Pages

Bolsonaro y los comandantes apuestan por el caos y la agitación

Do Rebelión, 17 de Julho 2021
Por Jeferson Miola: NODAL



[Imagen: Bolsonaro en un momento de oración con militares brasileños. Créditos: Isac Nóbrega/PR.Fotos Públicas]

El presidente Jair Bolsonaro y los líderes políticos militares parecen apostar por el caos y la agitación. Parecen querer legitimar la intervención y tutela de las Fuerzas Armadas para “garantizar el orden” ante la confusión que ellos mismos provocan deliberadamente, dice.

Los comandantes de las fuerzas armadas se vieron obligados a salir de las sombras. En un momento en que el gobierno militar está flanqueado por espeluznantes acusaciones de corrupción y se le culpa de la masacre y la catástrofe económica nacional, los militares “salen de la madera” y pasan a la ofensiva política. Lo hacen incitando y prendiendo fuego al clima político.

Si la impunidad del transgresor general Eduardo Pazuello removió el velo que cubría la imagen de falso moralismo, falso legalismo y falso profesionalismo de las Fuerzas Armadas, la infame nota de ataque al Senado (el 8 de julio) resaltó la total distorsión de esta institución de Estado, convertido en una facción político-partidaria de extrema derecha.

En la manifestación política firmada con el ministro general de Defensa Braga Netto, los comandantes se asumieron como jefes de partido del gobierno que está provocando múltiples y terribles catástrofes en Brasil. En una democracia con un mínimo de estado de derecho, estos comandantes y el ministro-general que conspiran contra la democracia ya serían destituidos de sus cargos.

Al día siguiente , el 9 de julio, sin embargo, en una entrevista con la periodista Tânia Monteiro de Globo, el comandante de la Fuerza Aérea Carlos de Almeida Baptista Júnior no solo reafirmó los términos inaceptables de la nota del “comité central” del partido de los militares, sino también reforzó un entendimiento favorable a la intervención de los militares en la política.

Almeida Baptista fue más allá y amenazó abiertamente el poder político y las instituciones civiles. En una democracia que tuviera un mínimo de autoestima, este comandante no solo sería privado del mando, sino que también sería encarcelado por violar el estado de derecho.

Pero, por el contrario, fue respaldado en la predicación golpista por el almirante comandante de la Armada Garnier Santos quien, en Twitter , escribió: “ En momentos de celebración o dolor, los militares siempre estarán unidos, en nombre del pueblo brasileño. Fuerte espíritu corporal”. Este argumento de los comandantes militares es insostenible. Ni la Constitución ni la legislación brasileña establecen las funciones de las Fuerzas Armadas “en nombre del pueblo brasileño”.

Mientras que en un brazo de la tenaza los líderes del partido militar centran la artillería contra el Senado, en el otro Bolsonaro dirige la ofensiva contra el Poder Judicial. El presidente partió por la agresión frontal contra el Supremo Tribunal Federal y el Tribunal Supremo Electoral, y de manera autocrática, comenzó a condicionar la realización de las elecciones de 2022 a la aprobación del voto impreso y auditable.

Por primera vez en esta escalada autoritaria, hay una adecuada reacción del poder civil. Los presidentes del TSE y del Senado, el ministro Luis Roberto Barroso y el senador Rodrigo Pacheco, reaccionaron en consecuencia.

Bolsonaro y los líderes políticos militares parecen apostar por el caos y la agitación. Parecen querer legitimar la intervención y tutela de las Fuerzas Armadas para “garantizar el orden” ante la confusión que ellos mismos provocan deliberadamente.

El doctorando en Derecho de la UNB Marcos Queiroz(en el hilo de twitter “Haití está aquí: Minustah y el ascenso del fascismo brasileño”), reconstruye la lamentable trayectoria de los comandantes de las fuerzas brasileñas -que hoy comandan el poder en Brasil- en el proceso político haitiano, con el objetivo de obstaculizar, por medios violentos, el ejercicio de la soberanía popular.

Los líderes del gobierno militar, provenientes del fétido sótano de la dictadura castrense de 1964 a1985, fueron entrenados para ejercer el poder de gobierno en el “contexto haitiano”; es decir, en el contexto de contener el conflicto social derivado de la brutal desigualdad social, sobre bases violentas, crueles y belicistas.

Estos jefes fueron entrenados para gobernar con tiranía en la misión internacional en Haití, la Minustah, un gran error del gobierno de Lula con esta dudosa “diplomacia militar”, perseverantemente criticada entonces por Movimiento de Trabajadores Sin Tierra (MST).

Allí, en Haití, muchos criminales que hoy ocupan posiciones de poder en Brasil sofisticaron las técnicas contrainsurgentes y represivas para la contención violenta de conflictos sociales y políticos.

Si en Haití, como dice acertadamente Marcos Queiroz, los militares brasileños actuaron para evitar el regreso de Jean-Bertrand Aristide al poder, aquí en Brasil hacen todo lo posible para evitar el regreso de Lula…

Jefferson Miola es miembro del Instituto de Debates, Estudios y Alternativas de Porto Alegre (Idea), fue coordinador ejecutivo del V Foro Social Mundial y colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE).

Fuente: https://www.nodal.am/2021/07/brasil-bolsonaro-y-los-comandantes-apuestan-por-el-caos-y-la-agitacion-por-jeferson-miola/

Nenhum comentário:

Postar um comentário