Pages

El comercio energético entre China y América Latina a 4 años de la Iniciativa de la Franja y la Ruta

Do Rebelión, 25 de Maio 2021
Por Aymara Gerdel


Desde que América Latina fue incorporada a la iniciativa de la Franja y la Ruta en el año 2017, hasta el año 2019 las exportaciones de energía de América Latina hacia la República Popular China se incrementaron en 47%.

Sin embargo, producto de la profunda crisis sanitaria, económica, social y política que afecta a la región generada por la pandemia en el año 2020 las exportaciones de energía se contrajeron un 37%.

El 17 de mayo del 2021 se cumplieron cuatro años desde que América Latina fue incorporada a la iniciativa de la Franja y la Ruta, siendo declarada por el presidente de China Xi Jinping una extensión natural de la Ruta Marítima de la Seda del siglo XXI.[2] En este sentido, desde la perspectiva histórica es importante destacar que desde finales del siglo XVI hasta el siglo XVIII entre China y América Latina ya existió una prospera y solida Ruta de la Seda que sirvió de base a la economía y el consumo en los mercados de los países latinoamericanos de la época. Según Bonialian (2018) la Ruta de la Seda China que unió a Hispanoamérica con China no fue un eje institucionalizado ni tampoco estuvo reconocido por el poder de la corona española, se trató de una estructura de tipo informal, producto de la interacción de grandes y pequeños mercaderes, funcionarios y consumidores. En ese entonces la seda china fue el principal artículo comercializado entre ambas regiones por su precio, variedad y calidad. Sin embargo, durante el siglo XVIII el impacto de nuevas rutas comerciales entre América y Europa, la industrialización europea, la llegada del algodón proveniente de la India y procesado en Europa para luego ser comercializado en América hicieron que progresivamente la Ruta de la Seda China por Hispanoamérica se extinguiera. (Zheng y Gerdel, 2021) Desde que América Latina fue declarada por el presidente Xi Jinping una extensión natural de la Ruta Marítima de la Seda del siglo XXI en el año 2017, 19 países de la región han firmado un Memorándum de Entendimiento para la Cooperación en la Franja y la Ruta, de los cuales Panamá fue el primer país de América Latina en firmar dicho memorándum. (Ver mapa 1) En este sentido, se espera que en el año 2021 Argentina se convierta en el vigésimo país en adherirse a la iniciativa. En esta oportunidad la tarea estratégica estará a cargo del nuevo embajador de Argentina en China, Sabino Vaca Narvaja, diplomático, sociólogo y un destacado académico experto en el país asiático.

Mapa 1:

Fuente: Elaboración propia, Argentina se incluye en el mapa como miembro prospectivo. https://www.yidaiyilu.gov.cn/info/iList.jsp?cat_id=10037&cur_page=1

I. Situación del Comercio de energía entre China y América Latina

Los siguientes hechos y cifras que se mencionan a continuación podrían caracterizar hoy la situación del comercio energético entre China y América Latina:
China el mayor productor y consumidor de energía del mundo. Datos oficiales de China revelan que la producción de energía primaria en 2019 alcanzó los 3.97 mil millones de toneladas de carbón estándar, lo que convierte a China en el mayor productor de energía del mundo. El carbón representó el 58% del consumo total de energía de China en 2019, la segunda fuente más importante de energía fue el petróleo y otros líquidos, representando el 20% del consumo total de energía del país en 2019, mientras que la energía hidroeléctrica representó 8%, el gas natural 8%, la energía nuclear 2% y otras energías renovables aproximadamente 5% [3]

Gráfico 1:
China en el mayor comprador de petróleo crudo del mundo en el año 2019. Según la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA), en el año 2019 China importó, 10.1 millones de barriles diarios, 500 mil barriles más que en 2018. No obstante, China consume 14,5 millones de barriles de petróleo al día, es decir que, para satisfacer su demanda, acumular reservas comerciales y estratégicas de petróleo la nación asiática debe importar más de 10 millones de barriles por día.

Gráfico 2:

En relación a la refinación, rutas de transporte y Almacenamiento, el Instituto de Investigación de Economía y Tecnología de la Corporación Nacional de Petróleo de China estima que la capacidad de refinación de China casi se ha triplicado desde el año 2000 y se espera que la capacidad de procesamiento de crudo del país aumente de 17,5 a 20 millones de barriles por día para el 2025.
Según estadísticas oficiales, las importaciones de petróleo de China provienen de los siguientes destinos: en primer lugar, se ubica la región de medio oriente, desde la cual China importa el 44% del petróleo que consume, es decir 4.4 millones de barriles por día. En segundo lugar, se encuentra África proveedora del 18% (1.8 millones de barriles por día). En tercer lugar, se ubican los países exsoviéticos con 16% (1.6 millones de barriles por día) y en cuarto lugar se encuentra el hemisferio occidental con 15% (1.5 millones de barriles por día), entre otros destinos. A continuación, se presenta gráficamente los países y la región de origen del petróleo importado por China.

Gráfico 3:

Entre los primeros cinco países exportadores de petróleo a China se encuentran: Arabia Saudita 16% (1,6 millones de barriles por día), Rusia 15% (1,5 millones de barriles por día), Iraq 10% (1,03 millones de barriles por día), Angola 9% (947 mil barriles por día) y Brasil 8% (803 mil barriles por día).
Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) el principal producto exportable de la región es el petróleo. Además, según datos de la División de Estadísticas de Naciones Unidas el petróleo representó el 98.6% en el año 2019 y el 97% de las exportaciones de energía latinoamericana a China en el año 2020.
Desde que América Latina fue incorporada en la iniciativa de la Franja y la Ruta en el año 2017, hasta el año 2019 las exportaciones de energía latinoamericana hacia la República Popular China se han incrementado en 47%, pasando de 21.610 millones de dólares en el año 2017 a 31.735 millones de dólares en el año 2019, es decir el incremento registrado durante este período, fue superior a los 10 mil millones de dólares.

En el año 2019 Brasil, Colombia y Venezuela concentraron el 94,3% de las exportaciones latinoamericanas de petróleo con destino a China. El país que registró el mayor incremento en los últimos años fue Brasil pasando de 9.189 millones de dólares en 2017 a 18.541 millones de dólares en 2019, más del 100%. Seguidamente se ubica Colombia quien también registro un incremento del 65% pasando de exportar 3.415 millones de dólares en 2017 a 5.642 millones de dólares en 2019. Por el contrario, Venezuela a diferencia de Brasil y Colombia registró una caída del 34%, pasando de exportar 6.752 millones de dólares en 2017 a 4.484 millones de dólares en 2019. En este sentido, es importante destacar la producción petrolera venezolana ha sido afectada significativamente por las sanciones unilaterales estadounidenses a la empresa estatal Petróleo de Venezuela (PDVSA).

Gráfico 4:


En el año 2018 durante la guerra comercial entre China y Estados Unidos, la nación asiática desplazó a Estados Unidos como el mayor importador de petróleo latinoamericano debido principalmente al incremento de importaciones petroleras provenientes de Brasil y Colombia. No obstante, en el caso de Venezuela la administración Trump emitió una orden ejecutiva que prohibió la importación y exportación petróleo entre países, reduciendo sus importaciones energía del país caribeño a cero al cierre del 2019.
En el año 2020 las exportaciones de energía provenientes de Latinoamérica con destino a China se contrajeron un 37% producto principalmente de la profunda crisis económica que impacta a la región consecuencia de la pandemia Covid-19. En el caso de Brasil las exportaciones de energía con destino a China se redujeron en 25% (más de 4.624 millones de dólares) respecto al año 2019, como consecuencia de la crisis sanitaria, política y económica que atraviesa el país bajo la administración del ultra-derechista Jair Bolsonaro. Cabe destacar, que durante el Gobierno de Bolsonaro no se ha promovido la incorporación de Brasil en la iniciativa de la Franja y la Ruta, a pesar de que este país pertenece al Banco Asiático de Infraestructura (BAII) y ha incrementado su intercambio comercial en materia energética con China.[4] Las exportaciones de petróleo con destino a China provenientes de Colombia y Venezuela también se redujeron a diferencia de los casos de Ecuador y Guyana, quienes registraron incrementos en el año 2020.

Solo tres (03) países de América Latina y el Caribe pertenecen a la Asociación energética de la iniciativa de la Franja y la Ruta. Según el Plan de Energía de la Nueva Era de China, publicado por la Oficina de Información del Consejo de Estado de China en diciembre del año 2020. China cooperará estrechamente en materia energética con los 30 países integrantes de la Asociación de Energía de la Franja y la Ruta, entre ellos se encuentran Venezuela, Surinam y Bolivia [5].

Mapa 2:Fuente: Elaboración propia, Asociación de Energía de la Franja y la Ruta (BREP)

Cuatro rutas marítimas unen a China con Latinoamérica y el Caribe. La primera ruta es la del Este, que conecta al litoral chino a través del Océano Pacifico con países suramericanos con salida al pacifico, la segunda ruta podría ser una variación de la primera, pero conectándose con el Canal de Panamá con salida al Océano Atlántico, hasta llegar a los países del Caribe y de Suramérica. La tercera ruta marítima partiría desde el Mar de China cruzando el Estrecho de Malaca, atravesando los Océanos Índico y el Atlántico también con destino a países suramericanos y caribeños. La cuarta ruta, podría ser una variación de la tercera, pero conectándose desde el Océano Índico con el estrecho de Bab al Mandeb, el Canal de Suez y el estrecho de Gibraltar con salida al Atlántico. (Zheng y Gerdel ,2021)

Mapa 3: Cuatro rutas marítimas unen a China con Latinoamérica y el CaribeFuente: Elaboración propia.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) señala que Brasil cuenta con la flota de petroleros más grande de América Latina y el Caribe, con un total de 2.721 buques.

II. Escenarios Según una investigación realizada por Zheng y Gerdel (2021) que estudia el impacto de la Iniciativa de la Franja y la Ruta en el comercio bilateral de energía entre China y América Latina revela con base en estimaciones realizadas para el período 2000-2019 [6] que al asumir un crecimiento real del producto interno bruto (PIB) chino cercano del 7% anual, se estima que las exportaciones de energía latinoamericanas a China crecerían 4% anual en promedio. Sin embargo, el modelo y las estimaciones realizadas están sujetas a cambios asociados a factores externos como la crisis sanitaria, económica, social y política generada por la pandemia que afecta actualmente a América Latina y el Caribe, por ejemplo:
En el caso de Brasil (la quinta economía del mundo y el mayor exportador de energía a China en la región latinoamericana) las elecciones presidenciales del 2022 y una posible reelección del expresidente Lula da Silva podrían ayudar a afrontar una crisis sanitaria sin precedentes que ha impactado todos los sectores de la sociedad brasileña, lo que generaría estabilidad en la región. Además, reconstruiría las relaciones con China (deterioradas significativamente por la administración de Bolsonaro) y probablemente incorporaría a Brasil en la Iniciativa de la Franja y la Ruta en el mediano plazo.

En el caso de Colombia, a pesar de contar con una posición geográfica estratégica con salidas hacia el Océano Pacífico, el Mar Caribe y conexión al Océano Atlántico, resulta poco probable a mediano y largo plazo su incorporación a la Iniciativa de la Franja y la Ruta debido a la influencia del gobierno de los Estados Unidos en sus decisiones de política exterior.

Respecto a Venezuela[7], país miembro la iniciativa de la Franja y la Ruta, así como de la Asociación de Energía de la Franja y la Ruta y también miembro asociado del BAII, las exportaciones de energía a China han sido afectadas por las sanciones unilaterales estadounidenses. En consecuencia, la posibilidad de flexibilizar las sanciones unilaterales estadounidenses y la capacidad interna para recuperar la industria petrolera venezolana, determinaran en buena medida el desempeño de las exportaciones de energía con destino a la nación asiática en los próximos años.

Finalmente, se puede afirmar que la iniciativa de la Franja y la Ruta ha pasado de ser un proyecto propuesto por China con carácter regional a un proyecto de carácter global, que hoy cuenta con la participación de 19 países latinoamericanos. Asimismo, representa una oportunidad para los países latinoamericanos de mejorar la conectividad a nivel intercontinental, intrarregional y nacional a través de la inversión y el financiamiento en infraestructura que promueve China en la región con el objetivo de potenciar las exportaciones de los países de América Latina y el Caribe en distintitos sectores.

Notas:

[2] 习近平: 拉美是21世纪海上丝绸之路的自然延伸。2017年5月17日。http://www.xinhuanet.com/2017-05/24/c_1121030198.htm

[3] El carbón es la principal fuente de energía en China, en el último plan energético publicado en diciembre del año 2020, revela que China promoverá el uso de energía limpia y baja en carbono mediante la implementación de una nueva estrategia de seguridad energética basada en “Cuatro Reformas y Una Cooperación”, la cual busca transformar la matriz energética del país asiático al año 2060.

[4] Solo dos países latinoamericanos Brasil y Ecuador son miembros de BAIII. No obstante, 4 países Venezuela, Perú, Argentina y Chile son miembros asociados.

[5] Venezuela es el país latinoamericano con las mayores reservas de petróleo del mundo, sus reservas superan los 303,8 mil millones de barriles.

[6] La investigación emplea un modelo log lineal para analizar la elasticidad de las exportaciones latinoamericanas de energía a la República Popular China con datos de 25 países de América Latina para el periodo 2000-2019, tomando en cuenta las variables: PIB de China, producción total, y consumo total de energía en China, índice de precios de la energía, inversión extranjera directa de China en América Latina y el total de proyectos de China en América Latina.

[7] Resulta importante mencionar que producto de una política petrolera basada en una estrategia de diversificación de mercados implementada por el expresidente Hugo Chávez con destino a China e India, desde el año 2003 hasta el año 2015 posicionó a Venezuela como el principal país latinoamericano exportador de energía a China. Posteriormente, Venezuela fue desplazada por Brasil y Colombia debido a que su producción petrolera fue afectada sensiblemente por las sanciones unilaterales estadounidenses y problemas de administración interna.

Referencias:
Wang Yiwei, La Franja y la Ruta: Qué Ofrecerá al Mundo en Ascenso, Beijing, New World Press, 2018; 24-42.
Evandro Menezes de Carvalho, La Franja y la Ruta en América Latina: La Ruta de la Seda atraviesa el Atlántico y sus efectos sobre Brasil, la Franja y la Ruta y América Latina: Nuevas Oportunidades y Nuevos Desafíos, Beijing, China Intercontinental Press; 2018; 267-301.
Eduardo Oviedo, Argentina y la franja y la Ruta: ¿Oportunidad o Desafío?, la Franja y la Ruta y América Latina: Nuevas Oportunidades y Nuevos Desafíos, Beijing, China Intercontinental Press; 2018; 302-303.
Maximilian Mayer, Rethinking the Silk Road, China’s Belt and Road Initiative and Emerging Eurasian Relations, Singapore, Springer Nature, 2018; 49.
Mariano Bonialian, 太平洋丝绸之路:历史传承及其当代意义,“一带一路”和拉 丁美洲新机遇与新挑战, 北京,朝华出版社,2018,17-41。
中国关键词:《一带一路篇》,新世界出版社, 北京,2017年, 03-25
Wang Yiwang, “一带一路” 的理论内涵及其对拉美的意义, “一带一路” 和拉 丁美洲新机遇与新挑战, 北京,朝华出版社,2018 ; 02-16。
一带一路小词典, 中国社会科学院国家全球战略智库(政策沟通), 北京, 五洲传播出版社 , 2019。
共建“一带一路”倡议:进展、贡献与展望,北京,推进“一带一路”建设工作领导小组办公室, 2019, 访问日期:2021年01月23 https://language.chinadaily.com.cn/a/201904/23/WS5cbe7f7da3104842260b7c1a.html
Zheng Haoyu 和Aymara Gerdel, “一带一路”倡议对中国与拉丁美洲双边能源贸易的影响研究,北京,对外经贸大学,2021。
习近平: 拉美是21世纪海上丝绸之路的自然延伸。2017年5月17日。http://www.xinhuanet.com/2017-05/24/c_1121030198.htm

Aymara Gerdel es Licenciada en Ciencias Estadísticas, Profesora de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela (UCV), especialista en Gobierno y Política Pública de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la UCV, Investigadora del Centro Venezolano de Estudios sobre Irán, directora del Centro Venezolano de Estudios sobre China y Magister en Economía en la Universidad de Economía y Negocios de Beijing (UIBE)

Nenhum comentário:

Postar um comentário