Pages

Cien mil vidas perdidas, no aceptes «la nueva normalidad»

Do Rebelión, 14 de Agosto, 2020
Por Editorial : Esquerda Online (Brasil)


Patricia Beatriz tenía 38 años y murió en Goiânia sin conocer a su hija. Tenía 34 semanas de embarazo cuando le diagnosticaron covid-19. Danilo Moura, de 41 años, era enfermero en Acre y se contagió el coronavirus trabajando en la línea del frente. Fue hospitalizado el 1 de julio y murió unos días después. El jefe Aritana Yawalapiti, líder del Alto Xingu, tenía 71 años cuando sintió un fuerte dolor en un viaje de pesca y murió dos semanas después.

Ocho de cada diez mujeres embarazadas y puérperas que murieron de covid-19 en el mundo murieron aquí. El Brasil es también un líder mundial en lo que respecta a las muertes de trabajadores de la salud en la pandemia. Y los indígenas son el grupo étnico con la mayor tasa de mortalidad de la enfermedad en el país. El desprecio con el que se trata a los pueblos nativos, un verdadero genocidio, la amenaza de aniquilar culturas milenarias.

Patricia, la madre, Danilo, un enfermero, y Aritana, una mujer indígena, son tres de las más de 100.000 víctimas del covid-19 en el Brasil. Los números de la pandemia, anunciados diariamente en la televisión con gráficos coloridos, no revelan casi nada de los seres humanos detrás de las frías estadísticas. No hablan del dolor de los que han perdido a sus seres queridos sin siquiera contar el derecho a una despedida digna. No hablan de los sueños que fueron enterrados junto con los cuerpos.

Las cifras – más de mil muertes cada día – son ahora tratadas como un hecho ordinario, como el pronóstico del tiempo en el Jornal Nacional. En un proceso de trivialización de la muerte, las vidas perdidas parecen una fatalidad ineludible, como la noche que pasa todos los días.

El Presidente de la República, hace días, dijo que es necesario «tocar la vida», despreciando, como siempre lo hace, a los que ya se han ido y a los muchos otros que se verán mortalmente afectados por el virus. Es como si la vida de los trabajadores y los negros de las periferias, que constituyen la gran mayoría de las víctimas de la enfermedad, no valiera nada.

Obedeciendo los llamamientos de la comunidad empresarial, sedienta de ganancias y que se inclina ante Bolsonaro, sedientos de sangre, los gobernadores y alcaldes reanudan la circulación de personas y las actividades comerciales. La cuota diaria de sacrificio de los seres humanos es la «nueva normalidad».

Así, desde junio, hemos llegado a una meseta macabra que parece no tener fin. Desde la cima de la montaña de cuerpos, se grita que «hay camas disponibles en las UCI» destinadas a todos los que sufrirán los graves síntomas de la enfermedad. Por consiguiente, el objetivo principal ya no es salvar la vida del mayor número posible de personas (lo que sólo puede hacerse con un aislamiento social efectivo y testeos masivos), sino gestionar los miles de muertes sin afectar a las actividades comerciales. Al ritmo actual, llegaremos a 200.000 muertes oficiales a mediados de octubre. El cinismo y la degradación moral en las cúpulas gobernantes y la gran burguesía han alcanzado niveles incalculables de sordidez.

La trivialización de la pandemia y la presión para reabrir las escuelas

El cansancio causado por la pandemia, que ha durado cinco largos meses, y la devastación de los empleos e ingresos provocada por la brutal crisis económica (en junio, 8,9 millones de personas habían perdido su empleo) ayudan a la propaganda de la trivialización de la pandemia. Esta vil campaña está dirigida por Jair Bolsonaro, patrocinada por la clase dirigente y ahora apoyada, con pocos disfraces, por gobernadores y alcaldes.

Una parte significativa de la población, especialmente los bolsonaristas, se ha convencido de esta idea. Pero no es cierto que la mayoría del pueblo brasileño haya cedido a la indiferencia y apatía propagada por los gobernantes y la burguesía. La clase trabajadora, en su mayoría, se ha adherido al aislamiento social en la medida de sus posibilidades concretas, es contraria a la política genocida de Bolsonaro, es solidaria con los demás y sigue preocupada por la propagación de la enfermedad.

En este momento, la principal batalla es la lucha contra la reapertura de las escuelas – tal vez una de las últimas fronteras colectivas en la lucha contra el coronavirus. La plena reanudación de los negocios capitalistas requiere el regreso a la escuela, de manera que las madres, especialmente, y los padres sean liberados para ejercer plenamente sus trabajos sin tener que pasar muchas horas del día cuidando a sus hijos.

Como demuestran varios estudios, la reapertura de las escuelas conducirá inevitablemente a un empeoramiento de la pandemia. En primer lugar, porque aumentará considerablemente la circulación en las ciudades al implicar el transporte diario de millones de estudiantes, profesores y empleados del sistema educativo. En segundo lugar, porque causará la contaminación de muchos niños y adolescentes, que llevarán el virus al hogar, donde se encuentran sus padres y abuelos, muchos de ellos pertenecientes al grupo de riesgo. Finalmente, causará la infección -y, por consiguiente, la muerte- de muchos profesionales de la educación. Un año escolar se recupera, las vidas que se pierden no..

La lucha por la vida y la resistencia de la clase trabajadora

A pesar de todas las dificultades y el dolor impuesto por la tragedia humanitaria sin precedentes, el pueblo trabajador resiste y lucha. Incluso con la sobrecarga de trabajo con sus hijos en casa, las madres y los padres, en su mayoría, no quieren la reapertura de las escuelas y apoyan la lucha de los profesionales de la educación. La presión popular fue muy importante para la aprobación de la FUNDEB (Fondo de Mantenimiento y Desarrollo de la Educación Básica) en el Congreso, frente a la línea del gobierno de Bolsonaro, que actuó en contra del aumento de los recursos públicos para la educación básica.

Otro ejemplo de resistencia proviene de la lucha de los repartidores de aplicaciones, que hicieron dos días nacionales de parálisis, poniendo de relieve a la sociedad la cruel explotación a la que están sometidos. También tenemos la valiente lucha de los metalúrgicos de Renault, en Paraná, que se declararon en huelga contra el despido de 747 trabajadores, obligando a la Justicia a impedir, por ahora, los despidos masivos.

La lucha de los trabajadores del metro de São Paulo también merece ser destacada. Estos trabajadores esenciales, que garantizan el transporte público en la ciudad más grande del país, tienen sus derechos destrozados por el gobierno de Doria en medio de una pandemia. Con el decreto de la huelga en la capital de São Paulo, lograron evitar los ataques. Otra categoría que prepara su lucha son los trabajadores postales, que marcaron un paro nacional para el 18 de octubre en defensa de los derechos y contra la privatización de la empresa estatal.

La lucha por la vida unifica a la gran mayoría del pueblo brasileño. Incluso con el refuerzo de la política de muerte en nombre de las ganancias de los grandes capitalistas – ya sea en la expresión salvaje de Bolsonaro, o en la forma más sutil de la mayoría de los gobernadores y alcaldes – las luchas de la clase trabajadora se están abriendo camino.

Es cierto que siguen siendo movilizaciones defensivas en un contexto de tragedia humanitaria y de un gobierno neofascista que todavía cuenta con el apoyo de una parte importante de la población. Pero estas movilizaciones parciales son semillas para una batalla mayor: la necesaria lucha de masas para el derrocamiento de Bolsonaro y su gobierno genocida, para salvar vidas, empleos, derechos sociales y libertades democráticas.

Traducción: Ernesto Herrera, para Correspondencia de Prensa.

Fuente (del original): https://esquerdaonline.com.br/2020/08/08/cem-mil-vidas-perdidas-nao-aceite-o-novo-normal/

Fuente (de la traducción): https://correspondenciadeprensa.com/2020/08/12/brasil-cien-mil-vidas-perdidas-no-aceptes-la-nueva-normalidad/

Nenhum comentário:

Postar um comentário