Pages

«Es demasiado pronto para anunciar el inicio de un siglo chino»

Entrevista a Ho-Fung Hung, profesor de Economía Política de la Universidad John Hopkins



Do Rebelión, 4 de Fevereiro 2022
Por Daniel Finn: Jacobin 


[Imagen: La torre de la Central de Televisión de China (CCTV) en Pekín, el 13 de diciembre de 2021. (Foto: Andrea Verdelli / Bloomberg vía Getty Images)]

China tiene un largo camino que recorrer antes de poder superar el poderío económico de Estados Unidos. Es la rivalidad intercapitalista la que impulsa las tensiones entre Washington y Pekín, no las personalidades de Xi Jinping o Donald Trump.

China fue el primer país en sufrir el COVID-19 a principios de 2020. Las noticias occidentales de finales de enero de ese año describían las escenas de Wuhan con una sensación de incredulidad. Pero las medidas de emergencia adoptadas allí pronto se harían familiares en todo el mundo. Mientras tanto, el gobierno chino parece haber hecho un mejor trabajo de contención de la pandemia que las autoridades de Estados Unidos.

La experiencia de la pandemia -19 ha alimentado la percepción de que China dominará este siglo de la misma manera que Estados Unidos dominó el anterior. Joe Biden ha dado prioridad a la prevención de ese peligro antes de que se haga realidad.

Ho-fung Hung es un destacado experto en la economía política de China. Es profesor del departamento de sociología de la Universidad Johns Hopkins y autor de The China Boom: Why China Will Not Rule the World. Le entrevista para Jacobin Daniel Finn.

¿Cuál fue el impacto de la pandemia de COVID-19 en la economía china en 2020? ¿Hasta qué punto ha conseguido recuperarse desde entonces?

El impacto económico inmediato, por supuesto, fue grande, como lo fue en muchos otros lugares. China fue una de las primeras economías afectadas por el COVID-19. El gobierno chino consiguió contener la propagación del virus con algunas medidas de bloqueo extremas, aislando regiones enteras del país. Durante ese tiempo, la producción y el consumo se paralizaron y muchas actividades se detuvieron.

Sin embargo, al llegar el verano de 2020, el virus estaba prácticamente contenido. La economía china se recuperócon la ayuda de un enorme estímulo financiero. Fue como las secuelas de la crisis financiera mundial. El gobierno chino dijo a los bancos estatales que abrieran las compuertas de los préstamos. Si se observan los datos de la creación de préstamos a mediados de 2020, dio sus frutos con un fuerte repunte económico.

Pero este préstamo o estímulo financiero aumentó el endeudamiento que ya había estado persiguiendo a la economía desde 2009. A mediados de 2021, ya vimos que la economía china volvía a ralentizarse, lastrada por el fuerte endeudamiento de muchas empresas. El patrón acaba de repetirse: al igual que la situación después de la crisis financiera, la economía repuntó rápidamente con este estímulo, pero a largo plazo también creó un lastre en el rendimiento de la economía.

Mirando los últimos años, ¿cómo diría que la administración Trump ha afectado a las relaciones políticas y económicas entre China y Estados Unidos?

Definitivamente ha tenido un impacto, pero no en la dirección a largo plazo de las relaciones entre Estados Unidos y China. Como he argumentado a menudo, las relaciones entre Estados Unidos y China han pasado de una especie de luna de miel a una relación más rival a partir de la administración Obama. Fue después de la crisis financiera mundial cuando el Estado chino se volvió más agresivo a la hora de asegurarse una cuota de mercado nacional para determinadas empresas estatales en la propia China, y más tarde incluso se expandió en el extranjero para competir con empresas extranjeras, incluidas, por supuesto, las estadounidenses.

Esta intensificación de la competencia intercapitalista entre las corporaciones chinas y estadounidenses, así como otras corporaciones de Europa y Japón, fue la fuerza subyacente detrás del agrietamiento de las relaciones entre Estados Unidos y China. Todo comenzó en el segundo mandato de la administración Obama, que hizo mucho para cambiar la dirección de la política de Washington hacia China.

Esto incluyó el pivote hacia Asia, con el despliegue de más portaaviones militares y grupos de la Armada en el Mar de China Meridional para contrarrestar las reclamaciones de soberanía de China frente a sus vecinos. Al mismo tiempo, Barack Obama también aceleró el TPP, la negociación de la Asociación Transpacífica. Tenía la intención de alinear a los aliados de Estados Unidos (y a algunos no tan aliados) en un paquete de libre comercio, excluyendo a China, para presionar a esta última.

En otras palabras, contaban con todas las medidas prácticas que indicaban este cambio, pero diplomáticamente, la administración Obama seguía utilizando una retórica muy educada cuando discutía los temas con China. Curiosamente, en los primeros días de su administración, hubo señales de que Donald Trump podría ser más suave con China que Obama. Por ejemplo, en el primer medio año tras su toma de posesión en 2017, la administración Trump detuvo la operación de libertad de navegación en el Mar de China Meridional. No enviaron buques de guerra allí durante unos meses.

Algunos de los republicanos, así como los demócratas, se preocuparon de que esto pudiera ser una señal de que Trump era demasiado blando con China. Sin embargo, aunque Trump podría haber llegado como un presidente más suave en lo que respecta a China, esa competencia intercapitalista subyacente entre Estados Unidos y China no disminuyó. Al final, Trump también tuvo que ser duro con China, en el comercio y en muchas otras cuestiones.

La gran diferencia entre Trump y Obama fue que su retórica fue más cruda y utilizó un lenguaje muy colorido que impresionó a la gente y la sensibilizó sobre lo que estaba haciendo. Como resultado, existe la percepción popular de que las relaciones entre EE. UU. y China solo dieron un giro a peor con Trump, cuando en realidad comenzaron con Obama. La administración de Biden está básicamente continuando muchos de los enfoques de la era de Obama hacia China.

Siguiendo con este punto, ¿cómo evaluaría la política de la nueva administración hacia China, y cómo perciben los dirigentes chinos a Joe Biden y su equipo?

Los chinos no tienen ninguna fantasía sobre la administración Biden. Son muy conscientes de que este enfoque cada vez más duro de Estados Unidos hacia China comenzó con Obama. Durante las elecciones de 2016, muchos comentaristas de los medios de comunicación oficiales y académicos en China esperaban en voz alta que ganara Trump, porque pensaban que era probable que Hillary Clinton continuara con las políticas de la administración Obama. Pero no había ninguna fantasía sobre Trump más tarde, cuando las fuerzas estructurales lo empujaron hacia una línea más dura.

Lo mismo puede decirse con respecto a la administración Biden. Durante las elecciones de 2020 se habló mucho entre los académicos y los medios de comunicación oficiales de China en el sentido de que la administración Biden no sería muy diferente de la de Trump. Al fin y al cabo, muchas de las duras medidas estadounidenses sobre China no procedían de la Casa Blanca, sino del Congreso, con apoyo bipartidista.

Ahora todos podemos ver que Joe Biden ha sido muy duro con China. No revocó los aranceles de Trump. En sus primeros meses, la administración fue muy activa a la hora de alinear a los aliados en Europa y Asia para formar un frente unido con el que enfrentarse a China. No solo en términos de retórica, sino también en términos de política, está claro que el nuevo presidente no ha tirado de la cuerda, y de hecho ha continuado con muchas políticas de la era Trump.

Usted argumentó hace varios años en su libro The China Boom que era un error imaginar que China podría realmente superar a Estados Unidos en la jerarquía económica mundial. ¿Cuál fue el razonamiento detrás de ese argumento? ¿Cree que sigue siendo válido hoy en día?

Creo que sigue siendo válido hoy en día. Cuando se trata de China, siempre es muy importante distinguir la retórica de la realidad. Sabemos por los medios de comunicación oficiales chinos que se habla mucho de que China va a superar a Estados Unidos en muchos ámbitos. Por ejemplo, se dice que la moneda china se va a convertir en una moneda mundial dominante que puede derrocar la hegemonía del dólar estadounidense. Pero es cuestionable hasta qué punto esto refleja la realidad.

En The China Boom sostenía que hay que mirar los datos. No debemos dejarnos engañar por la propaganda. China es definitivamente una economía muy exitosa e importante. Es uno de los mercados más importantes, en el que las empresas tienen que intentar entrar. Pero al mismo tiempo, China sigue estando muy por detrás de Estados Unidos en muchos ámbitos diferentes.

En cuanto a las divisas, en la época de la crisis financiera de 2008 se habló mucho de que la hegemonía del dólar estadounidense había terminado, y que la moneda china lo había sustituido como moneda de reserva mundial. Pero ahora, más de una década después, el dólar estadounidense sigue siendo la moneda de transacción estándar y la moneda de reserva en el mundo. La moneda china no ha avanzado mucho: de hecho, ha habido cierto retroceso en su uso internacional, porque el Partido Comunista Chino (PCC) guarda celosamente su sistema financiero y la moneda aún no es libremente convertible.

Cuando China presta dinero a los países de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, o más allá, en América Latina, lo hace en dólares y no en su propia moneda. China ha estado compitiendo con Japón para convertirse en el principal prestamista de muchos países del sudeste asiático. Ha podido superar a Japón porque los japoneses prestan en yenes mientras que China ofrece préstamos en dólares. Además, las exportaciones chinas se facturan mayoritariamente en dólares. Este uso internacional de la moneda china está muy por detrás no solo del dólar estadounidense sino también de la libra esterlina.

En otro ámbito, el de la producción de microchips, China se apoyó en Estados Unidos o en sus aliados. Cuando Trump impuso sanciones a China como parte de una política estadounidense de cortar a China de los sectores de alta tecnología, muchas empresas tecnológicas chinas se vieron de repente en grandes problemas, porque no podían obtener suficientes suministros de microchips.

¿Qué cree que ha sido lo verdaderamente distintivo del liderazgo de Xi Jinping?

Mucha gente piensa que Xi Jinping supone un gran cambio con respecto a los líderes anteriores. No hay duda de que el PCCh se ha mostrado más confiado y agresivo en muchos aspectos: por ejemplo, en lo que se refiere a desatar a sus diplomáticos para que dirijan sus insultos a los líderes estadounidenses. Por otro lado, al igual que en el caso de Estados Unidos con Trump, ya se estaban produciendo cambios detrás de la retórica a un nivel más estructural.

Desde que Xi llegó al poder por completo en 2013, su retórica y su estilo han sido definitivamente más agresivos. Otro gran cambio que hizo fue abolir el límite de mandato para un alto dirigente chino, lo que significa que puede ser un dictador de por vida (a diferencia de sus predecesores, que tenían un claro límite de mandato de diez años, después del cual se esperaba que abandonaran la escena).

Sin embargo, gran parte del cambio en la política de China hacia el Estado y las empresas estadounidenses ha sido más estructural en sus orígenes. El resurgimiento del capitalismo de Estado y el estrujamiento del sector privado en China, así como de las empresas extranjeras, comenzó tras la crisis financiera mundial. El momento decisivo en este sentido no fue realmente la llegada al poder de Xi Jinping, sino el crack de 2008.

Los préstamos de los bancos estatales mantuvieron a flote a muchas empresas bien conectadas después de 2008: aunque no fueran rentables, seguían obteniendo préstamos y recursos financieros. Hay problemas de sobrecapacidad y endeudamiento en muchas empresas estatales. El legado de este estímulo en 2009-10 es que China ha estado luchando con la desaceleración económica, el endeudamiento y la lentitud. Es una típica crisis de sobreacumulación del tipo que experimentó Japón en la década de 1990.

Con un pastel global que se reduce, han estado tratando de aumentar la porción de ese pastel que va a las empresas estatales exprimiendo a la empresa privada en China y en el extranjero de forma más agresiva. También empezaron a exportar capital. El acero es un ejemplo: había un enorme exceso de capacidad en la industria siderúrgica china, por lo que China empezó a exportar acero a todo el mundo, lo que creó fricciones comerciales con muchos países diferentes, entre ellos Corea del Sur y algunos Estados europeos.

El momento decisivo fue la crisis financiera de 2008 y el estímulo chino que le siguió, que creó esta crisis de sobreacumulación en la economía, lo que a su vez impulsó a China a competir más agresivamente con Estados Unidos y otras empresas extranjeras. La llegada de Xi Jinping al poder se solapó con este cambio estructural. Xi, al igual que Trump, solo hizo más evidente una tendencia que ya estaba en marcha, por medio de un estilo y una retórica más agresivos.

¿Qué cree que hay detrás de la represión del gobierno chino contra algunas grandes empresas, en particular las tecnológicas?

Es un fenómeno muy interesante que mucha gente está discutiendo ahora mismo. Algunos dirán que el gobierno chino por fin presta atención a la justicia social y toma medidas contra estos monopolios.

En primer lugar, el objetivo era la gran empresa tecnológica Alibaba y su filial Ant Group, que había programado una salida a bolsa en los mercados extranjeros antes de que el gobierno chino la detuviera en el último momento. Tencent, otra gran empresa tecnológica, se ha enfrentado a grandes críticas y a la presión reguladora del Estado. Sin embargo, el ataque se ha trasladado desde entonces a todo tipo de grandes empresas de propiedad privada en China, incluyendo sectores como la tutoría extracurricular, la educación, las empresas de plataformas de entrega y muchas otras firmas.

Pero soy escéptico sobre si la preocupación de todo esto es promover la justicia social y tomar medidas contra los monopolios. Si nos fijamos en los objetivos de esta represión, todos son empresas privadas en China, mientras que estas empresas estatales o paraestatales bien conectadas han estado recibiendo todo el apoyo que necesitan para seguir siendo un monopolio. Se trata más bien de la inseguridad que siente el Estado sobre su control de la economía. Va detrás de estas empresas privadas para asegurarse de que las empresas estatales puedan seguir en la cima y no sean eclipsadas por la empresa privada.

Desde la dinastía Qing, en el siglo XVIII, la historia de China se ha caracterizado por la utilización por parte del Estado de los empresarios privados para hacer crecer la economía, aumentar los ingresos estatales y fortalecer el imperio. Al mismo tiempo, cuando esos comerciantes privados se volvían demasiado influyentes y poderosos, el Estado empezaba a preocuparse por ellos y los reprimía. En algunos casos, el Estado confiscó su riqueza o los puso bajo arresto.

Creo que estamos asistiendo a una especie de repetición de esta historia. En las primeras etapas del crecimiento económico, el Estado chino utilizó las empresas privadas— incluidas las extranjeras— para crecer y ayudar a la proyección del poder estatal chino en el extranjero. Sin embargo, cuando crecieron demasiado, sobre todo con esta desaceleración económica, el Estado empezó a sentir la necesidad de reprimir a los empresarios privados. Creo que éste es el principal motivo de la reciente represión.

¿Cuáles son las perspectivas de un movimiento obrero chino, o en todo caso de una acción de los marcadores chinos que sea independiente del Estado?

En los últimos diez años, mientras no había sindicatos independientes, vimos muchas huelgas salvajes y disturbios laborales esporádicos en todo el país. Como mucha gente ha señalado, la nueva ley laboral que se instituyó a principios de la década de 2000 fue una especie de respuesta a estas protestas laborales esporádicas: presionaron al Estado para que hiciera algo para mejorar las condiciones de los trabajadores. Pero, por supuesto, siempre hay una especie de juego del gato y el ratón en el trabajo: cuando los trabajadores ganan algo, el Estado y los capitalistas siempre encuentran una manera de evitarlo. Algunos fabricantes y empresarios encontraron la manera de sortear la nueva ley laboral y volver a poner a los trabajadores en una situación más precaria.

A primera vista, no vemos un movimiento laboral típico. Pero estoy seguro de que estas formas de disturbios laborales y protestas comunitarias no organizadas, espontáneas y esporádicas van a continuar. No necesitan una organización formal. A veces, un movimiento obrero puede incluso obtener mejores resultados cuando está menos organizado y es más espontáneo.

Por el momento, con la pandemia y una represión muy agresiva de la sociedad civil por parte del gobierno chino, parece que las protestas de todo tipo han disminuido. Pero si adoptamos una perspectiva a más largo plazo, estoy seguro de que estas manifestaciones espontáneas de protesta y malestar continuarán en diferentes sectores. A veces puede que no sea una protesta, sino una forma cotidiana de resistencia, utilizando todo tipo de tácticas diferentes. Estoy seguro de que este tipo de resistencia continuará y provocará cambios a largo plazo.

¿Qué políticas medioambientales van a aplicar los dirigentes chinos en los próximos años? ¿Y cómo diría usted que la rivalidad entre China y Estados Unidos puede afectar a la gestión de la crisis climática mundial?

Por supuesto, Estados Unidos y China tienen que cooperar para resolver la crisis climática mundial. En cuanto a China, ha habido algunos avances con la ampliación de la producción de vehículos eléctricos. También se ha convertido en el principal productor de paneles solares, turbinas eólicas y cosas por el estilo. Pero también hay contradicciones en lo que respecta a la política medioambiental.

Por un lado, China ve un futuro en el mercado de productos de tecnología verde y está invirtiendo mucho para ampliar la capacidad en esos sectores. Pero al mismo tiempo, China tiene todo tipo de otros sectores, desde las acerías hasta las plantas de carbón, que siguen teniendo un exceso de capacidad. Hay muchos intereses creados en el Estado y fuera de él que están vinculados a esos sectores. La capacidad de carbón de China sigue creciendo, y también está exportando plantas de carbón a muchos otros países en desarrollo, como solución a este problema de exceso de capacidad y acumulación, en lugar de dejar que esos sectores quiebren y mueran.

En general, se trata de una mezcla. Vemos una enorme expansión del sector de las tecnologías verdes, pero también de estos viejos sectores. Por supuesto, si China va a unirse al esfuerzo global para luchar contra el cambio climático de forma seria, y no solo de boquilla, va a requerir más esfuerzos coordinados en términos de energía y sectores de nuevas tecnologías. Pero ahora mismo no hay mucha coordinación. El crecimiento de la capacidad de carbón está impulsado por la lógica del crecimiento económico y la crisis de sobreacumulación más que por la preocupación por la crisis climática.

Ho-Fung Hung. Profesor de Economía Política en el Departamento de Sociología y en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad John Hopkins. Es autor de The China Boom: Why China Will Not Rule the World y de Protest with Chinese Characteristics: Demonstrations, Riots, and Petitions in the Mid-Qing Dynasty.

Fuente: https://jacobinlat.com/2022/01/18/es-demasiado-pronto-para-anunciar-el-inicio-de-un-siglo-chino/

Nenhum comentário:

Postar um comentário