Pages

Tras la pandemia y un horizonte turbulento, preparemos la respuesta social y una nueva esperanza

Declaración de Socialismo 21


Do Rebelión, 3 de Abril 2021
Por : Socialismo 21



El gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, llamado de progreso, ha tenido que afrontar poco después de su constitución en enero de 2020 una prueba excepcional, como consecuencia de la pandemia del Covid-19 y sus efectos económicos y sociales.

La dimensión mundial de la pandemia ha afectado a todos los países, sistemas económicos, regímenes políticos y gobiernos. De esta gran prueba que ha conmocionado la salud pública del conjunto de la humanidad podemos sacar algunas conclusiones:

1.- Por regla general los países capitalistas, empezando por el imperialismo americano, y siguiendo por la Unión Europea, han demostrado un gran fracaso en la respuesta dada a la pandemia con un elevado número de muertes, muchas de ellas evitables y la parálisis duradera de amplios sectores económicos. La comparación con la gestión de la pandemia por el gobierno de la República Popular China, con medidas de confinamiento y rastreo hasta derrotar el coronavirus, ha puesto en evidencia la incapacidad del neoliberalismo con la exaltación del mercado para afrontar la pandemia. Las concesiones a los poderes económicos retrasando los confinamientos y precipitando las desescaladas, junto a los recortes en salud pública, la explotación de la salud como negocio, la gestión privada de las residencias de ancianos convertidos en mercancías, han finalizado en una tragedia humanitaria que se podía haber evitado en gran medida.

2.- El monopolio de la investigación de las vacunas en manos de farmacéuticas privadas financiadas con dinero público, el mantenimiento de las patentes privadas de las vacunas que impiden su socialización, ha puesto al descubierto la ineficiencia sanitaria y la terrible desigualdad en su distribución marginando a gran parte de la humanidad que reside en países en vías de desarrollo. La evidencia científica y sanitaria señala que de esta pandemia solo se saldrá con la vacunación de la población mundial, debido a la interacción y al riesgo de nuevas mutaciones del Covid-19 en regiones no vacunadas que pueden saltar al resto de países poniendo en cuestión los efectos de la propia vacunación.

Breve balance del gobierno de “progreso” y perspectivas

La composición del gobierno coalición, entre el PSOE como socio mayoritario de orientación socialneoliberal que controla los ministerios económicos y Unidas-Podemos socio minoritario con voluntad de cambio social, a pesar de los acuerdos programáticos de tinte progresista alcanzados, levantó desde su inicio serios interrogantes sobre su viabilidad y cumplimiento coherente de los acuerdos. La experiencia de gobiernos semejantes a lo largo de la historia en diversos países, y el balance de la experiencia del gobierno tripartito en Cataluña y posteriormente en Andalucía, arrojaba un mar de dudas sobre el futuro del gobierno de progreso.

Conforme avanza la legislatura nos encontramos con un balance claramente mejorable en la respuesta a la pandemia. La precipitada desescalada como concesión a la presión de los partidos de la derecha y ultraderecha, así como a los poderes económicos del comercio, restauración y turismo, favoreció el rápido repunte de las siguientes olas de la pandemia, agravando su impacto económico.

El giro táctico, con fecha de caducidad, de la Unión Europea, el Banco Central Europeo, con el visto bueno e interesado del gobierno de Angela Merkel, en la aplicación de políticas keynesianas de expansión monetaria y del crédito, facilitó la apuesta de los ERTES para paliar los efectos de los cierres de empresas como consecuencia de los confinamientos y evitar los despidos y el crecimiento exponencial del desempleo. Más allá de los límites de las compensaciones de los ERTE,s en comparación con otros países, de sus problemas de gestión, esta medida paliativa, junto al incremento del Salario Mínimo Interprofesional a 950 euros al mes en enero de 2020, han contribuido al prestigio de la ministra del Trabajo Yolanda Díaz. Otras medidas como los límites a los desahucios, al corte de suministros básicos a personas vulnerables, etc., y la aprobación del real Decreto-ley del Ingreso Mínimo Vital, contribuyeron también a mejorar la percepción social del gobierno.

Sin embargo, a medida que avanza la legislatura, el fuerte incremento del desempleo y la pobreza, la acumulación de asignaturas pendientes como la plena derogación de la reforma laboral del PP en 2012, la no derogación de la Ley Mordaza, la sombra de una nueva reforma regresiva de las pensiones públicas, la frustración creada ante la pésima implementación del Ingreso Mínimo Vital que ha puesto al desnudo las restricciones y defectos del Real Decreto-Ley, las dificultades crecientes para cumplir los compromisos para una Ley de la Vivienda que asegure el derecho al acceso a la vivienda, impida los desahucios a las personas vulnerables, regule los precios de los alquileres prohibiendo el abuso de los grandes propietarios y fondos buitres, la creación de un parque público de vivienda alquiler de dimensión satisfactoria, etc., se ha ido gestando un sensible malestar social, que se expresa en las crecientes tensiones en el seno del gobierno.

A ello hay que añadir para el futuro las diferencias entre los socios de gobierno sobre la utilización y objetivos del Fondo de recuperación económica de la Unión Europea asignado a España, su condicionalidad y gestión.

El carácter social-neoliberal del PSOE marca los límites del gobierno, entra en contradicción creciente con el programa de la coalición pactado y genera desencuentros constantes con el socio minoritario. El ascenso a vicepresidenta segunda de la ministra de economía Nadia Calviño en sustitución de Pablo Iglesias, tras su decisión de competir en las elecciones autonómicas de Madrid, es toda una declaración de intenciones de Pedro Sánchez en defensa de la orientación neoliberal, de sometimiento a los intereses y condicionamientos de Bruselas y Berlín que simboliza y representa la trayectoria de Nadia Calviño. Con dicha decisión envía un claro mensaje tranquilizador a los poderes económicos, pero a su vez, se desprende que la actual legislatura puede finalizar antes de tiempo….

En efecto, agotado el giro táctico de expansión monetaria del Banco Central Europeo y la flexibilización temporal de las normas fiscales de la Unión Europea, volverán a ponerse en práctica las políticas de austeridad con recorte del gasto social, de contrarreformas neoliberales en los servicios públicos, pensiones públicas y en la protección social. Para lo cual necesitan desprenderse del actual socio de gobierno, y reemplazarlo por otros aliados del centroderecha y derecha política, a través de apoyos puntuales, y si no es posible, adelantando la convocatoria electoral y en caso de no obtener mayoría suficiente explorar la vía de una gran coalición con el PP. En dicha coyuntura política, la evolución del conflicto territorial con Cataluña puede servirles de coartada para dicho propósito.

Fortalecer el frente de resistencia social y refundar un proyecto ilusionante para transformar el país

Conforme el descontento social aumente, el escenario de movilización y lucha de amplia base social que simbolizó el movimiento del 15M en 2011, de los indignados, puede resurgir con sus formas específicas en los próximos tiempos. La base programática de la contestación social unirá la lucha por los derechos sociales concretos y el trabajo digno, la abolición de la precariedad y el trabajo digno, la defensa de los servicios públicos en salud y educación, el acceso a la vivienda digna y los servicios básicos, la superación de la pobreza y exclusión social, la defensa de las pensiones públicas dignas, por un planeta habitable, etc., con la defensa de las medidas e instrumentos que lo hagan posible, como la defensa de una banca pública de dimensión eficaz, la redistribución de la riqueza con impuestos progresivos a las transnacionales, Banca privada, fondos especulativos, grandes empresas, etc. Y sin olvidar la necesaria regeneración democrática de un país enfermo y descompuesto moralmente. Con todos estos mimbres hay que construir una muralla social frente a la próxima ofensiva de los gobiernos austericidas.

Una vez, disipados los efectos embriagadores de los dudosos fondos de recuperación económica de la UE, que en gran parte retornaran a las metrópolis donde residen las sedes de las transnacionales como Alemania, tras el aterrizaje en la realidad, volverán a ser evidentes los problemas de fondo que arrastra la economía española, su desequilibrio con un sector servicios y turístico sobredimensionado, el déficit de una industria pública, y en especial, el incremento de la deuda pública y privada exterior consecuencia de la arquitectura de la Unión Europea puesta al servicio de los intereses de los grandes poderes económicos de centro Europa y Alemania. La tarea pendiente de la necesaria recuperación de la soberanía económica para aplicar otras políticas al servicio de los intereses de la clase trabajadora y la mayoría social se hará más evidente que nunca.

La construcción o refundación de un proyecto transformador, que supere el sistema capitalista es más necesario que nunca.

La previsible inestabilidad del gobierno de coalición, el adelanto electoral que se dibuja en el horizonte, no nos puede coger desorientados, sin proyecto de futuro, o con instrumentos políticos que han demostrado sus límites y debilidades de proyecto.

Naturalmente, construir o refundar un proyecto alternativo, hace necesario, junto al debate, la reflexión, los encuentros para tejer la red del proyecto de cambio, la defensa de las posiciones de la izquierda con voluntad transformadora en lo inmediato.

Una parte de esa tarea implica potenciar, desarrollar y coordinar los crecientes movimientos sociales surgidos en defensa de las pensiones, la vivienda o la sanidad pública. Otra parte de esa tarea supone promover referentes institucionales de confrontación con el discurso neoliberal.

Las próximas elecciones en la comunidad de Madrid es un primer reto. la presidenta ultraconservadora Ayuso, es la principal responsable de la tragedia humana ocurrida en Madrid, donde los fallecimientos han superado el 58% de la media en España, gran parte evitables si no se hubiera socavado la sanidad pública y si en lugar de hacer concesiones a los intereses de las élites económicas, de los ricos, con medidas débiles para evitar la transmisión de la pandemia, se hubieran adoptado medidas más eficaces.

Debemos hacer todo los posible para derrotar a la nueva Hidra de la extrema derecha e impedir que gobierne, cuyos líderes comparan el fascismo con el lado bueno de la historia y hacen propaganda con el obsceno y embustero dilema de socialismo o libertad.

Desde Socialismo 21 llamamos a votar a las candidaturas con voluntad de cambio, particularmente a la candidatura de Unidas Podemos, reforzada recientemente con la incorporación de Agustín Moreno, activista con una gran trayectoria de lucha, intachable ética política, y su permanente, activo y unitario compromiso con la izquierda. Esperamos que los resultados en Madrid permitan avanzar en la reflexión y tejer los mimbres de un nuevo proyecto de transformación, democrático, participativo, integrador de las diversas sensibilidades políticas, al servicio de los movimientos sociales, que genere nuevas esperanzas de cambio.

Fuente: https://socialismo21.net/tras-la-pandemia-y-un-horizonte-turbulento-preparemos-la-respuesta-social-y-una-nueva-esperanza/

Nenhum comentário:

Postar um comentário