Pages

Brasil. Leonardo Boff: «El coronavirus es un ultimátum para cambiar la relación con la tierra».

El retiro reflexivo y la conversión ecológica son las consignas en el discurso del teólogo ante la pandemia.

Es en medio del escenario actual de pandemia que el teólogo, escritor y humanista Leonardo Boff sofistica sus reflexiones ya conocidas sobre la necesidad de revisar los mandamientos del sistema capitalista, ampliar el alcance del Estado y fortalecer la relación del hombre con la tierra.

Do Resumen Latinoamericano, 29/04/2020

Cristiane Sampaio* 

En vista de esta situación y el daño multilateral causado por el coronavirus, para el teólogo, un refuerzo parece indispensable: existe una necesidad urgente de promover una conversión ecológica planetaria, bajo pena de la humanidad «entrando en un camino sin retorno».

En una conversación con Brasil de Fato , Boff trató este y otros puntos, y también enfatizó que la aparente prisión de aislamiento social puede convertirse en liberación. «No queremos sufrir este virus, queremos deshacernos de él a través de una actitud más benevolente, amigable con la vida, protectora y cuidadosa hacia la naturaleza». Mira el diálogo completo a continuación.

Brasil de Fato: ¿Qué le parece, por ejemplo, la postura del gobierno de Bolsonaro de priorizar los problemas económicos sobre el cuidado del aislamiento social y el bienestar de la población en general?

Leonadro Boff: Creo que es una actitud irresponsable y que no conoce el valor de la vida. La vida, cuando muere, no puede ser resucitada. El material y los productos de fábrica siempre se pueden reproducir y rehacer. No entendió esto y es por eso que se expuso, incluso provocando las leyes internacionales de protección contra el coronavirus, y considero que esto incluso puede generar una especie de genocidio en Brasil porque miles lo imitan y no se ponen la máscara y no se protegen a sí mismo. contra el contacto y la contaminación de este virus.

Esto podría traernos daños multilaterales …

Sí, y creo que lo más serio serían las vidas sacrificadas. Esa institución inglesa, el Imperial College de Londres, dice que si Brasil continúa sin tomar las medidas necesarias, puede conocer a 6 millones de víctimas, y creo que eso no es imposible. Por lo tanto, debemos seguir estrictamente el confinamiento social y usar máscaras para protegernos de la contaminación, mantener nuestra distancia y no correr riesgos, porque el virus es tremendo en términos de dolor y puede ser letal.

Usted escribió en los últimos días que lo que nos salvaría sería la lógica de la cooperación, y no la de la competencia, que es el paradigma típico del modo de producción que tenemos. ¿Es acaso un momento para repensar el sistema capitalista con más fuerza?

Creo que el coronavirus cayó como un rayo en el sistema dominante, que es el capitalista, y conserva la competencia como motor principal, sin ninguna cooperación, y también individualismo, sin ninguna conexión con otras personas. Lo que nos está salvando no es la competencia, sino la cooperación, no es el individualismo, sino la conexión de todos con todos, y especialmente en un estado más fuerte, no mínimo, capaz de organizar políticas que lleguen a un mayor número de personas. Entonces, saldremos de esta crisis con una mente diferente. El capitalismo no puede ser feroz, acumular, como lo ha sido hasta ahora, debe respetar los límites de la tierra, incorporar la dimensión ecológica y ser mucho más cooperativo que simplemente competitivo.

¿Sería también un momento para que las personas cuiden más sus cuerpos y sus espíritus? ¿El contexto proporciona más reflexiones sobre este tema también?

Creo que este momento es una especie de retiro reflexivo, si la gente pregunta cuál es la relación que tenemos con la naturaleza, con la Madre Tierra, porque, hasta ahora, hemos explorado demasiado la naturaleza, hemos ofendido y atacado los bienes y servicios de la tierra, y el virus proviene de la naturaleza.

Tengo la interpretación de que este virus es una especie de contraataque desde la tierra misma, por lo que el ser humano deja de maltratar a la naturaleza, deforesta, desertifica, contamina el aire y el agua y, al mismo tiempo, una especie de ultimátum O cambiamos la relación con la tierra, con más cuidado, más amor y respetando los límites de la naturaleza misma, que todo nos da para apoyar y continuar con nuestras vidas, o podemos ir a enfrentar la barbarie, podemos ir al encuentro de una situación dramática para el futuro de la vida y el futuro de la tierra viva misma.

Siempre enfatiza la importancia de estos temas vinculados al tema de la conciencia ecológica. ¿Cómo podríamos, en este momento, implementar esto para tratar de alcanzar una forma de vida más sostenible ?

Mire, creo que lo más fundamental, que no entró en la conciencia colectiva o la del jefe de Estado, es que somos parte de la naturaleza. No somos dueños, no estamos en la cima de la naturaleza. Estamos a su lado, junto con los otros seres, que son nuestros hermanos y hermanas. Por lo tanto, debemos respetar a cada ser, que tiene un valor en sí mismo, no podemos sobreexplotar los bienes y servicios, debemos imponer límites a nuestra voracidad, tener un consumo más responsable y compartido.

Tenemos que aprender esto en un proceso de educación, conciencia. Si no aprendemos, sufriremos mucho. Como dijo una vez un filósofo: «De la historia aprendemos que no aprendemos nada, sino que aprendemos todo del sufrimiento». No queremos sufrir este virus, queremos deshacernos de él a través de una actitud más benévola, amigable con la vida, protectora y cuidadosa hacia la naturaleza.

Usted habló de imponer límites, establecer arenas. ¿De dónde deben venir los principales esfuerzos para esto ?

Creo que debería comenzar con el consumo, porque tenemos una cultura de consumismo, de cosas que no necesitamos, que son inútiles, y debemos enfocarnos en la vida y los medios de vida, que son aire limpio, alimentos no quimicos. , los suelos que podemos pisar sin envenenarnos.

Está trabajando en las cosas básicas, sin las cuales la vida no existe. Tenemos que aprender esto, ya que el capitalismo usa la publicidad para vendernos cosas que no necesitamos. Ahora, tenemos que tener un consumo compartido, un consumo más solidario y conocer los límites de la tierra. No es un cofre sin fondo. Es un ser vivo, Gaia, que nos da vida, y se reproduce continuamente, por eso nos sentimos parte de la naturaleza. Debemos defenderlo como si fuera nuestro hogar común.

¿Sería posible, entonces, transformar la conciencia colectiva frente a todo este escenario ?

Esto es urgente Creo que la gran lección que nos brinda este recuerdo social es que tenemos que cambiar nuestras vidas, hacer una conversión ecológica porque, si no lo hacemos, podemos encontrar un camino sin retorno. Por lo tanto, es esencial tener una nueva conciencia, un nuevo sentimiento de respeto, de cuidar todo. Con eso, nuestra forma de vivir en la Tierra será amigable con la vida, y la tierra será generosa para continuar dándonos todo lo que necesitamos para vivir.

Usted dijo en una entrevista, una vez, antes de este escenario de pandemia que tenemos hoy, que Brasil es más grande que sus crisis. Ante esto, ¿cree que, incluso frente a la abrumadora crisis que tenemos ahora, sería posible experimentar un proceso de superación ?

Creo que todos vamos a superar esta crisis, que es más que una crisis. Es una especie de lección para nosotros poder pensar y pensar en cambiar. Brasil aprenderá a respetar sus numerosos ecosistemas, luchará para reducir su desigualdad social, que es nuestra mayor herida, en nombre de la cual muchas personas mueren porque no pueden defenderse y no pueden aislarse de los ataques de virus.

Será una reflexión amplia, respondiendo que Brasil queremos. Queremos un Brasil con menos desigualdad, más respeto por el bosque y nuestras aguas y más fraternal entre nosotros, porque hay mucha violencia, mucho odio entre las personas. Todo esto también pertenece a la ecología, no solo ambiental, sino también a la ecología mental y social. Tenemos que saber vivir humanamente entre nosotros y con cuidado y amor por la naturaleza.


*Brasil de fato – Edición: Rodrigo Chagas – Foto Portada: Guilherme Santos / Sul21

Nenhum comentário:

Postar um comentário