Pages

El pueblo brasileño derrotó al negacionismo de Bolsonaro

Do Rebelión, 30 de Dezembro 2021
Por Emir Sader



[Imagen: Campaña de vacunación en Manaus (Amazonia). Créditos: Marcely Gomes/Semcom. Fotos Públicas]

En este artículo el autor sostiene que en nombre de la libertad no todo es válido y, en este sentido, la actitud del pueblo brasileño acudiendo a vacunarse masivamente supone una derrota del negacionismo de Bolsonaro.

Vacuna, esa ha sido la palabra votada como la más importante de 2021 en Brasil. Con razón. Porque hay un fuerte movimiento de negación en el mundo que busca oponerse a la ciencia, a las vacunas, al conocimiento.

Un movimiento que tiene su sede más fuerte en Estados Unidos, Francia y otros países europeos donde, increíblemente, a pesar de su nivel cultural, importantes sectores de la población -aunque minoritarios- se oponen a la vacunación, con diferentes tipos de argumentos.

El primero de esos argumentos sería el derecho individual de cada uno a decidir si vacunarse o no. Al referirse al liberalismo predominante en el campo de las ideas en el mundo actual, apela a una decisión individual. El derecho de todas las personas a decidir si se vacunan o no. El derecho a recibir o no la vacuna.

Desconocer o negar la idea científicamente establecida de que la contaminación es el procedimiento de transmisión más normal y que, por tanto, vacunarse no es solo defenderse de la enfermedad, sino proteger a los demás. Idea elemental desde el punto de vista de la ciencia, pero que es desconocida para los negacionistas.

En Brasil, el argumento más común de los miembros del gobierno es la naturaleza no obligatoria de la vacunación. Parece razonable. No reconocen el derecho a ser vacunados, ni siquiera el de los niños -presente en el Estatuto del Niño-, anulando el derecho a la libertad individual de no ser vacunados.

Caminar por la calle sin estar vacunados, entrar en lugares cerrados sin haber sido vacunados, les parece razonable.

Es un principio fundamental del liberalismo. Sobre esta base predican el fin de la votación obligatoria. Un derecho, el de elegir gobernantes, no puede convertirse en un deber. Un argumento que parece convincente.

En Estados Unidos, las elecciones se celebran el primer martes de noviembre, día laborable, sin derecho a ausentarse para votar. Se desincentiva la votación.

Como resultado, tiende a prevalecer lo que Richard Nixon llamó la “mayoría silenciosa”, la que se sintió abrumada por los grandes movimientos democráticos de las décadas de 1960 y 1970, los derechos de los negros, los derechos de las mujeres y otros sectores desatendidos por el sistema político vigente.

Los gobernantes terminan siendo elegidos por una minoría. Tienen menos fuerza, menos legitimidad para gobernar. Es otra forma de predicar el Estado mínimo y, como consecuencia, la centralidad del mercado. Encubren este razonamiento con la disculpa de la sociedad civil, el conjunto de todos los individuos de la sociedad, que sería la fuente de la democracia, cuando esta sociedad predomina sobre el Estado y no al revés.

Este es uno de los fundamentos de la hegemonía del liberalismo en el mundo contemporáneo. La lucha de la democracia contra el totalitarismo, un principio de la política internacional de Estados Unidos, promueve así el derecho individual sobre el derecho colectivo. El de la sociedad civil sobre el Estado. Un Estado débil es capturado más fácilmente por el mercado, por los intereses privados de las grandes empresas.

Chile decidió hace unos años poner fin a la votación obligatoria, con argumentos de ese orden. Ahora hay una gran mayoría de abstenciones. Los jóvenes, que se dejaron llevar por argumentos contra la política, contra los partidos, contra el Estado, ni siquiera se sacaron sus documentos electorales.

Michele Bachelet, una presidenta de gran prestigio, resultó elegida con alrededor del 27% de los votos. En las recientes elecciones de Chile, a pesar de la gran movilización y polarización de la sociedad, más del 50% de los chilenos no votó. Uno de los logros de la segunda vuelta, que eligió a Gabriel Boric como presidente del país, fue haber logrado que poco más del 50%, 53% más precisamente, votaran.

La Asamblea Constituyente chilena debe revertir el final de la votación obligatoria. Uno se da cuenta de que las elecciones, en democracia, son un momento en el que se debe despertar a las personas a la conciencia de sus derechos y la necesidad de participar en las principales decisiones del país, incluida la elección de sus gobernadores.

A través de los hechos, este principio individual e individualista, repetidamente predicado por Bolsonaro, de no vacunarse, fue rotundamente derrotado. Debido a la tradición acumulada en las décadas anteriores, que construyó un formidable sistema de vacunación, centrado en el SUS, en todo el país, los brasileños se dieron cuenta de la necesidad de la vacunación.

Y negaron y derrotaron al gobierno, yendo masivamente a vacunarse. Impusieron a los gobiernos de provincia y municipales, promover la vacunación, obtener vacunas. Y el SUS jugó el papel fundamental de asegurar que todos estuvieran vacunados.

No solo tenemos que celebrar este hecho, sino propagar lo que hay detrás: la victoria de la ciencia y los derechos colectivos, cuando chocan con los individuales.

Vacunando masivamente, buscando masivamente vacunas, encontrando en el SUS el instrumento fundamental para vacunar el pueblo brasileño derrotó al negacionismo de Bolsonaro.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Nenhum comentário:

Postar um comentário