Pages

¿Y los indígenas?

En defensa del Estado Plurinacional


Do Rebelión, 30 de Janeiro 2021
Por Ileana Almeida


La imagen que la mayoría de los ecuatorianos tiene de los indígenas es ajena y lejana. La palabra indígena apenas se ha pronunciado en los discursos de los presidenciables.


Sin embargo, los antepasados de los indígenas han existido en el territorio ecuatoriano durante miles de años y ahora sus descendientes sobreviven con su propia personalidad y problemas. La deteriorada imagen que se ha forjado de ellos se origina en la injusticia de los tiempos coloniales, en la usurpación de tierras, la negación de las culturas y el desconocimiento de las lenguas, y en la explotación económica y ecológica.

Los candidatos no se dan cuenta de que los indígenas sobrellevan el abandono estatal, el marginamiento social y una pobreza extrema. La simple lógica demuestra que el bienestar se impulsa cuando beneficia a todos los estratos sociales.

¿Se podría cambiar aquella penosa imagen? Sí, siempre y cuando los indígenas persistan en su resistencia y que los políticos y el Estado sean capaces de instaurar una democracia auténtica que les garantice sus derechos, que proteja proyectos encaminados a aprehender la complejidad de los hechos reales.

Durante décadas los indígenas han luchado por la autonomía para ejercer sus derechos de pueblos singulares. En el gobierno del presidente Borja se estableció el sistema de Educación Intercultural Bilingüe (EIB), con un lingüista quichua bien preparado al frente. Con una práctica propia, exenta de coacciones protervas, las culturas y las lenguas comenzaron a florecer y desarrollarse.

Pero el afán hegemónico de Rafael Correa decidió la intromisión estatal en la EIB, y el retroceso de la educación indígena se dio de inmediato: profesores improvisados que no hablan la lengua de sus discípulos, programas ajenos a la cultura de estos, imposiciones ideológicos y materiales didácticos con propósitos políticos. Todo se agravó con las mal pensadas escuelas del milenio, clara muestra de irracionalidad funcional y oportunismo. Con el gobierno de Lenin Moreno no ha cambiado la situación.

Por cierto, la Educación Indígena no cubre por completo las aspiraciones de administrar su propia vida, con instituciones que garanticen los derechos de los pueblos, desterrando la arbitrariedad del Estado uninacional de los hispanohablantes.

La declaración del Estado Plurinacional en la Constitución del 2008 significó para los indígenas un importante logro: se consagró la legalidad de sus reclamos, se instauró un nuevo modelo de Estado, se instauró una práctica jurídica que persigue la verdadera igualdad.

Un Estado así no solo refleja una posición marxista. Existen estados plurinacionales capitalistas en Canadá y Suiza. Un estado plurinacional real beneficiaría a toda la sociedad y sería la conformación de un auténtico Estado democrático y del Derecho justo.

Ileana Almeida: Filóloga, profesora universitaria y escritora. Entre sus libros figura Mitos cosmogónicos de los pueblos indígenas del Ecuador.

Nenhum comentário:

Postar um comentário