Pages

¿Es el mundo académico el último bastión del pensamiento progresista en Israel?

Soldados israelíes patrullan en la Universidad de Birzeit,
en las afueras de la ciudad de Ramallah en Cisjordania,
 durante una operación el 19 de junio de 2014.
(Issam Rimawi / Flash90) 
Do Rebelión, 26 de janeiro, 2018

Edo Konrad
972mag

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Las universidades israelíes se han considerado durante mucho tiempo un baluarte frente al extremismo. Una nueva base de datos, compilada por un grupo de académicos israelíes disidentes, revela que estas instituciones trabajan al unísono con el Estado.
No es ningún secreto que la ofensiva del Gobierno israelí contra la libertad de expresión en los últimos años se ha extendido a la Universidad. A través de grupos de estudiantes de extrema derecha, como Im Tirzu, propusieron códigos éticos que prohibirían que los profesores expresen opiniones políticas en clase, así como intentos de cerrar departamentos universitarios enteros que se consideran demasiado izquierdistas. En gran medida el Gobierno ha calificado la idea misma de libertad académica de subversiva.

Sin embargo la Universidad israelí todavía se mantiene como un baluarte progresista e independiente frente al pensamiento extremista y reaccionario, un argumento a menudo desplegado para argumentar en contra de los boicots académicos liderados por los palestinos. Pero, por debajo de la retórica, la verdad es que las universidades de Israel colaboran estrechamente con diversos organismos estatales, desde las industrias militares y armamentistas hasta las redes y programas anti-BDS.

Preocupado por la restricción, así como por la represión de los profesores y estudiantes palestinos en los territorios ocupados, un nuevo grupo de académicos israelíes denominado “Universidad para la igualdad” está trabajando para exponer esos vínculos y mantener la idea de que la Universidad sigue siendo uno de los últimos bastiones del pensamiento progresista.

Como uno de sus primeros proyectos importantes destinados a documentar y demostrar esos fenómenos, el grupo lanzará una base de datos llamada "Universidad cómplice", compuesta de artículos sobre noticias locales e internacionales, documentos, informes de ONG y publicaciones universitarias oficiales. La idea -dice Natalie Rothman, profesora asociada de historia en la Universidad de Toronto que ayudó a encabezar el proyecto- es arrojar luz sobre la represión de la disidencia en las instituciones académicas israelíes, la discriminación institucionalizada contra los estudiantes y profesores palestino-israelíes, la colusión con el acuerdo empresa, investigación y desarrollo militar y hasbará (operaciones de relaciones públicas de Israel patrocinadas por el Estado). La base de datos tiene como objetivo proporcionar a los académicos, en Israel y en el extranjero, mejores herramientas para comprender que, contrariamente a su imagen, la Universidad israelí trabaja en conjunto con la ocupación.

El ministro de Educación, Naftali Bennett, posa para una selfie con estudiantes israelíes durante una visita a la Universidad Ariel en Cisjordania, 10 de marzo de 2015. (Flash90)

"El fundamento de la base de datos fue proporcionar evidencia empírica para contrarrestar la narrativa prevaleciente de la Universidad israelí como un bastión de oposición y resistencia al régimen", dice Rothman. "La Universidad israelí, del Consejo de Educación Superior a los diversos sindicatos estudiantiles, colabora de una forma u otra con la ocupación. Era importante para nosotros documentar la colaboración como una forma de ver si en el futuro se podía hacer algo para combatirla".

Los miembros de Universidad para la igualdad comenzaron a trabajar en la base de datos a principios de 2017, utilizando un pequeño grupo de artículos compilados por Shir Hever, un economista investigador israelí, como punto de partida. Luego el grupo amplió la base para incluir ítems sobre la represión de académicos palestinos en Israel y Cisjordania. La base de datos, que se basa en materiales disponibles públicamente, se divide en cuatro categorías: Universidad Internacional, Financiamiento Internacional, Universidad Israelí y Universidad Palestina.

La base de datos también da al público una forma de rastrear los registros de los mejores académicos sobre la libertad académica. Por ejemplo, la base de datos incluye una colección de artículos sobre los intentos de la presidenta de la Universidad Ben-Gurion, Rivka Carmi, que fue nombrada recientemente por la universidad para un tercer mandato, para censurar el activismo político en su campus.

La base de datos facilita al público en general el monitoreo de varias tendencias importantes en la Universidad israelí actual, incluyendo: el creciente número de programas universitarios diseñados para combatir la "deslegitimación", uno de los desarrollos más visibles de los últimos años; racismo institucional contra los estudiantes palestinos en las universidades y facultades israelíes, que van desde políticas de admisión discriminatorias hasta prohibiciones del uso del árabe y la vigilancia y restricciones en la organización política; la omnipresencia de los programas académicos "personalizados" dirigidos al personal militar que ofrecen prácticamente todas las universidades israelíes, a menudo con requisitos académicos significativamente reducidos; la creciente colaboración entre instituciones israelíes dentro de la Línea Verde y sus "filiales", instalaciones fuera del campus, programas o universidades patrocinadas en asentamientos en Cisjordania y los Altos del Golán y la colaboración entre universidades y organismos estatales en actividades militaristas como las investigaciones para el comercio de armas de Israel.

Una sección de la Universidad palestina, por otro lado, está llena de documentación sobre las incursiones de las fuerzas de seguridad israelíes en los campus y arrestos de estudiantes y profesores en toda Cisjordania. También se enfoca en la falta de libertad de movimiento para los estudiantes de Gaza y denuncia el silencio de los académicos israelíes frente a la represión que enfrentan sus homólogos palestinos.

La complicidad de las instituciones de altos estudios, especialmente en los grados más altos, se lanzará oficialmente y se encargará del sitio web de la Universidad para la igualdad en las próximas semanas. Rothman dice que espera que pueda actuar como una especie de biblioteca para los académicos en el exterior, que pueden usarla para buscar artículos sobre los lazos de sus instituciones con las instituciones académicas israelíes. Pero la base de datos también está destinada a israelíes y palestinos, Rothman agrega: "Para nosotros es importante que la información esté accesible para quienes están dentro de Israel, razón por la cual la base de datos está en hebreo, así como en inglés y árabe. Queremos que las personas dentro y fuera de la Universidad israelí tengan acceso a estas publicaciones".

El objetivo, continúa Rothman, no es solo desafiar los conceptos erróneos sobre la universidad israelí, sino también desafiar activamente su relación con el Gobierno y la ocupación. "Es cierto, hay un pequeño grupo de disidentes en la Universidad, pero nuestras instituciones colaboran día a día con el régimen. Tenemos la oportunidad de arrojar luz sobre el hecho de que existe esta colaboración, tanto abierta como encubierta, normalizando de manera efectiva lo que a nuestros ojos no se puede normalizar".

Fuente: https://972mag.com/is-academia-the-last-bastion-of-progressive-thought-in-israel/132623/

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión como fuente de la traducción.

Nenhum comentário:

Postar um comentário