporta una organización, rompe los mitos de que la población de la calle no sabe cuidar una casa. La presencia de todos estos apoyos condiciona a estas personas para que puedan organizarse de forma que les permita vivir con dignidad. Incluso si nunca llegan a tener una propiedad definitiva, es importante que se les garantice un mínimo. Y la vivienda forma parte de este mínimo. Lo básico no es sólo la comida, que está más ligada a la supervivencia.

De hecho, la supervivencia en una situación de miseria es tan dolorosa y sufrida porque perpetúa y aumenta el sufrimiento del sujeto. Con estas acciones que he destacado anteriormente, en realidad sólo estamos ofreciendo a estas personas la oportunidad de seguir viviendo en un sufrimiento permanente. Por eso es tan importante que la vivienda social esté en la agenda, en las discusiones en todo momento, como un derecho de estas personas a vivir. Estamos hablando de personas con bajos ingresos que a menudo no pueden generar ni siquiera un salario mínimo al mes. Por lo tanto, repito: es importante que la vivienda social sea a escala de proyecto, que el gobierno construya viviendas dignas para que la gente pueda organizarse

João Vitor Santos y Ricardo Machado.– Usted conoce de primera mano el drama de vivir en la calle. ¿Qué lo llevó a esaa situación?

Darcy Costa.- Viví en la calle justo después de 2011. Llegué a las calles en 2012 y me uní al movimiento en 2013. Vivía en una carpa en la ciudad de Osasco [São Paulo] y utilizaba el Centro Pop para bañarme, desayunar y comer. También participé en un taller de arte en fundición de vidrio, que fue a través de lo que pude organizar yo misma. Por eso, creo firmemente en el tema del taller como modelo terapéutico, donde la persona puede salir del sufrimiento, del dolor.

Llegué a la calle por conflictos familiares, más concretamente por cuestiones económicas. Estaba desempleado y la calle fue un lugar que encontré. Al principio, pensé que sería lo peor de lo peor para mí. Y, de hecho, es un lugar muy duro para vivir. Pero por otro lado, cuando caes en la situación de calle, parece que todo el peso de la responsabilidad se te va de la espalda, como si ya no tuvieras ninguna responsabilidad por nada ni por nadie. En ese momento, lo único de lo que tienes que preocuparte es de ti mismo. Porque te rechazaban, nadie te quería, todo el mundo te cargaba, había exigencias, demandas, y eso te afecta mucho emocionalmente y no encuentras formas, y por las condiciones, acabas yendo a la calle.

Mira: no tienes dinero, ni dónde vivir, ni familia, ni nadie que te acompañe. Y en este momento, cuando caes en esta situación, sientes que sólo hay preocupación por ti. Entonces, necesitas comer, ducharte, necesitas un lugar, buscas un sitio seguro y te mantienes alerta todo el tiempo, tus sentidos están encendidos las 24 horas porque puedes sufrir violencia sin saber siquiera de dónde viene. Se siente muy desprotegido, pero, por otro lado, también consigue crear vínculos en la calle, nuevas amistades.

En la situación de calle, uno empieza a relacionarse con personas que están pasando por lo mismo y empieza a ver una realidad diferente, empieza a participar de los sentimientos de esas personas y ve que dicen lo mismo que tú estás sintiendo en esa situación. Y estas personas no son diferentes de cualquier otra persona, tienen los mismos sentimientos, y esto es revelador porque siempre decimos «no hablar de la calle sin la calle». Esto se debe a que la mirada de alguien que nunca ha vivido en la calle es diferente de la mirada de alguien que ha vivido esta experiencia. Creo que sólo quienes han pasado por uno realmente saben lo que es el parto. La experiencia es mucho más realista que el conocimiento sin experiencia.

João Vitor Santos y Ricardo Machado.– ¿Qué le hizo salir de la calle? ¿Cuál fue la importancia de colectivos como el MNPR?

Darcy Costa.- Me uní al movimiento en 2013, participé en el primer encuentro, una formación en Bertioga. Desde entonces, encontré un propósito en mi vida: trabajar por estas personas, por nosotros, porque llegamos solos a la calle, es una realidad diferente, pero saldremos de ahí juntos.

Hoy estamos en un modelo diferente porque la gente, en la situación actual, llega a la calle con familias enteras. Pero, de todos modos, llegaron allí y vamos a luchar para poder salir de esta situación de calle. Por ello, creamos fuertes lazos en la calle con otras personas en la misma situación y que también tienen este objetivo común: la salida de la situación de calle, el respeto, la dignidad, el derecho. Son personas que también tienen opiniones, personas que tienen un título y son votantes, también son trabajadores y son constantemente criminalizados. Estos sentimientos sirvieron de enlace, de conexión para que la población de la calle pudiera organizarse. Así, el movimiento, allá donde va, trae todas estas realidades y, de hecho, conmueve a la gente porque es como si habláramos de alma a alma con estas personas que viven en la calle. Y lo entienden perfectamente; esta unión es la principal razón por la que hoy tenemos este problema en discusión, haciendo que la gente vea y empiece a darse cuenta de que no somos diferentes, somos iguales, somos personas y seres humanos también, con todos los problemas, con todas las necesidades y no queremos lujos. Buscamos de hecho nuestra dignidad para vivir de forma sencilla, digna y pacífica.

Traducción: Correspondencia de Prensa.

Fuente (de la traducción): https://correspondenciadeprensa.com/?p=25032

Fuente (del original): https://www.ihu.unisinos.br/617110-lixo-visual-populacao-de-rua-aumenta-mas-segue-invisivel-entrevista-especial-com-darcy-costa

Nenhum comentário:

Postar um comentário