Pages

Ecosocialismo descalzo. Tentativas

En Revista Viento Sur163

subrayados

VV. AA. 336 pp. Icaria, 2018. 20 €


Do VientoSur, 28 de Junho, 2019
Por Alberto García-Teresa


Cuatro textos integran este volumen que busca avanzar en las líneas teóricas y prácticas de un proyecto ecosocialista para el contexto que se avecina de colapso ecológico y social; que busca “desindustrializar nuestros imaginarios”.

El ensayo de Jorge Riechmann ocupa casi la mitad del libro y es el más completo. Se detiene en la autocrítica y en la revisión específica de teorías y propuestas tanto en su dimensión utópica (de proyecto político) como en la práctica, la estrategia y la adecuación a una coyuntura que refuerza cada año la peor de las previsiones. Con ese horizonte cada vez más cercano de colapso energético, genocidios y grandes extinciones, apuesta por la descomplejización tecnológica y social. Como nos lleva remarcando desde hace unos años en sus últimos escritos, no podemos evitar el desastre, pero sí “organizar el salvamento”. Como es habitual en él, se trata de un trabajo muy bien documentado, con una extraordinaria capacidad de análisis, claridad expositiva y mirada a corto, medio y largo plazo, múltiples ejemplos y amplitud de referencias, con lo que logra un texto fluido a pesar de la condensación de ideas e información. Desde la gravedad del cambio climático, estima que no es viable un modelo tecnológico de alta energía en consonancia con la naturaleza. Tras realizar una completa panorámica de coyuntura ambiental, Riechmann sigue incidiendo en la autolimitación (individual y colectiva) y en la complejidad de los modelos de transición energética. Y propone el concepto de ecologismo descalzo como objetivo: “Comunidades con algo de industria ligera basadas en tecnologías intermedias, pero bajo la premisa de una gran descomplejización y la expectativa de un nivel de vida muy modesto en lo material”. Medio en broma, lo sintetiza en “los soviets más permacultura”.

Las otras aportaciones caminan por las vías que ha dejado señaladas Riechmann. Por un lado, Adrián Almazán recorre teóricamente la estructura de la dominación que sustenta el ecocidio y apunta posibilidades para superarla. A su vez, Emilio Santiago Muiño realiza también un trabajo muy teórico en pos de un “posmarxismo ecológicamente fundamentado” para “construir una idea no fosilista de la emancipación humana”. Finalmente, Carmen Madorrán plantea pautas filosóficas para ese cambio y se centra en modificar nuestro acercamiento al conocimiento (al conectar ciencias y humanidades) y un cambio moral al “comprender nuestra responsabilidad para con el resto de seres humanos (y vivos) del presente y el futuro (…); ampliar los confines de nuestra responsabilidad moral”.

Neoliberalismo educativo

Enrique Javier Díez Gutiérrez. 106 pp. Octaedro, 2018. 12 €

Rosa Cañadell Pascual

Desde hace tiempo, algunas personas venimos denunciando la deriva neoliberal de la educación y las consecuencias sociales que ello puede comportar. Somos pocas las personas que cuestionamos abiertamente este nuevo modelo educativo que se está imponiendo y que creemos es importante desvelar a qué intereses está sirviendo.

Enrique Javier Díez Gutiérrez está entre estas voces críticas y nos ha regalado un espléndido manual que nos guía en este entramado de intereses económicos y cambios educativos. Este es un libro que deberían leer todos los actuales y los futuros docentes. En él, nos advierte el autor cómo la ideología neoliberal se está infiltrando en cada rincón de nuestras vidas y nos ayuda a identificar esta ideología en la educación. Nos habla de la nueva subjetividad neoliberal en la que la competencia se convierte en llamamiento a luchar para construir otra educación, al servicio de las personas y la sociedad y no al servicio de los intereses económicos de los poderosos.

Para ello analiza cuatro aspectos. El aspecto económico que se concreta en la privatización y mercantilización de la educación: disminución de la inversión pública y mayor patrocinio empresarial privado de los centros educativos; educación privada pagada con dinero público; externalizaciones de servicios vinculados a la educación; múltiples evaluaciones externas y rankings de calidad y el nuevo filantropismo educativo que influye poderosamente en la definición de las nuevas reformas educativas; además de la gestión de los centros públicos con la implementación de ideas, métodos y funcionamiento empresarial. Así, los términos eficacia y eficiencia, ligados a la supuesta calidad, están reemplazando a la igualdad de oportunidades. También se detiene en la profesionalización de las direcciones que reemplazan al protagonismo de la comunidad educativa y se convierten en gestores de recursos humanos, y en la nueva pedagogía neoliberal, que lucha por imponer nuevos currículums y nuevas metodologías. Remarca la educación por competencias, el emprendimiento y la formación financiera como nuevas formas de adoctrinamiento neoliberal dirigidas, al igual que el pensamiento positivo, para ayudar a gestionar la frustración. Y, por último, nos habla del capitalismo académico para explicar cómo las universidades ofrecen sus instalaciones científicas y su credibilidad académica para que las empresas lo utilicen a cambio de esa financiación.

De este modo, nos da pautas para una nueva educación y nos recuerda que luchando también se educa.

Historia de la CNT. Utopía, pragmatismo y revolución

Julián Vadillo. 288 pp. La Catarata, 2019. 18 €

José Luis Carretero Miramar

Julián Vadillo nos plantea una detallada, rigurosa y, al tiempo, novedosa aproximación a la historia del sindicato que, durante las décadas iniciales del siglo XX, fue la organización sindical mayoritaria de nuestro país y que, en gran medida, contaminó con sus formas de actuación y sus debates ideológicos la conciencia social y política de la clase obrera española.

El autor recorre con pulcritud todas las etapas del desarrollo histórico de la CNT, aunque se detiene de modo más acusado en el momento de su fundación y en sus antecedentes más inmediatos. Su muy pertinente estudio sobre la influencia del sindicalismo revolucionario francés en el corpus teórico que dio lugar a la construcción de la CNT como organización sindical de masas se combina con una visión rupturista (y hasta herética, pero muy bien fundamentada) de muchos de los mitos historiográficos asociados al desarrollo del sindicato anarcosindicalista.

Así, hace énfasis en aspectos que otras tradiciones historiográficas han dejado en la penumbra, como la persistente tradición de pragmatismo asociada al actuar real de los anarcosindicalistas, frente a la tradicional visión de dicha corriente como idealistas puramente utópicos y desorganizados, deudora quizá de los lugares comunes tradicionales del marxismo sobre los anarquistas, alimentados por la caótica experiencia de la reconstrucción cenetista en la Transición. Los anarcosindicalistas, un universo a su vez diverso y pletórico de debates internos, pactaron reiteradamente con otras fuerzas y se mostraron fuertemente posibilistas y capaces de adaptarse a circunstancias cambiantes, como, por ejemplo, al participar en las conspiraciones que dieron lugar a la proclamación de la Segunda República Española.

Vadillo, con rigor y claridad, rompe moldes en su estudio de distintas temáticas recurrentes en la historiografía del movimiento libertario, ya nos refiramos a la conservadora o marxista, crítica con el actuar de los ácratas, ya nos refiramos a la doxa tradicional presentada por determinados sectores del movimiento libertario, que tendieron a idealizar algunos aspectos por sus propios intereses políticos.

Los mitos establecidos sobre la violencia de los anarquistas, la traición de la colaboración gubernamental durante la Guerra Civil, el purismo antielectoral y otros muchos más son sometidos a una inteligente crítica. Así, este libro permite obtener una panorámica esencial de la historia de la principal organización sindical de que se dotó la clase obrera española en el siglo XX. Una organización cuyo influjo y mítica han seguido contaminando en gran medida los anhelos y las tentativas de organización del proletariado español hasta el día de hoy.

Extraños en su propia tierra

Arlie Russell Hochschild. 448 pp. Capitán Swing, 2018. 23 €

Matías Escalera Cordero

Russell Hochschild, eminente socióloga norteamericana, se ha dedicado al estudio de las emociones que cimientan los comportamientos sociales y morales de las mayorías en su país, la patria del capitalismo actual. Ahora, mediante un método de exploración sociológica, realiza un estudio exhaustivo de los comportamientos sociales y culturales de la población blanca marginal, y marginada, que sustentó al Tea Party, primero, y que ha aupado a Trump al poder, a continuación. Se trata, así, de un verdadero viaje (lúcido, documentado y objetivo) desde la California ilustrada, urbana y cosmopolita a los fondos de la Luisiana más profunda, “bastión de la derecha conservadora”. Lo lleva a cabo con el fin no de evaluar, sino de comprender realmente no solo el fenómeno estudiado, sino a los sujetos reales conformadores de ese fenómeno. Un viaje que deberíamos hacer también nosotros, la izquierda ilustrada y urbana europea, para reconocer ese mismo e idéntico proceso de extrañamiento de nuestra clase obrera.

Porque la izquierda europea, como la norteamericana, posee, por lo general, un conocimiento ideológico, político y moral (a veces, tan puritano y estrecho como cerrado y tautológico) de los procesos que nos afectan. Por ejemplo, al formular conceptos como “votar a la ultraderecha es malo”; el trabajador que lo hace “está engañado” o “es un imbécil”; oponerse a lo público es suicida; los inmigrantes no son el enemigo, nuestro enemigo es el capital; las medidas conservacionistas son buenas de por sí; los aficionados a los toros o a la caza son unos paletos salvajes, etc. Todas ellas se interpretan como “verdades morales” y “verdades políticas” aparentemente incontestables. Sin embargo, como demuestran los continuos fracasos de los análisis progresistas y el paulatino repliegue electoral y social de una parte de la izquierda norteamericana y continental, a favor de las alternativas populistas y ultraderechistas más groseras, tales verdades están, en términos políticos, deplorablemente enunciadas.

Si no logramos “establecer puentes” e incluso empatizar, nos dice Arlie Russell Hochschild, con los temores y las certezas emocionales (tan verdaderas) de los trabajadores que se sienten realmente expulsados de su mundo; si la izquierda liberal, cosmopolita e ilustrada, continúa obviando y despreciando esos temores y esas convicciones emocionales, estaremos haciendo el caldo gordo a nuestros auténticos enemigos políticos y sociales.

Nenhum comentário:

Postar um comentário