Pages

Hacia una teoría no occidental de las relaciones internacionales

Entrevista a Denisom Andreevich Degterev



Do Rebelión, 4 de Rebelión, 2021
Por Leonid Savin
: Geopolítica;Traducido del ruso por Juan Gabriel Caro Rivera


Esta entrevista es un resumen del proyecto académico “Rusia y China en el espacio político mundial: la búsqueda de la conciliación entre los intereses nacionales con la gobernanza mundial”.

Leonid Savin (L.S.): Usted se ha dedicado a estudiar las Teorías no Occidentales en el campo de las Relaciones Internacionales (TNORI). ¿Podría explicarnos a qué se refiere con eso?

Denisom Andreevich Degterev: (D.D.): El estudio sistemático de las TNORI es una parte “integral” de la URAP (La Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos). De hecho, desde el mismo momento en que esta institución fue creada, el Comité Central decreto que la URAP “tenía el derecho a invitar a los más destacados científicos que existieran en Asia, África, América Latina y otros países con el objetivo de enseñar sus propuestas” (1). Durante estos últimos años el Departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad ha vuelto a establecer contactos con numerosos investigadores de varios países y ha estudiado las diferentes corrientes que han surgido en el campo de las Relaciones Internacionales (RI) en muchos países alrededor del mundo (2).

En realidad, muchas de estas corrientes de las TNORI son escuelas de pensamiento sociopolítico nacionales que han surgido en los países en desarrollo (3). Hablar de que existe una disciplina “unificada” en el campo de las TNORI, o incluso hablar de teorías, es una simple formalidad. Por otra parte, la disciplina de las RI, como cualquier otra disciplina de las ciencias humanas y sociales, contiene un importante sesgo normativo (es decir, ideológico). El estudio de las TNORI que han aparecido en el Sur Global es muy importante a la hora de comprender las doctrinas que han creado muchos países con tal de guiarse en la política exterior.
LS: ¿Por qué se ha producido en los últimos un repentino interés en las teorías de las relaciones internacionales?

DD: Con la victoria del sistema capitalista a nivel mundial, y especialmente en el momento en que la unipolaridad parecía irrebatible, los problemas políticos que existían en el Sur Global fueron marginalizados y dejados a un lado. Sin embargo, esto ha comenzado a cambiar en los últimos años debido a la creciente influencia de China y al hecho de que se va a producir un “traspaso del poder global” desde los EE.UU. hacia China en un futuro no muy lejano (4). Es en este contexto que los países del “Sur Global” han vuelto a ser relevantes y es por eso que han surgido términos como “Oriente Colectivo” (5) o más bien un “No-Occidente Colectivo” (6). Este “No-Occidente Colectivo” es una especie de “coalición de insatisfechos”, ya que la mayoría de ellos son países en vías de desarrollo (además de que se sienten insatisfechos con la “teoría del tránsito de poder”) y China juega el papel de superpotencia ascendente cuyas acciones buscan reformar el sistema internacional actualmente existente.

Si medimos la importancia de los países no en indicadores económicos, sino únicamente teniendo en cuenta el tamaño de su población, entonces el panorama se hace aún más claro. Los intelectuales más importantes e incluso los nuevos hegemones que están apareciendo en el ámbito de las relaciones internacionales quedan desdibujados en este mapa que han creado los poderes Occidentales.

Es un hecho que la mayor parte de la población mundial vivirá en Asia y África en el 2100 y la población negra será la más numerosa de todas. ¿Acaso podemos imaginar la importancia que tendrán estos miles de millones de personas en nuestro planeta? Por cierto, el auge del movimiento BLM en todo el mundo y la difusión del poscolonialismo y los estudios decoloniales parecen tener como objetivo el preparar a la opinión pública para que acepte la migración incontrolada de poblaciones de África y Asia hacia el “Occidente colectivo”, todo ello en medio del ascenso del mundo afroasiático (7). Esto ha llevado a que se busque culpar constantemente a la menguante población europea por haber instaurado la trata de esclavos, pero lo cierto es que los árabes (cuyo peso demográfico aumenta rápidamente), tanto con la ruta terrestre transahariana como con la ruta marítima del océano Índico, y los africanos tuvieron mucho que ver con la esclavitud (8), sin hablar de que el tráfico de esclavos en el África era algo que existía mucho antes de la llegada de los europeos, por lo que este discurso de culpabilidad resulta bastante irrelevante.

Cabe señalar que nuestros colegas occidentales son muy conscientes de la necesidad de estudiar las TNORI y llevan mucho tiempo “explorando” estas teorías. En los últimos años, organizaciones como la Asociación de Estudios Internacionales (ISA, EE.UU.) ha centrado sus estudios en el Global South Caucus (Asamblea del Sur Global) o, en general, en el mundo no occidental. Estas investigaciones fueron llevadas a cabo por el profesor Amitav Acharya, de origen hindú y presidente de la AIS entre el 2014-15, y Navnita Chadha Behera, profesora de la Universidad de Delhi que fue vicepresidente de la AIS en 2019-2020.

Acharya lleva varios años promoviendo la creación de unas Relaciones Internacionales globales (9) como un modo de incorporar las TNORI al discurso académico occidental dominante. Los Enfoques del Tercer Mundo sobre el Derecho Internacional (Third World Approaches to International Law), que nacieron en la Escuela de Negocios de Harvard en 1996, fueron una disciplina que intentaba construir una visión de la justicia y el orden mundial desde una perspectiva no occidental. Desde entonces, esta teoría se ha convertido en un movimiento intelectual mundial. Uno de los líderes de este movimiento es B.S. Chimni (10). También podemos citar a la “santa trinidad” de los estudios poscoloniales: Edward Said, Homi Baba y Gayatri Spivak (11), siendo dos de ellos originarios de la India. En cierto sentido, se puede decir que los intelectuales de la India son quienes más han intentado convertir estas teorías en un elemento “convencional” del mundo académico.
L.S.: Según usted, ¿qué escuelas “no convencionales” existen actualmente?

D.D.: Cuando un país se encuentra fuertemente integrado a la comunidad académica occidental en el campo de las RI, resulta poco probable que desarrolle teorías y formas de pensamiento “soberanistas”. Algo que nos permite medir el éxito de esta integración al discurso dominante occidental es que tan alta es la clasificación que obtiene un determinado laboratorio de ideas en el ranking anual de Filadelfia (Global Go To Think Tank): nuestros colegas de la Escuela Superior de Economía en su estudio de las TNORI se basaron precisamente en este indicador (12). Por ejemplo, la Universidad Americana de El Cairo en Egipto es la más conocida en el mundo occidental, pero la Universidad de Al-Azhar (13), que es una de las más influyente no sólo en este país sino también en el mundo islámico, no aparece ni siquiera en las clasificaciones internacionales.

Otro indicador para medir “desde el otro lado” la integración de un país al orden internacional lo podemos encontrar en un estudio que publicó en el 2017 el College of William and Mary (proyecto TRIP) (14) y que incluyó a 36 países. Por ejemplo, este estudio solo contó con dos países africanos – Sudáfrica y Egipto – y otras naciones muy occidentalizadas como Israel, la República de Corea, Japón, etc. Los países que no están incluidos en esta lista son los que muy probablemente han desarrollado las TNORI y ese es precisamente el proyecto de investigación que nosotros estamos dirigiendo. Entrevistamos a varios centenares de académicos de muchos países durante el 2018-2019 y en el período transcurrido entre el 2018-2020 organizamos un total de ocho seminarios de investigación con más de un centenar de intelectuales provenientes de la Federación Rusa, Oriente, el Sudeste y el Sur de Asia, África, América Latina, Turquía e Irán (15).

Si India es quien lidera a las escuelas “convencionales” de las TNORI, entonces China es el bastión de las escuelas “no convencionales”. En el libro que usted escribió acerca de la multipolaridad cita a la globalista de origen chino Lily Lin (16), residente en Nueva York, pero se trata más bien de una excepción. Los congresos no-occidentales son celebrados en China. La escuela de las RI de China “continental” se han desarrollado muchísimo en las últimas décadas (siguiendo el precepto de Mao: “Que florezcan cien flores, que compitan cien escuelas”) y muchos de estos pensadores chinos ya se han convertido en clásicos que son incluso conocidos en Rusia (en gran parte gracias a los trabajos de nuestro colega E.N. Grachikov) (17), como, por ejemplo, la teoría del realismo moral de Yan Xuetong, la “teoría relacional de la política mundial” de Qin Yatsin, el “sistema Tianxia” de Zhao Tinian y muchos otros. La actual generación de sinólogos rusos conoce muy bien estas teorías y en la URAP son citadas por nuestros colegas: E.V. Zhuravleva, A.A. Zabella, E.Yu. Katkova, así como por A.V. Tsvyk (18); podemos decir lo mismo de la Escuela Superior de Economía (Moscú), donde A.S. Pyatachkova ha introducido estos conceptos; en San Petersburgo la Escuela Superior de Economía también hallamos a S.V. Krivokhizh; en la Universidad Federal del Extremo Oriente (UFLO) una tesis doctoral sobre las TNORI tanto chinas como hindúes ha sido defendida por A.I. Kozinets (19) y nosotros hemos hecho un barrido bibliográfico sobre el tema.

Además, la teoría del “sistema Tianxia” es utilizada, aunque en un sentido mucho más amplio, por A.G. Dugin (20). En otras palabras, ¡podemos decir que la TNORI chinas ya se han convertido en parte del discurso político y académico ruso! Naturalmente, estas ideas también influyen en la política exterior de China. Por ejemplo, el destacado internacionalista chino Wang Hongning (1989-1994, que fue Decano de la Facultad de Defensa de la Universidad de Fudan) hace parte del Comité Permanente del PCC desde el 2017 (21). Durante los últimos años Hongning ha sustituido su anterior concepto políticamente neutral de “poder cultural blando” por el de “poder discursivo” como un intento de proveer nuevos significados, normas y estándares para sus estudios (22). Desde el 2010 China ha dejado de ser un país que aceptaba las normas internacionales (rule-taker) sin rechistar a un país que influye en el contenido mismo de estas normas (rule-changer) y, además, a partir del 2020 se ha convertido gradualmente en un país que establece cambios en las normas internacionales (rule-maker), especialmente en el ámbito de las RI.
L.S.: ¿Acaso existen escuelas de RI, además de las chinas, que influyen en las TNORI?

D.D.: Uno de nuestros objetivos es dar a conocer estas teorías, especialmente aquellas que han aparecido en África. La teoría constructivista actual nos ha permitido dejar un poco de lado el discurso neomarxista de la dependencia neocolonial, pero la esencia de nuestra critica sigue siendo la misma: la falta de independencia. Nos dedicamos a estudiar escenarios como, por ejemplo, lo que sucedería en el caso de que un grupo de integración regional entable negociaciones con la UE sabiendo que gran parte de la burocracia de esta organización regional es subvencionada por Europa. En semejante escenario, ¿podemos hablar de una agencia independiente? Sí, existen muchos enfoques interesantes, como la diplomacia de Ubuntu. En la URAP esta M.G. Ivanova (23) que se encarga de hacer esta clase de investigaciones y el profesor V.G. Shubin, del Instituto Africano de la Academia Rusa de Ciencias, es otro destacado experto en este tema en Rusia, pero el componente práctico no es menos importante.

Es en este contexto que los países más importantes de África, Sudáfrica y Nigeria (que compiten por el liderazgo regional), se han hecho conscientes de que es necesario desarrollar una perspectiva verdaderamente nacional y afrocéntrica de las RI. Entre los intelectuales más prominentes de esta corriente incluiría a Filani Mtemba, director ejecutivo del Instituto para el Diálogo Global de Sudáfrica (24). Mtemba estudió en la RFA, pero no es pro-alemán ni mucho menos pro-europeo. También ha estudiado en China y conoce muy bien ese país, pero tampoco es prochino. Mtemba es pro-africano y sus libros promocionan la necesidad de la cooperación entre la RPCh y la India con África. Hemos reseñado regularmente sus trabajos en nuestro Boletín de RUDN (25). Los investigadores sudafricanos están impulsando la formación de unas ciencias sociales africanas (26). No obstante, creo que son los intelectuales nigerianos quienes mejor han analizado el futuro del África tropical.

Podemos decir que solo han sobrevivido unos pocos centros intelectuales independientes después de la aparición del Nuevo Orden Económico Internacional y la perdida de importancia que experimentó el Tercer Mundo desde el final del periodo bipolar (décadas de 1970-1980). El Consejo para el Desarrollo de la Investigación en Ciencias Sociales en África (CODESRIA), con sede en Dakar (Senegal), creado en 1973 y durante muchos años bajo la dirección académica egipcio S. Amin (fallecido en 2018), fue el único que sobrevivió. La Red de Intelectuales del Tercer Mundo, creada en 1984 en Penang (Malasia) y con sucursales en otros países asiáticos, así como en África, América Latina y Europa, sigue desempeñando un papel importante (27).

Han aparecido algunos grupos interesantes en ciertos países del sudeste asiático. Por ejemplo, en abril del 2019 la URAP celebró una conferencia sobre las TNORI en esa región e incluso discutimos el fenómeno de “Zomia”. Los trabajos de este seminario fueron publicados en un número especial de la revista Comparative Politics con el título de “Teorías no Occidentales de las RI” (28). N.S. Kuklin, que hace parte de nuestro equipo de trabajo, se ha especializado en las RI de Indonesia (29).

Paradójicamente, ¡nunca hemos conseguido organizar un seminario sobre los TNORI árabes! No había suficientes participantes rusos. Por supuesto, existen varios estudios sobre el Islam y la política mundial, ya sea que se aborde el tema de la teología (30) o el islamismo radical (31), pero no hay muchos estudios sobre las RI árabes en sí. Por ejemplo, el análisis de los orígenes del panarabismo que ha sido desarrollado por la profesora M.A. Sapronova (Universidad Estatal de Moscú), así como los estudios retrospectivos de las aspiraciones panarabistas de M. Gadafi que han sido hechos por el profesor Kassae Nigusye y sus colegas (32), son insuficientes. Si alguien de la Federación Rusa consigue hacer un estudio sistemático de este problema, ¡estaríamos encantados de presentarlo! Por otro lado, existen TNORI iraníes bastante interesantes. Aquí podemos citar los trabajos del profesor V. I. Belov (Yurtayev) que investiga los principios islámicos de la política exterior iraní en la URAP (33). También se han hecho estudios importantes sobre la dicotomía chiíta “desfavorecidos-opresores” expuestos por el profesor O.S. Chikrizova (34).

En nuestro estudio de las TNORI de todo el mundo hemos también analizado el pensamiento latinoamericano, aunque esta región hace parte del hemisferio occidental y la influencia de los Estados Unidos es mucho más fuerte allí que en otras partes. La profesora A. Y. Borzova de la URAP ha estudiado la teoría de la autonomía en la política exterior brasileña, mientras que A. A. Eremin estudia el realismo periférico de Carlos Escude (35). También podemos mencionar a investigadores rusos como B.F. Martynov, V.L. Heifetz y D.M. Rosenthal. Las actas de nuestro seminario sobre las RI latinoamericanas (que realizamos en octubre de 2020) fueron publicadas en el primer número de los Cuadernos Iberoamericanos de la Universidad Estatal de Moscú (36).
L.S.: ¿Existe una especie de solidaridad entre los teóricos de las TNORI?

D.D.: Sí. De hecho, la mayoría de ellos promueven la necesidad de un orden mundial mucho más justo y armonioso, donde se tomen en cuenta no solo los intereses del hegemón actual y su estrecho círculo de “elegidos”, sino también los intereses de muchos otros países e investigadores. Por cierto, existe una cierta solidaridad con Acharya, que no llegó a ser presidente de la AIS fácilmente y de hecho fue discriminado todo el tiempo. En tu libro Ordo Pluriversalis también exploras la teoría de los múltiplex e incluso dedicas un párrafo a analizar las propuestas de Acharya (37); tuve el honor de entrevistar a Acharya en una ocasión y descubrí que teníamos muchos puntos en común (38).

En realidad, la línea que separa las TNORI “convencionales” de las “no convencionales” es casi inexistente. Tomemos los estudios postcoloniales en sí mimos. Sí, son “convencionales” porque sus autores son gente que ha migrado del “Sur Global” al “Occidente Colectivo” y ninguno de ellos quiere “convertirse en un taxista de Nueva York”. Aunque podemos decir que el post-colonialismo es una especie de forma distorsionada de antiimperialista que nació del proceso de descolonización y la coyuntura política que se produjo a mediados del siglo XX (40), como usted muy bien señala en su libro (41), no dejan de ser relevantes.

Por otro lado, tenemos ante nuestros ojos a una serie de intelectuales palestinos como Edward Said (1935-2003), el fundador del poscolonialismo, Ella Shohat (1959) y Joseph Massad (1963) que después de haber enseñado durante muchos años en los Estados Unidos no por eso se han vuelto más “convencionales”. También merece la pena citar a A.P. Tsygankov (EE.UU.), un autor ruso que ha hecho todo lo posible por desarrollar una teoría rusa de las RI(42). Es necesario repensar este fenómeno y desarrollar un enfoque poscolonial ruso (43) que nos permita igualmente entender el fenómeno de la emigración intelectual. Nos alegramos de tener en nuestro equipo trabajo a la profesora asociada O.A. Morgunova, que tiene una perspectiva interesante de los estudios poscoloniales (44).

Otro problema son los conceptos ideológicos que están sujetos a una influencia externa. Por ejemplo, después del derrumbe de la URSS la mayoría de los centros intelectuales y editoriales neomarxistas comenzaron a aparecer en Occidente, como sucede con la Monthly Review y Verso Books en Nueva York o Pluto Press y Zed Books en Londres. En la década de 1980 la URSS era llamada el “imperio del mal” por sus enemigos (en ese entonces ese término no era usado por los neomarxistas), pero a partir de la década de 1990 y el 2000 los neomarxistas occidentales comenzaron a hablar del imperialismo de Rusia, China e Irán. Es decir que el significado de los términos políticos más importantes usados por los intelectuales de izquierda ha ido cambiando (45). Estas ideas han ido evolucionando hasta prácticamente hacerse irreconocibles y han dado lugar a un conjunto de corrientes que ahora se autodenominan como la “Nueva Ética” y que son criticadas precisamente por los comunistas rusos (46).

Las TNORI también se han desarrollado en Turquía y son la especialidad de P.V. Shlykov. El eurasianismo, incluidas las ideas de A.G. Dugin, son muy populares en ese país. Sin embargo, la versión turca del neo-euroasianismo incluye elementos del pan-turquismo y la idea de crear un Gran Turán (47). Esta versión turca del eurasianismo puede ser compatible con el eurasianismo ruso, espacialmente con el kazajo, o, por el contrario, puede convertirse en un proyecto geopolítico rival. Por lo tanto, es crucial mantener una fructífera cooperación académica entre los intelectuales del “Colectivo No-Occidental” con tal de que estos conceptos ideológicos entren en diálogo.
L.S.: Pasemos de la teoría a la práctica. ¿Es posible decir que existe un “No-Occidente Colectivo” unificado al día de hoy?

D.D.: No, todavía no. Esa sería la “pesadilla” de Occidente. Y, paradójicamente, son ellos mismos los que están haciendo eso realidad. En los últimos años se ha ido produciendo una especie de “desacoplamiento”, es decir, una ruptura deliberada de los lazos económicos entre EE.UU. y sus aliados con respecto a China, lo que acelera la división del mundo en dos bloques: el “Occidente Colectivo” (cuyo centro son los EE.UU. y su periferia es la OTAN) y el “No-Occidente Colectivo” (que gira alrededor de China y los países de la OCS). La Federación Rusa rompió sus relaciones con Occidente en el 2014. En el caso de China este proceso no comenzó hasta más o menos el 2019-2020, ya que antes de esa fecha existía un alto grado de interdependencia entre las economías de la RPCh y los Estados Unidos.

Igualmente se está produciendo un desacoplamiento tecnológico. Por ejemplo, los países occidentales han lanzado una Iniciativa para crear Redes Limpias (48) y eso implica la prohibición de cualquier clase de cooperación con las empresas de telecomunicaciones chinas. Aparte de eso, el impacto negativo que ha experimentado la economía mundial también ha favorecido este proceso de desvinculación: la liberación de billones de dólares en los mercados de los países del “No-Occidente Colectivo” ha golpeado los productos de las multinacionales occidentales y estás serán gradualmente sustituidas por empresas chinas (y rusas).

Este desacoplamiento también afecta a la política, ya que se está produciendo una división de las organizaciones internacionales en una serie de alianzas que compiten entre sí, es una lucha entre diferentes redes algunas de las cuales tienen su epicentro en Occidente contra otras que giran alrededor de China (AIIB, OCS, etc.). Por último, debemos decir que la rivalidad ideológica jugará un papel importante en este desacoplamiento, sobre todo cuando las TNORI se empiecen a difundir en los países del “No-Occidente Colectivo” y se conviertan en el paradigma de las investigaciones internacionales.
L.S.: ¿Pueden las TNORI contribuir a la reforma del sistema internacional como, por ejemplo, la OMC, el FMI y el Banco Mundial? Todos estos organismos son producto de las políticas occidentales y, por lo tanto, nacieron de las teorías occidentales de las RI.

D.D.: De hecho, el sistema actual de organizaciones internacionales se formó a finales de la década de 1940-1950, cuando Estados Unidos gozaba de un poder sin igual a nivel mundial y eso es un hecho indiscutible. En consecuencia, las sedes de todas estas organizaciones las podemos encontrar en los países del “Occidente Colectivo”, principalmente en los Estados Unidos, pero también en sus aliados europeos.

Sin embargo, creo que las TNORI “convencionales” y las RI occidentales son más que suficientes para reformar el actual sistema de gobernanza mundial, al menos en términos «instrumentales». Como señaló hace más de 60 años A.F.K. Organski, creador de la teoría de la “transición de poder”, “la cuestión no es si China se convertirá en la potencia más poderosa de la tierra, sino cuánto tiempo tardará en alcanzar este estatus” (49).

Las organizaciones internacionales son un elemento de este “poder estructural”, como muy bien a señalado la académica británica Susan Strange (1923-1998), quien acuñó este concepto con tal de analizar la economía política internacional hace unos 30 años. Strange definió el poder estructural como “la capacidad de decidir cómo se hacen las cosas; el poder de configurar la forma en que los Estados se relacionan entre sí, con las personas o las empresas” (50). Ella opinaba que la estructura de poder que dominaba la economía mundial estaba dividida en cuatro: la estructura de seguridad del Occidente Colectivo encarnadas en la OTAN, la estructura de producción (OCDE), la estructura financiera (Institución del Bretton Woods) y la estructura de difusión de conocimientos/ideas.

La forma más simple en que el “No-Occidente Colectivo” llegue a tener relevancia implica crear estructuras simétricas de lucha. Así que en lugar de la OTAN se trataría de la ampliación y profundización de las actividades de la OCS y de vincular a esta las capacidades de la OTSC bajo el liderazgo de la Federación Rusa. En el sector económico sería necesario que China creara algo análogo a la OCDE, la cual nació del Plan Marshall. El proyecto de La Franja y la Ruta es más o menos un medio para llevar a cabo este objetivo. En el ámbito financiero se ha intentado poner en marcha durante el mes de junio una moneda digital y se ha desarrollo el potencial del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura. La Federación Rusa también podría desempeñar un papel clave en la difusión de conocimientos y conceptos ideológicos, incluyendo las TNORI.

Por supuesto, las TNORI y los estudios regionales, incluidos los tipos duales de civilizaciones que usted analiza en su monografía (51), son importantes a la hora de darle una justificación y una autoridad moral al “No- Occidente Colectivo”.

Notas:

1 Постановление ЦК КПСС, Совмина СССР от 05.02.1960 N 130 «Об организации Университета дружбы народов». URL: http://www.consultant.ru/cons/cgi/online.cgi?req=doc&base=ESU&n=35847#042334106769609803

2 Дегтерев Д.А. Незападные ТМО или общественно-политическая мысль стран Глобального Юга. Доклад, 10.06.2021. НИС НИУ ВШЭ «Незападные ТМО в полицентричном мире». URL: https://www.youtube.com/watch?v=S8APHwqkLBM

3 Общественная мысль развивающихся стран. М.: Наука, 1988. 343 с.

4 Дегтерев Д.А., Рамич М.С., Цвык А.В. США – КНР: «властный транзит» и контуры «конфликтной биполярности» // Вестник Российского университета дружбы народов. Серия: Международные отношения. – 2021. Т. 21. №2. C. 210-231. URL: http://journals.rudn.ru/international-relations/article/view/26772

5 Лукьянов Ф. Диалектика конфронтации // Российская газета, 29.06.2021. URL: https://rg.ru/2021/06/29/professor-niu-administraciia-bajdena-hochet-sistematizirovat-mezhdunarodnuiu-anarhiiu.html?fbclid=IwAR35k_RPGFEOpxzZGETSHHbTg4Wpanzc9yxzijB4r_wB79IdEnMverQ4lWY

6 «Коллективный Запад» и «Коллективный НеЗапад» в интервью употребляются с заглавной буквы и в кавычках для того, чтобы более рельефно показать их дихотомию и нечеткие очертания. Более того, в слове НеЗапад – две заглавных буквы, дабы подчеркнуть, что страны Востока и «Глобального Юга» пока не структурированы политически, а представляют скорее философскую категорию «Другого» (Иного, Чужого). Подробнее см. Грачиков Е.Н. Китай, как совсем другое «Запада» // Социология. 2013. № 4. С. 124-140.

7 Дегтерев Д.А., Юртаев В.И. Африка: «период радуги» и несбывшиеся надежды. Интервью с Аполлоном Борисовичем Давидсоном, академиком РАН // Вестник Российского университета дружбы народов. Серия: Международные отношения. 2020. Т. 20. №1. C. 218-225. URL: http://journals.rudn.ru/international-relations/article/view/23334

8 Campbell G. (Ed.). Structure of Slavery in Indian Ocean Africa and Asia. London: Routledge, 2003.

9 Acharya A. Towards a Global International Relations? // E-International Relations, 10.12.2017. URL: https://www.e-ir.info/2017/12/10/towards-a-global-international-relations

10 Chimni B.S. Third World Approaches to International Law: A Manifesto // International Community Law Review. 2006. 08. Pp. 3-27. URL: https://www.jnu.ac.in/sites/default/files/Third%20World%20Manifesto%20BSChimni.pdf

11 Гавристова Т.М., Хохолькова Н.Е. Африка: постколониальный дискурс. М.: ИАфр РАН, 2020. – 248 с.

12 Незападные теории международных отношений. Спецпроект РСМД и НИУ ВШЭ, 2021. URL: https://russiancouncil.ru/nonwestern

13 Лашхия Ю.В. Роль университета Аль-Азхар в событиях «арабской весны» (на примере Египта) // Вестник Российского университета дружбы народов. Серия: Международные отношения. 2019. Т. 19. №4. C. 583-596. URL: http://journals.rudn.ru/international-relations/article/view/22837

14 Teaching, Research, and International Policy Project. Global Research Institute at William & Mary. Faculty Survey, 2017. URL: https://trip.wm.edu/data/dashboard/faculty-survey

15 Научный семинар «Незападные теории международных отношений. Формирование национальных школ МО в странах Азии, Африки и Лат. Америки». Кафедра ТИМО РУДН. URL – https://esystem.rudn.ru/faculty/fgsn/departments/kafedra-teorii-i-istorii-mezhdunarodnyh-otnoshenii-5d6504bce09ee/nauchnyi-seminar-nezapadnye-tmo

16 Савин Л.В. Ordo Pluriversalis. Возрождение многополярного мироустройства: М.: Издательский дом «Кислород», 2020. С. 477.

17 Грачиков Е. Н. Китайская школа международных отношений: на пути к большим теориям. М.: Издательство «Аспект Пресс», 2021. 304 с.

18 Семенов А., Цвык А. Концепция “общего будущего человечества” во внешнеполитической стратегии Китая // Мировая экономика и международные отношения. 2019. 63 (08). С. 72-81. URL: https://www.imemo.ru/publications/periodical/meimo/archive/2019/8-t-63/china-domestic-and-foreign-policies/the-community-of-a-sh…

19 Козинец А.И. Незападные подходы в теории международных отношений: сравнительный анализ китайского и индийского опыта. Диссертация на соискание степени к.и.н. Владивосток, 2018. URL: https://www.dvfu.ru/science/dissertation-tips/analytical-platform-of-dissertations/detail.php?ID=9388131&IBLOCK_ID=1156

20 Дугин А.Г. Глобалистское тянся, дабл байнд и непреодолимая дилемма Путина // Незыгарь, 05.09.2021. URL: https://www.geopolitica.ru/article/globalistkoe-tyansya-dabl-baynd-i-nepreodolimaya-dilemma-putina

21 Пленум ЦК КПК переизбрал Си Цзиньпина генсеком и обновил руководящую конфигурацию // ТАСС, 25.10.2017. URL: https://tass.ru/mezhdunarodnaya-panorama/4675045

22 Денисов И.Е. Концепция «дискурсивной силы» и трансформация китайской внешней политики при Си Цзиньпине // Сравнительная политика. 2020. Т. 11. № 4. С. 42–52. URL: https://www.comparativepolitics.org/jour/article/view/1237

23 Иванова М.Г. Сходства и различия архетипов культур африканских стран и России (на примере философии убунту) // Африка в контексте формирования новой системы международных отношений. Под ред. Васильева А.М., Дегтерева Д.А., Кассае Ныгусие М. М.: РУДН, 2019. С. 104-119. URL: https://www.elibrary.ru/item.asp?id=38429159&selid=38429268

24 Dr. Philani Mtembu, Institute for Global Dialogue, South Africa. URL: https://www.igd.org.za/4-the-team/the-team/10756-philani-mthembu

25 См.: Дейч Т.Л. Рецензия на книгу: Africa-China Cooperation. Towards an African Policy on China? / ed. by Ph. Mtembu, F. Mabera. Palgrave Macmillan, 2021. 242 p. // Вестник Российского университета дружбы народов. Серия: Международные отношения. 2021. Т. 21. №1. C. 191-194. URL: http://journals.rudn.ru/international-relations/article/view/25970 ; Дейч Т.Л., Усов В.А. Рецензия на монографию: Mthembu Ph. China and India’s Development Cooperation in Africa. The Rise of Southern Powers. L.: Palgrave Macmillan, 2018. 199 p // Вестник Российского университета дружбы народов. Серия: Международные отношения. 2019. Т. 19. №2. C. 329-331. URL: http://journals.rudn.ru/international-relations/article/view/21475

26 Олувакайоде О.Э. Рецензия на книгу: From Ivory Towers to Ebony Towers: Transforming Humanities Curricula in South Africa, Africa, and African American Studies / ed. by O. Tella, S. Motala. South Africa: Jacana Media, 2020. 563 p. // Вестник Российского университета дружбы народов. Серия: Международные отношения. 2021. Т. 21. №1. C. 179-182. URL: http://journals.rudn.ru/international-relations/article/view/25967

27 Дегтерев Д.А. Незападные теории развития в эпоху глобального капитализма // Мировая экономика и международные отношения. 2021. Т. 65. № 4. С. 113-122. URL: https://www.imemo.ru/publications/periodical/meimo/archive/2021/4-t-65/non-western-political-theories/non-western-theories-of-development-in-the-global-capitalism-era

28 Специальный номер «Незападные трансформации» // Сравнительная политика. 2019. Том 10. № 4. С. 1-172. URL: https://www.comparativepolitics.org/jour/issue/view/37

29 Куклин Н.С. Концептуальная самобытность и особенности индонезийского мировоззрения в сфере международных отношений. Доклад, 03.06.2021. НИС НИУ ВШЭ «Незападные ТМО в полицентричном мире». URL: https://www.youtube.com/watch?v=0Hx6zx5n2GI

30 Савичева Е.М. «Религия выполняет очень важную миссию…». Интервью с Дамиром Ваисовичем Мухетдиновым, первым заместителем председателя Духовного управления мусульман Российской Федерации (ДУМ РФ) // Вестник Российского университета дружбы народов. Серия: Международные отношения. 2019. Т. 19. №4. C. 702-712. URL: http://journals.rudn.ru/international-relations/article/view/22848

31 Karagiannis E. Islamist Perspectives on Energy Issues // Vestnik RUDN. International Relations. 2014. №3. P. 22-29. URL: http://journals.rudn.ru/international-relations/article/view/10780

32 Кассае Ныгусие М.Е., Пономаренко Л.В., Савичева Е.М. Особенности африканского вектора внешней политики Муаммара Кадафи: от арабского единства к панафриканизму // Вопросы истории. 2020. № 1. С. 279-289. URL: https://elibrary.ru/item.asp?id=41850998

33 Юртаев В.И. Исламизация как фактор внешней политики Ирана. М.: Аспект Пресс, 2018. 157 с.

34 Чикризова О.С. Дихотомия «обездоленные – высокомерные» в шиитском восприятии международных отношений // Вестник Российского университета дружбы народов. Серия: Международные отношения. – 2017. Т. 17. №2. C. 279-289. URL: http://journals.rudn.ru/international-relations/article/view/16063

35 Борзова А.Ю. Теория автономии во внешней политике Бразилии; Еремин А.А. Периферийный реализм Карлоса Эскуде. Доклады, 25.05.2021. НИС НИУ ВШЭ «Незападные ТМО в полицентричном мире». URL: https://www.youtube.com/watch?v=kfSr0AuNrm8&feature=emb_imp_woyt

36 Ибероамериканские тетради. URL: https://www.iberpapers.org/jour

37 Савин Л.В. С. 531-532.

38 Роль «Глобального Юга» в мультиплексном мире. Интервью с профессором Амитавом Ачарией, заведующим кафедрой ЮНЕСКО по вопросам транснациональных проблем и управления, заслуженным профессором Школы международной службы Американского университета // Вестник Российского университета дружбы народов. Серия: Международные отношения. 2018. Т. 18. №3. C. 701-705. URL: http://journals.rudn.ru/international-relations/article/view/20113

39 Отсыл к известной фразе Нассима Талеба: «Сегодня ты профессор Нью-Йоркского Университета, который публично засомневался в официальной версии теракта 11 сентября, а завтра — простой таксист на Манхэттене» (прим. ред.).

40 Фитуни Л. Л., Абрамова И. О. Политическая теория деколонизации: императивы современного прочтения. // Полис. Политические исследования. 2020. № 6. С. 26-40. URL: https://www.politstudies.ru/article/5716

41 Савин Л.В. С. 179-180.

42 Цыганков А.П. Международные отношения: традиции русской политической мысли. М.: Альфа-М, 2013. 334 с.

43 Данной проблематике будет посвящен тематический номер Вестника РУДН. Серия: Международные отношения № 4 2022. URL: http://journals.rudn.ru/international-relations/announcement/view/308

44 Моргунова О.А. Незападные корни постколониальных теорий: люди и идеи. Доклад, 17.06.2021. НИС НИУ ВШЭ «Незападные ТМО в полицентричном мире». URL: https://www.youtube.com/watch?v=jA7cxbCVie4

45 Дегтерев Д.А. Незападные теории развития в эпоху глобального капитализма // Мировая экономика и международные отношения. 2021. Т. 65. № 4. С. 113-122. URL: https://www.imemo.ru/publications/periodical/meimo/archive/2021/4-t-65/non-western-political-theories/non-western-theories-of-development-in-the-global-capitalism-era

46 Лукин А.В. Право на безумие // Россия в глобальной политике. 2021. Т. 19. No. 5. С. 172-192. URL: https://globalaffairs.ru/articles/pravo-na-bezumie/

47 Шлыков П.В. Евразийство и евразийская интеграция в политической идеологии и практике Турции // Сравнительная политика. 2017. 8 (01). С. 58-77. URL: https://www.comparativepolitics.org/jour/article/view/576

48 The Clean Network // US Department of State. URL: https://2017-2021.state.gov/the-clean-network/index.html

49 Organski A.F.K. World politics. New York: A. Knopf, 1958. P. 446.

50 Strange S. State and Markets. 2-nd Edition. London: Continuum, 1994. P. 25.

51 Савин Л.В. С. 437-440.

Fuente: https://www.geopolitica.ru/article/ot-nezapadnyh-tmo-k-kollektivnomu-nezapadu#sdfootnote47sym

Nenhum comentário:

Postar um comentário