Pages

No vueles, ¡quédate en tierra!

Do Rebelión, 7 de Janeiro 2022
Por Miguel Valencia Mulkay 



En las últimas décadas la aviación se ha convertido en una de las causas más importantes del colapso del clima debido a la negación/ocultamiento, de muchas décadas, del enorme subsidio que recibe esta actividad del Estado y la excesiva contribución que tiene en la emergencia de eventos climáticos extremos y en la elevación de la temperatura promedio sobre la superficie de la Tierra.

No se cobran impuestos a las gasolinas que consumen los aviones, tampoco sus pasajeros pagan impuestos por el excesivo daño que hacen al clima los gases y humos que la aviación dispersa a gran altura (Radiative Forcing Index) o por la enorme contaminación del aire y el ruido que producen en las zonas urbanas que colindan con los aeropuertos. No hay restricciones legales por el uso excesivo del avión.

En el mundo, el 95% de la población no ha viajado nunca en avión y el 1% de la población mundial realiza el 50% de los viajes en avión. En Europa el 15 % de los viajeros realiza el 50 % de los viajes. Las cumbres del clima (COP) han ignorado virtualmente el impacto de la aviación. La aviación esconde una gran injusticia económica, social y ambiental.

Los gobiernos y la gran mayoría de los académicos hacen todo lo posible por negar o ignorar esta gran calamidad mientras apoyan sin reservas la construcción de gigantescos nuevos aeropuertos, nuevas terminales y nuevas pistas, la introducción de nuevas líneas aéreas Low Cost (de bajo costo), el rescate de líneas aéreas (con dinero público), la eliminación de impuestos a la aviación y desde luego el crecimiento exponencial de la aviación.

Lamentablemente, debido a procesos políticos y económicos mundiales, como la caída en la tasa de ganancia del capital, la digitalización salvaje, los tratados de libre comercio, las cadenas productivas y en general el proceso de globalización y crecimiento económico mundial -que favorecen solamente a pequeñas minorías sociales- esta calamitosa actividad recibe el apoyo total de los gobiernos. La economía y el avance tecnológico se imponen en el mundo por encima de cualquier otra consideración.

Por otra parte, los representantes de las cúpulas políticas, empresariales y académicas son viajeros frecuentes de la aviación, por lo que evitan hacer cualquier movimiento o declaración que pudiera debilitar este enorme subsidio a sus actividades personales. No hacen mención pública alguna de sus consecuencias en el clima y el medio ambiente, bloquean cualquier iniciativa legal o acuerdo internacional en las cumbres del clima, las COP de la ONU que pudieran limitar su crecimiento. No quieren ver reducido este gran privilegio que tantas ventajas y beneficios personales les aportan.

Como consecuencia del desquiciado crecimiento mundial de la aviación, en este siglo han aparecido y/o crecido enormemente tres fenómenos sociales:

1. El viajero frecuente. Ha crecido en exceso el número de personas que en el mundo viajan semanal, quincenal o mensualmente en avión -los viajeros que realizan más de 12, 24 o 50 vuelos al año- o que realizan viajes de ida y vuelta mayores a 10.000 millas o menores a 500 millas

2. El lavado verde (greenwashing) o engaño ambiental en la publicidad y las relaciones públicas de la industria de la aviación, el Cero Neto (Net Zero) en las emisiones de gases que dañan el clima, las compensaciones ambientales (ófsets), la mayor eficiencia en el consumo energía, el vuelo eléctrico, el vuelo con hidrógeno, el consumo de biocombustibles o combustibles sintéticos. Estos lavados verdes confirman la sacralidad que tiene la economía y la ciencia y la tecnología en las cúpulas políticas y económicas del mundo y su profundo desprecio por el clima, el medio ambiente, las culturas, la igualdad, la democracia, la libertad y el futuro de la humanidad.

3. Los movimientos sociales contra los grandes aeropuertos. Se han multiplicado y fortalecido los movimientos de vecinos de grandes aeropuertos que se oponen a estos megaproyectos (la mayor parte de las ciudades más importantes de Europa tienen importantes movimientos de este tipo) y de redes ecologistas o ambientalistas nacionales e internacionales que denuncian los efectos catastróficos que tiene el crecimiento sin límites de la aviación.

El viaje en avión es la manera en la que una persona puede llegar a producir en pocas horas un volumen de gases y humos que dañan el clima equivalente al que producen en años las personas que nunca viajan en avión. Quienes viajan con frecuencia en avión habitualmente usan el auto en exceso y se apoyan en servicios personales que consumen mucha energía, son emblemáticos de los estilos de vida más contrarios al clima y el medio ambiente. Este tipo de viajero produce un gran daño simbólico a la sociedad, ellos se vuelven adictos al viaje en avión y una gran parte de la sociedad aspira a tener esta pésima costumbre.

El viaje frecuente en avión simboliza la mayor irresponsabilidad personal en asuntos del clima, la ecología, el medio ambiente, la cultura, las culturas, el lazo social, las economías y las políticas locales, representa el más absoluto desprecio por los demás, especialmente por los niños y los jóvenes, las mujeres y los ancianos y por el futuro de la humanidad.

En 2014, cuando comienza la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM), ECOMUNIDADES se percata del crecimiento exponencial de la aviación en el mundo y decide hacer una investigación al respecto con el fin de documentar algunas propuestas de descrecimiento para la aviación.

En 2016 publicamos el primer artículo sobre este tema. Ver https://descrecimientomexico.blogspot.com/2021/05/catastrofico-el-crecimiento-de-la.html. En 2018, un segundo artículo: https://descrecimientomexico.blogspot.com/2021/12/penalizar-al-viajero-frecuente-de-la.html

Meses después de la publicación de nuestro primer artículo nace la red internacional STAY GROUNDED, en 2016, con el apoyo de varios movimientos locales de varios países que se oponían a la construcción de nuevos aeropuertos, terminales o nuevas pistas de aterrizaje.

En 2018, los compañeros del movimiento degrowth de Barcelona deciden apoyar la organización de una conferencia sobre el descrecimiento de la aviación. Este evento tuvo lugar en 2019 en esa misma ciudad.

Hoy día la red STAY GROUNDED acumula una gran cantidad de información sobre los impactos globales de la aviación, las negociaciones de los gobiernos y las líneas de aviación en las cumbres del clima y sobre alternativas para reducir el crecimiento de la aviación.

Además, cuenta con el apoyo de un gran número de grupos de muchos países, opositores al crecimiento o al funcionamiento de aeropuertos de muchos países y una gran cantidad de expertos en este tema. Y cuenta con una red internacional de grupos de habla hispana en estas luchas locales y globales. Estos grupos se reunieron en línea a principios de diciembre de 2021.

La labor de STAY GROUNDED es muy importante en la lucha frente a la emergencia climática. Ver http://www.stay-grounded.org/

ECOMUNIDADES. Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México. Fundada en 2005, como refundación del Foro Regional Ecologista del Valle de México (1991). Integrada por voluntarios de la Cuenca de México en defensa de la diversidad biológica y cultural de este territorio y en la resistencia mundial contra la extracción y consumo de gas, carbón y petróleo, contra la energía nuclear, las semillas transgénicas OGM, el excusado inglés (con agua potable), los megaproyectos, el crecimiento ilimitado, la sacralización de la economía y la tecnología, la colonización del imaginario social en la escuela y por medio de la publicidad, las relaciones públicas, los medios masivos de comunicación.

¡Descrecimiento o colapso!

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Nenhum comentário:

Postar um comentário