Pages

La revolución americana

Do Rebelión, 18 de Janeiro 2022
Por Julio García Camarero 



“Asia se ha convertido en una inmensa fábrica productora de bienes de consumo barato para el Primer Mundo. Y China se ha escorado demasiado hacia la productividad y el consumismo capitalista. Y aunque asegura que sólo es una fase de transición, en mi opinión se ha metido en un callejón sin salida (como le pasó a la URRS) [1] Cuando el Che, poco antes de morir, dijo en una carta dirigida a Fidel: “que el pueblo latinoamericano ya estaba maduro para hacer una profunda revolución», sabia lo que se decía. Y esto es así, pese a que los esbirros nazis del poder imperial arrojaran al mar la flor y nata del pueblo latinoamericano, no le sirvió de nada, a lo sumo sirvió para retrasar un par de decenios la rebelión. Además una rebelión civilizada y pacifica”. (Comentario de Rosa Regàs).

Fracasó el imperio. Fracasó el imperio en Latinoamérica. Y además fracasó estrepitosa y velozmente (en 65 horas) en el intento de ocupar Cuba atacando a la denominada Bahía de los cochinos en 1961. Fracasó, tras asesinar al Che Guevara en Bolivia en 1967. Fracasó con el golpe de Estado y genocidio de Pinochet en Chile en 1973. Fracasó, a pesar de sus esbirros nazis de los “comandos de los vuelos de la muerte” en la era de Videla en Argentina, en 1976. Fracasó, a pesar de contar con el presidente impostor “socialista” (y gran amigo del otro presidente impostor Felipe González) Carlos Andrés Pérez, que ordenó la tremenda represión del Caracazo, en 1989. Está fracasando pese a su nueva estrategia represora de los “golpes blandos de Estado” (como los perpetrados en Paraguay al presidente electo Fernando Lugo (en junio de 2012). O “golpes blandos de Estado” aplicados al legítimo presidente y la legítima presidenta de Brasil Lula da Silva (en diciembre de 2010) y Dilma Rousseff (agosto de 2016) y que consisten en derrocar a presidentes electos mediante la corrupción de los jueces, algo que sirvió, por ejemplo, para traer al gobierno a Brasil al ultranazi Bolsonaro. Y fracasó el imperio, pese desplegar más de 1.000 bases militares con armas de destrucción masiva, por toda la faz del planeta.

Y el imperio global gringo tuvo continuos fracasos a pesar de gastar billones de dólares en comprar a casi todos los medios de comunicación del planeta, que los ha convertido en un monopolio mundial a su servicio, y así contar con un poder mediático dictatorial global, casi infalible y que juega a la “democracia”. Ellos mismos hablan de “juego democrático”, pero es una pseudodemocracia que está manejada por ese poder mediático global. Creo que la democracia es algo más serio y justo. Y tal vez fracasará en su arrogante presunción (hipócrita e infundada) de ser líder en la defensa de los derechos humanos[2], cuando resulta ser, y con mucha diferencia, el país del planeta con más población reclusa, con 630,1 reclusos por cada 100.000 habitantes, en el año 2019 mientras que, por ejemplo, China (muy acusada por EEUU de falta de derechos humanos) sólo llegaba a 170,7 reclusos por cada 100.000 habitantes [3] en el mismo año.

Y toda esta arrogancia presuntuosa e hipócrita pese a que también en EEUU existen centros clandestinos inhumanos (que van contra las leyes internacionales de los derechos humanos), como pueden ser por ejemplo la base de Guantánamo en Cuba o la base de Abu Ghraid, en las que se tortura a personas a las que no se ha sometido a juicio.

Los tan temidos por el imperio yanqui movimientos del ALBA, la UNASUR, la CELAC, el CARICOM, etc. están en periodo de tregua, pero no tardarán en reorganizarse y regresar al ataque antiimperio. De hecho, recientemente ya han cambiado de signo al menos tres países latinos Perú, Chile y Argentina. Y muy pronto también sucederá con toda probabilidad en Brasil con Lula da Silva.

Es cierto que estos cambios aún no son suficientes, pues sus ideas y programas están en gran parte imbuidos aún de concepciones extractivitsas y productivistas, pero sí pueden significar una mejor posición para el necesario cambio hacia el decrecimiento feliz.

No olvidemos que los indígenas del Abya Yala (el verdadero nombre de ese continente) tienen una sensibilidad muy distinta a la de los países “desarrollados”.

En los indígenas del Abya Yala veo la única solución al multicolapso que ya estamos empezando a padecer, pues ellos son más capaces a la resilencia, en la que de forma completamente inevitable nos vamos a sumergir o más bien vamos a necesitar. Y no solo eso, también porque ellos son en todo el continente muy afines a esa cosmovisión andina del bien vivir. Y además son bien dados al respeto y adoración de la Pachamama (madre tierra), opuesta a la idea del mercantilismo capitalista que nos ha traído hasta esta distopía que ya padecemos.

Notas:

[1] Las palabras de este párrafo que no están en cursiva son mías.

[2] Y lo más lamentable de todo esto es que, a nivel mundial, una inmensa mayoría, se traga sin admitir otra opinión, (rechazándola porque la considerará antidemocrática). Sí, se tragarán ésta gigantesca rueda de molino. Así de infalible es el monopolio imperial de los medios de comunicación, es decir del Poder Mediático Global.

[3] Son datos del año 2019 tomados de las estadísticas de una revista económica nada sospechosa de izquierdista, Expansión: https://datosmacro.expansion.com/demografia/poblacion-carcelaria/usa y https://datosmacro.expansion.com/demografia/poblacion-carcelaria/china

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Nenhum comentário:

Postar um comentário