Pages

La pandemia mata a los pobres, la desigualdad todavía matará a más

Para los 2.500 millones de personas que sobreviven con apenas cinco dólares al día, el impacto de la Covid-19 puede ser calamitoso.

Do Rebelión, 22/04/2020

Por Joan Benach
Fuentes: Ctxt

En poco más de cuatro meses, la Covid-19 se ha convertido en la crisis de salud global más rápida conocida hasta la fecha.


Diversos rasgos biológicos, políticos y de salud pública de tipo sistémico han convergido para que esto suceda: su contagio y letalidad poblacional elevada, la debilidad de los sistemas de salud y de salud pública nacionales y globales, la globalización del turismo de transporte aéreo, y la ceguera institucional y política para escuchar y reaccionar adecuadamente ante las advertencias suscitadas por científicos e instituciones, son algunos de ellos. Aunque nadie podía predecir exactamente cuándo, cómo y dónde comenzaría, y qué país sería el más afectado, desde al menos la década de 1980 sabíamos que esto podía suceder[1]. Los científicos advirtieron de que los cambios socioecológicos globales, que permiten que surjan enfermedades infecciosas, estaban aumentando a un ritmo sin precedentes o, en palabras del microbiólogo premio Nobel Joshua Lederberg, que “la mayor amenaza para el dominio continuo del hombre en el planeta es el virus”. Sí, estábamos repetidamente advertidos. En 2015, Bill Gates señaló en un vídeo de divulgación y en una publicación científica: “Existe una alta probabilidad de que una epidemia de una enfermedad muy infecciosa tenga lugar en los próximos 20 años”. Y en septiembre de 2019, la propia OMS advirtió: “El mundo está en grave riesgo de padecer devastadoras epidemias o pandemias de enfermedades regionales o mundiales que no solo causen la pérdida de vidas sino que destruyan las economías y creen un caos social”.

Sin embargo, el coronavirus no es una pandemia global que afecta a toda la población por igual, como a menudo se suele repetir, sino que está exacerbando, aún más, las enormes desigualdades sociales ya existentes.

En tiempos de pandemia, una de las mejores maneras de valorar los logros o injusticias sociales de un país o comunidad es analizar en detalle sus condiciones de salud y, muy en especial, su nivel de equidad. Contrariamente a lo que arguyen autores que juzgan de forma muy positiva el “progreso” de la sociedad como Steven Pinker, Max Roser, Matt Ridley, Johan Norberg o Hans Rosling,[2] que nos inundan con indicadores optimistas de la sociedad actual y que sirven para justificar las bondades del sistema capitalista, la pobreza, la exclusión social y la desigualdad, a nivel mundial y también dentro de los países, son mucho mayores de lo que nos imaginamos o de lo que queremos ver. La manera en que vemos las cosas se ve afectada por lo que sabemos o lo que creemos. Mirar es un acto de escoger, decía el escritor y crítico de arte británico John Berger, y añadía “sólo vemos lo que miramos”[3]. En la novela Ensayo sobre la ceguera, un extraño virus produce repentinamente una ceguera masiva en la población. En ella el Premio Nobel portugués José Saramago nos enseña que estamos ciegos, ciegos que ven, ciegos que, viendo, no ven[4].

Aún no disponemos de análisis adecuados para valorar de forma mínimamente afinada el impacto integral de la pandemia de la Covid-19, pero los resultados preliminares indican muchos de los efectos que están sucediendo, y también las consecuencias que con una elevada probabilidad van a ocurrir en el inmediato futuro. ¿Qué lecciones podemos aprender del contexto social de un minúsculo betacoronavirus de apenas 100 nanómetros de diámetro?

La primera lección que debemos aprender es la ignorancia o la amnesia. Hace un siglo, un artículo en la revista Science apuntaba: “La pandemia que acaba de extenderse por la tierra no tiene precedentes. Ha habido más epidemias mortales, pero han sido más circunscritas; ha habido epidemias casi tan extendidas, pero han sido menos mortales…”[5]. La pandemia de 1918-19 mató entre 50 y 100 millones de personas a lo largo de tres oleadas. Aunque durante décadas se adujo que la pandemia afectó a todos los grupos sociales por igual, estudios recientes han mostrado cómo la mortalidad de la población varió más de 30 veces entre países, ocurriendo la gran mayoría de muertes en los países pobres[6] y , también, cómo la mortalidad de las clases sociales populares fue mayor, observándose que, a pesar de la naturaleza virulenta del virus, “la gripe no se comportó de una manera democrática… sino que hubo una variación geográfica significativa en la mortalidad asociada con factores sociodemográficos”[7].

Casi un siglo más tarde, durante la pandemia de gripe A H1N1 de 2009, también se halló que la tasa de mortalidad fue tres veces mayor en la quinta parte más pobre de la población de Inglaterra que en la más rica[8], o que la mortalidad y hospitalización entre hispanos y negros en Illinois en Estados Unidos fueron mucho más elevadas[9]. Actualmente (15 de abril), los datos oficiales nos dicen que la pandemia ya ha contagiado a más de dos millones de personas, de las que han fallecido cerca de 130.000. El impacto global de una crisis multidimensional que ha puesto patas arriba la economía, la sociedad y la política planetarias es inmenso. No cabe duda de que el mundo ha cambiado y nada será ya igual. Pero cuando valoramos la gravedad de la mortalidad, podemos observar la realidad con una perspectiva más matizada. La pandemia de gripe A (H1N1) de 2009, contagió a 1.000 millones de personas, de las cuales murieron quizás hasta medio millón de personas; anualmente mueren en el mundo entre 250.000 y 500.000 personas por la gripe común; en los cuatro meses y medio de crisis ya han muerto en el planeta cerca de tres millones de infantes a causa del hambre en el más absoluto olvido. En el mundo desarrollado, la pandemia ha desarrollado una situación trágica y de colapso, pero gran parte de la población mundial vive ya cotidianamente inmersa en ese colapso, y el coronavirus exacerbará aún más un planeta ya enfermo de desigualdad.

Una segunda lección a aprender tiene que ver con las causas, con el porqué de la pandemia. La causa de la pandemia no es sólo biológica, no es sólo un virus. Las personas enferman y fallecen debido al virus SARS-Cov-2 y a las diferencias biomédicas y de edad que posee cada individuo, pero estas no son las “únicas causas” de enfermar y morir. Los estudios de salud pública enseñan que los procesos de salud y la enfermedad colectiva son también productos sociales e históricos. De hecho, desde antes de nacer y hasta la muerte, incorporamos en nuestros cuerpos y mentes los determinantes políticos y socioecológicos, que más tarde expresamos en forma de salud o enfermedad. ¿Cuáles son entonces las causas de la pandemia? Lo advirtió el sociólogo Zygmunt Bauman, al señalar que ahora más que nunca dependemos unos de los otros, y que por primera vez en la historia ya somos una humanidad. Estamos interconectados. Cualquier cosa que ocurra en un lugar del globo tiene efectos en el resto del planeta, aunque reconozcamos que, en muchos casos, no sabremos cómo, cuándo, ni cuáles serán esos efectos. Las causas profundas de la pandemia radican en la crisis ecosocial sistémica en que se encuentra la humanidad: urbanización desmedida, cambios en los usos de la tierra, deforestación, pérdida de biodiversidad, crecimiento masivo de la agroindustria, transmisión de enfermedades entre especies animales hacinadas, crecimiento masivo del turismo y viajes en avión… ¿Qué hay detrás de todo ello? Un proceso sistémico de acumulación, crecimiento exponencial y desigualdad de un sistema económico sin frenos como el capitalismo que, como muestran muchos estudios científicos, choca frontalmente contra los límites biofísicos planetarios. No se trata de que haya una crisis ecosocial ni climática, lo que hay es un proyecto político-económico que genera las condiciones para que esas crisis se produzcan. Lo que hay detrás es una economía que nos enferma cuando crece y que al entrar en crisis también nos enferma. ¿Es el capitalismo una enfermedad?, se preguntaba hace unos años el gran ecólogo matemático y salubrista Richard Levins. Son muchos los científicos que como él llevan años avisándonos de la aparición de una pandemia, pero la prevención de una catástrofe no produce beneficios, ha dicho con su lucidez habitual Noam Chomsky. Sin cambios políticos, socioecológicos y económicos muy profundos, si no cambiamos de dirección, la probabilidad de que ésta no sea la última pandemia, o de que incluso aparezca una mucho más letal, es muy elevada.

La Covid-19 reúne todas las condiciones para que debamos considerarla una pandemia de la desigualdad. Aunque hasta dentro de unos meses no dispondremos de análisis científicos precisos, caben pocas dudas de que la pandemia constituye una grave amenaza para la población obrera y barrios populares de ciudades como Nueva York o Chicago, donde siete de cada diez muertes son afroamericanos, pese a ser sólo el 30% de la población. La pandemia además tendrá un fuerte impacto en aquellos países que el escritor uruguayo Eduardo Galeano calificó de “países arrollados por el desarrollo ajeno”. Y desgraciadamente, el mundo rebosa de suburbios indigentes, viviendas hacinadas, trabajo precarizado e informal, sistemas de sanidad débiles, y falta de alimentos y agua potable. Para los 2.500 millones de personas que sobreviven con apenas cinco dólares al día, el impacto de la Covid-19 puede ser calamitoso. En nuestros medios se repite hasta la saciedad que es esencial lavarnos con frecuencia las manos para prevenir contagios. Pero Unicef advierte de que una de cada tres personas en el mundo no tiene acceso a agua potable y que más de 300 millones de africanos no tienen agua corriente. La pandemia está devastando a los pobres del mundo, incluso cuando el coronavirus aún no les ha afectado de pleno. Hasta el momento, la mayor parte del número mundial oficial de muertes se ha registrado en los países ricos, pero eso podría comenzar pronto a cambiar si dispusiéramos de los datos y análisis apropiados para saber el número de contagiados en los países más pobres. Ya en las últimas semanas hemos visto los primeros casos confirmados de Covid-19 en algunos de los barrios marginales más grandes y hacinados del mundo. Un estudio en Brasil, por ejemplo, ha estimado que el número real de casos de coronavirus en el país podría ser 12 veces la cifra oficial. Pero, incluso aunque el coronavirus no se propagase en miles de ciudades y pueblos de África, América Latina y Asia, donde es imposible que exista un distanciamiento social efectivo, la existencia de millones de personas con medios de vida enormemente precarizados, una elevada pobreza y una ingente pérdida de empleos y trabajos informales puede matar más que el coronavirus[10]. Todo ello podría producir un enorme caos social, cientos de miles de personas desesperadas y un incremento en la ingente cantidad de migrantes que en el mundo buscan un modo de supervivencia. Cuando dentro de un tiempo tengamos datos y análisis fiables podremos valorar los efectos reales de la pandemia en cuanto a mortalidad y morbilidad, y será posible comparar sus efectos entre países y entre grupos sociales, pero hoy podemos decir que las desigualdades en salud son la enfermedad de nuestra época, nuestra principal pandemia.

Al iniciar el siglo, Manuel Vázquez Montalbán analizaba la emergencia del pancapitalismo en un ensayo sobre la globalización en el que nos advertía de que “enseñar el hormiguero, la piel, los ojos de los perdedores era subversión”, y que algún día cercano podría estar prohibido. Afortunadamente, no hemos llegado a ese punto, pero la actual ausencia de datos fiables que existe en muchos países para analizar la desigualdad parece acercarnos a ello. Un gran número de análisis científicos ha mostrado cómo las clases más vulnerables, las mujeres, migrantes, infantes, mayores y residentes en territorios pobres mueren y enferman más por causas injustas y evitables. La pandemia de la Covid-19 amplificará desigualdades sociales previas.

Llueve, y llueve sobre mojado, pero no llueve igualmente para todas las personas por igual. Las políticas neoliberales mercantilizadoras deterioraron sin piedad los recursos y servicios de la sanidad pública; los servicios sociales y de dependencia nunca fueron desarrollados; y la salud pública, el medio para analizar, proteger y prevenir la enfermedad y promocionar la salud colectiva, ha sido sistemáticamente infrafinanciada e ignorada. Los profesionales, aclamados hipócritamente por algunos como héroes, han debido exponerse innecesariamente al contagio y al riesgo de morir. Durante días, un gran número de trabajadores precarizados han tenido que elegir entre riesgos: ir a trabajar, perder el empleo, o, más tarde, confinarse precariamente sin disponer del privilegio de teletrabajar. Junto a obreros de la construcción, repartidores y empleados del sector turístico y los servicios, una gran parte de la clase trabajadora que sostiene la vida común de toda la población ha sido invisibilizada. En el hogar, la crisis se manifiesta sobre todo en las mujeres que cuidan y atienden a personas enfermas y con discapacidad, a infantes y mayores. Las cajeras, limpiadoras, camareras de piso y trabajadoras sociales y de cuidados tienen también rostro de mujer.

El microbiólogo y ambientalista de origen francés René Dubos decía que cada civilización crea sus propias enfermedades y epidemias. La enfermedad más importante de nuestra época, su pandemia más devastadora, no es la tuberculosis, la malaria, el sida, o la Covid-19, sino la desigualdad. Según el historiador Peter Turchin, existe una fuerte asociación entre las crisis sociales, la globalización y las pandemias, de modo que estas han sido más probables en los momentos de mayor desigualdad social. La población pobre emigra en mayor medida para buscar trabajo, y los ricos gastan más en lujos y viajan más a lugares lejanos. El mundo se conecta más estrechamente a través de personas, gérmenes y artículos que viajan juntos a lo largo de las rutas comerciales que conectan ciudades y países. Eso ocurrió en el siglo II d. C., cuando los imperios romano y chino estaban en la cima de su riqueza y poder, durante la plaga de Justiniano en el siglo VI. Y durante la Peste Negra en el siglo XIV. De forma parecida a como ocurrió con la gripe de 1918, la pandemia del 2020 es la chispa que ha desencadenado una crisis latente en una economía global enormemente desigual que amplificará aún más las desigualdades existentes convirtiendo en mera retórica expresiones repetidas en estos días cómo que “nadie quede atrás” o que “nadie será abandonado a su suerte”. El filósofo Emilio Lledó apuntaba hace poco que no debemos dejar que nadie aproveche un virus para mantenernos en la oscuridad y la indecencia. El coronavirus nos obliga con urgencia a hacer un cambio social radical. La pandemia del coronavirus mata a los más pobres de desigualdad. A su vez, la pobreza y la desigualdad matarán a los más pobres.

Notas

1. Knobler S, Mahmoud A, Lemon S, et al (eds.). Institute of Medicine (US) Forum on Microbial Threats, Learning from SARS: Preparing for the Next Disease Outbreak. Washington (DC): National Academies Press (US); 2004.

2. Algunos ejemplos de libros. Steven Pinker: Los ángeles que llevamos dentro. Barcelona: Paidós, 2012; y En defensa de la Ilustración: Por la razón, la ciencia, el humanismo y el progreso. Barcelona: Paidós, 2018. El texto de Max Roser: The short history of global living conditions and why it matters that we know it. (ourworldindata.org.2017). El libro de Matt Ridley. El optimista racional. ¿Tiene límites la capacidad de la raza humana? Madrid: Taurus, 2011. Los libros de Johan Norberg: En defensa del capitalismo global. Madrid: Unión editorial, 2009; y Progreso. 10 Razones para mirar al futuro con optimismo. Barcelona: Deusto, 2017. El libro de Hans Rosling: Factfulness. New York: Flatiron Books, 2018;

3. Berger J. El sentido de la vista. Madrid: Alianza editorial, 1990.

4. José Saramago. Ensayo sobre la ceguera. Madrid: Alfaguara, 1995.

5. George A. Soper. The lessons of the pandemic. Science 1919;49(1274):501-506.

6. Murray CJ, Lopez AD, Chin B, Feehan D, Hill KH. Estimation of poten-tial global pandemic influenza mortality on the basis of vital registry data from the 1918–20 pandemic: a quantitative analysis. The Lancet. 2007;368:2211‐2218.

7. Mamelund S-E. A socially neutral disease? Individual social class, household wealth and mortality from Spanish influenza in two socially contrasting parishes in Kristiania 1918–19. Soc Sci Med. 2006;62:923‐940.

8. Rutter PD, Mytton OT, Mak M, Donaldson LJ. Socio-economic disparities in mortality due to pandemic influenza in England. Int J Public Health. 2012;57(4):745–750.

9. Soyemi K, Medina-Marino A, Sinkowitz-Cochran R, et al. Disparities among 2009 Pandemic Influenza A (H1N1) Hospital Admissions: A Mixed Methods Analysis – Illinois, April–December 2009. PLOS One. April 28, 2014. Accesible en:

10. Barkha Dutt. As India goes into lockdown, fear spreads: ‘Poverty may kill us first’. Washington Post. 26 marzo 2020.

Joan Benach es profesor, investigador y salubrista (Grupo de Investigación sobre Desigualdades de Salud, Greds-Emconet, UPF; Johns Hopkins-UPF Public Policy Center; Grupo de Investigación Transdisciplinar sobre Transiciones Socioecológicas, GinTrans2, UAM).

Fuente: https://ctxt.es/es/20200401/Politica/31936/coronavirus-precariedad-trabajadores-pobreza-desigualdad-joan-benach-pandemia.htm

Nenhum comentário:

Postar um comentário