Pages

Brasil: Los crímenes de Guedes y Campos

Do SinPermiso, 23 de Outubro 2021



En una semana de turbulencias económicas, disparada del dólar y caída de la Bolsa, el súper ministro Paulo Guedes tuvo que desmentir su renuncia, mientras unos 20 de sus íntimos colaboradores iniciaban la retirada del gobierno. El presidente Jair Bolsonaro enfrenta una comisión parlamentaria que examina el desastre de su gestión de la pandemia, en medio del escándalo de los “Pandera Papers”, que involucra a Guedes y a otros personajes de los grupos dominantes, lo que es analizado por Paulo Kliass en el siguiente artículo. SP

Las revelaciones traídas al público recientemente por el movimiento “Pandora Papers” son más que muy serias. Se trata de una filtración articulada de información confidencial que fue enviada al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), teniendo como fuente bases de datos de cuentas bancarias y depósitos financieros de similar naturaleza mantenidos en los denominados paraísos fiscales. Las extensas listas recorren los continentes y cuentan con nombres de jefes de Estado actuales y anteriores, ministros y ex ministros, millonarios, empresarios y otras personalidades del mundo globalizado de las finanzas y el poder.

La participación tupiniquim/1/ en este universo se suma a figuras como el presidente de Azerbaiyán y el rey de Jordania. Además, existen sospechas y denuncias que involucran al presidente Putin de Rusia, al presidente de Kenia y al ex primer ministro británico Tony Blair. La lista de empresas brasileñas es extensa, con énfasis en el grupo Prevent Senior, envuelto hasta el cuello en recientes escándalos por Covid en revelaciones obtenidas en la CPI del Senado Federal.

En lo largo de los últimos años, se han publicado varios dosieres de este tipo, que contienen información considerada secreta en ese espacio sensible que toca la política, los negocios y el crimen. En 2013 se dio a conocer los “Offshore Leaks”, en 2016 salieron a la luz los “Panamá Papers” y en 2017 le tocó el turno a los “Paradise Papers”. Las razones por las que se siguen llevando a cabo este tipo de aplicaciones financieras sospechosas pueden variar de un caso a otro, de un país a otro, pero el hecho innegable es que nadie acude a este tipo de cuentas si no tiene nada que ocultar o algún impuesto que evadir. Los atractivos se deben a los beneficios que ofrecen los llamados “paraísos fiscales”, que buscan asegurar la confidencialidad de la información y otorgar la tan deseada exención de tributos en las operaciones que ofrecen a su selecta clientela.

Listas y más listas: escándalos en secuencia.

Hasta hace unas décadas, este tipo de servicio era ofrecido, en particular, por instituciones bancarias y financieras con sede en Suiza. Mucho antes de que la digitalización también llegara al mundo de las finanzas internacionales, la alternativa de mantener resguardados los recursos en las cuentas mantenidas por los bancos suizos se consideraba bastante segura. La legislación de ese país estableció el secreto total de la información como principio organizador del sistema. La transparencia estaba lejos de tales operaciones y solo ocasionalmente se filtraba una u otra denuncia.

En abril de 1980, por ejemplo, en plena dictadura militar en Brasil, un periódico de la prensa alternativa publicó una revelación escandalosa. El periódico “Hora do Povo” divulgó una lista de políticos y empresarios que tendrían cuentas bancarias en Suiza. Había nombres como el presidente, general Geisel, y su antecesor el general Medici, además de ministros y exministros como Delfim Neto, Mário Andreazza, Roberto Campos, Golbery do Couto e Silva, Mário Henrique Simonsen, Shigeaki Ueki y Jarbas Passarinho, entre otros. A pesar de la poca credibilidad de las fuentes utilizadas para el artículo, la divulgación alcanzó al núcleo duro del régimen. Teniendo en cuenta la situación política que vivía el país en ese momento, la respuesta del régimen fue apoderarse de la edición del diario y el encuadramiento de él y de sus responsables en la Ley de Seguridad Nacional. Ninguna denuncia fue investigada en la época.

A pesar de las enormes presiones internacionales e incluso locales para que se modifique la legislación suiza, el proceso de cambio fue bastante lento y solo a principios de 2017 se eliminó oficialmente el secreto bancario en ese país. Al final, era de conocimiento común que las reglas del anonimato servían especialmente a los intereses del tráfico de drogas, el tráfico de armas, el contrabando en general y otras actividades ilícitas realizadas a nivel internacional. Con la pérdida del secreto en el país de los cantones, aquellas operaciones conocidas como “offshore” en paraísos fiscales ganaron más espacio en el subsuelo de las ilegalidades, donde el secreto seguiría –al menos, en teoría– garantizado a los depositantes.

Más que el atractivo que ofrecen los recursos de origen criminal o irregular, los paraísos fiscales se han convertido cada vez más en alternativas de operaciones en el corazón de las finanzas internacionales. El proceso complejo y dinámico de globalización y digitalización de los recursos financieros en su incansable búsqueda de mayores tasas de rentabilidad sobrepasa los límites de los sistemas de inversión y las propias fronteras nacionales. En realidad, lo que se ha verificado en los últimos años es un proceso cuya marca principal es el intento de “normalización” de estos mecanismos de inversión, que están fuertemente cargados de sesgo especulativo.

Offshore: intento de normalizar operaciones sospechosas.

La ausencia de regulación internacional para estos movimientos de capital hace que los derivados, las inversiones en fondos sin respaldo en la economía real y otras modalidades generadas por la intensa creatividad del proceso de financiarización descontrolada queden libres, ligeros y sueltos para existir, valorizarse y migrar hacia el éter de las finanzas globalizadas. Como no existe un poder público supranacional con competencias delegadas para regular estos movimientos, la única alternativa que queda hasta la fecha es esperar que una nueva crisis lleve a estos actores al mundo real. Sin embargo, lo que se puede ver de las experiencias anteriores es que los Estados se mueven solo para evitar grandes perjuicios a los poderosos y promover una socialización de las pérdidas trasladándolas a la masa de la población. Todo eso en razón de una pasividad absoluta que el descontrol causa al sistema.

Por aquí, la revelación de que el Superministro de Economía y el todopoderoso presidente del Banco Central mantienen millonarios recursos en cuentas en estos paraísos fiscales no parece interesar mucho a los grandes medios de comunicación. Una de las razones puede ser la revelación anterior de que algunos de estos grupos de comunicación también están involucrados en operaciones similares, como se informó en listas de años anteriores. Además, quizás no les interese mucho el desgaste y eventual reposición de figuras que garantizan rígidamente la austeridad y defienden con fidelidad canina los intereses de las finanzas al mando de la economía brasileña. El caso es que el poco protagonismo que se le ha dado al escándalo y el intento de frenar las ilegalidades denunciadas es más que evidente.

En realidad, poco importa si Paulo Guedes y Roberto Campos Neto señalaron la existencia de esas cuentas en el exterior en sus declaraciones anuales a la Hacienda Federal. La pregunta que surge es un evidente y profundo conflicto de intereses en los casos bajo análisis. Al fin y al cabo, ambos son miembros plenos del Consejo Monetario Nacional (CMN), órgano colegiado que define las reglas y detalles operativos de todas esas modalidades de aplicaciones financieras. Además, la dupla es directamente responsable de definir elementos esenciales de la política económica del país, incluso en lo que se refiere a la política cambiaria. El camino adoptado por ellos fue el mismo que el de decenas de otros brasileños, que optaron por enviar sus fondos al exterior en cuentas offshore y terminaron siendo deudores de casi R $ 17 mil millones en impuestos a las arcas públicas. ¿Todo dentro de la ley?

Por el despido inmediato de Guedes & Campos.

Por otro lado, el gobierno de Bolsonaro envió recientemente al Parlamento proyectos de ley para modificar la legislación tributaria. Durante el transcurso del trámite, Guedes convenció al relator del asunto para que retirara la incidencia del Impuesto sobre la Renta sobre los montos retenidos en las offshore. Es la manifestación más evidente y descarada de lo que en lo popular se conoce como “legislar en su propia causa”. Con el detalle de que estuvo allí haciendo uso de su poder de persuasión en su condición de comandante del área económica del gobierno en el diálogo con los parlamentarios.

Existe un conjunto de normas consolidadas en el documento denominado “Código de Conducta de la Alta Administración Federal”, aprobado en el año 2000 y que debería servir como guía orientadora para el comportamiento de los ocupantes de cargos en el alto nivel de gobierno. Son dispositivos que también deben orientar las decisiones de la Comisión de Ética Pública (CEP) en este sentido. Las disposiciones del § 1 del inc. II del art. 5th es inequívoco:

(...) "§ 1 – Está prohibido la Inversión en bienes cuyo valor o cotización pueda verse afectado por decisión o política gubernamental sobre la cual la autoridad pública tenga informaciones privilegiadas, debido a su cargo o función, incluidas las inversiones de renta variable o en materias primas, contratos de futuros y monedas con fines especulativos, exceptuadas aplicaciones de inversión que la CEP pueda especificar”. (...)

En tales condiciones, son evidentes los beneficios directos e indirectos que fueron direccionados a los recursos que tenían y aún mantienen en cuentas en los paraísos fiscales. En cualquier país mínimamente preocupado por definir los límites entre los intereses públicos y privados, esta cuestión ya habría sido resuelta cuando se publicitó el escándalo. No hay solución posible que no implique la renuncia inmediata de ambos de sus cargos en el gobierno.

Nota:

1. tupiniquim: brasileño, brasileña.
Paulo Kliass
economista y miembro de la carrera de Especialistas en Políticas Públicas y Gestión Gubernamental.Fuente:
Jornal GGN Brasil, 16 de octubre 2021Traducción:Carlos Abel Suárez

Nenhum comentário:

Postar um comentário