Pages

Noches en la Ciudad de las Tiendas: La danza de la resistencia une a los palestinos de Gaza


Foto: Un palestino lleva un tocado tradicional mientras baila Dakbe (MEE / Mohamed al-Hajjar)


Do Desinformemonos, 5 de Maio, 2018
Por Amjad Ayman


Casi todas las noches alrededor de las 6 pm, Iyad Obeid, de 32 años, y su grupo de baile pisan fuerte el ritmo de Dabke y ocasionalmente lanzan “gritos”, mientras los manifestantes se unen desde los campamentos vecinos a unos 700 metros de distancia desde la frontera oriental entre Gaza e Israel.

“El Dabke consiste en que jóvenes se alineen en una fila, cogidos de la mano y bailando en pasos unificados: representa la unidad”, explicó Obaid a Middle East Eye.



La compañía de danza Kana’an para el Arte Popular baila el Dabke, una danza folclórica tradicional (MEE / Mohamed al-Hajjar)

Vestidos con ropas tradicionales palestinas: una camisa blanca, un sirwal (pantalones de algodón anchos y holgados), botas largas y un tocado tradicional, realizan el tradicional baile, entre otros tipos de danzas folclóricas.
La familia de Obeid es originaria de Beersheba, que hoy es una ciudad del sur de Israel. Según Obeid, su grupo Kana’an para el Arte Popular tiene como objetivo motivar a los manifestantes a preservar y exigir su derecho al retorno.

“No quiero matar a los israelíes como si nos mataran y robaran nuestras tierras. Yo los perdono”, Ahmed Soboh, de ocho años, refugiado palestino

En marzo, lo que los residentes llaman “la ciudad de la carpa” se erigió a lo largo de la frontera de cinco gobernaciones de la Franja de Gaza, como parte de la Gran Marcha del Retorno, una protesta masiva de 46 días que comenzó en Gaza el 30 de marzo durante el Día de la Tierra. Se espera que dure hasta el 15 de mayo, que marca el 70 aniversario de la Nakba (la catástrofe), cuando más de 750,000 palestinos fueron desplazados por la fuerza de sus pueblos y aldeas en los territorios palestinos, tras el establecimiento de Israel en mayo de 1948.

Algunas de las tiendas muestran los nombres de las aldeas o ciudades palestinas que fueron ocupadas por Israel en 1948 como un testimonio de la lucha de los manifestantes por regresar a sus hogares.



Los padres están interesados ​​en educar a sus hijos sobre su derecho al retorno (MEE / Mohamed al-Hajjar)

Sin embargo, para los palestinos, el hogar no es solo un lugar físico, o un pedazo de tierra, sino también linaje, tradiciones y cultura.

Los manifestantes explican que durante las largas noches pasadas en las tiendas se reúnen junto con otros palestinos para revivir reviviendo sus historias y herencias.

“Nos disparan y todavía nos llaman terroristas”, Bashir Kaskin, manifestante

Mientras cantan canciones tradicionales como Ya Zareef al-Tool (O ‘hombre alto y guapo), que anima a los palestinos a no abandonar su hogar, y ‘ Ala Dal’ouna (vamos a ayudar), que habla sobre el anhelo de sus seres queridos que dejaron atrás, historias de su pasado se entrelazan cuando el silencio media la atmósfera.

Bashir Kaskin, de 25 años, es originario de Hamama, una ciudad palestina al norte de Gaza, que fue una de las otras 400 aldeas destruidas y despobladas en 1948. Durante una noche en el campo de refugiados de al-Bureij en el centro de la Franja de Gaza, prepara comida tradicional palestina en una fogata, suficiente para los amigos y también las tiendas vecinas.



Bashir Kaskin, de 25 años, y sus amigos cocinan berenjenas en una fogata para preparar mutabal (MEE / Mohamed al-Hajjar)

Hoy en día, el menú de Kaskin incluye mutabal, una salsa de berenjena con yogur y Tahini, y Shakshuka, un plato de huevos escalfados cocinados con salsa de tomate, chiles y cebollas.

Kaskin dice que los ocupantes de la ciudad de las tiendas de campaña corren el riesgo de acercarse a la frontera donde las fuerzas israelíes hacen guardia, pero se mantienen firmes en quedarse donde están para exigir su derecho al retorno.

“Nos resistimos de forma pacífica. No estamos armados y resistimos a las armas de las fuerzas israelíes”, dijo. “Nos disparan y todavía nos llaman terroristas”.

Según el Ministerio de Salud palestino, las fuerzas israelíes han asesinado a más de cuarenta manifestantes, incluidos tres jóvenes palestinos menores de 18 años, y han herido a más de 3.000.



Un manifestante sostiene carteles donde se pueden leer los nombres de los que perdieron la vida durante las protestas en las últimas tres semanas (MEE / Mohamed al-Hajjar)

Más de 10 periodistas resultaron heridos por disparos y el periodista Yasser Murtaja, fue asesinado luego de recibir un disparo en el abdomen, a pesar de que vestía una chaqueta que lo identificaba claramente como un miembro de la prensa.

Los heridos vuelven a protestar

Las heridas sufridas por Ahmed Abu Qamar, un joven de 21 años originario de Beersheba, y su amigo Nader al-Shalatini, de 23 años, no les impiden participar en las actividades vespertinas de la carpa.

Fueron heridos el 30 de marzo mientras protestaban desarmados al este de la aldea de Jabaliya, en el norte de la Franja de Gaza.



Ahmed Abu Qamar sigue participando en las actividades que se llevan a cabo en la ciudad de la carpa, a pesar de su herida (MEE / Mohamed al-Hajjar)

Mientras agitaba la bandera palestina, Abu Qamar recibió un disparo en la pierna, y al-Shalatini sufrió la misma lesión que cuando intentaba ayudarlo. Abu Qamar no puede caminar sin la ayuda de sus muletas. Los médicos estiman que le tomará tres meses recuperarse por completo.

“Cantamos y bailamos nuestras danzas tradicionales porque nuestros antepasados ​​solían bailar el Dabke como una forma de resistencia”, Mosa’ab Fodah

Si bien Abu Qamar cree que las fuerzas israelíes les han disparado deliberadamente, él asegura que continuarán protestando.

“Después de que me dispararon, pasé una semana en el hospital, pero estaba ansioso por volver a la protesta para decirle a la ocupación que perseveramos, independientemente de su brutalidad contra nosotros”.

Mosa’ab Fodah, de 27 años, originario de Hamama, habla de la determinación palestina de continuar con su resistencia pacífica a pesar del número de muertes y heridos.

Fodah protesta en la aldea de Khuzaa, al este de Khan Yunis en la franja sur de Gaza, y pasa sus noches en las carpas de allí.

“Estamos desanimados por cada mártir y manifestante herido que vino a resistir a la ocupación israelí, pero esta marcha es nuestro último rayo de esperanza, ya que la vida en Gaza se ha vuelto muy sofocante. Tratamos de presentar nuestra historia, patrimonio y derechos en formas pacíficas. Cantamos y bailamos nuestras danzas tradicionales porque nuestros antepasados ​​solían interpretar el Dabke como una forma de resistencia”, explicó.

Israel ha impuesto un sofocante bloqueo sobre la Franja de Gaza desde 2007 después de que Hamas tomó el control de Gaza de las fuerzas leales al presidente palestino Mahmoud Abbas, un año después de haber ganado las elecciones legislativas.

En julio de 2017, un informe de las Naciones Unidas reveló que las condiciones de vida de los casi dos millones de residentes, incluidos 1.3 millones de refugiados, están exacerbando dramáticamente y la Franja se ha vuelto “inhabitable”.

“Nos apoyamos mutuamente”

Al este de la ciudad de Gaza, en el área de al-Shujaiya, Ahmed Reyad, de 40 años, enciende un fuego frente a su tienda para hacer un poco de café. La tienda recibió el nombre de la aldea Barbara, que fue capturada por Israel en 1948.



Ahmed Reyad, de 40 años, está haciendo café frente a su tienda mientras los manifestantes se reúnen bajo las estrellas para recitar historias folklóricas (MEE / Mohamed al-Hajjar)

El padre de Reyad, Asa’ad, siempre había soñado con regresar a su aldea, cerca de Gaza, de donde fue desarraigado cuando era niño.

Pero falleció en el año 2011, nunca tuvo la oportunidad de realizar este sueño.

Reyad tiene buenos recuerdos de niños reunidos alrededor de su padre, escuchándolo atentamente mientras les contaba historia sobre los pueblos ocupados y su derecho al retorno.

“Después de que me dispararon, pasé una semana en el hospital, pero estaba ansioso por volver a la protesta para decirle a la ocupación que perseveramos, independientemente de su brutalidad contra nosotros”, Ahmed Abu Qamar

Asa’ad a menudo le contaba a su hijo sobre el terreno de la familia donde cultivaban uvas, higos, aceitunas y otros cultivos de temporada, como tomates, pepinos y berenjenas.

Recuerdaba los duros días de mayo de 1948, específicamente la noche en que los israelíes atacaron sus tierras y quemaron sus olivos. Al día siguiente, el padre de Reyad abandonó su aldea y se dirigió al campamento de refugiados de Jabaliya, en el norte de la Franja de Gaza, donde la familia ha vivido desde entonces.

Él desea que su padre estuviera vivo para presenciar la Gran Marcha del Retorno y la reactivación de la herencia palestina en la ciudad de la tienda, donde se desafían los conocimientos de los proverbios palestina de cada uno y cuentan historias del pueblo de Barbara, recordando los deliciosos diferentes tipos de uvas por lo que era famoso.

“Todas las noches nos reunimos en las tiendas, y en la mañana voy a trabajar en un taller de carpintería. El viernes, protesto con los jóvenes y nos apoyamos mutuamente en nuestra lucha por nuestro derecho al retorno”, indicó Reyad.

La esposa de Reyad y sus cuatro hijos también lo acompañan a la ciudad de las tiendas.



Los niños participan en actividades recreativas organizadas por voluntarios (MEE / Mohamed al-Hajjar)

Aunque los palestinos más jóvenes son una parte integral de la marcha, los ancianos palestinos están igual de presentes.

Khalil Awad Allah, de 87 años, recordó las noches que pasó en su aldea ocupada al-Masmiyya al-Kabira, al noreste de Gaza.

“Esta marcha es nuestro último rayo de esperanza, ya que la vida en Gaza se ha vuelto muy sofocante”, Mosa’ab Fodah

Después de realizar las plegarias del Maghrib al atardecer, en la mezquita de Salah al-Deen al-Ayoubi cerca de las tiendas, recita a los manifestantes cuentos populares palestinos y transmite historias de la resistencia palestina en la década de 1940.

El 15 de mayo de 1948, Awad Allah, que entonces tenía 17 años, recuerda a su padre llorando diciéndole que empacara sus pertenencias ya que se los obligaba a abandonar su hogar y su tierra agrícola, que ahora es la aldea ocupada de al-Masmiyya al- Kabira.

Awad Allah recuerda cómo cultivaban olivos, manzanas y criaban ganado.

Recuerda haber escuchado historias contadas por diferentes refugiados sobre los crímenes cometidos contra las mujeres y los niños de las diferentes aldeas, como la masacre de Deir Yassin, que dejó más de 100 civiles muertos.

Su propia familia no estuvo exenta de la tragedia, ya que su hermano Mosaad fue asesinado a la edad de 21 años en un enfrentamiento con los israelíes en 1948. Fue enterrado en una fosa común cuyo paradero sigue siendo desconocido para la familia, librándolos de la posibilidad de incluso decir adiós.

Juegos y payasos

Ahmed Sobo, de ocho años, originario de la aldea de Dayr Sunayd, sueña con regresar allí en lugar de vivir en el campo de refugiados de Al-Shatea en Gaza.

“No quiero matar a los israelíes como llos nos mataran y roban nuestras tierras. Los perdono, siempre que dejen nuestra tierra y nos permitan regresar a casa”, señaló.



Los coloridos trajes de los payasos traen un ambiente alegre al campamento, mientras danzan, hacen sonar silbatos y atraen a un grupo de niños imitando cada uno de sus movimientos (MEE / Mohamed al-Hajjar)

Los niños constituyen una gran parte de la población en la ciudad de las tiendas de campaña. A medida que aprenden sobre las tierras ocupadas de la generación anterior, también disfrutan de espectáculos de danza tradicionales. Juegan juegos y pasan el tiempo participando en actividades recreativas organizadas por un grupo de voluntarios, así como también disfrutan espectáculos de payasos cerca de las carpas.

“La ocupación israelí roba deliberadamente la identidad palestina. En la radio israelí, los escucho hablar sobre nuestra comida tradicional como si fuera suya”, Khalid Awad Allah, de edad 87

Los coloridos atuendos de los payasos brindan un ambiente alegre al campamento, mientras danzan, silban y atraen a un grupo de niños que imitan todos sus movimientos.

Mientras sus padres cuidan de mantener a los niños alejados de la frontera vigiladas por las fuerzas israelíes, desean tenerlos cerca del campamento para educarlos sobre su derecho al retorno y su historia, así como a comprender la resistencia pacífica a través de la cual pueden luchar contra la ocupación israelí

Awad Allah quiere que la identidad palestina siga siendo el tema central y quisiera que ciudad de las tiendas continúe incluso después de la culminación de la Gran Marcha del Retorno el 15 de mayo.

“La ocupación israelí roba deliberadamente la identidad palestina. En la radio israelí, los escucho hablar sobre nuestra comida tradicional como si fuera de ellos. Exhorto a los hombres, mujeres y jóvenes palestinos a preservar la herencia palestina con sus vestimentas, su historia, sus alimentos, etc. Debemos hacer hincapié en que luchamos por mantener nuestra identidad palestina”, recalcó.

Fuente: Tent city nights: Gaza’s dance of resistance unites Palestinians

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Amjad Ayman, Middle East Eye / Traducción: Palestinalibre.org

Nenhum comentário:

Postar um comentário