Pages

El declive del poder de los estados petroleros

Se está produciendo un cambio histórico en Oriente Medio


Do Rebelión, 31 de Agosto, 2020
Por Patrick Cockburn : Independent;Traducido del inglés para Rebelión por J. M.




La normalización de las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos ayudará políticamente a Donald Trump y Benjamin Netanyahu, pero están sucediendo cosas más importantes.

El presidente Donald Trump está loco porque los Emiratos Árabes Unidos se conviertan en el primer estado del Golfo en normalizar sus relaciones con Israel. Necesita todas las buenas noticias que pueda recibir en los meses previos a las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

“¡Gran avance hoy! ¡Acuerdo de paz histórico entre nuestros dos grandes amigos, Israel y los Emiratos Árabes Unidos!”, tuiteó Trump. El Primer Ministro israelí, Binyamin Netanyahu, reclamó un triunfo por establecer relaciones diplomáticas plenas con un Estado árabe que alguna vez había sido un vehemente partidario de los palestinos. Los Emiratos Árabes Unidos, por su parte, dijeron que habían evitado la anexión israelí de partes de Cisjordania, mientras los palestinos denunciaron una traición más de sus compañeros árabes.

Mucho de esto es exagerado. Trump y Netanyahu exagerarán sus logros para fortalecer su estatus político interno. Los Emiratos Árabes Unidos habían establecido hace mucho tiempo vínculos comerciales y de seguridad con Israel y la anexión de Cisjordania por parte de Netanyahu se había pospuesto anteriormente. Las piadosas conversaciones entre Estados Unidos y sus aliados occidentales en los días anteriores a Trump sobre el fomento de un proceso de paz inexistente entre Israel y los palestinos, en el corazón del cual se encontraba una «solución de dos Estados» imaginaria, siempre fue un dispositivo para ignorar a los palestinos mientras fingían que algo estaba pasando.

Sin embargo se está produciendo un cambio histórico real en Oriente Medio y el norte de África, aunque no tiene nada que ver con la relación entre Israel y los árabes. Es una transformación que ha sido acelerada por el cataclismo del coronavirus y cambiará radicalmente la política de Oriente Medio.

Se acaba la era caracterizada por el poder de los estados petroleros. Cuando el precio del petróleo se disparó como consecuencia de la guerra de 1973, los países desde Irán hasta Argelia, en su mayoría -aunque no exclusivamente- árabes, disfrutaron de un extraordinario aumento de riqueza. Sus élites podían comprar de todo, desde pinturas de Leonardo da Vinci hasta hoteles de Park Lane. Sus gobernantes tenían el dinero para mantener en el poder a gobiernos con menor capacidad financiera o para sacarlos del poder financiando a su oponente.

Es este período histórico el que ahora está terminando y es probable que el cambio sea permanente. Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos todavía tienen grandes reservas financieras, pero no son inagotables. En otros lugares se está acabando el dinero. El factor determinante es que entre 2012 y 2020 los ingresos petroleros de los productores árabes cayeron de 1 billón a 300.000 millones de dólares, más de dos tercios. Se estaba produciendo demasiado petróleo y se consumía muy poco antes del coronavirus y, además, hay un alejamiento de los combustibles fósiles. Los recortes en la producción de la OPEP podrían contribuir de alguna manera a elevar el precio del petróleo, pero no serán suficientes para preservar un statu quo que se desmorona.

Irónicamente un petroestado como los Emiratos Árabes Unidos simplemente está mostrando sus músculos políticos al normalizar las relaciones con Israel justo cuando el mundo económico del que formaba parte se está rompiendo. Los Emiratos Árabes Unidos tampoco están solos, los estados petroleros siempre han tenido problemas para convertir el dinero en poder político. Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y su archirrival Catar asumieron un papel más agresivo durante los levantamientos de la Primavera Árabe en Egipto, Libia, Siria, Yemen y Bahréin en 2011. Mohammed bin Salman y Mohammed bin Zayed, los gobernantes de facto de Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, se volvió aún más intervencionista en 2015 y se regocijaron al año siguiente cuando Trump, sobreimpresionado por sus riquezas y aparente influencia, entró en la Casa Blanca.

Los éxitos de la alianza de Trump y las monarquías del Golfo han sido escasos. Su objetivo principal, Irán, está golpeado, pero sobrevive. Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos comenzaron rápidamente una guerra en Yemen hace cinco años que aún continúa. Bashar al-Assad permanece en el poder en Damasco y Libia se ve envuelta en una guerra civil interminable de extrema ferocidad.

Los productores de petróleo superricos están sintiendo la sequía, pero estados como Irak están cerca de zozobrar porque ya no pueden pagar las facturas. En octubre pasado cientos de miles de jóvenes iraquíes salieron a las calles para protestar contra la falta de empleo, la corrupción y la falta de suministro de agua y electricidad por parte del Gobierno. La feroz represión mató al menos a 600 manifestantes e hirió a 20.000, pero siguieron volviendo a las calles.

Una protesta similar se extendió por el Líbano cuando su economía implosionó. No son solo los productores de petróleo los que están sufriendo, sino también países como el Líbano y Egipto que buscaron negocios y empleos en los petroestados. El Líbano solía mantenerse gracias a las remesas. Más de 2,5 millones de egipcios trabajan en los estados petroleros. Si no hay suficientes médicos egipcios para tratar a los pacientes con covid-19 en su país es porque están ganando más dinero en los estados petroleros.

Las cepas ya se estaban mostrando antes de la pandemia. Todo el sistema parecía cada vez más desvencijado. Los estados petroleros en el apogeo de su prosperidad habían operado de manera similar, independientemente de si eran monarquías o repúblicas. La élite gobernante, ya sea saudí, iraquí, libia o argelina, explotó gobiernos que eran lo que un experto describió como «máquinas de saqueo», mediante las cuales quienes tenían poder político lo convertían en dinero fácil.

No estaban solos. Podían hacerse con grandes fortunas sin provocar una revuelta del resto de la sociedad porque tenían vastas máquinas de mecenazgo. A los saudíes, libios, emiratíes, kuwaitíes e iraquíes comunes se les garantizaban puestos de trabajo como su pequeña porción del pastel de los ingresos petroleros.

Es este sistema de cincuenta años el que ahora está fallando. A medida que aumenta la población y los jóvenes entran en el mercado laboral, se requiere cada vez más dinero para mantener la sociedad funcionando como antes, pero esos recursos ya no existen. Este cambio tiene implicaciones revolucionarias ya que el contrato social tácito entre gobernantes y gobernados se rompe. No se puede hacer mucho para preservarlo porque la industria petrolera arruina todas las demás formas de actividad económica. Poco se produce localmente y solo con subsidios estatales masivos.

Los gobernantes de los estados petroleros tienden a negar la falta de alternativas al petróleo. Poco después de asumir el cargo de gobernante de facto en Arabia Saudita el príncipe heredero Mohammed bin Salman promovió la “Visión 2030” que supuestamente tenía la intención de alejar a Arabia Saudita del petróleo. Nadie con experiencia en el país se tomó esto en serio, aunque los consultores occidentales estaban felices de avivar esas fantasías tan rentables para ellos.

El mundo comprende muy bien el impacto de la pandemia en la salud. Está comenzando a prever la devastación económica que sigue. Pero todavía tiene que tomar en cuenta la agitación política inevitablemente causada por las economías afectadas por la pandemia, aunque Líbano ha dado un anticipo de esto. Acosado por guerras y sistemas sociales y económicos disfuncionales, Oriente Medio es demasiado frágil para hacer frente al terremoto que se avecina.

Fuente: https://www.independent.co.uk/voices/trump-israel-uae-palestinians-middle-east-oil-gulf-a9670926.html

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.


Nenhum comentário:

Postar um comentário