Pages

México entra en Fase 2 de Coronavirus

AMLO não está preparando o país para a pandemia

Do IELA, 26/03/2020

1. El costo del COVID-19 en China
En China, el diagnóstico para el COVID-19 cuesta al Estado alrededor de 100 yuanes, equivalentes a unos $ 7 dólares o 170 pesos mexicanos. Para la población el diagnóstico es gratuito. En cuanto al costo del tratamiento, éste varía: si no es grave, cuesta más o menos 10,000 yuanes o 1,400 dólares; si es grave, puede costar un millón de yuanes. Sin embargo, el costo relacionado al coronavirus se cubre entre el seguro médico y un fondo especial del gobierno, por lo que los enfermos no pagan casi nada.

2. El costo en Estados Unidos

En Estados Unidos, por su parte, un diagnóstico en un Emergency Room suele costar hasta 1,400 dólares (https://tinyurl.com/wwtvdh4) y todos los gastos hospitalarios son absorbidos por los enfermos, si no es que tienen un seguro médico privado, que suelen ser incosteables para un ciudadano promedio de clase trabajadora.

3. El costo en México

Para el caso de México, en los hospitales y laboratorios privados, una prueba diagnóstica del COVID-19 cuesta entre 3,000 y 10 mil pesos mexicanos, sin ningún mecanismo que les prohíba aumentar su costo –además de que no cuentan con autorización oficial de la Secretaría de Salud (https://tinyurl.com/u7dwmvn). En cuanto al protocolo de atención, éste tiene un costo de entre 20 y 25 mil pesos. Esto es un chiste y un insulto a la vez, en un país en el que el 48.8% de la población vive en pobreza, y el 16.8% en pobreza extrema (Coneval).

4. La ventaja socialista

La ventaja de un sistema socialista no sólo es visible en la efectividad para contener la epidemia, sino en la capacidad de ayudar a otros países del mundo, pues China ha enviado ya millones de cubre bocas y guantes quirúrgicos, mascarillas de tipo 95, ventiladores para respiración, kits de prueba para detectar el COVID-19, trajes de protección y cientos de expertos a casi todos los rincones del mundo: desde países europeos desarrollados y que han sido gravemente afectados como Francia, España, Italia y Suiza; a países menos desarrollados y estigmatizados por occidente como Irán y Venezuela (mientras EE.UU. continúa imponiendo sanciones), y a otros países asiáticos como Filipinas, Camboya y Corea del Sur, entre otros.

5. La Unión Europea 

Mientras tanto, de la Unión Europea no se ven ni sus luces. No se ha sabido de donativos, ni siquiera entre sus países miembros, por lo que es impensable esperar donativos hacia otros países menos desarrollados. Los hospitales se abarrotan, con pacientes por los suelos, y con escasez de mascarillas quirúrgicas, respiradores, y kits de pruebas.

La crisis es tal, que en lo que parece un giro de 180 grados para las políticas neoliberales de occidente de los últimos 30 años, líderes como Macron, Merkel y Pedro Sánchez están contemplando nacionalizar las empresas privadas (https://tinyurl.com/thd8qkd) y los hospitales privados (https://tinyurl.com/tlk2po5), así como condonar el pago de servicios como la electricidad, el gas y el agua, y el pago de rentas en las viviendas.

6. Criminal política de Trump

Por su parte, el gobierno de los Estados Unidos, más que atender la emergencia –pues al día de hoy es el tercer país con más infectados– se ha dedicado a atacar a China, empezando con el recurso retórico del presidente Trump de nombrar al nuevo coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19, como “el virus chino” (https://tinyurl.com/r64jmb5). Esta estrategia coordinada desde Washington, es congruente con las declaraciones del Secretario de Estado, Mike Pompeo, de que el Partido Comunista de China es la “amenaza central de nuestros tiempos” (https://tinyurl.com/tby8p5f).

Por si fuera poco, el diario estadounidense The Daily Beast ha filtrado un cable del Departamento de Estado que revela que el presidente Donald Trump ha demandado un esfuerzo de todas las agencias del gobierno para, de manera colaborada, culpar a china por la pandemia del COVID-19.

El cable enfatiza la narrativa de que el Partido Comunista de China “ha ocultado la existencia de la enfermedad a su gente y al resto del mundo, ha fallado por advertírselo a otros países, y ha rechazado la ayuda de América, todo porque al Partido Comunista de China le importa más su reputación que el sufrimiento de la gente” (https://tinyurl.com/tte9dr5).

7. México entra en fase 2 de epidemia/Actitud de oligarquía azteca
Hoy México, como era totalmente previsible, entró en la fase 2 de la epidemia, donde la situación se acerca a la de Europa y Estados Unidos. La reacción de los grupos empresariales locales como el grupo Alsea, que se dedica a la representación y operación de restaurantes, cafeterías y franquicias de comida rápida globales como Starbucks, Vips, Chili’s, TGI Fridays, The Cheesecake Factory, P.F. Chang’s, Domino’s Pizza y Burger King, fieles al capitalismo y a sus intereses de clase, hicieron recortes de personal, y a los restantes los mandaron a sus casas por 30 días sin goce de sueldo (https://tinyurl.com/thrpgsg).

Además de las medidas de despidos, descansos forzados sin goce de sueldo y despojo de prestaciones a sus empleados, la oligarquía local, que tiene bajo su control a los aparatos de guerra mediática que engañosamente llama “medios de comunicación”, se ha encargado de emprender campañas de pánico y desinformación en sus portales digitales y redes sociales, a través de titulares engañosos, informaciones sesgadas, y los artículos de opinión de sus “comentócratas”, cosa que es difícil de combatir desde el gobierno, con un presidente que no tiene un equipo de comunicación que valga la pena.

8. Las universidades mexicanas

Y de investigación en centros académicos y universidades, ni hablar. En México, más que universidades que se dediquen a la investigación científica, tenemos burocracias inertes y corruptas, con sindicatos ligados a grupos políticos, académicos que hacen más política que investigación, y rectores incondicionales al dedo del poder que ahí los colocó; mientras que en China, los investigadores y científicos de sus prestigiosas universidades ya trabajan en posibles vacunas, y cientos de papers científicos sobre las características, condiciones y factores que inciden en la transmisión del virus.

9. Un pequeño microbio derrota al gigante Fukuyama

Así pues, la actual crisis sanitaria global deja expuestas las enormes grietas, omisiones, fallas y contradicciones de un sistema que para muchos parecía ser “no perfecto, pero el mejor que se podía tener”, el que había “llegado para quedarse”, y el que marcaba “el fin de la historia” o “el fin de las ideologías”, tras la catastrófica caída de la Unión Soviética y el bloque socialista.
Hoy, no obstante, quienes están ayudando al mundo y desmoronando las quimeras de Fukuyama y el orden liberal en este contexto de crisis, son precisamente los países socialistas, encabezados por China, Cuba y Vietnam. Quienes por décadas fueron tachados de malvados, autoritarios y enemigos de la democracia, hoy están salvando más vidas que nadie. No cabe duda ya de una nueva crisis estructural del capitalismo y de la superioridad de un sistema socialista de sanidad pública frente a uno capitalista, donde predomina el libre mercado.

La crisis del COVID-19 puso de nuevo en la agenda del debate político global la alternativa formulada por Karl Kautsky en 1892: el camino es adelante hacia el socialismo, o atrás hacia la barbarie. El estruendoso “fin de la historia” de Fukuyama fue derrotado por una pequeña partícula biológica.

Nenhum comentário:

Postar um comentário