Pages

“Nuestra ideología es nuestro dolor”

Notas de un pantera negra israelí

Do Rebelión, 6 de Julho, 2020
Por Revue Abervel, Fuentes 972mag, Traducido del inglés para Rebelión por J. M.


Reuven Abergel, uno de los fundadores de las Panteras Negras israelíes, habla sobre la compleja relación entre los mizrajíes que lideraron el movimiento en la década de 1970 y los izquierdistas ashkenazíes que lo apoyaron.

Adicionar legenda

Nacido en 1943 en Rabat, Marruecos, Reuven Abergel ha sido un activista social y de derechos humanos en Israel durante más de 50 años. Fue uno de los fundadores y líderes del movimiento Black Panthers en Israel y continúa involucrado en innumerables luchas por la justicia social.

El siguiente texto está tomado de The Independent Left in Israel, 1967-1993, un libro dedicado a la memoria del activista de izquierda israelí Noam Kaminer. Abergel explora la compleja -y a menudo dolorosa- relación entre los Panteras Negras, un grupo de activistas mizrajíes provenientes de algunas de las áreas más afectadas por la pobreza del país, y los activistas radicales ashkenazíes, quienes, a pesar de su política, fueron parte integrante del oficialismo israelí.

Nota del autor: Me gustaría agradecer a mi querido amigo y compañero Itamar Haritan, con quien he estado trabajando durante años y que me ayudó a escribir este texto. Itamar me entrevistó y escribió un borrador inicial del artículo basado en la entrevista, que posteriormente revisamos juntos en numerosas conversaciones.

Para abordar el tema de la «izquierda independiente» en Israel, y específicamente su relación con la lucha de los mizrajíes y la lucha de los Panteras Negras, uno debe volver a una pregunta que ha plagado cada intento de establecer un movimiento de izquierda real en este país: ¿Cómo pueden los activistas ashkenazíes [1], muchos de los cuales se beneficiaron del proyecto sionista y a quienes el régimen sionista considera como su propia carne y hueso? ¿Cómo pueden estos activistas unirse auténticamente con las víctimas de ese proyecto, los mizrajíes y los palestinos? ¿Qué brechas deben salvarse? ¿Qué patrones impiden que se establezcan conexiones genuinas?

Cuando pienso en el período de los Panteras Negras israelíes, un período importante e histórico de mi vida y en la lucha contra el sionismo, debo decir que cualquier confianza profunda entre los activistas panteras y ashkenazíes se formó solo a nivel individual, no a nivel colectivo u organizacional. Por supuesto, sería negligente si no mencionara a la doctora Naomi Kies, Hava Fogel y muchos otros. Sin embargo, es importante entender la razón de por qué la confianza que debía desarrollarse entre nosotros y estos activistas nunca fue más allá de una colaboración más amplia con cualquiera de los izquierdistas y organizaciones de izquierda que llegaron a nuestras protestas.

Antes de continuar quiero aclarar que no es mi intención desechar el valor de las asociaciones. Más bien mi objetivo es señalar los patrones que les impidieron convertirse en una fuerza que podría desafiar al sistema político, tanto en ese momento como ahora.

Enfrentando abiertamente el sistema político

Cuando comenzamos nuestra lucha como el movimiento Black Panther lo que realmente hicimos fue lanzar una confrontación frontal con el sistema político israelí. No sabíamos cómo «formular» textos, organizar protestas, publicar manifiestos o comunicados de prensa. Si quisiéramos escribir algo, todos nos amontonaríamos en la única máquina de escribir que pudimos encontrar y todos nosotros en el grupo dictaríamos a uno de los activistas qué escribir, letra por letra. Cuando nos enfrentamos a oleadas de arrestos y la violencia policial se intensificó durante nuestra lucha, estábamos desesperados por cualquier tipo de apoyo o incluso empatía.

Desde la primera protesta nos alegramos de ver venir a grupos de ashkenazíes para apoyarnos e identificarse con nosotros. Veríamos a personas que luego descubrimos que eran famosas, algunas de las cuales eran parte integral del establishment sionista que se fundó con el reparto del botín de la guerra de 1948: Amos Kenan, Haim Gouri, Baruch Nadel, Dahn Ben- Amotz, Nathan Yellin-Mor y muchos otros.



Panteras Negras israelíes participan en la protesta anual del Primero de Mayo en el centro de Tel Aviv. (MosheMilner)

Hubo periodistas, escritores, poetas, estudiantes universitarios, todos los cuales se autodenominaron «izquierdistas»; personas que habían sido miembros de milicias sionistas preestatales y que ahora estaban llegando a nuestras protestas. Comenzamos a entender que aunque pudieron haber estado del otro lado, y aunque eran las élites, se identificaban con nosotros. Eso fue significativo. En primer lugar hicieron que nuestras protestas fueran más seguras de una manera concreta: el profesor fulano está aquí, así que de repente la policía muestra mejor comportamiento. Su sola presencia disuadió a la policía de comportarse como solía hacerlo, manteniendo la violencia policial dominada y registrada en la cámara. Pero cuando esos profesores se hicieron a un lado obtuvimos la peor parte de su agresión enmascarada y con interés.

En la primera protesta de Black Panther, el 3 de marzo de 1971, en la que exigimos la liberación de los arrestados en las redadas policiales que tuvieron lugar la noche anterior, el alcalde de Jerusalén en ese momento Teddy Kollek, nos gritó «¡Punks, salgan del césped!” A partir de ahí marchamos hacia el complejo ruso y exigimos que todos fueran liberados. Mientras hacíamos eso los ashkenazíes que estaban con nosotros en la protesta comenzaron a negociar con la policía. Los oficiales superiores eran respetuosos y correctos con ellos, incluso querían recibir una delegación de panteras y seguidores ashkenazíes.

Y he aquí: la policía, que nos había estado persiguiendo, maltratando, encarcelándonos y poniéndonos en instituciones juveniles durante toda nuestra vida, de repente se volvió amigable, aceptó nuestras demandas y liberó a las personas que arrestaron. Sin embargo el apoyo de los ashkenazíes fue mucho más allá de su asistencia a las protestas. Organizaron eventos de apoyo en el cine Tamar de Tel Aviv y en el campus Givat Ram de la Universidad Hebrea, incluso en el Auditorio Weiss, llenándolo totalmente. Nos conectaron con imprentas que conocían y nos imprimieron material gratis. De esa forma pudimos imprimir tarjetas de membresía y los símbolos de Black Panther en nuestras camisas. También ayudaron a organizar algunas de las delegaciones en el extranjero. Debido a toda esta ayuda, poco a poco comenzamos a confiar en estas personas y a incorporarlas.

Aunque estábamos felices de obtener esta ayuda de nuestros partidarios ashkenazíes, su presencia era confusa. Por un lado nos ofrecieron apoyo en nuestra lucha contra el oficialismo, pero por otro lado todavía estaba claro para nosotros que eran la propia carne y sangre del sistema. En los eventos de apoyo que organizaron para nosotros, vimos el poder y el privilegio de las personas que invitaron. Se unieron a nuestras protestas desde una posición de fuerza: estaba claro que sabían de qué se trataba; algunos de ellos sabían que eran «antisionistas». Podían escribir declaraciones y formular manifiestos, todo mientras lo único que teníamos claro los Panthers era que nuestra vida estaba fracturada. Vimos cómo el sistema los vigilaba para asegurarse de que no se lastimaran: incluso aquellos pocos izquierdistas que lograron atrapar algunas palizas policiales, e incluso fueron arrestados, finalmente encontraron el camino de regreso a sus familias. Sus vidas volvieron a su curso normal, no se descarrilaron. Volvieron a sus estudios y sus trabajos sin antecedentes penales.

No esperaba que durmieran en un colchón en el piso como lo hice yo, en una habitación repleta de niños, sin infraestructura, electricidad ni agua corriente. No es que quisiera que la policía se parase a la puerta de su casa y realizase constantes búsquedas tratando de incriminarlos como nos hicieron a nosotros, pero estas brechas, las brechas económicas, la brecha en la capacidad de expresarse y la diferencia en la forma en que el Estado nos trató a nosotros y a ellos, todo esto nos hizo preguntarnos si realmente estaban con nosotros en la lucha para dividir equitativamente el pastel o si querían tener su pastel y comérselo también.

Vinieron a ayudarnos a empujar, pero terminaron volcando el bote

De hecho no pasó mucho tiempo antes de que identificáramos patrones de comportamiento problemáticos en la forma en que estos activistas de izquierda se relacionaban con nosotros. Muchos de ellos tenían una actitud que mostraba que -supuestamente- tenían una «ideología» y una «agenda» mientras que nosotros no. Nos hicieron sentir que «sabemos mejor que usted lo que hay que hacer por usted». Obviamente queríamos ayuda para formular nuestros pensamientos y queríamos escuchar su opinión, pero sentimos que no solo querían ayudar. Querían decirnos qué pensar y en qué creer. Una vez, y esto nunca lo olvidaré, los estudiantes universitarios izquierdistas de Jerusalén insistieron en unirse a nuestras reuniones cerradas, nuestras reuniones solo para Panteras, donde resolvíamos los desacuerdos entre nosotros. Querían participar en todo el proceso y pensaron que éramos ingratos por negarnos a dejarlos participar.

Estos estudiantes universitarios, que se habían asociado con nosotros para formar este movimiento y que nos habían apoyado, ahora estaban pidiendo repentinamente su «tarifa». Argumentaron que eran tan importantes para el movimiento como yo u otras Panteras. Considero que esto es pura arrogancia: «Te ayudé a armar un documento y ahora sos mío». Las cosas llegaron a su punto crítico y solo entonces trataron de actuar como si entendieran cuál era el problema. Esto es como si tuviera un bote y estuviera tratando de salir al mar, pero necesitaba a alguien que me sacara del muelle. Entonces, digamos que encontré dos personas para ayudarme, pero en el proceso de ayudarme trataron de saltar en el bote ellos mismos y finalmente lo volcaron. Gracias por el empuje, ¡pero el remo podemos hacerlo nosotros mismos!



Integrantes de los Panteras Negras israelíes interrumpen la sesión de apertura del Congreso Mundial de Inmigrantes del norte de África en Tel Aviv, el 25 de octubre de 1975. (Ya’acovSa’ar)

¿Qué habría pasado si hubiéramos acordado que esos estudiantes se unieran a nuestras reuniones y dirigieran nuestro movimiento? No necesitamos dejarlo a la imaginación, ya que sabemos lo que les sucedió a los Panteras Negras en Tel Aviv. Allí los Panthers decidieron llevar a los izquierdistas a sus discusiones cerradas y de repente su mensaje cambió completamente. Nuestro periódico original, Los Panteras Negra dicen, estaba en nuestro propio idioma. Poníamos nuestro corazón y nuestra alma en cada artículo y solo allí podrá encontrarnos expresándonos en nuestras propias palabras.

En contraste, el periódico de Tel Aviv se convirtió en un periódico «izquierdista»; de repente comenzaron a hablar de «cooperación entre todos los trabajadores del mundo» y así sucesivamente. Este era el lenguaje del Partido Comunista, que no tenía nada que ver con nuestra lucha. Nosotros, los Panthers, no nos veíamos a nosotros mismos como «trabajadores» vinculados a todos los trabajadores del mundo, sino más bien como un grupo que lucha contra la opresión, el racismo y la discriminación. Y estos lemas sobre «cooperación entre todos los trabajadores del mundo» no tenían relevancia para la lucha de los Panthers.

¿Trabajadores? Nuestros padres habían estado sin trabajo desde el momento en que vinieron aquí, ¡y nosotros también! Eso no significa que rechazásemos las conexiones y la solidaridad entre los grupos oprimidos y las luchas en todo el mundo. Cuando vimos a los afroamericanos en los Estados Unidos nos vimos a nosotros mismos. Nos identificamos tanto con ellos que nos sentimos inspirados a seguir su ejemplo dando a nuestro movimiento el mismo nombre que el suyo. Ocurrió lo mismo cuando vimos a los negros en Sudáfrica y la lucha contra el apartheid, nos vimos a nosotros mismos. Simplemente no nos conectamos con los lemas bolcheviques.

Aunque los incidentes discutidos anteriormente se relacionan con activistas y grupos específicos, ese mismo patrón básico era válido para la mayoría de los izquierdistas que encontramos. Como regla general sentimos que cuando un activista askenazí asistía a una protesta era más probable que estuvieran en algún tipo de «misión», tratar de influir, canalizar, imponer o dirigir algo en una dirección u otra, en lugar de solo estar ahí para apoyarnos. Sentimos que muchos activistas tenían la expectativa de que estarían involucrados en liderar el movimiento, como si su apoyo fuera dado con condiciones, condiciones que se suponía que estaban ocultas, pero que -en realidad- eran bastante visibles.

A medida que avanzábamos, aprendimos con qué activistas de izquierda queríamos trabajar y con cuáles no. No nos interesaba a qué grupo pertenecían, cuál era su plataforma o si eran sionistas o antisionistas. Con los años obtuvimos una mejor comprensión de las diferencias entre los grupos de izquierda: los antisionistas, los sionistas, los comunistas, los anarquistas, etc. pero como jóvenes Panteras Negras en Musrara [el barrio de Jerusalén donde se formaron las Panteras], las plataformas de estos grupos no eran importantes para nosotros.

Solo nos quedaron claras dos cosas: primero, todos estos activistas de izquierda eran ashkenazíes, la propia carne y sangre del Estado, personas que la policía maneja con guante de sdeda independientemente de la plataforma de su grupo; y segundo, que algunos de ellos eran nuestros amigos, estuvieron a nuestro lado y trataron de usar sus privilegios para ayudar, mientras que otros estuvieron allí por sus propios motivos, usando su poder para imponer sus perspectivas y pensando que sabían mejor que nosotros lo que debía hacerse

La lucha de los mizrajíes es “social”, la lucha palestina es “política”

Otro patrón que encontramos fue que los activistas de izquierda, tanto sionistas como no sionistas, trataron la lucha palestina de una manera completamente diferente a la nuestra: los Panteras Negra consideraron su lucha «social», mientras que la lucha palestina es «política». Nos enfrentamos a este patrón en todas partes. Por ejemplo, nunca vimos a ningún «defensor de los derechos humanos» en nuestros vecindarios, verificando nuestro bienestar o preguntando «¿por qué lo arrestan?» a pesar de que arrestaron a docenas o cientos de nosotros, a pesar de que nos golpearon y diezmaron a familias enteras con gastos legales y persecución.

Hubo un período en la historia de Israel en el que todos los tribunales trabajaron en equipo para enviar mizrajíes a Eilat, para «exiliarlos» como parte de una sentencia por cargos de agresión o conducta desordenada, que generalmente ocurría en oficinas de empleo u otros lugares donde maltrataban y humillaban a las personas que buscaban trabajo y que serían rechazadas para volverse con las manos vacías. Esas personas fueron condenadas a quedarse en Eilat y ayudar a establecer la ciudad allí. También construyeron muchas cárceles e instituciones juveniles para encerrar a nuestros jóvenes y nunca vimos a Médicos por los Derechos Humanos u otros defensores de derechos humanos corriendo para defender nuestros derechos cuando estábamos en problemas, ya sea antes de la lucha de los Panteras Negras o después de eso. Y hasta el día de hoy estábamos y seguimos estando totalmente expuestos a la violencia estatal. Al mismo tiempo las organizaciones de izquierda se aseguraron de que los activistas palestinos siempre tuvieran abogados, peticiones de apoyo y artículos en los principales periódicos en inglés en el extranjero, cosas que nunca vimos que hicieran por nosotros.



Oficiales de la Policía de Fronteras registran a palestinos en Hebrón, Cisjordania ocupada, 23 de enero de 1990. (Nathan Alpart / GPO)

Este patrón también se reflejó en la documentación. Muchos activistas de izquierda documentaron la lucha palestina, escribieron artículos y libros al respecto, hicieron películas, etc. Pero nunca se molestaron en escribir sobre nuestra lucha o en ayudarnos a documentarla para mostrar las historias de las víctimas de nuestra opresión, ya sean nuestras o de nuestros padres. Vimos cómo visitaron a los palestinos en prisión y tomaron sus testimonios como parte del apoyo a su defensa legal, o con fines de documentación, mientras que nuestros prisioneros quedaron aislados y sin nombre. Incluso cuando se trata del secuestro de los niños yemenitas y los experimentos de radiación de la tiña, que cualquier persona en el mundo llamaría crímenes de guerra, la izquierda hasta el día de hoy aún no ha dedicado una cantidad significativa de sus escritos a estos temas.

Este patrón se ha vuelto más sofisticado con el tiempo. En un momento los activistas de izquierda comenzaron a protestar con cámaras y equipos de grabación de audio. Los vimos pasar cámaras y grabadoras a los palestinos, proporcionándoles cursos intensivos sobre cómo hacer periodismo usando estas herramientas. Vimos cómo permitieron a los palestinos tener acceso a los materiales que reunieron y usarlos para su lucha. En su activismo con nosotros, por otro lado, nos grabarían y fotografiarían sin ofrecerse a enseñarnos cómo usar estas herramientas y no hace falta decir que nunca pensaron en recaudar dinero para comprarnos algunos de estos equipos. Nunca nos dieron acceso a sus grabaciones y fotografías, a pesar de que eran sobre nuestra lucha, aun después de muchos años, incluso cuando les ofrecimos dinero. En los últimos años contactamos a muchas personas que poseían dichos materiales y ni siquiera aceptaron mostrárnoslos. Hasta el día de hoy solo hay un puñado de Panteras Negras que tienen algún material documental de la lucha.

En los años de la lucha de los Panteras Negras la clara preferencia de la izquierda por la lucha palestina, así como su disposición a ofrecerles importantes recursos y no a nosotros, crearon un abismo de desconfianza entre nosotros y las organizaciones de izquierda. Entramos en todas las protestas sabiendo que nos lastimarían, que seríamos arrestados y posiblemente encarcelados por largos períodos y que la mayoría de nuestros amigos izquierdistas no estarían allí para nosotros, no nos conseguirían abogados y no documentarían lo que nosotros protagonizábamos. Les oímos muchas declaraciones sobre los derechos humanos y la justicia para todos, pero los diferentes enfoques que tomaron sobre la lucha palestina y la de los mizrajíes nos enviaron un mensaje claro: lo que dicen no es necesariamente lo que realmente creen.

Por primera vez nos vimos como líderes

En mi opinión, este enfoque preferencial de la mayoría de los activistas de izquierda a la lucha palestina, así como los intentos constantes de «canalizar» nuestra lucha en diferentes direcciones, son dos patrones de comportamiento que se derivan de la influencia del régimen sionista. La relación de este régimen con los palestinos siempre fue con un enemigo, un enemigo peligroso, pero también un enemigo soberano, capaz de pensar de forma independiente y existir aparte del régimen. En contraste, su visión de los judíos de los países islámicos siempre ha sido como un «carro vacío» [2], un material humano que debe ser «moldeado» y que, por lo tanto, debe ser definido por una autoridad externa. Este material humano no puede definirse a sí mismo ni cómo va a progresar, por lo que siempre debe estar bajo control y supervisión.

La división de este mismo régimen del botín de la guerra de 1948 y sus enormes esfuerzos para borrar nuestra tradición y cultura pueden verse como una especie de profecía autocumplida. El Estado hizo todo lo posible para convertirnos en delincuentes sin educación ni futuro, personas que no tienen idea de hacia dónde irán o dónde estarán mañana. Ese era el Estado en el que estábamos cuando los izquierdistas nos encontraron. Eso era el estado en que nos encontrábamos en 1971, en la primera protesta de los Black Panthers.

Y aquí es donde los izquierdistas cometieron su trágico error. La verdadera revolución de los Panteras Negras fue que, por primera vez, nos vimos como líderes, como personas que pueden cambiar la realidad. Después de nuestra primera protesta nos dimos cuenta de que nuestra lucha no es solo contra el Estado, sino también por la posibilidad de imaginar un futuro, articular nuestras demandas y expresarnos. Lo más radical y antisionista que esos activistas pudieron haber hecho cuando lanzamos nuestra confrontación con el establishment fue apoyar a nuestro liderazgo y decir en voz alta y clara que estos jóvenes no son un «carro vacío», que son seres humanos que luchan contra un régimen opresivo.

En lugar de afirmarnos, la actitud de la mayoría de los activistas era que necesitaban enseñarnos sobre la ideología antisionista, es decir, teorías, conceptos y textos, esas mismas cosas que el movimiento sionista hizo accesibles para ellos a través de movimientos juveniles, clubes, universidades, escuelas y cafeterías a las que solo ciertas personas ashkenazíes podían asistir. Nunca pisamos esos lugares, y por una razón obvia: hubo apartheid, separación racista entre los diferentes grupos, «ellos allí y nosotros aquí» [3]. Debido a que no podíamos hablar su idioma, pensaron que carecíamos de ideología, que no éramos políticos, una lucha en busca de líderes.

¿Quién es un verdadero antisionista y qué es la auténtica ideología antisionista? La respuesta de los izquierdistas ashkenazíes a esta pregunta es exactamente lo que distorsionó su visión de quiénes éramos nosotros. Ponen más fe en sus teorías que en nuestro dolor para liderar una lucha antisionista. Es cierto, no crecimos con la «ideología» antisionista y no nos llamábamos «antisionistas», pero no necesitábamos «ideología» para saber que nuestra situación era obra del movimiento sionista. Conocíamos nuestras vidas, las calles en las que sobrevivimos, y conocíamos el dolor que tanto nosotros como nuestros padres sentimos. Es en estas fuentes que nos inspiramos para nuestras acciones. Una y otra vez encontramos formas creativas y subversivas de expresar este dolor para avergonzar y desafiar al Estado. Una y otra vez encontramos formas creativas y subversivas de expresar este dolor para avergonzar y desafiar al establishment; una y otra vez nos ponemos en una confrontación radical y directa con él, no por la ideología correcta sino por nuestra disposición a gritar sobre lo que nos estaba sucediendo.

La verdad es que fueron los sionistas mismos quienes nos explicaron que éramos antisionistas. En el momento en que elegimos el nombre de «Panteras Negras», el establishment israelí comprendió que estaban tratando con antisionistas, y eso es exactamente lo que Golda [Meir] [4] nos informó cuando preguntó «¿Por qué se llamaron Panteras Negras? Son antisemitas que odian a Israel». La declaración de Golda fue apoyada por los fascistas judíos liderados por el rabino Meir Kahane [5], que nos declaró «enemigos del Estado». El conflicto entre nosotros y la gente de Kahane se intensificó hasta el punto de la violencia física. Todas las acciones de Black Panther desde la década de 1970 fueron vistas por el Gobierno israelí como actos antisionistas. Rápidamente nos dimos cuenta de que quien lucha por sus derechos en el Estado de Israel necesariamente lucha contra el sionismo, por lo que podríamos decir que estábamos orgullosos de ser antisionistas, porque los gobiernos israelíes a lo largo de las décadas han visto la resistencia a sus políticas y decisiones como luchas contra el sionismo.



La primera ministra Golda Meir pasa revista a la Guardia de Honor israelí antes de partir para una visita oficial a los Estados Unidos (David Eldan / GPO)

Por ejemplo, una de nuestras primeras y más famosas acciones fue una huelga de hambre en el Muro de los Lamentos [6]. No lo hicimos porque nos identificábamos como «antisionistas», sino porque queríamos presentar nuestro caso contra el Estado sobre nuestra situación y sabíamos que en el Muro de los Lamentos la policía estaría más restringida «debido a la santidad del lugar». Cuando trabajamos con los izquierdistas para protestar contra la conferencia de la Federación Sionista en 1972, los periódicos informaron de que había Panteras que planeaban lanzar cócteles Molotov. Queríamos confrontar a la Federación Sionista, no porque nos identificamos como «antisionistas», sino porque queríamos confrontar a las personas que sellaron nuestro destino en este país y obligarlos a que nos rindieran cuentas por primera vez. Aunque los grupos de izquierda organizaron la protesta con nosotros y participaron en ella, ninguno de los grupos de izquierda de ashkenazíes tomó medidas tan drásticas y no hace falta decir que la policía nos golpeó duramente mientras los izquierdistas miraban a otro lado.

También se puede ver nuestra actitud asertiva en los movimientos que vinieron después de los Panteras: el Movimiento de las Tiendas (algunos de los cuales eran jóvenes Panteras), dirigido por Yamin Swissa, envió una carta al Presidente de la Unión Soviética para pedirle que detuviera la emigración de los judíos a Israel desde Rusia, argumentando que estos inmigrantes estaban recibiendo apartamentos y trabajos del Gobierno israelí mientras el Estado nunca había apoyado o financiado nuestra absorción en este país de la misma manera. Sabíamos que alguien tendría que pagar para que un millón de personas vinieran a este país, y que siempre son las ciudades en desarrollo y los barrios pobres los que pagan el precio. Oponerse a la inmigración judía, que es uno de los pilares centrales del movimiento sionista, es claramente un acto antisionista, a pesar de que nunca fue declarado «antisionista».

Nuestra relación con los palestinos tampoco fue producto de la ideología antisionista. Mucho antes de conocer a los izquierdistas vimos a los palestinos como vecinos y socios. En Jerusalén Este, después de que se abrió la frontera en 1967, establecimos negocios conjuntos, clubes de música, puestos de mercado y otras empresas con palestinos. Cuando iniciamos nuestra lucha teníamos claro que queríamos conectarnos con la lucha palestina. Queríamos conectarnos con cada grupo oprimido, sin importar cuán grande o pequeño fuera, y vimos a los palestinos como un grupo enorme que fue oprimido por las mismas fuerzas que nos oprimían a nosotros. Muchos jóvenes palestinos en Jerusalén Este incluso se unieron a la lucha de los Panteras Negras y a las protestas, y nos apoyaron como nuestros amigos durante todo ese tiempo. En la década de 1970 nos reunimos abiertamente con el liderazgo palestino en Francia, que era una violación de la ley israelí en ese momento

No nos disuadió la imagen que intentaron ponernos diciendo que éramos enemigos de Israel y ayudábamos a nuestros enemigos. No nos desanimamos porque pensamos que los judíos de los países árabes y musulmanes no tenían mayor enemigo que las políticas criminales promulgadas contra nosotros por todos los gobiernos israelíes durante décadas. Más tarde hubo Panteras que se reunieron con [el líder de la Organización para la Liberación de Palestina] Yasser Arafat, incluido el entonces miembro de la Knesset Charlie Biton. Yo mismo me encontré con Arafat en la Muqata’a [7]. Es precisamente debido a nuestros constantes esfuerzos para conectarnos con la lucha palestina que nos sentimos tan traicionados por la desvalorización persistente de la izquierda ashkenazi de la lucha mizrají y su preferencia por la lucha palestina.

La ideología pragmática de los Panthers, nuestra confrontación frontal con el movimiento sionista, nuestra relación con los palestinos y la propia opinión del establishment de que nuestra lucha es antisionista, todo esto combinado no fue suficiente para convencer a los grupos izquierdistas antisionistas de que teníamos una «ideología». Este hecho plantea una pregunta: ¿cuál es el punto de la «ideología», si su único propósito es separar a los que asistieron a la universidad de los que no? ¿De los que leyeron los libros correctos de los que no lo hicieron? No hace falta decir que los libros y las teorías pueden agregar a cualquier lucha, pero el dolor es lo que se necesita para liderar la lucha y para expresar ira y dolor no es necesario ponerlo bajo el título de «ideología».

La ideología de los Panteras Negras era el dolor, la rabia y la ira frente a una realidad incomprensible. Los sentimientos que crea esta realidad son una enorme bomba energética que no requiere un fusible «ideológico». Es una bomba antisionista por su propia naturaleza, porque cualquiera que exija sus derechos en este país es antisionista por definición. El verdadero problema es que los grupos de izquierda no vieron nuestra rabia y dolor como lo que se necesitaba para liderar la lucha. En cambio nos veían como materias primas que necesitaban para moldear y contener.

El dolor es el mismo dolor

La descripción anterior todavía se aplica a lo que sucede en estas luchas hoy. Una y otra vez estos patrones siguen impidiendo la aparición en este país de una izquierda verdaderamente independiente del sionismo. Cuando todo está dicho y hecho, los grupos de izquierda no han logrado fomentar la verdadera cooperación entre tres grupos, ashkenazíes, palestinos y mizrajíes, entre otras cosas porque la verdadera cooperación de base amplia ashkenazí-mizrají nunca despegó. El dolor de la población mizrají es el mismo dolor, aunque hoy en día el Estado puede canalizar parte de él hacia una especie de fascismo y racismo que es diferente a todo lo que hemos encontrado en la era de los Panteras Negras. En lugar de ver nuestro dolor y unirse a nuestra lucha para promover la cooperación, la izquierda nos continúa viendo como un «carro vacío». Las luchas por la vivienda pública, por el reconocimiento del asunto de los niños yemenitas y los experimentos de radiación de la tiña, por los cambios en los límites jurisdiccionales de los consejos regionales, contra el acoso racista en el sistema educativo, todo esto recibe un apoyo insignificante de quienes se autodenominan»
izquierdistas» en Israel.



Miembros de la Izquierda Socialista Israelí (SHASI) marchan en Tel Aviv el 1 de mayo de 1990. (Cortesía de la familia Kaminer)

Mientras tanto, esta «izquierda» repite consignas vacías que repelen a estos grupos unos de otros y que sirven al sistema. El hecho de que me digas «eres de derecha, eres de los barrios pobres, eres fascista», ya me separas automáticamente de ti. La actitud de la izquierda hacia nosotros siempre ha sido: «Eres un grupo que necesita estar agradecido por existir». Es por eso que argumento, y he argumentado durante años, que nunca ha habido un verdadero movimiento de izquierda en Israel, porque los grupos de izquierda que describí quedaron atrapados en los patrones del histórico partido Mapai [8], cuyo ADN fue heredado por la derecha fascista y capitalista de hoy, la misma canción con un título diferente. Lo que se llama «derecha» e «izquierda» en Israel son en realidad partes inseparables del mismo oficialismo. Es realmente importante entender esto. La verdadera diferencia no es entre derecha e izquierda, sino entre el establishment que conserva los privilegios de la «tribu blanca» y cualquiera que desafíe esa condición.

A pesar de los patrones problemáticos que dieron forma a la relación entre los grupos de izquierda y la lucha de los Panteras Negras, se vislumbraron algunas posibilidades diferentes, de verdadera solidaridad. Estas perspectivas surgieron a nivel individual, con activistas específicos que pudieron dejar de lado los dictados del sionismo. Mencioné a Hava Fogel y Naomi Kiss al principio, y ahora me gustaría mencionar a Reuven y Noam Kaminer. Yo era amigo de Reuven antes de las Panteras Negras. Nos conocimos en Musrara. Había una sucursal del Partido Comunista en la calle Heleni Hamalka. Solíamos ir por allí como jóvenes, era uno de los pocos lugares donde podíamos salir, tomar un té y galletas, tal vez ver una película sobre Lenin y la revolución bolchevique o asistir a una conferencia. ¡Ni siquiera teníamos que pagar! Reuven estaba allí y nos invitaba a eventos, pero nunca se impuso, nunca nos obligó a ir a una reunión ni nada por el estilo. Para nosotros se trataba de tener un tiempo de ocio, no activismo político, pero creó una conexión entre nosotros.



Reuven Abergel pronuncia un discurso ante más de 10.000 solicitantes de asilo africanos en el Parque Levinsky del sur de Tel Aviv en apoyo de su lucha, el 7 de enero de 2014. (Activestills.org)

Después de eso me reuní con Reuven muchas veces y luego con su hijo Noam y también con su nieto. Estas reuniones siempre fueron cálidas y auténticas y nunca sentí que hubiera una agenda oculta o un aire de superioridad. Al igual que otros activistas ashkenazíes, Reuven y Noam estuvieron presentes en muchas protestas de los Black Panther; lo importante es que no eran el tipo de personas que predicarían sobre su «ideología» y actuarían como si fuera más importante que la opinión de cualquier otra persona. Lo importante para ellos era estar allí, nada más, a diferencia de otros que estaban «en una misión» durante las protestas y acciones.

Mis muchos años de amistad con activistas ashkenazíes que pudieron romper la barrera de la superioridad aclararon para mí y para otros que la lucha de los mizrajíes es contra la hegemonía, contra la estructura que la «tribu blanca» creó aquí para mantener su división del botín y no contra los ashkenazíes como grupo. Cuando luchas contra la opresión también luchas para liberar a tu opresor de sus patrones. Aquellos entre los opresores que logran desarrollar un verdadero deseo de liberarse de esos patrones son unos pocos raros y preciosos y cada movimiento de izquierda que quiera ser verdaderamente independiente debe liberarse de estos patrones y ver a los oprimidos que luchan por sus derechos como un «carro lleno».

Notas:

[1] Ashkenazí es un término que en Israel se ha referido a judíos cuyos antepasados​​llegaron de Europa. Ashkenaz es una figura bíblica cuyos descendientes se identifican con los alemanes en la tradición judía medieval.

[2] En el Talmud hay un principio halájico en el que un camello que tira de un carro vacío debe dar paso a un camello que tira de un carro cargado de mercancías. Este principio se convirtió en parte de la cultura popular israelí después de una reunión entre el primer ministro David Ben-Gurion y el rabino Avrohom Yeshaya Karelitz (el «Chazon Ish»), en el que este último describió a los israelíes seculares como un «carro vacío» que debe dar paso a israelíes religiosos, el «carro lleno». Los israelíes religiosos tienen la carga de mantener la tradición judía y, por lo tanto, deben ser priorizados en asuntos de política.

[3] «Ellos allí y nosotros aquí» es un eslogan que se hizo popular en la oposición de derecha a los Acuerdos de Oslo. Fue acuñado por el político de extrema derecha y exfigura militar Rechavam Ze’evi, quien usó el eslogan para apoyar la idea de transferencia de población o la expulsión forzada de palestinos de la Palestina histórica. Desde entonces el término ha llegado a denotar ampliamente la idea de separación entre palestinos e israelíes.

[4] Golda Meir, primera ministra de Israel en el momento de la lucha de los Panteras Negras.

[5] El rabino Meir Kahane fue un rabino ortodoxo israelí-estadounidense y político ultranacionalista cuyo partido, Kach, fue expulsado de la Knesset por racista y antidemocrático. Apoyó restringir la democracia a los ciudadanos judíos de Israel, hacer cumplir la ley religiosa judía en oposición a la ley laica, anexar Cisjordania y la Franja de Gaza y «transferir» a la población palestina. Fue declarado culpable de fabricar explosivos en Nueva York en 1971. Muchos grupos derechistas israelíes actuales se inspiran abiertamente en sus puntos de vista racistas.

[6] El Muro de los Lamentos es un remanente del Segundo Templo y un lugar sagrado tanto para judíos como para musulmanes.

[7] La Muqata’a (المقاطعة) es la sede de la Autoridad Nacional Palestina en Ramallah.

[8] Mapai es el acrónimo hebreo para El Partido de los Trabajadores de la Tierra de Israel. Mapai fue la fuerza dominante en la política sionista desde principios de la década de 1930 y hasta 1977, cuando Likud tomó el poder. Es el precursor del Partido Laborista israelí.

Reuven Abergel ha sido un activista social y político en Israel-Palestina por más de 50 años. Después de cofundar los Panteras Negras israelíes participó en numerosos movimientos por la justicia social y política en Israel-Palestina, incluido el Bloque de Periferia de los levantamientos sociales de 2011 en Israel, así como el movimiento Tarabut, que vincula las luchas sociales y políticas en Israel. Vive en Jerusalén.

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.

Fuente: https://www.972mag.com/black-panthers-book-reuven-abergel/

Nenhum comentário:

Postar um comentário