Pages

Liberen las vacunas ya

Do Rebelión, 5 de Maio 2021
Por Hadas Thier : Jacobin



Las horribles escenas de la India y Brasil demuestran que cuando los países ricos aumentan los beneficios de las farmacéuticas, la desigualdad se convierte en un apartheid mundial de vacunas. Cualquier retraso no hará más que agravar una crisis ya catastrófica, que se ha cobrado más de 3 millones de vidas y ha sumido a 150 millones de personas en la pobreza.

Las horribles escenas de la India y Brasil demuestran que cuando los países ricos aumentan los beneficios de las farmacéuticas, la desigualdad se convierte en un apartheid mundial de vacunas. Cualquier retraso no hará más que agravar una crisis ya catastrófica, que se ha cobrado más de 3 millones de vidas y ha sumido a 150 millones de personas en la pobreza.

La brecha de vacunación entre los países ricos y los pobres se ha ampliado hasta el abismo. Como señalaba esta semana el científico Stephen Buranyi en The Guardian: «De las dosis ya administradas, cerca de la mitad han ido a parar al 16% más rico del mundo… Según el análisis del Centro para el Desarrollo Global y The Economist, es posible que las naciones del sur global no logren la vacunación masiva hasta 2023».

Eso no es un problema según gente como Bill Gates, que solo defiende este modelo zarista de sanidad pública porque es multimillonario. En una entrevista con Sky News, aseguró que «la tasa de mortalidad real en los países más pobres ha sido bastante baja. Así que los lugares en los que se quiere que todo el mundo mayor de 60 años se vacune, como Sudáfrica y Brasil, solo se convertirán en una prioridad en los próximos tres o cuatro meses, cuando Estados Unidos pase a una posición de exceso».

Traduciendo: los países pobres deberían estar agradecidos de esperar las sobras.

Pero en la India, por ejemplo, se registran cada día cientos de miles de nuevos casos. El lunes, los 352991 nuevos casos batieron el récord de un solo día para cualquier país. Los hospitales se están quedando sin oxígeno, camas de UCI y suministros.

La temperatura es alta en todas partes. Y la realidad (que Bill Gates y los directores generales de la industria farmacéutica quieren que aceptemos sin peros) es que los suministros de vacunas podrían tardar años en llegar a la mayor parte del mundo. La desigualdad internacional en el acceso a las vacunas se convertirá en un apartheid global. Mientras tanto, el virus muta y se propaga.
¿Qué parte de «emergencia sanitaria mundial» no se entiende?

Bill Gates es uno de los principales impulsores de la iniciativa mundial COVAX, un proyecto voluntario de compra de vacunas para los países en desarrollo. Dirigido por Gavi, un proyecto de la Fundación Bill y Melinda Gates, COVAX ha sido alabado como una misión humanitaria. Pero si bien la iniciativa puede ser un avance en relación al nacionalismo de vacunas, deja en su lugar a los mecanismos de mercado y las protecciones de patentes de las que dependen las empresas farmacéuticas. Hasta ahora solo ha suministrado 38 millones de dosis.

El verdadero problema es la oferta. Y la forma de aumentar la oferta es liberar las patentes y los conocimientos tecnológicos necesarios para aumentar la producción en todo el mundo.

Ni las compañías farmacéuticas, que pueden perder miles de millones si no tienen el control monopólico de la producción de vacunas, ni los autoproclamados filántropos multimillonarios que han hecho una fortuna con las leyes de propiedad intelectual, van a liberar las patentes para aumentar la oferta. Esto va en contra de sus intereses. Pero el hecho de que se les haya dejado en el centro de comandos es culpa de Estados Unidos y otros gobiernos ricos.

En una entrevista con Sky News, Bill Gates se burló: «no tenemos un gobierno mundial» que pueda ignorar o sustituir a Estados Unidos o al Reino Unido. Y tiene razón: no tenemos un gobierno mundial. Pero lo que sí tenemos son instituciones internacionales en las que las naciones ricas, lideradas por Estados Unidos, sabotean activamente cualquier esfuerzo por impulsar la igualdad en la producción y distribución de vacunas. Sudáfrica e India propusieron renunciar a las patentes y otras restricciones de propiedad intelectual (PI) a través de la Organización Mundial del Comercio (OMC) durante la pandemia.

A pesar del apoyo de más de 100 países, ese esfuerzo ha sido bloqueado hasta ahora. Y mientras tanto, según el New York Times, empresas farmacéuticas como Pfizer están «pidiendo a los gobiernos que pongan activos soberanos, incluyendo sus reservas bancarias, edificios de embajadas y bases militares» para proteger a las empresas de las demandas derivadas de su propia negligencia.
Liberar las patentes, compartir la tecnología

Durante meses, activistas y organizaciones civiles han instado al presidente Joe Biden a que apoye una exención temporal de patentes en la OMS, una demanda que se lleva debatiendo desde el pasado mes de octubre y que se volverá a discutir el 5 de mayo. Las mismas naciones ricas que están acaparando suministros también están bloqueando la exención.

Ahora, la presión está aumentando sobre Biden. El editorial del New York Times aboga por compartir las patentes y los conocimientos tecnológicos, e incluso The Economist insta a Biden a repudiar el «egoísmo de las vacunas». Adar Poonawalla, director del mayor fabricante de vacunas del mundo, el Instituto del Suero de la India, está implorando a la administración Biden que levante el embargo a las exportaciones de materias primas estadounidenses para permitir una mayor producción de vacunas en la India.

Biden ha empezado a ceder en algunas cuestiones, como el compromiso de enviar a India generadores de oxígeno y material para vacunas de AstraZeneca. El gobierno ha prometido desviar algunas dosis que tiene en exceso (y que no están aprobadas para su uso en Estados Unidos) al extranjero, ya sea a través de COVAX o de acuerdos bilaterales. Son buenos primeros pasos, pero superan un nivel muy bajo y no se acercan a la solución de la crisis.

Para aumentar la producción de vacunas hasta los niveles necesarios para inocular a la mayoría de la población mundial, hay que obligar a las empresas farmacéuticas a liberar las patentes y los conocimientos tecnológicos para producirlas. Esto permitirá a los fabricantes de medicamentos genéricos y otros aumentar la producción de vacunas.
Joe Biden podría acabar con esta pandemia si quisiera

El gobierno de Estados Unidos tiene el poder y el derecho legal de hacerlo. El primer paso sería dejar de bloquear las exenciones de patentes en la OMC. La administración Biden también podría proporcionar licencias obligatorias de vacunas financiadas con fondos públicos a los fabricantes de medicamentos que tengan la capacidad de producir la vacuna. La mayoría de las vacunas contra el COVID-19, por ejemplo, utilizan la tecnología de la proteína de espiga estabilizada, que fue desarrollada por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) con financiación pública. Los NIH han reclamado la propiedad conjunta de la vacuna Moderna.

El gobierno de Estados Unidos puede ayudar a facilitar la transferencia de tecnología entre los fabricantes de medicamentos y a compartir los conocimientos y la propiedad intelectual en la OMS. También hay que invertir muchos más recursos para aumentar la capacidad de producción en todo el mundo. La Operación Warp Speed, por ejemplo, ya había «ampliado y escalado 23 instalaciones de fabricación en 6 meses», según un informe de Public Citizen. Dada la influencia económica y política de Estados Unidos, podría aplicarse una combinación de estas medidas para convertir las vacunas contra el COVID-19 en un bien público mundial.

Este tipo de acción es muy popular. Lo que se interpone es el compromiso de la administración Biden con la industria farmacéutica, sus grupos de presión y sus beneficios.

La industria farmacéutica se beneficia enormemente de los estrictos derechos de patente y de la financiación gubernamental de la investigación. A menudo se nos dice que se trata de un acuerdo necesario; de lo contrario, las empresas no tendrían incentivos para colaborar y realizar investigaciones arriesgadas. Pero las empresas farmacéuticas suelen gastar una parte muy pequeña de sus ingresos en investigación y desarrollo. Cuando lo hacen, rara vez es para el desarrollo de vacunas, que es un emprendimiento menos lucrativo y requiere investigación e inversión a largo plazo.

No podemos confiar en la buena voluntad de las empresas farmacéuticas ni en la «mano invisible» del mercado. Cualquier otro retraso agravará una crisis económica y sanitaria ya catastrófica, que se ha cobrado más de 3 millones de vidas y ha sumido en la pobreza a unos 150 millones de personas.

El cielo de Delhi está hoy teñido por el humo de decenas de crematorios improvisados. «La gente simplemente se está muriendo, muriendo y muriendo», dijo a The Guardian Jitender Singh Shanty, que coordina más de 100 cremaciones al día.

No es momento de sacar provecho. Es hora de liberar las malditas vacunas.

Fuente: https://jacobinlat.com/2021/05/04/liberen-las-vacunas-ya

Nenhum comentário:

Postar um comentário