Pages

El derecho internacional es claro en un punto, las colonias israelíes son ilegales

A pesar del anuncio de la administración estadounidense de lo contrario, no hay dudas de la ilegalidad de la invasión de los colonos de Israel.
Un niño palestino se sienta al lado de una carretera junto a soldados israelíes en la aldea de Tubas en Cisjordania durante una manifestación contra las colonias judías el 25 de febrero de 2018 (AFP).


 De Rebelión, 04/12/2019

Richard Falk
Middle East Eye
Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, apareció en los titulares de todo el mundo esta semana al anunciar que Estados Unidos había cambiado su posición y ya no veía las colonias israelíes como una violación del derecho internacional.

En una de las estúpidas declaraciones públicas de nuestro tiempo, Pompeo explicó que "los argumentos sobre quién tiene razón y quién está equivocado como una cuestión de derecho internacional no traerá la paz". Es estúpido, primero, porque no hay un argumento genuino sobre la ilegalidad de las colonias. Hasta que Estados Unidos habló fuera de lugar, Israel estaba solo en la defensa de su legalidad.

Más contundentemente, el papel del derecho internacional es regular el comportamiento apropiado de los Estados soberanos, no hacer las paces negando la relevancia de la ley, lo que realmente parece alegrar la ley de la selva.

“Hechos sobre el terreno”

Pompeo eliminó cualquier duda sobre esto cuando justificó el cambio al admitir que Estados Unidos "reconoció la realidad sobre el terreno". En un lenguaje más claro, el comportamiento sin ley puede volverse legal si se mantiene lo suficiente por la fuerza, una lógica que no solo desafía el derecho internacional, sino que es contraria a los compromisos legales centrales de la Carta de las Naciones Unidas.

Particularmente en el área de paz y seguridad, el derecho internacional puede ser algo ambiguo. Las posiciones opuestas pueden mantenerse razonablemente, resolverse por un tribunal autorizado o por la práctica sostenida en el tiempo.

Lo que la diferencia en las declaraciones de Pompeo es su posicionamiento en relación con otros movimientos controvertidos de Trump y lenguaje de blanqueo.

Sin embargo, el establecimiento de colonias en el territorio palestino ocupado es un ejemplo de una cuestión sobre la cual no es posible presentar un argumento responsable en apoyo de la legalidad.

La ilegalidad de la invasión de los colonos ha sido señalada en repetidas ocasiones por observadores informados como el mayor obstáculo para la paz y el desafío israelí más vívido y descarado al derecho internacional.

Entonces, ¿ha dado Washington a Israel su bendición para hacer lo que quiera en el futuro con respecto a las colonias y, para el caso, en toda la Cisjordania ocupada? Después de todo, si la Casa Blanca ahora respalda la anexión israelí de los Altos del Golán en territorio soberano sirio, se puede pensar que Cisjordania es una papa pequeña.

La claridad del derecho internacional sobre el tema de las colonias israelíes surge en parte del hecho inusual de que han sido formalmente declaradas ilegales por las fuentes de orientación internacional más autorizadas. Varios ejemplos claves ilustran este consenso internacional:

Consenso de la ilegalidad

En primer lugar, el artículo 49 del Cuarto Convenio de Ginebra establece que una potencia ocupante "no deportará ni transferirá partes de su propia población civil al territorio que ocupa". Esta importante disposición del derecho internacional humanitario se entiende universalmente como la prohibición del establecimiento de colonias israelíes en cualquier parte de los territorios palestinos ocupados.

Si Israel cumpliera con el derecho internacional debería haber cesado la actividad de colonialismo y desmantelamiento de lo que se construyó en los años posteriores a la guerra de 1967. En cambio Israel ha continuado construyendo, a un ritmo acelerado, avanzando la lógica poco convincente de que los israelíes pueden vivir en Palestina donde quieran.

Israel ni siquiera ve las áreas de Jerusalén y Cisjordania donde existen colonias como "territorios ocupados" en un sentido legal, sino como parte de la "tierra prometida".

Construcción en una colonia ilegal israelí cerca de Belén el 19 de noviembre (AFP)

En segundo lugar, la Corte Internacional de Justicia en 2004 reafirmó contundentemente la ilegalidad de la construcción de colonias de Israel en territorio ocupado, y con un fallo de 14-1, la corte mostró un grado de unidad muy inusual.

El tribunal señaló que el muro de separación se construyó para poner del lado israelí al 80 por ciento de la población de colonos, señalando de paso que las colonias se establecieron en violación de la ley. Israel se negó a cumplir con este juicio concluyente, haciendo hincapié en su carácter de "consultivo".

En tercer lugar, en diciembre de 2016, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó la Resolución 2334, considerando por votación de 14-0 que las colonias no tenían validez legal. Estados Unidos se abstuvo de votar. La resolución señaló que las colonias constituían "una violación flagrante bajo el derecho internacional y un obstáculo importante para el logro de la solución de dos estados y una paz justa, duradera y completa". Destacó exactamente el punto opuesto al formulado por Pompeo.

Significado geopolítico

Ningún país puede, por decreto propio, intervenir en el estado legal de las colonias ocupantes de Israel. Lo que declaró Pompeo fue un cambio en la posición política del Gobierno de los Estados Unidos. Es legalmente insignificante, pero geopolíticamente significativo.

El giro de Trump buscó minimizar el cambio al recordar que Ronald Reagan, mientras era presidente, una vez indicó de manera espontánea que no creía que las colonias fueran ilegales, pero como no se observa con igual frecuencia, sugirió que la expansión de las colonias fue "innecesariamente provocativa".

Más relevante fue el intercambio de cartas del expresidente de los Estados Unidos George W Bush y el ex primer ministro israelí Ariel Sharon en 2004, en el que acordaron que cualquier acuerdo de paz viable con los palestinos permitiría que los bloques de colonias a lo largo de la frontera se incorporaran a Israel.

Una vez más, un acuerdo paralelo de este tipo carecía de bases legales y no representaba más que una palmadita geopolítica en la espalda de Israel, pero era un buen indicador de lo que Israel y Estados Unidos exigirían en futuras negociaciones de paz.

Lo que hace que la declaración de Pompeo sea diferente es su posicionamiento en relación con otros movimientos controvertidos de Trump y su blanqueo del lenguaje, lo que da a Israel un incentivo para avanzar con la anexión. Esta es otra instancia de extralimitación de los Estados Unidos.

Clavo final en el ataúd

La resistencia palestina sigue siendo fuerte, como lo ilustra la Gran Marcha del Retorno a lo largo de la valla Gaza-Israel, y las iniciativas de solidaridad global están cobrando fuerza, una realidad que Israel parece reconocer al difamar a sus oponentes no violentos como antisemitas.

La retórica sobre las nuevas colonias continúa el patrón establecido por la Administración de Trump: repudia el consenso internacional sobre cuestiones claves relacionadas con los derechos y deberes de los Estados.

Los aspectos más destacados de este patrón en el contexto palestino han incluido trasladar la embajada de los Estados Unidos a Jerusalén, respaldar la anexión israelí de los Altos del Golán y ahora dejar de lado como irrelevante la ilegalidad de las colonias de Israel.

Este paso ha sido condenado en los círculos diplomáticos por constituir el clavo final en el ataúd de la solución de dos Estados. Mueve la brújula política hacia un resultado de un solo Estado, con la probabilidad de establecer el dominio judío y la subyugación palestina en una estructura estatal que se ve y se comporta cada vez más como un régimen de apartheid.

¿Es este, entonces, el final de la lucha palestina? Creo que no. La resistencia palestina y el movimiento de solidaridad global contarán al mundo una historia diferente.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Middle East Eye.

Richard Falk es un estudioso de derecho internacional y relaciones internacionales que enseñó en la Universidad de Princeton durante cuarenta años. En 2008 también fue designado por la ONU para servir un mandato de seis años como Relator Especial sobre Derechos Humanos Palestinos.

Fuente: https://www.middleeasteye.net/opinion/international-law-clear-one-point-israels-settlements-are-ilegal

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.

Nenhum comentário:

Postar um comentário