Pages

Davos promueve la agrotecnología en África

Davos promueve la agrotecnología en África



Do Rebelión, 9 de Abril, 2018
Por Catherine Morand,Mediapart, Traducción del francés Susana Merino


La promoción de una agricultura de alta tecnología en el continente africano es uno de los temas que figuran en la agenda del Foro Económico Mundial (FEM) que se inicia en Davos el 23 de enero. En efecto, en los fundamentos de esta estrategia fuertemente ofensiva se encuentra la “Nueva Visión de la Agricultura” elaborada por el FEM, que se ha unido al G8 y el G20 con el objeto de promover el agronegocio en los llamados países del Sur. Entre los socios de esta “Nueva Visión” se encuentran Monsanto, Nestlé, Bayer CropScience, Cargill, Coca-Cola, Wal-Mart, Yara International, Syngenta, Unilever, Mosaic, representantes de los cuales están todos presentes esta semana en Davos .

En un documento difundido on line recientemente por el FEM titulado « Et si le salut venait des « afro-agro-start-ups ? » [¿Y si la salud viniera de los “afro-agro-stars-ups?] se descubre que “África constituye un terreno de juego idílico para la agrotecnología y los agro-startups [empresas agrícolas nuevas]”. Las tecnologías punta se presentan como una panacea para alimentar a África y al mundo, en un contexto de desajuste climático y de demografía galopante. Se trataría nada menos que de una revolución “tan embriagadora como vital” para África, dicen sus promotores, que manejan a las mil maravillas la nueva lenguaad-hoc que eleva hasta las nubes “a estos nuevos e innovadores retoños que se activan sobre el terreno de las cadenas de valor agrícolas” en el seno de los numerosos think tanks que estudian este tema.

Pero ¿es razonable convertir al continente africano en un nuevo terreno de juego para probar toda clase de nuevas experiencias agrotecnológicas, en nombre de la lucha contra el hambre, la pobreza y el calentamiento climático? África, a la que se califica de “última frontera”, es considerada una “tierra prometida” por el agronegocio globalizado que se abalanza sobre sus tierras y sus recursos naturales, lo inunda de productos fitosanitarios y de semillas híbridas y transgénicas en detrimento del campesinado y del saber-hacer local.

Bill Gates, otro de los asiduos asistentes a Davos, está muy comprometido con esta ofensiva. El mes pasado en la última reunión del One Planet Summit organizada en París por el presidente Emmanuel Macron prometió aportar 300 millones de dólares a la financiación de las innovaciones destinadas a ayudar a los campesinos pobres de África a adaptarse a los cambios climáticos. “Es necesario proporcionarles mejores semillas, semillas más productivas, que puedan resistir al calor y a las sequías”, declaró entonces. A ojos de las ONG presentes se trata nada menos que de surfear sobre la crisis climática para acentuar la presión sobre los países africanos con el fin de lograr que autoricen la introducción de OGM (organismos genéticamente modificados) en sus cultivos.

La ONG Grain, con sede en Barcelona, confirma que la Fundación Bill y Melinda Gates está intentando organizar, a golpe de miles de millones, un cambio radical de la agricultura del continente africano. De los 3.000 millones de dólares ya dedicados por la Fundación al desarrollo agrícola de África, solo un 5 % ha llegado directamente al continente. Una gran parte de los presupuestos de investigación se asignan a laboratorios estadounidenses que investigan variedades transgénicas de plantas tropicales. La Fundación Bill y Melinda Gates también financia a muchas asociaciones público-privadas con multinacionales (DuPont, Cargill, Unilever, Nestlé, Coca Cola. etc) en proyectos cuyo objetivo es transformar radicalmente la agricultura africana, siempre en nombre de la lucha contra el hambre y el cambio climático, y a pesar de las inquietudes manifestadas por las ONG.

¿Serán escuchadas estas ONG en los salones tapizados del FEM de Davos? No es seguro. Pero, en todo caso, con el objeto de prevenir las catástrofes sociales y ambientales que se perfilan en el horizonte, los Estados harían muy bien en preocuparse por estas empresas y estas fundaciones privadas que se abalanzan sobre la agricultura africana sin rendirle cuentas a nadie, excepto a sus accionistas y a su consejo directivo.

Fuente: https://blogs.mediapart.fr/catherine-morand/blog/230118/lagritech-en-afrique-promu-davos

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar a la autora, la traductora y a Rebelión como fuente de la traducción.

Nenhum comentário:

Postar um comentário