Pages

Populismo, anexionismo, mesianismo

Do Rebelión, 27 de Abril, 2019
Por Moshé Machover, Weekly Worker

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.


Moshé Machover observa el crecimiento y el papel cada vez más influyente de los fanáticos religiosos

El motivo de Binyamin (Bibi) Netanyahu para convocar una elección anticipada a la Knesset (el Parlamento de Israel), un año antes del final de su mandato, fue puramente personal: fue su objetivo de "permanecer fuera de la cárcel". Su examigo y designado el fiscal general Avichai Mendelblit, no podía posponer las cosas y finalmente se sentía obligado a acusarlo de múltiples cargos de soborno y corrupción, firmemente confirmados (1). Netanyahu calculó que si lograba ganar una elección antes de ser acusado sería capaz de respirar libremente por lo menos durante los próximos cinco años.

Ganar -en el sistema de representación proporcional de la lista de partidos de Israel- no significa obtener la mayoría, ni siquiera el mayor número de escaños en la Knesset, sino ser el único líder del partido capaz de formar una coalición gobernante. Netanyahu reconoce que si reúne una coalición con los dos principales partidos religiosos y dos o tres pequeños partidos de extrema derecha, entonces la Knesset puede aprobar una ley a medida que le otorga inmunidad de enjuiciamiento.

Netanyahu sabía que sus posibilidades de ganar las elecciones eran bastante buenas. En esto podía contar con más que su dominio de la derecha, de la agitación populista, la fabricación de "hechos" y los lamentos de persecución por parte de una élite hostil y los medios de "izquierda". Aparte de la propaganda, la economía de Israel es optimista y, aunque la desigualdad sigue siendo muy alta, incluso los sectores más pobres de la población, aquéllos con salarios mínimos o beneficios sociales, han experimentado cierta mejora. La sindicalización de los trabajadores ha aumentado y, en consecuencia, ha aumentado el número de trabajadores que se benefician de mejores salarios y condiciones gracias a la negociación colectiva.

Además desde las últimas elecciones (marzo de 2015), Netanyahu ha evitado aventuras militares a gran escala que cobran un peaje en el ejército israelí y en víctimas civiles; por lo tanto, los israelíes judíos no han sentido que estaban pagando un alto costo, en pérdidas humanas o inseguridad más que en términos económicos, por gobernar los territorios ocupados por los palestinos. En lo que respecta a las relaciones exteriores, Netanyahu podría contar con más que un poco de ayuda de sus amigos, incluidos Trump (2) y Putin (3). No muchos líderes nacionales pueden presumir de relaciones personales cálidas tanto con Donald como con Vladimir Vladimirovich.

Pero, dejando poco al azar, Netanyahu tomó varias medidas para asegurar su victoria electoral y el subsiguiente premio de inmunidad de la persecución penal. Para asegurarse de que sus posibles socios de coalición preferidos -los del extremo anexionismo y la extrema derecha ultrarracista- alcanzaran el umbral del 3,25 % de los votos válidos necesarios para ganar cualquier escaño, actuó como casamentero entre dos de esos partidos, cada uno de los cuales podía no haber alcanzado este umbral individualmente, y los ha convencido para que formen un bloque que funcionó como la Unión de Partidos de Derecha, pasó el umbral y ganó cinco escaños. A cambio de su complicidad en aprobar una ley que lo mantiene fuera de la cárcel, Netanyahu había prometido acceder al deseo de sus corazones: la anexión de partes de Cisjordania.

El rival más serio de Netanyahu del partido Likud en estas elecciones fue el recientemente formado bloque de centro derecha Kahol-Lavan (azul y blanco, colores de la bandera del movimiento sionista y el Estado de Israel), liderado por el general retirado Benny Gantz. Otros dos generales retirados y un civil charlatán, Yair Lapid (el único de los cuatro con algo de experiencia política, después de haber servido como ministro de Finanzas en un Gobierno anterior dirigido por Netanyahu).

Al carecer de un programa coherente, atrajo a muchos votantes disgustados con la corrupción de Netanyahu y el populismo de derecha. La manera en que Netanyahu luchó contra la amenaza potencial representada por esta estrella fugaz fue señalar que no podría bloquear a un Gobierno liderado por el Likud (y mucho menos formar una coalición gobernante), excepto en colaboración con los partidos árabes. Los tres generales y el charlatán, inclinándose ante el popular racismo israelí-judío, juraron debidamente que nunca colaborarían con los árabes, confirmando así que no representan un peligro real para Netanyahu.

Muchos ciudadanos árabes, sintiéndose alienados y excluidos, claramente iban a boicotear o ignorar las elecciones. Pero para asegurar una baja participación árabe, el Likud recurrió a la intimidación (4).

En las elecciones, el Likud de Netanyahu ganó 35 de los 120 escaños de la Knesset, al igual que el contendiente Azul y Blanco. Pero los 35 MK elegidos de este último tienen poco para mantenerse juntos. El cuasi partido disperso ensamblado apresuradamente bien puede desmoronarse en poco tiempo. Su principal contribución a la historia política de Israel es haber chupado a los votantes del bloque anteriormente liderado por el Partido Laborista Israelí y reducir al Laborismo -con sus lamentables seis escaños- a una reliquia de heridos mortales arrastrándose hacia una muerte bien merecida.

Fanáticos mesianicos

Evidentemente, el resultado de las elecciones de Israel es parte de un cambio mundial hacia regímenes autoritarios de derecha liderados por elegidos demagogos intolerantes. Netanyahu tiene mucho en común con Trump, Putin, Erdoğan, Orbán, Bolsonaro y sus semejantes. Pero igualmente obvio, el populismo de derecha de Israel viene con un giro local especial: el de un régimen colonizador sionista cada vez más inspirado por un mesianismo espeluznante. Esta creciente importancia de la doctrina arcaica en la política israelí no ha recibido suficiente atención.

Las religiones tienden a tener sus franjas demenciales -fanáticos enloquecidos que acechan en la oscuridad de los márgenes relativamente inofensivos- que bajo ciertas circunstancias políticas y sociales pueden surgir como de la nada y sorprender al mundo con actos horribles y peligrosos. El judaísmo no es una excepción a esta regla. En mi artículo "Israel y el asno del Mesías" (WeeklyWorker, 1 de junio de 2017), llamé la atención sobre la aparición en 1967 del sionismo religioso mesiánico. Las formas extremistas de esta teología política o política teológica han ido creciendo en importancia. Después de las recientes elecciones, sus creyentes verdaderamente más fanáticos están abiertamente representados en la Knesset, como miembros de la Unión de Partidos de Derecha, y sin duda formarán parte de la coalición gobernante.

El tamaño de este bloque, apenas cinco escaños en la Knesset, subestima la influencia real del fanatismo mesiánico. Un número significativo de partidarios de esta ideología debe haber votado tácticamente por uno de los partidos religiosos más grandes y bien establecidos (Shas y Judaísmo Unido por la Torah) o por el Likud.

Los activistas mesiánicos difieren en un aspecto crucial de otros seguidores del judaísmo ortodoxo: están decididos a tomar medidas reales para lograr el establecimiento de un reino judío bíblico renovado. Una parte clave de este plan es la construcción de un tercer templo judío en la antigua colina sagrada (los dos primeros fueron destruidos por los babilonios en 586 a.C. y los romanos en el año 70 respectivamente). Un obstáculo obvio en el camino del tercer templo es que el Monte del Templo de los judíos resulta ser el Haram al-Sharif de los musulmanes, el tercer lugar más sagrado del Islam, el sitio de la mezquita de al-Aqsa y la Cúpula de la Roca. Estos tendrían que ser demolidos para dar paso al tercer templo.

Los planes para lograr esto no son de ninguna manera nuevos. De 1979 a 1984 una camarilla secreta de colonos, conocida como Clandestinidad Judía, se involucró en acciones terroristas contra líderes civiles palestinos. También tramó un complot para volar la Cúpula de la Roca; pero justo a tiempo, los miembros del grupo fueron arrestados y llevados a juicio por cargos de terrorismo. La mayoría recibieron penas de corto plazo y los cabecillas fueron indultados en 1990 (5).

El fanático líder Yehuda Etzion y sus compañeros continuaron tranquilamente haciendo planes para el tercer templo (6). Pero ahora han pasado de los márgenes a los centros del poder político (7) y sus miembros se han multiplicado. Una reciente serie de documentales de televisión ha llamado la atención sobre una extensa red de activistas que hacen preparativos prácticos para construir el tercer templo y realizar los rituales en él (8). Estos incluyen dibujos y modelos arquitectónicos detallados para el templo en sí, costuras y bordados para los sacerdotes que oficiarán en él y la práctica de sacrificios de animales en las cercanías del lugar sagrado. Para que los sacerdotes puedan ingresar al templo y realizar sus rituales, primero deben ser purificados con las cenizas de una novilla roja quemada y sin defectos. Rojo significa totalmente rojo, incluso dos pelos negros lo descalifican (9). Un ganadero en el Golán ocupado por Israel, llamado Menahem Urbach, ha recibido el encargo de producir una novilla roja mediante la cría selectiva. Entrevistado en la televisión, afirmó que se espera que el animal deseado sea entregado muy pronto.

Será televisado

Los activistas que residen en asentamientos armados tienen fácil acceso a los explosivos. Y algunos, sin duda, se guardan para su uso según sea necesario. Por supuesto es probable que el mundo musulmán reaccione violentamente a la destrucción de las mezquitas sagradas. Esto puede escalar fácilmente a una conflagración importante en toda la región y posiblemente más allá. Los fanáticos mesiánicos no se sienten particularmente molestos por esta perspectiva: la consideran la esperanzada anticipación que los evangélicos cristianos extremos tienen para el Armagedón.

De hecho ambos grupos de locos peligrosos, ya sean judíos o cristianos, comparten muchas creencias (excepto que los primeros esperan la primera venida del mesías, mientras que para los últimos será la segunda, después de la cual los judíos tendrán que convertirse o morir). Como el Daily Express informó recientemente,


Los teóricos de la conspiración bíblica creen que la construcción de un tercer Templo Santo en Jerusalén precederá al inminente regreso de Jesucristo. La doctrina arcaica judía sobre los últimos tiempos afirma que el Templo Sagrado se levantará de la tierra por tercera vez cuando se acerca el Apocalipsis. Hablar de un tercer templo en construcción surgió esta semana en respuesta a una carta escrita por la poderosa asamblea judía de rabinos conocida como el Sanedrín.

Jerusalén se dirige a una elección de alcalde la próxima semana y el Sanedrín instó a los dos candidatos en carrera, OferBerkovich y Moshe Lion, a reconstruir el templo.

El Templo Sagrado juega un papel crucial en la tradición judía y es un actor central en las profecías y los cuentos relacionados con el apocalipsis.

El pastor cristiano y predicador del fin del mundo Paul Begley, ahora ha afirmado que los signos de los últimos tiempos están llegando a buen término. El predicador con sede en Indiana dijo: "Los rabinos de la corte del Sanedrín están llamando a los dos candidatos principales a incluir en sus planes para esta ciudad la reconstrucción del tercer templo..."

Según Irvin Baxter, de los Ministerios de los últimos tiempos, el tercer Templo Sagrado se reconstruirá en los últimos siete años de la existencia del mundo. El predicador del fin del mundo dijo que esto sucederá en los primeros tres años de los últimos tiempos y será el "signo más visible" de que llegan los tiempos finales.

Baxter dijo: "Mientras se coloca esa piedra angular en el Monte del Templo, todas las redes de la Tierra televisarán este increíble evento" (10).

¿Actuarán a tiempo los servicios de seguridad de Israel para evitar una explosión en el sitio sagrado como hicieron en 1984? No deseo sonar demasiado alarmista, pero cuando observamos a Israel dirigirse a los extremos del populismo racista y el anexionismo también debemos vigilar el movimiento del fanatismo mesiánico.

Me gustaría agradecer al compañero EhudEin-Gil su ayuda en la investigación de este artículo.



Notas:

(1) Haaretz, 28 de febrero de 2019.

(2) Haaretz, 25 de marzo de 2019.

(3) Haaretz, 4 de abril de 2019.

(4) Haaretz, 10 de abril de 2019.

(5) https://en.wikipedia.org/wiki/Jewish_Underground

(6) Ibídem.

(7) Haaretz, 5 de julio de 2018.

(8) La primera parte muy reveladora de esta serie se puede ver, desafortunadamente sin subtítulos en inglés, en www.youtube.com/watch?v=y6NzLD-0laQ&feature=youtu.be.

(9) https://en.wikipedia.org/wiki/Red_heifer

(10) Daily Express, 18 de marzo de 2019.

Página de contacto: editor@weeklyworker.co.uk

Fuente: https://weeklyworker.co.uk/worker/1247/populism-annexationism-messianism/

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.

Nenhum comentário:

Postar um comentário