Pages

"Trump y Netanyahu evocan problemas que no forman parte del acuerdo nuclear con Irán"


Entrevista a Bernard Ravenel y Patrice Bouveret



Do Viento Sur, 27 de Junho,2018  
Por Julien Salingue


¿En qué consiste el llamado “acuerdo nuclear con Irán” y qué valen los argumentos de Israel y de Trump según los cuales Irán no lo habría respetado?

El llamado “acuerdo nuclear con Irán” está centrado únicamente en la suspensión completa de las actividades de enriquecimiento del uranio. Va por otra parte más allá de las obligaciones del Tratado de No Proliferación (TNP) del que Irán ha seguido siendo miembro. Este acuerdo ha sido logrado gracias a una enorme concesión de Irán, para quien se trata de una confiscación de Occidente de todo el proceso técnico de enriquecimiento y de una política de “dos pesos dos medidas” según la cual lo que es legal y consentido a los demás (según las propias reglas del TNP) sería negado a Irán. La referencia evidente es Israel, superpotencia nuclear y no firmante del TNP -sin que nadie se moleste por ello… ni ejerza presiones en su contra.

Ahora bien el acuerdo firmado por Irán con los 5+1 es decir, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad más Alemania -es respetado por Irán según la Agencia Internacional de la Energía Atómica (EIEA), basada en Viena, que asegura el control sobre el terreno de la aplicación del acuerdo; lo que desautoriza de entrada los “argumentos” de Trump y de Netanyahu.

En realidad Trump y Netanyahu evocan problemas que no forman parte del acuerdo, en particular los referidos al alcance de los misiles y a la implicación de Irán en los conflictos de la región. Pretenden que Irán no debería tener el derecho a tener ese tipo de misiles… cuando no se ha puesto en cuestión jamás el derecho de ningún país a construir o disponer de misiles…

En realidad, detrás de esto, se esconden los verdaderos motivos para los Estados Unidos: frenar el desarrollo económico de Irán, bloquear la implantación de Europa en el mercado iraní y asegurar el control del mercado energético del Medio Oriente, en particular mediante la alianza con la Arabia Saudita.

Se habla mucho de la “amenaza iraní”, pero ¿cómo está globalmente el tema de la proliferación nuclear en la región?

Hablar hoy de “amenaza iraní” sin evocar la situación geoestratégica en medio Oriente en el plano nuclear es un verdadero engaño, donde lo potencial y lo virtual iraní sustituyen a lo real israelí.

En realidad, la proliferación nuclear prosigue en Israel, que moderniza su arsenal desarrollando su capacidad de segundo ataque a partir de submarinos dotados de misiles de crucero equipados de armas nucleares miniaturizadas. Este desarrollo cuantitativo y cualitativo de estos armamentos por los países ya nucleares constituye lo que se llama una proliferación vertical.

Paralelamente, Arabia Saudita, considerando que Irán se dota del arma nuclear, ha decidido dotarse de saberes y competencias nucleares a partir del sector nuclear civil… Actualmente hay, en efecto, negociaciones en curso, con los Estados Unidos, a propósito de una transferencia de tecnología en el marco de la construcción de centrales. Sociedades rusas, francesas, chinas y surcoreanas están igualmente a la espera de empezar a negociar el tema de los contratos nucleares sauditas, que disponen de un reactor de origen probablemente americano. Arabia mantiene contactos estrechos con el Pakistán nuclear, que está dispuesto, mediando acuerdos financieros, a ayudar a Arabia Saudita a dotarse de armas nucleares.

Hay que precisar sobre este tema que Irán no quería forzosamente convertirse en una potencia nuclear, aunque quisiera darse las posibilidades de ello y convertirse en un país que estuviera en el umbral… Ha permanecido, en efecto, en el TNT del que habría debido salir si hubiera querido hacer los ensayos nucleares indispensables (como Corea del Norte que salió del TNP en 2003).

¿Qué actualidad tiene hoy la proposición de hacer del Medio Oriente una zona desnuclearizada, una “Nuclear free zone”?

El proyecto de creación de una zona desnuclearizada en Medio Oriente fue inscrito por primera vez en el orden del día de las Asamblea General de las Naciones Unidas en 1974, a demanda de… Irán, a la que se unió luego Egipto. Posteriormente, de forma regular, se han planteado resoluciones en las AG de la ONU sobre esta cuestión. Esta proposición fue votada, a demanda acuciante de Egipto en 1995 en la conferencia de revisión del TNP, y vuelta a votar en 2000. La AEIA ha recordado su necesidad a la vez que encontraba la hostilidad de los Estados Unidos y de Israel. Por su parte, los países europeos lo han prometido a Irán pero no han hecho nada por cumplir sus compromisos. Ante el rechazo de hecho de las potencias nucleares que han decidido, de forma deliberada, en violación de los compromisos tomados al firmar el TNP, no renunciar jamás a esas armas e incluso perfeccionarlas, los Estados no dotados de armas nucleares han decidido, presionados por el empuje de las ONG, emprender un proceso de negociación de un tratado de prohibición de las armas nucleares (TIAN). Éste fue adoptado el 7 de julio de 2017 en el seno de la ONU por 122 Estados. Así, han asumido la iniciativa y han desestabilizado toda la política de disuasión de las potencias nucleares sobre los demás países que quedaría caduca en la medida en que las armas nucleares, y la amenaza de utilizarlas, se volverían ilegales desde el punto de vista del derecho internacional.

Todos los países de Medio Oriente -salvo Israel- han participado en ese proceso pero, hasta hoy, solo Palestina ha ratificado el tratado… Ningún Estado de Medio Oriente, salvo Libia, ha firmado aún, primera etapa antes de la ratificación. A mediados de junio, 59 Estados han firmado el TIAN y 10 lo han ratificado, mientras que serían precisos 50 para que el tratado entrara en vigor. Esto debería ser realizado durante el año 2019. De hecho, todo depende de la capacidad de las sociedades civiles para adueñarse del tema para ir hacia la free-zone que debe entonces imponerse a Israel.

En realidad, esta proposición se enfrentará a muchas resistencias. Primero porque las armas nucleares son ya consideradas como la garantía suprema de la superioridad militar, luego porque en la región de Medio Oriente se juega la partida estratégica decisiva. Pero es precisamente por esta razón por la que hay que apoyar la demanda de prohibición de las armas nucleares, comenzando por Medio Oriente y no solo para Irán…

Bernard Ravenel es historiador y antiguo presidente de la Association France-Palestine solidarité. Patrice Bouveret es miembro del Observatoire des armements.

https://npa2009.org/actualite/international/trump-et-netanyahou-evoquent-des-problemes-qui-ne-font-pas-partie-de-laccord

Traducción: Faustino Eguberri paraviento sur

Nenhum comentário:

Postar um comentário