Pages

¿Qué es «Suisse Secrets»? Todo lo que necesitas saber sobre la filtración del banco suizo

Investigación "Suisse Secrets"


Do Rebelión, 1 de Março 2022
Por: OCCRP / infoLibre



[Imagen: James O'Brien / OCCRP]

– Más de 160 periodistas, de 48 medios de comunicación de 39 países de todo el mundo analizaron durante meses información sobre cuentas bancarias filtradas de Credit Suisse, uno de los bancos más ricos e importantes del mundo

– La filtración incluye información de más de 18.000 cuentas, que en total llegaron a reunir más de 100.000 millones de dólares. Es la única filtración periodística conocida de datos de clientes de un gran banco suizo

– Se decidió informar sólo sobre aquellos clientes que eran personas expuestas políticamente, acusadas o condenadas por delitos graves, o con un historial de conexiones con paraísos fiscales

– InfoLibre es el único medio español que participa en esta investigación internacional

1. ¿Qué es Suisse Secrets?

Suisse Secrets es una investigación internacional sobre uno de los bancos más ricos e importantes del mundo.

Más de 160 periodistas, de 48 medios de comunicación en 39 países de todo el mundo analizaron durante meses información sobre cuentas bancarias filtradas de Credit Suisse, la segunda entidad financiera de Suiza. La filtración incluyó más de 18.000 cuentas, que entre todas llegaron a reunir más de 100.000 millones de dólares. Es la única filtración periodística conocida de datos de clientes de un gran banco suizo.

Suiza es un destino muy conocido para el dinero del mundo entero, en parte por sus leyes sobre el secreto bancario. Tener una cuenta en un banco suizo no es algo irregular. Pero se supone que los bancos tienen que evitar los clientes que obtuvieron dinero ilegalmente o que están implicados en delitos. Esta investigación identificó docenas de funcionarios o políticos corruptos, delincuentes y violadores de los derechos humanos entre los titulares de cuentas en Credit Suisse.

A pesar de su notoriedad –que en algunos casos era obvia con una simple búsqueda en Google– algunos de esos clientes mantuvieron sus relaciones con Credit Suisse durante años. Aunque es posible que algunas cuentas hayan sido congeladas por las autoridades.

El proyecto Suisse Secrets investiga los titulares de estas cuentas, cuyo uso del secreto bancario suizo es un ejemplo de cómo la industria financiera internacional permite en ocasiones el robo y la corrupción. A lo largo de los años, Credit Suisse ha prometido una y otra vez reformar sus prácticas de debida diligencia. Este proyecto resalta la necesidad de aumentar la responsabilidad del sector.

Los datos de Suisse Secrets fueron obtenidos por el periódico alemán Süddeutsche Zeitung, que coordinó el proyecto junto con Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP). Este es el listado de medios y organizaciones que participan en Suisse Secrets:

1. Africa Uncensored (Kenia)

2. Alqatiba.com (Túnez)

3. Armando.info (Venezuela)

4. Center for Investigative Reporting (Bosnia y Herzegovina)

5. Confluence Media (India)

6. Depeches du Mali (Malí)

7. Diario Rombe (Guinea Ecuatorial)

8. Efecto Cocuyo (Venezuela)

9. Expresso (Portugal)

10. Fact Focus (Pakistán)

11. Hetq (Armenia)

12. Impact.sn (Senegal)

13. Infobae (Argentina)

14. infoLibre

15. Interferencia de Radioemisoras UCR (Costa Rica)

16. Investico (Países Bajos)

17. Investigative Reporting Lab (Macedonia del Norte)

18. IrpiMedia (Italia)

19. Kloop (Kirguistán)

20. KRIK (Serbia)

21. L’Evénement (Níger)

22. La Nación (Argentina)

23. La Stampa (Italia)

24. Le Monde (Francia)

25. Le Soir (Bélgica)

26. Miami Herald (Estados Unidos)

27. NewsHawks (Zimbabue)

28. Norddeutscher Rundfunk (Alemania)

29. OCCRP

30. Piaui (Brasil)

31. Prachatai (Tailandia)

32. Premium Times (Nigeria)

33. Profil (Austria)

34. Reporter.lu (Luxemburgo)

35. Shomrim (Israel)

36. Slidstvo.info (Ucrania)

37. Süddeutsche Zeitung (Alemania)

38. Sveriges Television (Suecia)

39. The Guardian (Reino Unido)

40. The Namibian (Namibia)

41. The New York Times (Estados Unidos)

42. The News (Pakistán)

43. Trece Costa Rica Noticias (Costa Rica)

44. Turkmen News (Turkmenistán)

45. Twala.info (Argelia)

46. Verdade (Mozambique)

47. Vlast (Kazajistán)

48. Westdeutscher Rundfunk (Alemania)

2. ¿De dónde salen los datos? ¿Qué se sabe de ellos?

Hace más de un año, una fuente anónima facilitó los datos de Suisse Secrets al periódico alemán Süddeutsche Zeitung. No se sabe nada sobre la identidad de la fuente.

Sin embargo, la fuente proporcionó una declaración en la que explicaba sus motivaciones. Entre otras cosas indicaba lo siguiente:

«Creo que las leyes del secreto bancario suizo son inmorales. El pretexto de proteger la privacidad financiera no es más que una hoja de parra que cubre el vergonzoso papel de los bancos suizos como colaboradores de los evasores fiscales. […] Esta situación permite la corrupción y priva a los países en desarrollo de unos ingresos fiscales más que necesarios”.

“Quiero subrayar que la responsabilidad de esta situación no recae sobre los bancos suizos, sino más bien sobre el sistema jurídico suizo. Los bancos simplemente están siendo buenos capitalistas al maximizar los beneficios dentro del marco legal en el que operan. En pocas palabras, los legisladores suizos son responsables de permitir los delitos financieros y, en virtud de su democracia directa, el pueblo suizo tiene el poder de hacer algo al respecto”.

Soy consciente de que tener una cuenta offshore en un banco suizo no implica necesariamente evasión fiscal o cualquier otro delito financiero. Estoy seguro de que algunas de las cuentas tienen una razón legítima para existir o que han sido declaradas a las autoridades fiscales, cumpliendo con la legislación pertinente. Sin embargo, es probable que un número importante de estas cuentas se haya abierto con el único propósito de ocultar el patrimonio de su titular”.

La declaración completa fue publicada por el Süddeutsche Zeitung en inglés y en alemán. Aquí puedes consultarla en español.

3. ¿Qué contienen los datos filtrados?

Los datos filtrados incluyen información sobre más de 18.000 cuentas de Credit Suisse y 30.000 titulares de las mismas (algunas personas son titulares de varias cuentas, mientras que muchas cuentas son controladas por varias personas).

La información sobre cada cuenta incluye: el número de cuenta, el nombre del titular o de los titulares, las fechas de apertura y de cierre y el importe máximo que se registró en la cuenta. No se indica si son cuentas corrientes, de ahorro o de inversión.

Credit Suisse tiene múltiples filiales y además ha adquirido varios bancos a lo largo de los años. Los datos no indican si algunas de estas cuentas se abrieron en uno de esos otros bancos antes de ser trasladadas a Credit Suisse, o si pertenecen a una filial. En esta investigación se hace referencia a todas las cuentas como «Credit Suisse».

Una parte de los titulares de las cuentas son personas físicas, mientras que otros son entidades jurídicas, en su práctica totalidad empresas. Estos titulares están domiciliados en más de 120 jurisdicciones diferentes y representan más de 160 nacionalidades.

La cantidad total de dinero en las cuentas, teniendo en cuenta el importe máximo, llegó a superar los 100.000 millones de dólares (unos 88.000 millones de euros al cambio actual). El importe medio de las cuenta asciende a 7,5 millones de francos suizos en su punto más alto, pero más de una docena de cuentas concentraron más de 1.000 millones de francos suizos (unos 960 millones de euros a día de hoy). Estas cifras sólo indican el pico monetario que alcanzó una cuenta, no la cantidad total de dinero que se movió a través de las mismas a lo largo de los años. Ese dato se desconoce, pero es probable que sea mucho mayor.

Los datos de la filtración no llegan hasta la actualidad, aunque muchas de las cuentas permanecieron abiertas hasta bien entrada la década pasada. Los años con más aperturas de cuentas fueron 2007 y 2008. El año de mayor cierre de cuentas fue 2014, que coincide con la introducción de una nueva normativa en Suiza de intercambio automático de información fiscal de clientes con residencia en el extranjero. La cuenta media estuvo abierta por un periodo de 11 años.

4. ¿Por qué no hay clientes de algunos países en los datos?

Aunque los datos filtrados de Credit Suisse incluyen información sobre clientes de más de 120 jurisdicciones, hay pocos titulares de algunos países, entre ellos algunos de los más poblados del mundo como Estados Unidos, Rusia, China y Brasil. Y lo mismo ocurre con España.

Aunque la razón no es del todo clara, buena parte de los clientes incluidos en la filtración son de países que no firmaron el Estándar Común de Información (Common Reporting Standard / CRS), una iniciativa mundial contra la evasión fiscal que exige a los países el intercambio automático de información bancaria básica con las autoridades fiscales. Algunos países que aparecen en los datos firmaron el CRS hace pocos años.

Esta hipótesis la confirmaría el hecho de que los nacionales de países poco representados que aparecen en la filtración, en ocasiones residían en Estados que no habían firmado el CRS cuando abrieron cuentas en el banco.

Los países que aparecen con mayor frecuencia en los datos, como Egipto, Ucrania y Venezuela, aún no se han comprometido a intercambiar información en el marco del CRS.

Un caso atípico es el de Estados Unidos. No firmó el CRS, pero hay pocos ciudadanos en la filtración. Sin embargo, Estados Unidos tiene numerosos tratados fiscales bilaterales, incluido uno con Suiza, que le da a las autoridades fiscales acceso mutuo a información bancaria de clientes sospechosos de evasión fiscal y otros delitos financieros.

James O’Brien / OCCRP

5. ¿Cómo se ha comprobado la veracidad de los datos? ¿Qué sabemos y qué no sabemos?

Los periodistas pasaron meses cotejando los datos con otras fuentes, como registros mercantiles, boletines oficiales, expedientes judiciales, investigaciones penales y entrevistas con expertos.

En docenas de casos, los números de cuenta de la filtración coinciden con cuentas identificadas en documentos externos. Las fechas de nacimiento de más de 150 titulares de cuentas en la filtración también son las mismas que las que hay en registros públicos.

Los periodistas también confirmaron la existencia de algunas cuentas de Suisse Secrets en otras dos filtraciones de datos bancarios, obtenidas años antes.

Las cuentas de los hijos de un alto funcionario de Azerbaiyán y uno de sus socios aparecen en las bases de datos de los proyectos Troika y Azerbaiyán, dos grandes sistemas de blanqueo de capitales revelados por OCCRP. Los registros de transacciones muestran que empresas pantalla asociadas al blaqueo de capitales enviaron millones de dólares a cuentas de Credit Suisse durante varios años.

Los periodistas también se pusieron en contacto con clientes cuya información se filtró. En varios casos, confirmaron la existencia de las cuentas.

Amparándose en la confidencialidad de su relación con los clientes, Credit Suisse ni confirmó ni negó la veracidad de los datos filtrados.

Sin embargo, y se trata de una limitación importante, los periodistas no pudieron establecer si las cuentas que examinaron fueron congeladas en algún momento. Algunos clientes afirmaron que sus cuentas habían sido congeladas, pero no hay un patrón claro en los datos que permita proyectar estos casos a toda la filtración.

6. ¿Cómo seleccionaron los periodistas la información que iban a publicar? ¿Qué pasa con la privacidad?

Abrir una cuenta en un banco suizo no es un delito, y todos los periodistas que trabajaron en este proyecto lo tenían muy presente. En el periodismo responsable, no hay justificación para publicar datos bancarios privados sin un interés público evidente.

Por eso el proyecto Suisse Secrets usó los datos filtrados –que nunca se publicarán en bruto– sólo como punto de partida.

Los periodistas pasaron meses confirmando la veracidad de la filtración e investigando a los clientes de Credit Suisse. Sólo se publicaron artículos cuando había razones para sospechar que los clientes estaban usando el sistema bancario suizo para ocultar fondos. Se usó un criterio editorial conservador y se decidió no informar sobre cientos de cuentas que planteaban dudas.

Se decidieron publicar aquellos casos que se referían a clientes que se sabía que eran de alto riesgo: personas expuestas políticamente (PEP), acusadas o condenadas por delitos graves, o con un historial de conexiones con paraísos fiscales. Por tanto, se excluyó íntegramente de la investigación a todas aquellas personas con un perfil privado, sin ningún tipo de proyección pública.

Un ejemplo es el de Rodoljub Radulović, capo de uno de los principales cárteles de narcotráfico de Europa del Este, que encabeza el traficante serbio Darko Sarić. Radulović abrió una cuenta en Credit Suisse a pesar de un largo historial de escándalos financieros en Estados Unidos. Luego usó esa cuenta para lavar más de tres millones de euros del narcotráfico, según fiscales serbios.

Otro caso es el de Eduard Seidel, que fue alto ejecutivo de la compañía alemana Siemens en Nigeria. Sus cuentas acumularon decenas de millones de francos suizos. A pesar de que su rol en un importante escándalo de sobornos en Nigeria ya era conocido, dos cuentas suyas permanecieron abiertas durante casi una década.

También está el caso de Muller Conrad Rautenbach, un magnate minero que se ha jactado abiertamente de estar dispuesto a pagar sobornos para llegar a la cima. Estados Unidos y la Unión Europea lo han sancionado. Pero abrió cuentas con altas sumas de dinero en Credit Suisse, incluso después de que la ONU advirtiera sobre sus supuestos vínculos con acuerdos mineros corruptos en la República Democrática del Congo.

El panorama más amplio que une todos estos casos es el de una importante institución financiera que permitió a sus clientes ocultar activos blanqueados o robados. Casi todas las historias se basan en información disponible públicamente, lo que significa que el departamento de debida diligencia (due dilligence) de Credit Suisse también tendría que haberlo sabido.

«Todo el mundo debería tener algún tipo de acceso al sistema bancario», sostiene Graham Barrow, especialista en delitos financieros. «Lo que no debería poder hacer es usar el sistema bancario para introducir riqueza adquirida de forma corrupta y legalizarla«.

Al final, el objetivo del periodismo de investigación es identificar y exponer los fallos del sistema. En los últimos 20 años, más de una docena de grandes escándalos ligados a corrupción, evasión fiscal, blanqueo de dinero u otros delitos de sus clientes han involucrado a Credit Suisse. En el pasado, el banco pagó múltiples multas y llegó a varios acuerdos con las autoridades. Y de manera periódica, prometió reforzar sus prácticas de cumplimiento. Pero los escándalos no han parado.

7. ¿Cuál es la responsabilidad de un banco respecto a sus clientes?

Los periodistas hablaron con múltiples expertos financieros, reguladores y conocedores de la banca sobre las precauciones que Credit Suisse debería haber tomado para prevenir la llegada de clientes sospechosos.

Ross Delton, abogado estadounidense y experto en lucha antiblanqueo, destaca que no se prohíbe que las personas de alto riesgo y políticamente expuestas abran cuentas, pero deben ser objeto de un mayor escrutinio. “Hay que examinar el origen de su patrimonio y un alto directivo debe aprobar su incorporación”, explica.

En cuanto a las personas condenadas por corrupción, «ese es un nivel totalmente diferente». «En ese caso, la cuestión debería ser si se acepta al cliente», indica Delton. Lo mismo ocurre con las personas condenadas por narcotráfico, que aparecen en listas de sanciones o tienen alertas de la Interpol.

«Aunque a los bancos no les gusta decir que no, se supone que tienen que decir que no«, afirma Delton. «La probabilidad de que el banco se use para blanquear dinero es en estos casos tan alta que, para empezar, la cuenta no debería abrirse».

Otros especialistas señalan por qué instituciones como Credit Suisse pueden llegar a ignorar estas normas. «Los bancos pueden hacer el cálculo de que ganarán más dinero por tener ese negocio que lo que les costará en reputación«, sostiene Graham Barrow, especialista en delitos financieros.

Otra cuestión pertinente para un banco del tamaño de Credit Suisse es el grado de responsabilidad que debe asumir a la hora de adquirir nuevos clientes mediante fusiones. Por ejemplo, en marzo de 2013 entraron al banco 13.000 millones de dólares en activos de clientes de alto valor de la división de gestión de Morgan Stanley.

Monika Roth, abogada y jurista suiza especializada en legislación del mercado financiero y delitos de cuello blanco, declara que no hay un plazo oficial para que un banco realice controles sobre los clientes procedentes de una fusión. “Pero el banco sigue siendo responsable del riesgo de incorporarlos», añade.

«Cuanto más exótico sea el lugar, más susceptible de corrupción, más vulnerable el país de origen o de residencia del cliente. Cuanto más alto sea el patrimonio aportado, más rápido hay que hacerlo», indica.

«Normalmente, antes de que se apruebe la fusión, debería haber una amplia investigación, incluso sobre los riesgos de blanqueo de capitales», destaca Maira Martini, de Transparencia Internacional. «No es justificable decir que no eran conscientes [de los riesgos de blanqueo] porque los clientes venían de otro banco».

8. ¿Qué dicen los expertos que hay que cambiar?

Muchos expertos financieros consultados sobre Credit Suisse y los clientes dudosos identificados por los periodistas sugirieron que el problema no son solo fallos en los procesos de debida diligencia del propio banco. Señalaron la debilidad de la normativa en todo el sector bancario suizo.

Hervé Falciani, un ingeniero de sistemas franco-italiano al que se le atribuye haber expuesto a más de 130.000 presuntos evasores fiscales que eran clientes de la división suiza de HSBC, es tajante: «El sistema es el problema».

“La única forma de sacar a la luz sus fechorías es encontrar la manera de penetrar el velo de secreto que lo protege”, denuncia.

«¿Ve usted una semana sin un escándalo, un escándalo fiscal o un escándalo de blanqueo de capitales en el que no se mencione a Suiza?», se pregunta retóricamente Sebastian Geux, un historiador suizo que ha estudiado el sector bancario de su país durante casi cuatro décadas.

El problema básico, según los especialistas, es la aplicación insuficiente de la normativa.

James Henry, economista y asesor de Tax Justice Network (Red por la Justicia Fiscal), explica que la «sanción básica» para los bancos que operan en Suiza es el pago de una multa. Pero «esto es sólo un error de redondeo» que trasladan a sus clientes o algo que tratan como «el coste de hacer negocios».

En 2014, Credit Suisse pagó una multa de 2.600 millones de dólares del Departamento de Justicia de Estados Unidos por «una conspiración para ayudar a los evasores fiscales de Estados Unidos». Esa sanción era deducible de impuestos, recuerda Henry. Nadie fue a la cárcel y nadie perdió su licencia bancaria. «Algunos directores generales tienen que ir a la cárcel», apunta. «Tienen que ir a la cárcel de verdad para que esto les afecte».

La legislación suiza también dificulta que los periodistas informen sobre delitos financieros.

El artículo 47 de la Ley Bancaria suiza pone a los periodistas del país en riesgo de ser procesados por la mera posesión de datos bancarios privados, aunque no los lleguen a publicar. Por esta razón, Tamedia, un grupo mediático suizo, decidió no participar en la investigación de Suisse Secrets.

«Esta ley es una restricción masiva de la libertad de prensa en Suiza», denuncia Arthur Rutishause, director de Tamedia. «Sólo sirve para censurar e intimidar a los medios de comunicación. La ley puede proteger a los delincuentes y sus bienes. Los periodistas que intentan desenmascararlos se arriesgan a un proceso penal«.


Viñeta denunciando las leyes suizas que anteponen el secreto bancario a la libertad de información. Tagesanzeiger

9. ¿Cuál es el punto de vista de Credit Suisse? ¿Cómo ha respondido el banco?

En respuesta a una lista detallada de preguntas enviadas por los periodistas de Suisse Secrets, el banco proporcionó la siguiente declaración:

«Credit Suisse rechaza enérgicamente las acusaciones e inferencias sobre las supuestas prácticas comerciales del banco. Los asuntos presentados son predominantemente históricos, en algunos casos se remontan a la década de 1970, y los relatos de estos asuntos se basan en información parcial y selectiva sacada de contexto, lo que resulta en interpretaciones tendenciosas de la conducta comercial del banco. Si bien Credit Suisse no puede hacer comentarios sobre posibles relaciones con clientes, podemos confirmar que se han tomado medidas de acuerdo con las políticas y los requisitos normativos aplicables en los momentos pertinentes, y que ya han sido atendidas las cuestiones relacionadas.

Como institución financiera líder a nivel mundial, Credit Suisse es profundamente consciente de su responsabilidad, ante los clientes y el sistema financiero en su conjunto, de garantizar que las normas de conducta más estrictas se mantengan. Estas acusaciones de medios de comunicación parecen ser un esfuerzo concertado para desacreditar al banco y al mercado financiero suizo, que ha experimentado cambios significativos en los últimos años. En consonancia con las reformas financieras en todo el sector y en Suiza, Credit Suisse ha adoptado una serie de importantes medidas adicionales en la última década, incluyendo inversiones considerables en la lucha contra la delincuencia financiera. En todo el banco, Credit Suisse sigue reforzando su marco de cumplimiento y control, y como hemos dejado claro, nuestra estrategia sitúa la gestión del riesgo en el centro de nuestro negocio».

Credit Suisse también proporcionó respuestas adicionales sobre varios temas. Tras lo que el banco describió como una «revisión preliminar» de «un gran volumen de cuentas» sobre las que los reporteros hicieron preguntas, el banco señaló que «más del 90 por ciento» están ahora «cerradas o en proceso de cierre».

«En cuanto a las cuentas activas restantes», escribió un portavoz de Credit Suisse, “estamos convencidos de que se han adoptado las debidas diligencias, revisiones y otras medidas de control, incluyendo los cierres de cuentas pendientes”.

Dicho portavoz escribió que Credit Suisse tiene “una estricta política de tolerancia cero frente a la evasión fiscal”, “sólo desea tratar con clientes que cumplan con los requisitos fiscales” y “ha implementado numerosos programas de cumplimiento fiscal de clientes que abarcan múltiples jurisdicciones”.

En cuanto a la prevención del blanqueo de capitales, el representante escribió que Credit Suisse cuenta con «estrictos mecanismos de control» y “lleva a cabo una revisión de nombres de acuerdo con los estándares del sector (…) tanto al abrir las cuentas como durante su existencia”.

“En los casos en los que identificamos cualquier relación que hubiera podido ser usada para el blanqueo de dinero u otras actividades ilícitas, tomamos medidas rápidas y decisivas”, destacó el portavoz.

Credit Suisse también enumeró una serie de iniciativas de gestión de riesgos que «ya se han completado o están en curso» como parte de una «revisión de riesgos a gran escala en todo el banco» que tuvo lugar en 2021. Entre ellas se encuentran:

– “Revisión de los riesgos fundamentales, examinando cómo se evalúan, gestionan y controlan en todo el grupo”.

– “Definición clara de las funciones, responsabilidades y rendición de cuentas en todas las divisiones, ya que Credit Suisse sigue aplicando los esfuerzos de corrección iniciados a principios del año 2021”.

– “Desarrollo de herramientas y procesos para mejorar la rendición de cuentas y la propiedad de las empresas, como primera línea de defensa para riesgos y controles”.

– “Revisión del proceso y la estructura de compensación, incorporando la sensibilidad al riesgo en el desempeño y objetivos no financieros en las evaluaciones mejoradas de rendimiento”.

– “Fomento de una cultura que refuerce la importancia de la responsabilidad personal”.

Citando la legislación suiza sobre el secreto bancario, la entidad no proporcionó ninguna respuesta sobre los clientes específicos identificados por los reporteros como problemáticos.

«Seguiremos analizando los asuntos y tomaremos medidas adicionales si es necesario», añadió el representante de Credit Suisse.

10. ¿Cuál es la respuesta de OCCRP a las críticas de Credit Suisse?

En última instancia, los bancos occidentales como Credit Suisse manejan la mayor parte del dinero criminal y corrupto del mundo. Por lo tanto, tienen la cuota de responsabilidad más grande para identificarlo y restringirlo. Credit Suisse reconoce que está obligado a seguir procedimientos estrictos que ayuden al banco a entender quiénes son sus clientes y a verificar que sus fuentes de ingresos son legítimas. Cuando el banco no lleva a cabo esta debida diligencia, la delincuencia y la corrupción se vuelven más fáciles, más lucrativas y más exitosas. Y lo denunciaremos.

Lo hacemos porque el secreto financiero es más que una abstracción académica: el dinero opaco significa poder opaco. Cuando el dinero corrupto puede fluir sin obstáculos en el sistema financiero, hay más delincuencia, más extremismo y se debilitan más las normas democráticas. El dinero negro es considerado ya por muchos países como un importante problema de seguridad nacional.

El sistema suizo, que valora el secreto por encima de la responsabilidad, es especialmente propenso al mal uso. Los bancos suizos tienen un largo historial de aceptación de clientes nocivos, desde los nazis hasta algunos de los peores dictadores del mundo moderno. Se han comprometido en múltiples ocasiones –y de hecho han actuado– para eliminar muchos clientes sospechosos de sus listas. Estas actuaciones son positivas. Pero sólo rinden cuentas a un sistema regulador constreñido por leyes de confidencialidad y a un gobierno que da prioridad al secreto. La filtración de datos en la que se basa el proyecto Suisse Secrets representa una oportunidad única para que los periodistas exijan responsabilidades a este sistema.

Creemos que las docenas de ejemplos que citamos plantean serias dudas sobre la eficacia y el compromiso de Credit Suisse para cumplir con sus responsabilidades. Sin dar información que lo corrobore, Credit Suisse afirma que resolvió el «90 por ciento» de los casos que les planteamos. Incluso si aceptamos eso, aún hay una serie de presuntos corruptos o criminales que tienen cuentas en Suiza. Y hablamos sólo de casos por los que preguntaron los periodistas. Podría haber muchos más.

Credit Suisse también señaló que los casos sobre los que escribimos son «históricos». Pero eso es irrelevante. Nuestros datos muestran que el banco conservó clientes durante años, a pesar de que se sabía que habían sido acusados de crímenes graves o eran familiares de personas poderosas en regímenes autocráticos. En algunos casos, los titulares de cuentas que aparecen en los datos confirmaron que esas cuentas siguen abiertas.

Incluso muchos empleados de Credit Suisse que tuvieron contactos con periodistas de esta investigación, indicaron que hay normas especiales en el banco para los clientes más ricos, con independencia de su posible historial delictivo, y que no se ha hecho lo suficiente para eliminar los fondos ilícitos.

Una de las personas creyó eso con fuerza y pasó a la acción: la fuente que filtró los datos bancarios.

Fuente: https://www.infolibre.es/politica/suisse-secrets-necesitas-filtracion-banco-suizo_1_1219875.html

Nenhum comentário:

Postar um comentário