Pages

El mundo enfrenta una amenaza sin precedentes de escasez de alimentos

Do Rebelión, 27 de Março 2021
Por Oscar Oramas Oliva



La FAO acaba de alertar que «en ningún otro momento de la historia la agricultura se ha enfrentado a tal variedad de riesgos en un mundo hiperconectado y un panorama que cambia precipitadamente». El mundo enfrenta una amenaza sin precedentes de escasez de alimentos, advierte la agencia de la ONU.

Los desastres naturales, el cambio climático y las enfermedades que atacan los cultivos y el ganado se ven agravados por el impacto de la pandemia de covid-19 en la agricultura y la seguridad alimentaria, según un nuevo informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés). Realidad que debiera estremecer -la conciencia de la especie humana y en especial, la de los países poderosos.

Otra también espeluznante cifra señala -dada a conocer por la ONU- que en el mundo en el año 2020 murieron por hambre más de 8 millones de seres humanos. Esa cantidad es cuatro veces mayor que las muertes causadas por el Covid -19.[1]

Y sin embargo, la prensa pública que las autoridades sanitarias internacionales insisten en que el remedio contra la pandemia de la Covid-19 es acelerar la inmunización; sin embargo, no todos los Estados tienen el mismo ritmo o criterio de vacunación. «La situación es incierta debido a la producción limitada, oferta reducida y la alta demanda de vacunas», señala la Organización Panamericana de la Salud. En ese sentido, reiteran que hasta el momento las medidas básicas de salud pública siguen siendo la base de la respuesta a la pandemia.[2]

Los contagios de coronavirus subieron un 10% en todo el mundo en la última semana, impulsado por los repuntes en América y Europa, dijo la Organización Mundial de la Salud el miércoles 17 de marzo. En su reporte semanal sobre el estado de la pandemia, la OMS explicó que el total global de casos de Covid-19 subió a principios de enero a casi 5 millones de infecciones semanales, pero después bajó a alrededor de 2,5 millones a mediados de febrero. Según la agencia de salud de Naciones Unidas, la pasada fue la tercera semana consecutiva con un aumento de los nuevos casos en todo mundo luego de semanas con una tendencia a la baja. América y Europa registraron más del 80% de los contagios y decesos por Covid- 19 en la última semana, agregó.

En Europa, las nuevas infecciones se incrementaron en alrededor de un 6% mientras que las muertes «descendieron de forma consistente, explicó la OMS, añadiendo que los peores datos se registraron en Francia, Italia y Polonia.

El repunte de los casos coincide con la paralización temporal en más de una docena de países, en su mayoría europeos, de la inmunización con la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford ante los reportes que la vincularían con posibles coágulos sanguíneos.

Tanto la OMS como la Agencia Europea de Medicamentos dicen que hasta la fecha no hay evidencias que relacionen el fármaco con los coágulos y que sus beneficios siguen superando el riesgo que suponen los efectos secundarios.[3]

En reunión virtual por el Día Internacional de los Bosques, que se celebra el próximo domingo, el director general del organismo de la ONU para la Alimentación y la Agricultura, Qu Dongyu, expresó la disposición de trabajar con todos los actores claves a favor de la recuperación del planeta, la cual pasa por la forestal. Esa acción, explicó, significa aportes importantes en beneficio del clima, la salud humana y las economías locales, se trata -acotó- de una recuperación verde.

Antes detalló la urgencia de limitar el calentamiento mundial a 1,5 grados, propósito en el que también es esencial la restauración forestal.

Adelantó que este año la FAO dispondrá de un nuevo marco estratégico, los cuatro mejores, que significan mejor producción, mejor nutrición, mejor medioambiente y mejor vida, todos basados en los sistemas saludables. Bosques saludables significan personas saludables, fue uno de los mensajes transmitidos por Qu en su intervención y apuntó que ellos aportan beneficios para la salud de todos, como aire fresco, alimentos nutritivos, agua limpia y un espacio para la recreación.

El área forestal no deja de disminuir, año a año el mundo pierde 10 millones de hectáreas de bosques, señaló el directivo y más adelante destacó que uno de cada tres emergencias de desastres está vinculado con el uso inadecuado de la tierra y la deforestación. «Riesgos que aumentarán si seguimos haciendo las cosas como hasta ahora», expresó.

Tenemos el conocimiento y las herramientas para el cambio, restaurar los bosques y gestionarlos de manera más sostenible es una acción efectiva y de múltiples beneficios tanto para las personas, como para el planeta, argumentó.[4] No basta con las alertas, es preciso que se actuara con premura en planes y estrategias concretas pata hacerle frente a esta trágica situación.

Y aún no sabemos cuándo concluirá la peor pandemia en un siglo en Estados Unidos y tal vez la peor crisis económica desde la Gran Depresión.

La FAO y el Programa Mundial de Alimentos acaban de sonar las alarmas sobre problemas críticos de hambrunas en Yemen, Sudan del Sur y el norte de Nigeria.

Traigo a colación lo anterior, porque la producción agrícola se ha visto afectada por la pandemia y su continuidad, traerá consecuencias en los niveles de alimentación de la población en muchos lugares del planeta, con consecuencias sociales y políticas muy grandes.

Al marcarse el primer aniversario oficial de la pandemia en Estados Unidos más de medio millón de personas han perecido por el virus, millones se quedaron desempleados, otros millones más perdieron sus hogares, sus comercios y sus ahorros, se incrementó el hambre, sobre todo entre niños, lo anterior mientras la riqueza combinada de los 664 estadunidenses más ricos se incrementó en 44 por ciento.[5]

Hace poco, sonaron en Francia los clarines y nos recordaban que el 18 de marzo de 1871, harto de la hambruna padecida bajo el asedio alemán tras la derrota francesa contra Prusia, la población parisina decidió tomar el poder. Su revolución, que este jueves [18 de marzo] cumple 150 años, solo duró 72 días, pero bastó para marcar la historia de París y de Francia. La llamada Comuna, recordada hasta el próximo 28 de mayo con unos 50 actos y exposiciones, abogó por la separación entre la Iglesia y el Estado; por una escuela laica, obligatoria y gratuita; por la prohibición del trabajo nocturno, la emancipación de las mujeres o la autogestión de las empresas.[6]

¿Volverán a repetirse esas revueltas sociales como resultados de las consecuencias anteriormente apuntadas, así como de las crisis que se incubaron antes de la Covid-19 y que ahora se han agudizado?

Notas:

[1] Carlos Poblete Ávila, Profesor de Estado. Chile, Marzo 18 de 2021.

[2] WASHINGTON, 17 MAR (PL).-

[3] GINEBRA, 17 MAR (AP).-

[4] ROMA, 19 MAR (PRENSA LATINA)

[5] David Brooks.15 marzo 2021. Tomado de La Jornada

[6] PARÍS, 17 MAR (AFP).-
0

Nenhum comentário:

Postar um comentário