Pages

Afganistán necesita a sus mujeres para tener éxito en el futuro

Do Rebelión, 27 de Outubro 2021
Por Javier Cortines



 [Imagen: Khaled Hosseini en un campo de refugiados afganos]

Cuando esta guerra termine, Afganistán te necesitará (hija mía) tanto como a sus hombres, tal vez más incluso. Porque una sociedad no tiene la menor posibilidad de éxito si sus mujeres no reciben educación. Ninguna posibilidad
(Khaled Hosseini, «Mil soles espléndidos»)


El escritor de origen afgano Khaled Hosseini dice en su obra “Mil soles espléndidos”[1] que Afganistán nunca logrará convertirse en una nación avanzada si (los talibanes o el gobierno de turno) no abren las puertas de las escuelas y universidades a las mujeres.

En un pasaje de su magnífica novela, plagada de personajes de sangre, carne y hueso que nada tienen que ver con los retratos planos y estereotipados de las noticias, nos dice en boca de Kaka Jakim, un hombre culto que ama a su pequeña hija, Laila, y quiere lo mejor para ella y su país:

“El matrimonio puede esperar; la educación no. Eres una niña muy, muy inteligente. Puedes llegar a ser lo que tú quieras. Y también sé que, cuando esta guerra termine, Afganistán te necesitará tanto como a sus hombres, tal vez más incluso. Porque una sociedad no tiene la menor posibilidad de éxito si sus mujeres no reciben educación, Laila. Ninguna posibilidad”.[2]

Mil soles espléndidos, que el autor dedica a las mujeres afganas, nos introduce, haciéndonos testigos y partícipes de escenas cotidianas, en las casas, barrios, aldeas, mercados, cines, etc., donde viven y sobreviven seres humanos que en muchos aspectos son iguales que nosotros.

Cuando las luces se apagan en el cinema y el espectador se dispone a ver una película de amor soviética o cintas americanas como “Los siete magníficos” o “El cid campeador”, una pareja de adolescentes intentará darse el primer beso y los colores encenderán sus mejillas. Entonces hay sueños, esperanzas y todo es posible, incluso la salvación.

Khaled Hosseini (1965) nos quita las arrogantes lentes occidentales y nos hace ver, con ojos afganos, qué ocurre en su país y por qué. No nos explica “con claridad” lo que está pasando, pero nos da las claves, como piezas de un rompecabezas, para que nosotros mismos nos hagamos una idea aproximada, en perpetua construcción, del verdadero rostro de Afganistán.

Nos invita a dejar la superficie, tan corrompida y manoseada por los medios de comunicación de masas, y nos reta a escrutar las profundidades porque -como dice en su novelística- “yo soy yo y las circunstancias de mi vida. De todo ello se derivan verdades inexorables”.

El título de su obra está sacado de unos versos del poeta afgano Saib-e-Tabrizi (siglo XVII). El breve texto que intercala en la novela dice así:

Eran incontables las lunas que brillaban sobre sus azoteas, o los mil soles espléndidos que se ocultaban tras sus muros[3].

En línea con Khaled Hosseini, autor del best seller Cometas en cielo, está, entre otras muchas analistas, la presentadora de “Impact”, el programa estrella de la BBC, Yalda Hakim, quien todos los días insiste en su cuenta de twitter en la importancia de la educación para las mujeres afganas.

Yalda, (de la que escribí un artículo que se puede leer pinchando en este enlace la voz de Afganistán en el mundo) permanentemente está recordando el tiempo que llevan cerradas en Afganistán las escuelas de educación secundaria (para chicas mayores de doce años). Hoy dice

Day 39 Taliban ban on girls returning to secondary school in Afghanistán. Millions of girls continue to be stuck at home, deprived of a education. When will be able to return to their classrooms?

(Día 39 de la prohibición de los talibanes de que las niñas regresen a la escuela secundaria en Afganistán. Millones de niñas continúan atrapadas en sus casas, privadas de educación. ¿Cuándo podrán regresar a sus aulas?

El papel de la mujer es (tiene que ser) esencial en el desarrollo del mundo musulmán, como nos recuerda, entre otras, la escritora marroquí Fátima Mernissi (1940-2015), una de las voces más relevantes de la intelectualidad árabe, en su obra “El miedo a la modernidad, Islam y Democracia”. En uno de sus pasajes remacha:

Estoy convencida de que el cambio a la modernidad lo van a liderar las mujeres. ¿Por qué, me preguntaréis van a ser las mujeres las que van a liderar esa audaz vanguardia? Porque no tenemos nada que perder más que nuestros miedos, nuestras máscaras y todas las mutilaciones que acompañan a la segregación y la encierro. Nota: La noticia que se ha dado en medio mundo de que los talibanes decapitaron a principios de octubre a la joven jugadora de voleibol afgana Mahjabin Hakimi es una “Fake News”. Al parecer, la chica falleció en extrañas circunstancias, el pasado mes de agosto, en un apartamento de Kabul. Pudo tratarse de un suicidio o un asesinato. De momento, no hay pruebas fehacientes para confirmar o desmentir la causa de su muerte.

Notas:

[1] Ediciones Salamandra, 2007

[2] Ibíd. Pág. 116.

[3] Ibíd. Pág.190.

Blog del autor: Nilo Homérico

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Nenhum comentário:

Postar um comentário