Pages

Miles de ecuatorianos protestan contra el ‘paquetazo’ neoliberal de Lenín Moreno

Do Rebelión, 08 de Outubro 2019
Por Adoración Guamán, Ctxt



La población pide la apertura de un proceso político democrático que cuestione el ‘neoliberalismo por sorpresa’ del presidente, que hace lo contrario de lo que prometió en campaña

El martes 2 de octubre, a las ocho de la tarde, Ecuador se paralizó delante del televisor para escuchar al presidente Lenín Moreno desgranar las principales medidas del ya anticipado “paquetazo”. Como si se tratara de un viaje en el tiempo, concretamente una vuelta a los años noventa, asistimos a un revival de aquel ajuste antisocial, encabezado por el Fondo Monetario Internacional y aplicado en el marco del Consenso de Washington, que sumió a América Latina en la conocida como “década perdida”. El nuevo embate neoliberal que arrasa la región (véanse las reformas en Brasil y Argentina), y que ahora se plasma en el paquetazo de Moreno, combina las antiguas medidas con las líneas de las reformas estructurales que se implantaron en los países de la Unión Europea (como España o Grecia), impulsadas por la famosa Troika (de nuevo el FMI) en el “Consenso de Bruselas”.

La contestación no se ha hecho esperar; desde la tarde del miércoles 3 de octubre, las calles de las ciudades del país se han llenado de manifestantes que bajo el lema “Fuera Moreno Fuera” (y otros mucho más creativos) claman contra las medidas. Primero los transportistas, luego los estudiantes y, junto a ellos, el movimiento feminista, la izquierda política, múltiples organizaciones sociales, así como el movimiento indígena llenaron las calles el jueves, en una protesta que se extendió en 20 provincias, con 230 concentraciones y que se saldó (oficialmente) con 200 personas detenidas en todo el país.

La respuesta del Gobierno fue rápida y desproporcionada, con un nivel de violencia inaudito. De hecho, aun antes de que las protestas fueran masivas, el jueves por la mañana, el Gobierno decidió decretar un Estado de excepción de 60 días. Este decreto dispone la movilización en todo el territorio nacional de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional a efectos de mantener el orden y “prevenir acontecimientos de violencia” y permite la suspensión del ejercicio de la libertad de asociación y reunión y la limitación de la libertad de tránsito. Como viene siendo habitual en los últimos tiempos de este cambio de ciclo en América Latina, nada de esto ha sido reflejado por los medios de comunicación, cuyas portadas han pasado de calificar la movilización como una protesta exclusivamente de transportistas a llamar a los manifestantes “golpistas” y vándalos. Todo lo contrario, en realidad, las calles de Quito, como las de otras ciudades, se han llenado de personas indignadas que se manifestaban contra un brutal ajuste antisocial.

La aplicación del ajuste ha sido la crónica de una muerte anunciada. Las medidas, que estaban ya escritas en el acuerdo con el FMI y que ahora se han plasmado en un borrador de proyecto de ley, pueden dividirse en dos grandes grupos. Por un lado están las que se orientan al asalto directo a las arcas del Estado, disminuyendo los ingresos públicos. Entre ellas se encuentran las exenciones fiscales, las deducciones al impuesto de la renta para grandes capitales o la amnistía fiscal. No es la primera vez que Moreno acomete este tipo de medidas, pero ahora las lleva más lejos. Por otro lado, las reformas se orientan directamente a la merma de derechos sociales de la mayoría de la población, a través de dos vías fundamentales, la primera, el adelgazamiento al máximo del Estado, con la reducción de la Administración pública y del número de funcionarios públicos; la segunda, el recorte directo de los derechos laborales en el ámbito público y privado. Junto a todas estas medidas, la primera que ha entrado en vigor, la más combatida, y la que sin duda tiene un impacto generalizado ha sido la eliminación del subsidio a los combustibles.

Para entender el contexto en el que se implanta el “paquetazo” es importante tener presente que, desde el inicio de su mandato, el Gobierno ha adoptado una serie de decisiones en la línea de las anteriores, abonando el terreno para una macrorreforma como la que ahora se anuncia. Medidas como la precarización del trabajo sector a sector, las reformas fiscales para reducir impuestos a los inversores extranjeros y grandes empresas –que ya han supuesto una pérdida para las arcas del Estado del 1,2 % del PIB–, el despido de funcionarios públicos, la supresión de ministerios u organismos de coordinación política, la reducción de la presencia de la Administración en el territorio, han sido aplicadas sin freno, sumiendo a Ecuador en un Estado de reforma permanente y en un empobrecimiento progresivo. De hecho, tanto la tasa de pobreza como la de pobreza extrema han ascendido dos puntos entre junio de 2017 y junio de 2019 y el empleo público, sostén de los servicios fundamentales de educación y sanidad, se sitúa de nuevo en niveles de 2007.

El ajuste actual sigue el camino marcado con un objetivo clave: la brutal devaluación del trabajo y la destrucción del Estado como prestador de servicios públicos. De hecho, en su anuncio del martes, el presidente abonó un discurso peligroso (no desconocido en otros países) como es la criminalización de los funcionarios públicos. En concreto, se vanaglorió de haber despedido a 23.000 funcionarios y de haber rebajado un 20% el salario a cientos de ellos. En la misma línea, el jueves por la mañana el ministro de Economía informó del despido inminente de 10.000 funcionarios. Sobre esta reducción, el Gobierno promueve la culpabilización del funcionariado, a quien acusa de ostentar una suerte de bienestar inmerecido, por lo que van a aplicarles una reducción de 15 días de vacaciones y van a proceder a la confiscación de un día de salario por cada mes (lo que equivale de facto a reducir los días de vacaciones en el sector público de 30 a 4 y a imponer, como señalan algunos economistas, un “impuesto” al trabajo). Además, para precarizar sobre lo ya precarizado, los contratos temporales que se renueven en la Administración lo harán con un 20% de reducción salarial. El objetivo de estas medidas, reconocido en el texto del acuerdo con el FMI, es reducir los salarios del sector público para arrastrar a la baja los del sector privado, con una doble finalidad: aumentar la oferta de mano de obra capaz de aceptar peores condiciones de trabajo y reducir las capacidades de los servicios públicos para obligar a la población a acudir al sector privado. En palabras de Lenín Moreno, “el país necesita mayor entrega de sus funcionarios en beneficio de los más pobres”. Lo que no dice el presidente es que estas medidas se acompañan de la reducción de impuestos para los grandes capitales.

Los trabajadores del sector privado tampoco se han librado de las medidas de ajuste. Según el borrador del decreto que ha circulado, el Gobierno va a lanzar nuevas modalidades de contratación temporal sin causa, que permiten a los empresarios utilizar la temporalidad como vía fundamental de contratación, acabando así con el principio de estabilidad en el empleo. Además, por decreto, el Gobierno pretende reforzar los poderes del Ministerio de Trabajo para regular las “jornadas especiales de trabajo”, es decir, la posibilidad de trabajar durante toda la semana sin recargo salarial. Es llamativo, por ejemplo, la clara inobservancia de los compromisos de Ecuador con la OIT, que se plasma en la regulación del teletrabajo. Al respecto, el borrador de decreto señala que “el empleador podrá ejercer labores de control y dirección remoto frente al teletrabajador, salvo en las ocho horas de descanso obligatorio, que si no han sido previamente convenidas, se entiende que transcurren entre las 22.00 horas y las 06.00, tiempo en el que opera el derecho a la desconexión”. La garantía de 12 horas de descanso entre jornada y jornada pasó a la historia. Por añadidura, el decreto abre la vía a la privatización de la Seguridad Social, haciendo más complejo el modelo de jubilación.

Ante estas medidas, la indignación crece en el país y cada vez son más las personas que convocan en redes a sostener la movilización. Las consignas evolucionan y cobra forma la idea de que no basta con que se retiren los decretazos, ni siquiera con que Lenín Moreno abandone el cargo y asuma el poder el joven vicepresidente apoyado por las derechas y con apellido impronunciable. Lo que la gente pide es la apertura de un proceso político democrático donde se cuestione este “neoliberalismo por sorpresa”, traído por un presidente que gobierna en sentido totalmente contrario al programa que propuso en elecciones. La senda de Argentina es contagiosa y el pueblo ecuatoriano está indignado.

---------------------

Adoración Guamán es profesora titular de Derecho en la Universitat de València y profesora invitada en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, FLACSO-Ecuador.

Fuente: http://ctxt.es/es/20191002/Firmas/28701/Ecuador-Lenin-Moreno-neoliberal-America-Latina.htm

Nenhum comentário:

Postar um comentário