Pages

Brasil: 2022 construir victorias

Do Sin Permiso, 22 de Janeiro 2022
Por Democracia Socialista 



Es necesario construir el mejor camino para conquistar una amplia mayoría electoral contra Bolsonaro, obtener una victoria histórica contra el neoliberalismo y preparar ya las condiciones políticas para el ejercicio de un gobierno que atienda las urgentes y profundas necesidades de los trabajadores y del pueblo brasileño.

Desde 1989, cuando el PT en alianza con el PSB y el PCdoB disputaron por primera vez las elecciones presidenciales, las que tendrán lugar en 2022 son ciertamente aquellas en las que el potencial de una victoria política y la construcción de una nueva hegemonía son decididamente más establecidos. En general, en las encuestas, la candidatura de Lula se presenta con un potencial, que puede concretarse, incluso con la obtención de la mayoría de votos válidos en el primer turno.

La candidatura de Bolsonaro enfrenta tal nivel de rechazo cristalizado -entre el 60 y el 70% de la población- que sus posibilidades de victoria electoral son mínimas y todas sus bases de poder se encuentran en un proceso de creciente fragmentación y división. Las candidaturas neoliberales alternativas de derecha están políticamente fragmentadas, en disputa y aún sin capacidad de establecer una coalición política amplia.

Más importante aún, la profundización de las políticas neoliberales llevó al país a tal grado de desastre sanitario, social, económico y ambiental que hoy sufre su mayor proceso de pérdida de legitimidad política, mucho más profundo incluso que el que siguió a los dos gobiernos de FHC (Fernando Henrique Cardoso) y que permitió la victoria de la coalición liderada por Lula en 2002. El PSDB, matriz y centro histórico de las coaliciones neoliberales en Brasil, está profundamente debilitado y dividido. Actualmente vive la mayor crisis de su historia.

También es decisivo entender que esta ventana histórica abierta y disponible para una decisiva victoria histórica sobre el neoliberalismo en Brasil se comunica con una rica coyuntura de crecimiento y victorias antineoliberales en América Latina y, decisivamente, con una grave crisis histórica del neoliberalismo en el EE.UU.

El camino para construir esta victoria sobre Bolsonaro y el neoliberalismo es, por tanto, posible, necesario e ineludible. Si el bolsonarismo fue el último recurso posible para la aplicación del programa neoliberal en Brasil, pretender derrotar al bolsonarismo sin derrotar políticamente a las fuerzas económicas y políticas neoliberales que lo eligieron, lo sustentaron y aún lo apoyan es caminar claramente en dirección al desastre político.

Unidad entre programa, estrategia y alianzas

Para que este camino virtuoso sea construido, es necesario unir, de manera coherente y articulada, la defensa de un programa antineoliberal, la lucha por la construcción de un nuevo sentido común democrático y popular, la construcción de un frente orgánico de izquierda y de centro-izquierda y la combinación de la lucha política electoral con un amplio proceso de autoorganización nacional y unificado de los movimientos sociales.

Este programa antineoliberal se construyó a lo largo de 2021, teniendo como referencia el documento “Reconstruir e transforma o Brasil” ya aprobado por el Directorio Nacional del PT. Partiendo de las necesidades más sentidas por el pueblo brasileño - la lucha contra el hambre, el desempleo y la recuperación de los derechos laborales, la crisis sanitaria, la desprivatización, la necesidad de reactivar las políticas sociales y el inmediato fin de la depredación ecológica del país -, este programa debe sintetizarse en compromisos centrales de gobierno y legitimarse por la gran mayoría de los brasileños.

Será necesario, a lo largo de la campaña, comprometerse centralmente en la lucha de valores contra el neoliberalismo, su cultura y su lenguaje, que naturaliza la amplia mercantilización de la vida social, la desigualdad, la violencia y la opresión patriarcal y racista, homofóbica, que deconstruye la cultura de una verdadera democracia participativa y los derechos humanos. Como partido del socialismo democrático, será necesario anunciar un futuro de esperanza para el pueblo brasileño.

La propuesta de una federación de partidos, cuyo inicio de construcción ya fue autorizado por el Directorio Nacional del PT, debe basarse en un compromiso político contra Bolsonaro y el neoliberalismo con el PSOL, el PCdoB, el PSB, la REDE, buscando también atraer las filas del PDT en un impasse creciente tras el aislamiento de la candidatura de Ciro Gomes. Ella debe, con el nuevo impulso de atracción electoral de los simpatizantes del PT, la formación de una bancada orgánica al programa de gobierno muy superior al obtenido en otros mandatos presidenciales.

Finalmente, la reanudación del significado del gran movimiento nacional unificado ¡Fuera Bolsonaro! debe salir a las calles y redes en este 2022. Los movimientos sociales deben organizarse en un frente único, con sus plataformas de reivindicaciones, con su agenda de manifestaciones, con sus redes de arraigo territorial en cada Estado y ciudad del país. Este movimiento nacional unificado será fundamental para organizar la base social de un futuro gobierno, promover la participación en sus decisiones —con democracia participativa, con su protagonismo en los mecanismos de participación directa de la población— y sustentar sus políticas antineoliberales.

Pacto con el neoliberalismo: un camino al desastre

A pesar de estar profundamente deslegitimado para la gran mayoría de la población brasileña y profundamente debilitado en su capacidad de disputa política, tras la acumulación de retrocesos constitucionales e institucionales y la destrucción del sector público desde 2016, el neoliberalismo está fuertemente atrincherado en el Estado brasileño. Ya sea en el STF y el poder judicial, o en las fuerzas mayoritarias en el Congreso Nacional y en las Fuerzas Armadas, prevalece un horizonte e ideología neoliberal. Este verdadero sistema de trincheras y defensas armado por el neoliberalismo –la pérdida del control soberano sobre el Banco Central, la EC-95, la privatización a gran escala de Petrobras, por ejemplo– sólo puede ser enfrentado con una gran victoria política contra el neoliberalismo en 2022.

Por lo tanto, la propuesta de pactar con los neoliberales no bolsonaristas y con el sistema financiero, base fundamental del poder neoliberal, es incompatible con el sentido y programa mismo de un futuro gobierno de Lula, además de reducir la potencia posible de su victoria electoral.

La proposición de este pacto con los neoliberales apareció con mayor claridad en un artículo del economista y exministro de Hacienda del segundo gobierno de Dilma, Nelson Barbosa, ofreciendo inicialmente un “ancla fiscal”, pensada desde una matriz de gobernanza neoliberal, como garantía y proponiendo una unión entre “Faria Lima y las calles”. Ahora, es necesario exactamente lo contrario: ¡para unir a la mayoría de Brasil y al “pueblo de las calles” es necesario e ineludible imponer una derrota histórica y definitiva a los magnates de Faria Lima!

Va gravemente en una dirección similar la propuesta de Alckmin como candidato a vicepresidente en la boleta de Lula. Si es cierto que Alckmin hoy tiene un poder político disuelto, marginado en un partido en crisis, con dudosa expresión electoral, no deja de ser un actor político ligado a la historia y al protagonismo del neoliberalismo en su principal reducto en el país. Una candidatura a la vicepresidencia, en cambio, debería elegirse entre la Federación antibolsonarista y antineoliberal formada, preferiblemente por una mujer para demostrar la unidad entre el programa y el sistema de alianzas.

Tomar ese camino - el de pactar con el neoliberalismo antes de vencerlo políticamente - conducirá necesariamente a una desvalorización del programa necesario en puntos fundamentales, introducirá una profunda contradicción en la disputa de valores (¿cómo detener la disputa con el neoliberalismo si se alía con él?), creará una escisión en las alianzas orgánicas necesarias para la izquierda, además de alcanzar de lleno la identidad y el protagonismo de los movimientos sociales en la lucha contra el neoliberalismo.

Cuando se pacta con el capital financiero, quienes pagan la cuenta son justamente todos aquellos que necesitan políticas integrales contra el hambre, el desempleo, la crisis sanitaria y la recuperación de las políticas sociales. Cuando se introduce como aliado orgánico al gran empresariado nacional quien paga la cuenta son los trabajadores y sus derechos. la gran comunidad empresarial nacional se presenta como un aliado orgánico, son los trabajadores y sus derechos los que pagan la factura. Cuando se pacta con aquellos que la gran red de intereses del agronegocio, quien paga la cuenta son los pueblos originarios, aquellos que necesitan de una reforma agraria, o el propio futuro ecológico del Brasil. Y así por delante.

La gobernabilidad a construir depende fundamentalmente del alcance de la victoria política conquistada, de la legitimidad del programa, de una base parlamentaria articulada con una base social organizada y en movimiento, de un sistema de alianzas internacionales y de un proceso de democratización del poder. que permita la institucionalización de los conflictos sobre bases más democráticas.

Hay momentos históricos decisivos en los que un partido necesita ser plenamente consciente de su poder político para la transformación social. Esta es la oportunidad histórica para imponer una derrota política definitiva al neoliberalismo en Brasil y no para (re)legitimarlo a través de un pacto vergonzoso, renunciando, aunque sea parcialmente, a los intereses fundamentales e históricos del pueblo brasileño.


Democracia Socialista
Es una corriente interna de izquierdas en el Partido de los Trabajadores de Brasil.Fuente:
https://democraciasocialista.org.br/2022-construir-vitorias-democracia-socialista/Traducción:Carlos Abel Suárez

Nenhum comentário:

Postar um comentário