Pages

La vida bajo asedio

El bloqueo de Gaza cumple catorce años y sigue siendo tan ilegal como siempre


Do Rebelión, 29 de Outubro, 2020
Por Kathryn Shihadah , Traducido por Marwan Perez para Rebelion



Fuentes: www.mintpressnews.com [Foto: Un niño espera a los clientes en una tienda de comestibles en el campo de refugiados de Shati, en la ciudad de Gaza, el 27 de agosto de 2020. Adel Hana | AP]

Sin un final previsible a la vista, el bloqueo de Israel a Gaza no solo contraviene el derecho internacional, sino que además ha estado bajo el radar de las Naciones Unidas y los grupos de derechos humanos durante más de una década.

Dado que la pandemia del coronavirus ha dominado los titulares durante los últimos meses, podría ser fácil perderse la noticia de que la Franja de Gaza ha entrado silenciosamente en su decimocuarto año bajo un bloqueo israelí. Las ramificaciones humanitarias de ese bloqueo no pueden subestimarse, ya que Israel controla a los habitantes de Gaza desde el mar, aire y tierra. Incluso bajo tierra y bajo el agua.

Sin un final previsible a la vista, el bloqueo ha estado bajo el radar de las Naciones Unidas y los grupos de derechos humanos durante más de una década. El comisionario general de la agencia para refugiados palestinos de la ONU (UNRWA), Pierre Krahenbuhl, declaró que el bloqueo de Gaza es «el más largo de la historia». Hizo esos comentarios hace siete años, y desde entonces la duración del asedio se ha duplicado sin ver el final.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) declaró el bloqueo como una clara violación del derecho internacional humanitario hace diez años, y el Consejo de Derechos Humanos de la ONU (CDH) pidió a Israel que levantara el embargo en 2008.

Otros grupos a nivel mundial lo han descrito como una “violación de las reglas de la guerra (2009)”; “Castigo colectivo (2008)”, “sufrimiento inaceptable (2010)” y “posible crimen de lesa humanidad (2009)”. Sin embargo, a pesar de la presión mundial, y a pesar del coronavirus, el brutal bloqueo de Israel continúa, en parte con la colaboración de Estados Unidos.

En los años previos a la administración Trump, la UNRWA, que auxilia a 1,4 millones de refugiados palestinos que residen en Gaza, fue financiada en gran medida por Estados Unidos. Trump puso fin a esa financiación en 2018. Estados Unidos también proporciona más de 3.800 millones de dólares en ayuda militar a Israel y veta constantemente cualquier resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que condene a Israel y potencialmente frene los abusos de derechos humanos y las violaciones del derecho internacional en Gaza.

Catorce años de privación de las necesidades más básicas para la supervivencia humana es mucho tiempo. Esa realidad es especialmente aguda para la infancia en Gaza, quienes, nacidos bajo el asedio, no conocen otra vida.

Un joven rapero de Gaza lo cuenta como es

Abdel Rahman al Shanti, un niño de 11 años de Gaza, rapeando quiere que el mundo exterior sepa que «somos niños, se supone que somos como los demás niños». La letra de sus canciones, «Peace» y «Gaza Messenger», relatan su joven vida bajo el bloqueo y la guerra:

Nací en la ciudad de Gaza y lo primero que escuché fue un disparo. En mi primer aliento, probé pólvora … «

Estoy aquí para decirles que nuestras vidas son difíciles. Tenemos calles rotas y bombas en el patio «.

Otros niños agregan sus historias a las de Abdel Rahman.

En la enfermedad

Israel concedió 7.000 permisos médicos de viaje para menores en 2018, pero menos de 2.000 para los padres. Las matemáticas no son difíciles de hacer: más niños viajan sin padres que con ellos.

Médicos por los derechos humanos informa que, en algunos casos, Israel chantajea a los padres, exigiéndoles que se conviertan en informantes a cambio de permiso para cruzar la frontera.

Miral, de diez años, por ejemplo, obtuvo permiso para viajar a Nablus en Cisjordania para recibir quimioterapia, pero a sus padres se les negó. Miral murió sin ellos.


Un hombre y su hija de 18 meses, que sufre de cáncer, esperan permiso para cruzar el puesto de control de Erez en Israel desde Jebaliya, Gaza. Tsafrir Abayov | AP

Aisha, de cinco años, tenía un tumor cerebral. Debido a las restricciones de Israel, sus padres ni siquiera pudieron solicitar que la acompañaran a Jerusalén para recibir tratamiento; Israel tardaría tres semanas en realizar una verificación de antecedentes de la abuela de Aisha. Ella se fue con un extraño. Ella murió sola.

Louay tiene tres años. A su madre se le permitió acompañarlo a Nablus para el tratamiento del cáncer solo después de que docenas de periódicos publicaron su historia, presionaron a Israel.

Los niños enfermos que permanecen en Gaza tienen a sus padres a su lado, pero a menudo una atención médica de segunda categoría: debido al prolongado bloqueo de Israel, las instalaciones médicas de Gaza carecen de medicamentos y suministros; el equipamiento está en mal estado y la electricidad es intermitente.

El propio Israel puede ser responsable de algunos casos de cáncer infantil, ya que utilizó armas experimentales contra la población civil de Gaza en 2008-2009. El cáncer entre los niños de Gaza ha aumentado en un 41 por ciento desde entonces.

Francotiradores

Wisal tenía catorce años cuando fue a la frontera de Gaza con Israel el 14 de mayo de 2018. Participó en la protesta no violenta contra el traslado de la embajada de los Estados Unidos a Jerusalén, una medida que enfureció y decepcionó a todos los palestinos. Frente a los manifestantes se encontraban francotiradores israelíes.

Ella estaba entre los sesenta habitantes de Gaza asesinados ese día, diez de los cuales eran niños. Un total de cuarenta y seis niños (y varios cientos de adultos) fueron asesinados por el fuego de francotiradores israelíes durante veinte meses de protestas no violentas en Gaza, 2018-2019. Las manifestaciones semanales llamaron la atención sobre el bloqueo y la negativa de Israel a permitir que los refugiados palestinos regresaran a sus hogares.

Muchos de los más de 8.800 niños y niñas y más de 27.000 adultos heridos durante las protestas recibieron disparos de balas expansivas que “pulverizan los huesos”, un crimen de guerra.

Infancia negada

Los niños y niñas de Gaza que viven bajo el bloqueo israelí carecen de muchas cosas que otros dan por sentado. Israel ha prohibido la importación de muchos artículos básicos. La lista de artículos prohibidos cambia ocasionalmente, pero no mucho.

Los grupos de derechos informan que los niños y niñas de Gaza han tenido que prescindir de juguetes, lápices, mantas, dulces y galletas. También se han bloqueado carnes, pastas, especias y calentadores, así como madera, cemento y yeso para reparar miles de viviendas dañadas o destruidas durante las tres incursiones militares de Israel.

Los niños y niñas de Gaza han luchado contra la desnutrición durante años; El suicidio entre los jóvenes se está convirtiendo en una epidemia.

¿Por qué el bloqueo?

La razón oficial de Israel para hacer cumplir el aplastante bloqueo de Gaza: los cohetes de Hamas. Israel repite este mantra año tras año, pero no agrega contexto ni detalles.

De hecho, Hamas es el partido político elegido por la población de Gaza elegido en Gaza, un partido autoproclamado de resistencia a la ocupación, en contraste con Fatah, que los habitantes de Gaza consideran cómplice de Israel.

Los grupos de resistencia de Gaza comenzaron a disparar cohetes en 2001 en respuesta a las invasiones israelíes que mataron a decenas de civiles palestinos. Desde entonces han muerto miles de palestinos más.

Los cohetes de Gaza, en cambio, han matado a un total de aproximadamente 40 israelíes en casi veinte años.

El pueblo de los territorios palestinos tiene el derecho reconocido por el derecho internacional a resistir a su ocupante, incluida la resistencia armada.

Muchos adultos de Gaza sienten la obligación de resistir a Israel por el bien de sus hijos. Esperan contra toda esperanza.

Kathryn Shihadah escribe para MintPress News y If Americans Knew. Habla regularmente sobre la injusticia y la demonización que enfrentan los palestinos a manos de Israel con la complicidad de Estados Unidos, especialmente a las audiencias cristianas. Kathryn ha vivido en el Medio Oriente durante diez años y ha viajado mucho, colabora en el blog PalestineHome.org.

Fuente: https://www.mintpressnews.com/siege-blockade-gaza-turns-fourteen-still-illegal-ever/271228/

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar a la autora, a la traductora y a Rebelión.org como fuente de la traducción.


Nenhum comentário:

Postar um comentário