Pages

Reflexiones sobre el Estado profundo y la Cábala jázara

Do Rebelión, 6 de Novembro, 2020
Por Jonas E. Alexis: Veterans Today;Traducido del inglés para Rebelión por J. M.




Kevin Barrett tenía razón al decir que los dos candidatos políticos que tenemos ahora son unos cabrones, personas que juran lealtad al Estado profundo, a los israelíes y a la Cábala jázara.

«¿Opinas -pregunta O’Brien a su protagonista Winston Smith- que el pasado tiene existencia real?»

O’Brien, uno de los principales antagonistas de la obra clásica de George Orwell 1984, condena a Winston por no ser un “metafísico” porque Winston no había podido contemplar lo que significaba la existencia. «No eres un metafísico, Winston», dijo O’Brien. «Hasta este momento nunca habías considerado lo que se entiende por existencia».

Obviamente O’Brien, que resulta ser parte de Gran Hermano, plantea un problema perenne aquí, uno que parece resonar en gran parte de nuestra era actual. La lógica es bastante simple aquí: si una persona no comprende el pasado, entonces la vida de la persona será filosófica, política e intelectualmente estéril. Como lo expresó el destacado escritor George Santayana en los albores del siglo XX, «Aquellos que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo» [1].

“Lo diré con más precisión- continúa O’Brien- ¿Existe el pasado concretamente, en el espacio? ¿Hay algún lugar o espacio, un mundo de objetos sólidos, donde el pasado todavía está sucediendo?» La rápida respuesta de Winston fue «No».

O’Brien pasa a atrapar a su víctima con esta pregunta recargada: «Entonces, ¿dónde existe el pasado, si es que existe?» La respuesta de Winston es que el pasado existe “en los registros. Está escrito». O’Brien finalmente responde: “Nosotros, el Partido, controlamos todos los registros y controlamos todos los recuerdos. Entonces controlamos el pasado, ¿no es así? [2].

La lógica de O’Brien es que si la realidad no es independiente de la mente humana y si el Partido controla la mente humana, entonces inevitablemente sigue que el Partido controla la realidad. Este es un argumento lógicamente válido, pero solo puede ser cierto si la premisa de que la realidad no es independiente de la mente humana es cierta.

Entonces, la pregunta fundamental aquí es esta: ¿Es cierta la premisa? ¿Existe una realidad objetiva del pasado? ¿Se puede investigar el pasado de forma rigurosa y exhaustiva? ¿Existe algo llamado «policía del pensamiento», es decir, un grupo u organización que está interesado en castigar a las personas por hacer preguntas metafísicas sobre lo que sucedió en el pasado?

Hemos explorado muchos de estos problemas en numerosos artículos. Pero lo central aquí es que la actual «Policía del pensamiento» sería feliz si nadie recordara el pasado. De hecho, están trabajando duro para inundar gran parte de los medios de comunicación y de todo el sistema político con engaños, fabricaciones y mentiras deliberadas.

Tomemos, por ejemplo, esta reciente elección. ¿Qué deberían preguntar nuestros compatriotas a nuestros candidatos presidenciales? ¿Qué debemos buscar como estadounidenses? Bueno, bastante simple: no queremos guerras perpetuas en el Medio Oriente, no queremos que Estados Unidos sea un títere del régimen israelí, no queremos un doble rasero en lo que respecta a la política exterior.

Esos problemas son muy cruciales para lo que imaginaron los Padres Fundadores, y podemos afirmar categóricamente que los Padres Fundadores dieron en el blanco cuando declararon de forma independiente que los enredos extranjeros arrastrarán a Estados Unidos a un sumidero. Nuestros políticos actuales han ignorado por completo esta advertencia.

Tomemos, por ejemplo, a George W. Bush, que fue un títere del régimen israelí, que nos llevó a todos a Irak y que se jubiló vendiendo libros como Decision Points. ¿Qué produjo Irak? Nuevamente, hemos explorado estos problemas en el pasado. Como dijo recientemente Ron Paul:

“La publicación de los Diarios de la guerra de Irak nos mostró toda la brutalidad del ataque estadounidense. Nos dijo la verdad sobre la invasión y ocupación estadounidense de ese país. Esta no fue una guerra de defensa contra una nación que nos amenazaba con armas de destrucción masiva. Esta no fue una liberación del país. No estábamos “trayendo democracia” a Irak.

“No, la publicación de casi 400.000 informes de campo clasificados del Ejército de los EE.UU. nos mostró con sucios detalles que el ataque de EE.UU. fue una guerra de agresión, basada en mentiras, donde cientos de miles de civiles murieron y resultaron heridos.

“Nos enteramos de que el ejército estadounidense clasificaba a cualquiera que mataran en Irak como“combatiente enemigo”. Nos enteramos de que más de 700 civiles iraquíes fueron asesinados por «conducir demasiado cerca» de uno de los cientos de puestos de control militares estadounidenses, incluidas las futuras madres embarazadas que se apresuraban a ir al hospital.

“Nos enteramos de que el personal militar estadounidense entregaba habitualmente a los ‘detenidos’ a las fuerzas de seguridad iraquíes, donde los torturaban y a menudo los mataban

“En la guerra de Irak hemos castigado a los que dicen la verdad y recompensado a los criminales. Las personas que deliberadamente nos mintieron en la guerra como Dick Cheney, George W. Bush, los «expertos» neoconservadores de Beltway y la mayoría de los medios de comunicación, no enfrentaron castigo ni vergüenza profesional por sus actos. De hecho salieron impunes y muchos incluso prosperaron».

Trump continúa declarando que la guerra de Irak fue «estúpida», pero Trump no nos dirá que fueron los israelíes y los neoconservadores en Estados Unidos quienes realmente obligaron a Bush a destruir Irak. Trump tampoco le dirá a su audiencia que son los mismos israelíes los que ahora lo presionan para que se meta en un sangriento conflicto con Irán.

En resumen, Kevin Barrett tenía razón al decir que los dos candidatos políticos que tenemos ahora son unos cabrones, personas que juran lealtad al Estado profundo, los israelíes y el culto “Banksterjázaro”. Esa es una de las razones por las que no voté en esta elección. Un alumno mío egipcio me pidió que votara por Trump porque pensaba que Trump sería bueno para Egipto. Dije: «No va a pasar».

[1] George Santayana, La vida de la razón: Las fases del progreso humano, vol. 1 (Londres: Archibald Constable, 1906), 284.

[2] George Orwell, 1984 (Nueva York: Penguin, 1949), 248-249.

Jonas E. Alexis es titulado en matemáticas y filosofía. Estudió educación a nivel de posgrado. Sus principales intereses incluyen la política exterior de Estados Unidos, la historia del conflicto entre Israel y Palestina y la historia de las ideas. Es el autor del nuevo libro Sionismo contra Occidente: cómo la ideología talmúdica está socavando la cultura occidental. Actualmente está trabajando en un libro titulado provisionalmente Kevin Mac Donald’s Abject Failure: A Philosophical and Moral Critique of Evolutionary Psychology, Sociobiology, and White Identity. Enseña matemáticas en Corea del Sur.

Fuente: https://www.veteranstoday.com/2020/10/31/reflections-on-the-deep-state-and-the-khazarian-cabal/

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.

Nenhum comentário:

Postar um comentário