Pages

Las trabajadoras de hogar en los Presupuestos de 2019

Do El Salto, 10 de Outubro, 2018

ES PROFESORA DE DERECHO DEL TRABAJO EN LA UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO.

Concentración de Empleadas Hogar en el Congreso por la anulación de la enmienda 6777. ELA RABASCO

El PSOE no ha hecho pública su decisión respecto a la equiparación de derechos de trabajadoras del hogar, aunque se refiere a materias que tienen reflejo en los Presupuestos.
El PSOE ha anunciado que presentará esta misma semana las líneas del Proyecto de Ley de Presupuestos para 2019, y anticipa que contendrán medidas con impacto en la vida de las mujeres: avance en la equiparación de los hombres en los permisos de cuidado, universalidad de la educación de 0 a 3 años e IVA reducido en compresas y tampones. Hay una cuestión sobre la que no ha habido pronunciamiento: qué van a hacer con el empleo de hogar.
La Ley de Presupuestos del Estado para 2018 atrasó hasta enero de 2024 la cotización por salarios reales y la cobertura de vacíos en el cálculo de las pensiones del Sistema Especial de empleadas de hogar. En el año 2011, la Ley que integraba el Régimen Especial de 1969 en el Régimen General, había dado un largo plazo de siete años para la equiparación en los dos aspectos, que debía hacerse realidad a partir del 1 de enero de 2019.

La ola de movilizaciones de protesta a raíz de que se conociera la enmienda 6.777 del PP, no consiguió frenar el aplazamiento de cinco años, que salió adelante con apoyo, entre otros, del PNV. Pero la lucha por la equiparación se encontró de repente en un marco político distinto: un cambio de gobierno que daba alguna esperanza de que la medida se echase atrás.

La Comisión del Pacto de Toledo se ha reunido en tres ocasiones posteriormente, pero entre las recomendaciones no aparece ninguna referida al Sistema de Hogar. Tampoco el PSOE ha hecho pública su decisión, aunque se refiere a materias que tienen reflejo en los Presupuestos.

Sobre la cotización por salarios reales, sea cual sea la fórmula que se adopte (cambiar los tramos actuales o gestionar la cotización por salarios reales con modalidades adaptadas al empleo de hogar), la equiparación de salarios por arriba no tiene porqué ser limitada. Hoy día la base máxima de cotización en el Sistema de Hogar es de menos de 900 euros, y de acuerdo a las estadísticas de la Asociación de Trabajadoras de Hogar de Bizkaia (ATH-ELE), el 56,43% de las trabajadoras internas en Bizkaia ganan más de 1000 euros, y cerca de otro 9%, desde 1.400 euros en adelante. Todos quedan por encima de la base máxima actual; alguna vez vemos salarios de 1.600, 1.800 y hasta 2.000 euros al mes. Digo vemos, que significa dos cosas. Algunas veces, significa que esos salarios se están pagando realmente. Otras muchísimas veces, quiere decir que son los salarios que deberían haberse pagado de cumplirse con la legalidad en función de las horas de trabajo.
Establecer condiciones de igualdad con el resto de sectores supone abandonar los topes de cotización especiales y discriminatorios y poner la base máxima de cotización de Hogar en la misma cuantía que la del resto

Por supuesto, salarios de esa cuantía se han ganado a base de traspasar ampliamente la jornada legal y el derecho al descanso semanal: pero existen y ahorran cantidades ingentes de dinero al sistema público o concertado de servicios de atención a la dependencia, y también a las familias que tendrían que abonar el copago de esos servicios en caso de contratar la atención fuera de casa.

Establecer condiciones de igualdad con el resto de sectores supone abandonar los topes de cotización especiales y discriminatorios y poner la base máxima de cotización de Hogar en la misma cuantía que la del resto, este año, de 3.751 euros mensuales. No es un despropósito, se trata de no anticipar cuáles serán los salarios en cada caso; el sistema actual deja fuera a muchísimas trabajadoras, y es algo que no tiene otra justificación que la voluntad de abaratar el cuidado privado en casa a costa de las trabajadoras.

La cotización por salarios reales incrementaría la partida de la Seguridad Social que se dedica a reducir en un 20% las cotizaciones de la parte empleadora, ya que las propias cotizaciones serían más altas. En 2018, ese gasto se presupuestó en 119 millones de euros; no sabemos qué hay pensado para el año próximo.

La previsión de si se va a realizar o no la cobertura de vacíos en el cálculo de las pensiones de Hogar a partir de 2019, entra en el cálculo de los Presupuestos porque se traduciría en más gasto. La cobertura supone dejar de computar a 0 las bases de cotización de los periodos fuera del empleo; ese vacío de cotización se produce siempre que en Hogar se pierde un trabajo, incluso en el caso de las internas al cuidado de mayores que fallecen o ingresan en una residencia. A día de hoy no tienen prestación de desempleo.

Las pensiones de hogar son bajísimas, cuando no inexistentes. Casadas sin derechos propios, dependientes de los ingresos de sus maridos o de la pensión que percibirán al enviudar; solteras que, después de haber trabajado toda la vida a tiempo completo en el sector, llegarán escasamente a cobrar la mínima… así ha sido en el pasado. Y también en el futuro, salvo que se tomen medidas. Debería empezarse por cumplir la Ley que integró el Régimen Especial de Hogar en el Régimen General, y que ordenaba dar un paso adelante en la equiparación este 1 de enero de 2019, sin aplazamientos ni limitaciones.



Cinco miradas del activismo de los cuidados
PATRICIA REGUERO, SUSANA ALBARRÁ

Nenhum comentário:

Postar um comentário