Pages

Confinados

Do Sin Permisso, 28 de Março, 2020
Michael Roberts



Según las estimaciones de la AFP, unos 1.700 millones de personas en todo el mundo están bajo algún tipo de confinamiento como resultado del coronavirus. Eso es casi una cuarta parte de la población mundial. La economía mundial no ha visto nunca nada parecido.

Casi todas las previsiones económicas para el PIB mundial en 2020 son de una contracción del 1-3%, tan malas, si no peores, que en la Gran Recesión de 2008-9. ¡Y las previsiones para las principales economías para este trimestre que finaliza esta semana y el próximo trimestre están llegando a una caída anualizada de entre 20-50%! Los indicadores de actividad económica (llamados PMI), que son encuestas de opiniones a las empresas sobre lo que están haciendo, están registrando mínimos de contracción históricos para marzo.

PMI compuesto de EE. UU. Hasta marzo de 2020



Todo esto se debe al cierre de empresas a nivel mundial y al confinamiento de los trabajadores en sus hogares. ¿Se podrían haber evitado los confinamientos para que este drástico 'shock de oferta' no hubiera sido necesario para hacer frente a la pandemia? Creo que probablemente si. Si los gobiernos hubieran actuado de inmediato con las medidas correctas cuando apareció el COVID-19 por primera vez, los confinamientos podrían quizás haberse evitado.



¿Cuáles eran estas medidas correctas? Lo que sabemos ahora es que todas las personas mayores de 70 años y / o con afecciones médicas deberían haberse autoaislado. Deberían haberse hecho pruebas masivas a todos regularmente y puesto en cuarentena a cualquier persona infectada durante dos semanas. Si esto se hubiera hecho desde el principio, habría habido menos muertes, hospitalizaciones y un control más rápido del virus. Por lo tanto, los confinamientos probablemente podrían haberse evitado.

Pero no se hicieron pruebas, ni se aisló al principio en China. Se negó y se encubrió el riesgo del virus. Para cuando las autoridades chinas actuaron adecuadamente con las pruebas y el aislamiento, Wuhan estaba contaminado por completo y se tuvo que aplicar el confinamiento.

Los chinos al menos tenían la excusa de que se trataba de un nuevo virus desconocido para los humanos y su nivel de infección, propagación y mortalidad no se conocía antes. Pero no hay excusas para los gobiernos en las principales economías capitalistas. Tuvieron tiempo para prepararse y actuar. Italia tardó demasiado en aplicar las pruebas y el aislamiento, de modo que el confinamiento allí tuvo lugar después de que el virus se hubiera disparado. Su sistema de salud ahora está desbordado y apenas puede hacer frente.

Hubo algunos países que aplicaron pruebas masivas y un aislamiento efectivo. Corea del Sur hizo ambas cosas; y Japón, donde el 90% de la población usaba máscaras y guantes y se lavaba, parece haber frenado el impacto de la pandemia a través del auto-aislamiento efectivo sin llegar al confinamiento.



Del mismo modo, en un pequeño pueblo italiano en medio de la pandemia, Vo Euganeo, que en realidad tuvo la primera muerte por virus de Italia, hicieron pruebas a los 3000 residentes y pusieron en cuarentena al 3% afectado, aunque la mayoría no tenía síntomas. A través del aislamiento y la cuarentena, el encierro allí duró solo dos semanas.

En el otro extremo, el Reino Unido y los EEUU han tardado demasiado tiempo en aumentar el numero de pruebas (que todavía es inadecuado) y hacer que las personas vulnerables se autoaislasen. En los EEUU, el gobierno federal todavía se resiste a un confinamiento general estatal.



¿Por qué los gobiernos del G7 y otros no actuaron? Como explica Mike Davis, la razón principal ha sido que los sistemas de salud de las principales economías no estaban preparados para actuar. En los últimos 30 años, los sistemas de salud pública en Europa han sido diezmados y privatizados. En los EEUU, el sector privado dominante ha reducido los servicios para aumentar las ganancias. Según la Asociación Estadounidense de Hospitales, el número de camas de hospitales disminuyó un extraordinario 39% entre 1981 y 1999. El objetivo era aumentar las ganancias al aumentar el 'censo' (el número de camas ocupadas). Pero el objetivo de la gerencia de una ocupación del 90% significaba que los hospitales ya no tenían la capacidad de absorber la afluencia de pacientes durante epidemias y emergencias médicas.

Como resultado, solo hay 45,000 camas de UCI disponibles para lidiar con la inundación proyectada de casos graves y críticos de coronavirus. (En comparación, los surcoreanos tienen más de tres veces más camas disponibles por cada mil personas que los estadounidenses). Según una investigación de USA Today, “solo ocho estados tendrían suficientes camas de hospital para tratar a 1 millón de estadounidenses de 60 años o más que podrían enfermar con COVID-19”.

Los departamentos de salud locales y estatales tienen un 25% menos de personal hoy que antes del Lunes Negro hace 12 años. Durante la última década, además, el presupuesto de los CDC ha caído un 10% en términos reales. Bajo Trump, los déficits fiscales solo se han exacerbado. El New York Times informó recientemente que "el 21 por ciento de los departamentos de salud locales notificaron reducciones presupuestarias para el año fiscal 2017". Trump también cerró la Oficina de Pandemias de la Casa Blanca, un departamento creado por Obama después del brote de ébola de 2014 para garantizar una respuesta nacional rápida y bien coordinada a las nuevas epidemias.

La industria de residencias de ancianos con fines de lucro, que almacena 1.5 millones de estadounidenses de edad avanzada, es altamente competitiva y se basa en salarios bajos, falta de personal y reducción ilegal de costes. Decenas de miles de personas mueren cada año por la negligencia de los centros de atención a largo plazo de los procedimientos básicos de control de infecciones y por el fracaso de los gobiernos en hacer responsable a la administración de los centros, por lo que solo puede describirse como homicidio deliberado. Muchas de estas residencias encuentran más barato pagar las multas por violaciones sanitarias que contratar personal adicional y formarlo adecuadamente.

El Life Care Center, una residencia de ancianos en el suburbio de Kirkland en Seattle, es "uno de los peor atendidos en el estado" y todo el sistema de residencias de ancianos del estado de Washington “es el que cuenta con menos presupuesto del país: un absurdo oasis de sufrimiento y austeridad en un mar de dinero tecnológico" (Organizador sindical dixit). Los funcionarios de salud pública pasaron por alto el factor crucial que explica la rápida transmisión de la enfermedad desde el Life Care Center a otras nueve residencias de ancianos cercanas: "Los trabajadores de residencias de ancianos en el mercado de alquiler más caro de Estados Unidos tienen que tener por lo general varios trabajos, en distintas residencias de ancianos". Las autoridades no pudieron encontrar los nombres ni ubicar estos segundos trabajos y, por lo tanto, perdieron todo el control sobre la propagación de COVID-19.

Además está la gran industria farmacéutica, que realiza poca investigación y desarrollo de nuevos antibióticos y antivirales. De las 18 compañías farmacéuticas más grandes de EEUU, 15 han abandonado totalmente el campo. Los medicamentos cardiológicos, los tranquilizantes adictivos y los tratamientos para la impotencia masculina son los que generan mayores beneficios, no los tratamientos contra las infecciones hospitalarias, las enfermedades emergentes y los asesinos tropicales tradicionales. Una vacuna universal contra la gripe, es decir, una vacuna que se dirige contra las partes inmutables de las proteínas de la superficie del virus, ha sido posible desde hace décadas, pero nunca se consideró lo suficientemente rentable como para ser una prioridad.

He argumentado en artículos anteriores que el COVID-19 no ha aparecido de la nada. Dichas pandemias han sido pronosticadas con anticipación por los epidemiólogos, pero no se hizo nada porque cuesta dinero. Ahora va a costar mucho más.

La crisis mundial ya está aquí. Pero, ¿cuánto tiempo durará y cómo será de intensa? La mayoría de los pronósticos hablan de una caída corta y aguda seguida de una recuperación rápida. ¿Será así? Depende de la rapidez con la que se pueda controlar y derrotar la pandemia, al menos este año. El 8 de abril se levantará el confinamiento en Wuhan ya que no hay nuevos casos. Desde la aparición del virus en enero, habrán pasado unos tres meses, con un confinamiento de más de dos meses. También parece que puede haberse alcanzado el pico de la pandemia en Italia, que ha estado en pleno confinamiento durante solo dos semanas. Quizás se pueda levantar en otro mes o dos. Pero otros países como el Reino Unido acaban de iniciar la fase de confinamiento, y otros países aún enfrentan un crecimiento exponencial de casos que pueden requerir confinamientos.

Por lo tanto, parece poco probable que el shock de oferta global termine antes de junio, probablemente mucho más tarde. Por supuesto, el colapso de la producción podría revertirse antes si los gobiernos deciden aplicar confinamientos o levantarlos antes. La administración Trump ya está insinuando levantar los confinamientos en los próximos 15 días "para poner en marcha la economía" (a expensas de más muertes, etc.); pero muchos gobernadores estatales pueden no estar de acuerdo.

Incluso si las economías se recuperan en la segunda mitad de 2020 a medida que finalizan los confinamientos, seguirá habiendo una depresión mundial. Y es una vana esperanza que la recuperación sea rápida y fuerte en la segunda mitad de este año. Hay dos razones para dudar de eso. Primero, la economía global ya estaba entrando en recesión antes de la pandemia. Japón estaba en recesión; La zona euro estaba cerca e incluso el crecimiento de Estados Unidos se había desacelerado a menos del 2% anual.

Y muchas grandes economías emergentes, como México, Argentina y Sudáfrica, ya se estaban contrayendo. De hecho, el capital huía del sur global hacia el norte, un proceso que ahora se ha acelerado con la pandemia a niveles récord. Con el colapso de los precios de la energía y los metales industriales, muchas economías emergentes basadas en productos básicos (Brasil, Rusia, Arabia Saudí, Indonesia, Ecuador, etc.) enfrentan una gran caída en los ingresos por exportaciones. Y esta vez, a diferencia de 2008, China no volverá rápidamente a sus viejos niveles de inversión, producción y comercio (especialmente en la medida que los aranceles de la guerra comercial con los Estados Unidos permanecen vigentes). Para todo el año, el crecimiento del PIB real de China podría ser tan bajo como el 2%, en comparación con más del 6% del año pasado.

En segundo lugar, los mercados bursátiles están recuperándose debido a las recientes inyecciones de crédito de la Fed y las enormes medidas fiscales del Congreso de los Estados Unidos. Pero esta depresión no será evitada por la generosidad del banco central o los paquetes fiscales que se planifican. Una vez que comienza una depresión, los ingresos colapsan y el desempleo aumenta rápidamente. Eso tiene un efecto en cascada o de multiplicador a través de la economía, particularmente para las compañías no financieras en el sector capitalista. Esto conducirá a una secuencia de quiebras y cierres.

Y los balances corporativos son peligrosamente frágiles. En las principales economías, ha aumentado la preocupación sobre el aumento de la deuda corporativa. En los Estados Unidos, en el contexto de acceso durante décadas al dinero barato, las corporaciones no financieras han visto su deuda aumentar más del doble, de $ 3.2 billones en 2007 a $ 6.6 billones en 2019.

Un artículo reciente de Joseph Baines y Sandy Brian Hager lo revela todo. Durante décadas, el sector capitalista ha pasado de invertir en activos productivos a invertir en activos financieros, o "capital ficticio", como lo llamó Marx. La recompra de acciones y el pago de dividendos a los accionistas han estado al orden del día, en lugar de reinvertir las ganancias en nuevas tecnologías para impulsar la productividad laboral. Esto se aplica particularmente a las grandes empresas estadounidenses.



Por ejemplo, las grandes empresas han reducido los gastos de capital como parte de los ingresos desde la década de 1980. Curiosamente, las empresas más pequeñas se dedicaron menos a la "ingeniería financiera" y continuaron aumentando su inversión. Pero recuerde que la mayor parte de la inversión proviene de las grandes empresas.



La gran franja de pequeñas empresas estadounidenses está con problemas. Sus márgenes de beneficio han estado cayendo. Como resultado, la rentabilidad general del capital en EEUU ha disminuido, especialmente desde finales de los años noventa. Baines y Hager argumentan que "la dinámica del capitalismo de accionistas ha llevado a las empresas en los niveles más bajos de la jerarquía corporativa de los Estados Unidos a una situación de dificultades financieras". Como resultado, la deuda corporativa ha aumentado, no solo en términos absolutos en dólares, sino también en relación con los ingresos, en particular para las empresas más pequeñas.



Hasta ahora ha sido posible porque el interés de la deuda corporativa ha disminuido significativamente, manteniendo bajos los costes de servicio de la deuda. Aun así, las empresas más pequeñas están pagando intereses a un nivel mucho más alto que las grandes empresas. Desde la década de 1990, sus costes de servicio de la deuda han sido más o menos estables, pero son casi el doble que las de las empresas del diez por ciento más alto.



Pero los días del crédito barato podrían haber terminado, a pesar del intento desesperado de la Fed de mantener bajos los costes de los préstamos. Los rendimientos de la deuda corporativa se han disparado durante esta crisis pandémica. Una ola de impagos de deuda está ahora en la agenda. Eso podría "provocar ondas de choque a través de los mercados financieros que ya están nerviosos, proporcionando un catalizador para un colapso más amplio".

Incluso si los confinamientos duran solo pocos meses hasta el verano, esa contracción podría provocar la quiebra de cientos de pequeñas empresas e incluso de algunos peces grandes. La idea de que las principales economías pueden tener una recuperación en forma de V parece mucho menos probable que una en forma de L.
Michael Roberts
es un reconocido economista marxista británico, que ha trabajador 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession.Fuente:
https://thenextrecession.wordpress.com/2020/03/24/lockdown/Traducción:G. Buster

Nenhum comentário:

Postar um comentário