Pages

Vacunados y no vacunados deben convivir con tolerancia y respeto

Editorial de The Lancet Regional Health - Europe


Do Rebelión, 17 de Fevereiro 2022
Por
: Viento Sur


Este mes se cumple el primer aniversario de The Lancet Regional Health – Europe y un año desde el lanzamiento de nuestro primer número en febrero de 2021. En nuestro editorial inaugural, expresábamos nuestra esperanza y optimismo en la superación de la pandemia, ya que había comenzado el despliegue de las vacunas. Sin embargo, el año 2022 comenzó con una sensación de déjà vu, ya que la variante omicrónica del SRAS-CoV-2 comenzó a propagarse, afirmando la necesidad de convivir con el imprevisible virus del SRAS-CoV-2 en la transición de una pandemia a una endemia. Esta esperanza y optimismo deben complementarse ahora con realismo, ya que es prácticamente imposible inmunizar a toda la población mundial de riesgo cada 4-6 meses, y predecir cuáles podrían ser las futuras variantes dominantes.

En el plazo de un año, muchos países de renta alta pasaron paradójicamente de tomar decisiones sobre los grupos prioritarios de vacunación a imponer diferentes formas de mandatos de vacunación obligatoria contra el COVID-19, un cambio que ha sido más pronunciado en Europa. La introducción de grandes multas y el número de restricciones, incluida la denegación del acceso al transporte público a las personas no vacunadas, han dificultado la vida de las personas no vacunadas mientras las infecciones siguen aumentando.

Las personas que no están dispuestas a vacunarse son percibidas por muchos como una amenaza para la sociedad y a menudo se manifiesta la angustia y la frustración contra ellas, dividiendo a la sociedad en dos grupos: individuos vacunados y no vacunados. Para empeorar las cosas, el presidente francés, Emmanuel Macron, atrajo una ola de furia después de que utilizara un término de argot para explicar que quería hacer la vida difícil a las personas no vacunadas. La sonada cancelación del visado australiano de Novak Djokovic en enero de 2022 (a pesar de que se le concedió la exención de la vacuna tras dar positivo por COVID-19 en diciembre de 2021), que le impidió competir en el Open de Australia, fue justificada por el Gobierno australiano por motivos de «salud y buen orden» y para evitar el riesgo de disturbios civiles.

Las vacunas son indudablemente eficaces para prevenir enfermedades graves y muertes, pero no evitan todas las infecciones ni toda la transmisión posterior. Además, la inmunidad disminuye al cabo de unos meses. En la actualidad, las personas no vacunadas ocupan un número muy desproporcionado de camas en las unidades de cuidados intensivos, por lo que el aumento de las tasas de vacunación es una prioridad universal de salud pública. Sin embargo, los científicos del comportamiento desconfían del impacto que podrían tener estos mandatos y sugieren que podrían ser contraproducentes a largo plazo, con el riesgo de que las repercusiones duraderas afecten a otras cuestiones que podrían desencadenar una mayor polarización. La imposición de mandatos de vacunación también podría causar daños inmediatos que deben sopesarse cuidadosamente frente a los beneficios de dichos mandatos. Según la información recibida por la asociación de dentistas de Sajonia, en Alemania, y el NHS, en el Reino Unido, los mandatos de vacunación para el personal sanitario podrían animar a los escépticos de las vacunas a abandonar la profesión médica y podrían disminuir los niveles de personal sanitario y su moral.

Los sentimientos de culpa, angustia y frustración no ayudan a abordar las causas de las bajas tasas de vacunación. Es importante entender por qué la gente decide no vacunarse. Las razones principales incluyen el miedo a los efectos duraderos sobre la salud, la creencia de que las vacunas no han sido suficientemente probadas, la preocupación por los efectos secundarios de los nuevos tipos de vacunas que sólo tienen una aprobación condicional, la reducción de la eficacia contra las nuevas variantes, la disminución de la inmunidad y la desconfianza en la ciencia y las empresas farmacéuticas. Otro factor pertinente es la desconfianza en el gobierno, la preocupación por la exactitud de los informes sobre el número de casos y sus políticas cambiantes. Por ejemplo, el certificado COVID-19 se presentó como un medio para evitar futuros confinamientos y prevenir una afluencia inmanejable de pacientes con COVID-19 en el sistema sanitario. El certificado no cumplió su objetivo. Las barreras lingüísticas, la desinformación en los medios sociales y la falta de compromiso con las noticias nacionales, incluidas las conferencias de prensa del gobierno sobre la COVID-19 (cuando se anunciaron y justificaron las políticas sobre la COVID-19) son otros factores que contribuyen a la indecisión sobre las vacunas. Los gobiernos deberían adoptar un enfoque específico para llegar a las comunidades más vulnerables y marginadas con una baja aceptación de la vacuna.

Algunas personas deciden no vacunarse debido a su fe en Dios, algo contra lo que muchas personas vacunadas y los mandatos de vacunación luchan: la fe es fundamental para su existencia, bienestar y cordura. Hay que respetar sus creencias religiosas. Puede ayudar que se llegue a estas comunidades, por ejemplo, a través de figuras religiosas y organizaciones confesionales. Para muchas personas que se oponen totalmente a la vacunación, el problema no son las vacunas en sí, sino las amenazas percibidas a la libertad personal y la necesidad de proteger la integridad corporal.

Es igualmente importante entender que las vacunas obligatorias forman parte de las medidas de salud pública para proteger a la población y evitar costes económicos, emocionales y sociales desproporcionados. Si los mandatos de vacunación no son éticos o violan los derechos humanos es una cuestión de debate y varía según el país. Muchos países europeos están luchando por imponer un mandato nacional de vacunación. La República Checa canceló la vacunación obligatoria en el último momento para evitar que se profundizaran las divisiones en la sociedad, mientras que Austria es el primer país de la UE en aprobar un mandato de vacunación que exigirá que todos los adultos del país se vacunen contra el COVID-19 a partir de febrero de 2022.

La implementación de mandatos sin una cuidadosa consideración corre el riesgo de exacerbar las divisiones sociales existentes, provocar más protestas y propagar la falta de confianza en las autoridades de salud pública, lo que podría ser devastador en caso de que se produzcan problemas importantes de salud pública en el futuro; por lo tanto, los mandatos de vacunación deben diseñarse cuidadosamente para garantizar que no se violen los derechos humanos.

Independientemente de los mandatos de vacunación, confiar únicamente en las vacunas no permitirá superar la pandemia. El impacto positivo de las intervenciones no farmacéuticas sigue siendo considerable y dichas intervenciones deberían fomentarse continuamente en todos los países. Los ejemplos de Israel y Singapur sugieren que incluso en los países con altas tasas de vacunación, la supresión de las intervenciones no farmacéuticas, especialmente cuando se combinan con la disminución de la inmunidad, contribuirá a las altas tasas de infección. La OMS ha advertido que la administración de repetidas dosis de refuerzo de las vacunas existentes contra el COVID-19 en los países desarrollados no es una estrategia global sostenible para hacer frente a la pandemia del COVID-19. En su lugar, la OMS sostiene que el enfoque debe cambiar hacia la producción de nuevas vacunas que funcionen mejor contra las variantes emergentes. Además, las personas que dudan de las vacunas podrían estar más dispuestas a tomar medicamentos antivirales, en comprimidos, en las primeras fases de la infección para reducir las posibilidades de enfermedad grave y muerte. En los últimos meses, algunos países han autorizado el uso de dos de estos fármacos, el molnupiravir y el nirmatrelvir-ritonavir, y se están realizando más ensayos de medicamentos candidatos.

La realidad de la desigualdad mundial en materia de vacunas es un problema mucho más profundo y culpar a las personas que dudan de las vacunas representa un enfoque reduccionista para superar esta pandemia. Las personas vacunadas y no vacunadas deben coexistir con tolerancia, confianza y respeto mutuo.

Original: The Vaccinated and unvaccinated need to coexist with tolerance and respect, Open Access.

Fuente: https://vientosur.info/vacunados-y-no-vacunados-deben-convivir-con-tolerancia-y-respeto/

Nenhum comentário:

Postar um comentário