Pages

VI Encuentro Internacional de la “Economía de lxs trabajadorxs” Los trabajadores autogestionados tienen la palabra

Do Rebelión, 9 de Setembro, 2017
Por Mario Hernandez


M.H.: En la ciudad de Pigüé al sur de la provincia de Buenos Aires, aproximadamente a 800 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires entre el 31 de agosto y el 2 de septiembre se llevará a cabo el VI Encuentro de la Economía de los trabajadores en la fábrica recuperada Textiles Pigüé, ex Gatic-Adidas.

Estamos con Marcelo Vieta de la Universidad de Toronto, Angel Busqued, secretario internacional de la CGT española, Richard Neuville de la Asociación de Autogestión de Francia, Rosendo Castillo de la cooperativa Tradoc una importante fábrica de neumáticos de México y Marisol una compañera de la Alianza cooperativista nacional de México. Bienvenidos.

¿Por qué han venido a Buenos Aires a este VI Encuentro internacional? ¿Qué experiencias esperan volcar y qué esperan llevarse del mismo?

Marcelo Vieta es argentino-canadiense, con quien estamos compartiendo la problemática de la educación popular. Es docente en la Universidad de Toronto y trabaja en educación para adultos.

M.V.: Muchas gracias por invitarnos. Yo vengo trabajando con el programa Facultad Abierta desde 2005, cuando empecé mi investigación sobre empresas recuperadas en Argentina. En 2007 participé y ayude a organizar el primer encuentro que fue en Buenos Aires. Vengo trabajando con el equipo de Andrés Ruggeri hace 12 años, escribiendo, investigando, etc. Mi interés es el de las empresas recuperadas en Argentina como un nuevo movimiento y su acción, un nuevo tipo de lucha del movimiento obrero y más me está interesando la recuperación de empresas capitalistas a cooperativas y otros tipos de organizaciones democráticas, como en Cuba; en Italia he hecho relevamientos de empresas recuperadas también. Es un gran placer estar acá con gente que está tomando esta problemática.

M.H.: Es un buen ejemplo la presencia de Marcelo, de que este es un Encuentro que reúne la presencia de intelectuales, como es su caso, con trabajadores, como Ángel Busqued de la CGT española, su Secretario internacional, la tercera organización sindical española en número de afiliados.

A.B.: Inicialmente me afilié en 1977 a la CNT pero formo parte de un grupo de gente que en 1989 tomamos la decisión de crear una cosa nueva que fue la CGT. En número de afiliación somos los terceros, parejos con otro sindicato ex autogestionario que al día de hoy es de derecha. Y en número de representantes sindicales también andamos cerca. Además durante los últimos años se ha mantenido el crecimiento en un 2.5/3%, es leve pero el resto ha ido en descenso. Nuestra actividad se centra en todo el mundo del trabajo, en las condiciones económicas y laborales de los y las trabajadoras pero como anarco sindicalistas, toda la problemática social de origen y de inicio nos incumbe y es en algo en lo que también trabajamos.

M.H.: Richard Neuville de la Asociación de autogestión de Francia. País que ha estado muy presente en este programa a través de la palabra de Guillermo Almeyra que es nuestro columnista internacional que vive en Marsella. Con él hemos conversado el tema del nuevo presidente Macron, que nos interesa en Argentina porque está intentando aplicar una reforma laboral en Francia, asignatura pendiente que se ha propuesto fijar el gobierno de Mauricio Macri aquí.

A.B.: Antes de nada quiero decir por qué estoy aquí, yo pertenezco a la Asociación de autogestión, nosotros participamos en la Red internacional de la economía de los trabajadores desde 2014 cuando organizamos el primer encuentro europeo en Marsella, en la fábrica Fralip ( la antigua fábrica de té Fralip en Gémenos) que estaba ocupada por sus trabajadores, la ocupación duró 3 años y medio y ahora están produciendo en cooperativa.

En relación a la reforma de la Ley del trabajo en Francia, ya tuvimos una reforma con el gobierno socialista, el anterior. Hubo movilizaciones durante 4 meses pero aún así el gobierno pudo reformar el Código de trabajo. Ahora con Macron que acaba de ganar la elección presidencial, a dos meses de su gobierno quiere reformar nuevamente el Código laboral. Francia fue un país donde hubo una resistencia social bastante fuerte desde 1995, hubo movilizaciones que impidieron la modificación del Código de trabajo, como sucedió en otros países de Europa. Ahora están acelerando el proceso para disminuir las garantías sociales y los convenios colectivos. Por ejemplo, si la reforma de Macron es adoptada las empresas podrán firmar con los sindicatos acuerdos a nivel local, es decir, por empresa. Este es un cambio muy importante en Francia porque siempre tuvimos los Códigos de trabajo, los convenios colectivos que garantizaban más que los acuerdos con empresas. Ahora podrán firmar acuerdos con las empresas con menos garantías que las que brinda el Código de trabajo.

M.H.: Igual que la reforma de Temer que se votó recientemente en Brasil. Marisol, ¿de qué se trata la Alianza Cooperativista de México?

M.: La Alianza Cooperativista nace en el 2002 con la necesidad que al sector de ahorro y préstamo en México se le intenta imponer una ley para regularlo pero no tiene ningún rasgo de carácter social, nos desconoce como parte del sector social de la economía. De hecho esto nos da un registro desde la Constitución pero esta ley nos quiere tratar como intermediarios financieros, nos aplica leyes de Basilea que son todas las que emite la banca privada y los gobiernos capitalistas y neoliberales. Entonces, como sector social de las finanzas populares empezamos a trabajar con el legislativo pidiendo que esa ley no se nos aplique.

No estamos en contra de ser regulados, el tema de las finanzas es delicado pero son organizaciones que tienen más de 60 años que han funcionado, que han dado respuesta a las comunidades, a personas que no tienen acceso a la banca privada porque es muy costosa y que han resuelto las necesidades de la gente de esas comunidades, de emigrantes, gente campesina, artesanos. Queremos seguir resolviendo estas necesidades.

M.H.: Rosendo Castillo de la cooperativa Tradoc. Tengo entendido que Tradoc autogestiona una fábrica de neumáticos muy grande en México.

R.C.: Así es. Es una empresa recuperada en Jalisco. Una cooperativa que se dedica a la fabricación de neumáticos. El objetivo de estar aquí en este VI Encuentro de las y los trabajadores es compartir la experiencia, vienen a este encuentro organizaciones y cooperativas muy importantes de todo el mundo. Ese es nuestro objetivo, compartir experiencias para seguir construyendo una economía solidaria.

M.H.: Está presente también Celia Pacheco Reyes de la Universidad Metropolitana de México-Xochimilco. Rosendo, además de la existencia de la cooperativa Tradoc, ¿hay otras fábricas recuperadas o cooperativas autogestivas en México?

R.C.: Sí, entre otras, hay una cooperativa que se llama Cooperativa de trabajadores Pascual, tiene 35 años operando, es una de las luchas más emblemáticas que existen en México en materia de fábricas recuperadas.

M.H.: Marisol, ¿con qué expectativa viene la Alianza Cooperativista de México a participar de este VI Encuentro internacional de la economía de los trabajadores?

M.: Primero conocer la experiencia y trayectoria que tienen aquí en Argentina las empresas recuperadas que ha sido generadora de conocimiento de las bases y de la clase trabajadora a nivel mundial. Actualmente nos hemos vinculado en México con una organización que se llama Nueva Central de Trabajadores, esto nos cambia radicalmente nuestra visión del cooperativismo, de nuestra función y de los enlaces políticos, sociales e ideológicos que podemos tener y que debemos ir impulsando porque en esta nueva Central lo que se esta buscando es vincular diferentes sectores de la clase trabajadora.

Las cooperativas han sido una alternativa para los trabajadores para hacer autogestión, algunas a partir de fábricas recuperadas y otras que nacen desde cero. Creemos que estar vinculados con centrales de trabajadores, con sindicatos democráticos, revolucionarios, colectivos, comunidades, grupos en resistencia nos va a dar fortaleza en este primer momento en México y también vincularnos con toda Latinoamérica.

M.H.: Richard, mencionaste a Fralip donde se desarrolló un primer Encuentro europeo de fábricas recuperadas. ¿Esa experiencia se ha extendido a otras en Francia?

R.N.: No tenemos datos precisos del número de empresas recuperadas, pero a partir de la crisis de 2008 hubo conflictos en varias empresas y 180.000 empleos en el sector industrial fueron suprimidos y hubo luchas muy fuertes, pero la mayoría eran para reclamar sueldos supralegales. Estimamos que se recuperaron entre 2010 y 2015 casi 50 empresas. Lo que pasa es que el gobierno anterior del Partido Socialista aprobó una ley que reforma la posibilidad de recuperar empresas, porque ahora no se pueden contestar los planes de despidos de las empresas y esa es una dificultad. Entonces hubo experiencias que tuvieron éxito, otras tentativas de recuperación fracasaron en estos últimos años.

M.H.: Angel Busqued, me gustaría que compartieras cuál es la actualidad del movimiento sindical español.

A.B.: Lo primero que hay que aclarar es la profunda diferencia de modelo sindical de estructura organizativa europeo en relación al argentino. Hay muchas palabras que son las mismas pero quieren decir cosas diferentes, como federación, sindicato. Entonces no sé si lo que explicaré se va a comprender del todo porque sería muy largo detallar estas diferencias.

En cuanto a los postulados ideológicos, trabajadores y trabajadoras con planteamientos comunistas, socialistas o anarquistas como los tres grandes ejes; sobre 1880 se inician los primeros sindicatos. Con esa perspectiva ideológica podemos llegar prácticamente hasta los años ´80/90 donde esto empieza a fallar porque esos sindicatos socialistas y comunistas pierden ese referente ideológico de lucha y pasan a ser más administradores o bien de procesos socialdemocráticos o de burguesía capitalista moderna, con rostro humano o como queramos llamarle. Con lo cual el frente de lucha directo del sindicalismo se pierde o se reduce profundamente en esas dos vertientes ideológicas que son las mayoritarias.

Hemos de pensar que hay sindicatos que se llaman CGT también que son modelos nacidos anarcosindicalistas y que pasan a ser comunistas en momentos concretos, pero luego renuncian a llamarse explícitamente así en sus estatutos. De 5 millones y medio de afiliados que tenían los sindicatos hace 15 años ahora estarán en 3 millones aproximadamente.

En España el referente es Comisiones Obreras, como organización comunista y la UGT socialista, ambas en los `90 estaban cerca del millón de afiliados, el resto, como decías “la tercera fuerza” que somos nosotros, en aquel tiempo estábamos en 30.000. La diferencia era brutal y eso nos obliga a hacer una reflexión, si ellos eran los poderosos y los fuertes por qué no frenaron toda una serie de iniciativas de represión a las condiciones laborales, por el contrario, entraron en la rueda.

Nosotros nos hemos mantenido en esa posición ideológica y creemos que es lo que tenemos que seguir haciendo. Luego tenemos sindicatos amarillos, sindicatos de empresas, etc. Al día de hoy Comisiones está en 850.000 afiliados, UGT en 750.000 y nosotros cerca de los 70.000, seguimos con una diferencia brutal pero hemos tenido un leve incremento.

Lo que yo creo que hay que tener muy claro es que el sindicato antes suponía para todos los trabajadores un referente de acción, hoy hay una pérdida de credibilidad importantísima entre los y las trabajadoras en ese marco, pero además el sindicalismo representaba en España que desde el movimiento obrero se actuaba sobre toda otra serie de procesos sociales y eso también queda prácticamente abandonado o se hace, pero dentro de las instituciones. Nosotros mantenemos que las personas afectadas en concreto son los que han de actuar en lo suyo y nosotros tenemos que acompañar.

M.H.: Se incorporó a la mesa Matías Eskenazi que está coordinando una importante actividad que se va a llevar a cabo los próximos lunes y martes en la Universidad Nacional de Quilmes conmemorando los 100 años de la Revolución Rusa.

M.E.: Vamos a hacer unas jornadas de debate académico aprovechando el centenario de la Revolución Rusa, el segundo asalto al cielo por la clase obrera internacional pero el primero que logró mantenerse en el poder y que fue exitoso y marcó a fuego todo el siglo XX hasta la actualidad.

Lo que proponemos es una serie de mesas y ejes de debate en clave actual, más allá de la conmemoración, de la discusión de los procesos históricos de la revolución misma, esta jornada apunta centralmente a discutir los problemas históricos y políticos actuales, es decir, un balance de la Revolución Rusa desde el punto de vista de las relaciones sociales de producción, ver qué han sido, la URSS, los países del Este, el problema del partido, discutir el problema del socialismo en nuestra región en términos contemporáneos y, por supuesto, la perspectiva para una sociedad no capitalista. Lo digo ampliamente porque en realidad podríamos plantear muchos ejes, socialismo, comunismo, pueden ser solo palabras o pueden expresar un proyecto estratégico y para no confundir se plantean como ejes abiertos esta serie de debates. Vamos a contar con la presencia de muchos compañeros y compañeras, algunos habitué de FM La Boca como Julio Gambina, que va a estar en el panel que me toca coordinar junto con Rolando Astarita y Aldo Casas.

M.H.: Veo que también está anunciado Néstor Kohan, y una mesa de cierre con Claudio Katz y Marcelo Ramal que también son habitués en nuestros programas.

M.E.: También participará Nicolás Iñigo Carrera que tiene una larga trayectoria como historiador del movimiento obrero. Hemos hecho invitación a múltiples editoriales ligadas al pensamiento crítico y a la izquierda para que también estén presentes con sus materiales y esperamos que sirva para hacer circular las ideas.

Las empresas autogestionadas por sus trabajadores recuperan el poder del trabajo, la plusvalía y los excedentes vuelven a los trabajadores

M.H.: Marcelo, ¿cual es el interés y el aporte que un intelectual puede hacerle a una actividad como este VI Encuentro?

M.V.: Es una buena pregunta. Lo que destaca a estos Encuentros es la participación activa de los trabajadores y cooperativistas, esa siempre fue una clave central que tuvimos desde el principio, que nunca nos olvidamos y que sigue siendo lo principal que nos diferencia de otras actividades académicas, que también pueden ser radicales, en el sentido político no en el sentido partidario.

Lo que podemos aportar nosotros lo puedo contar a través de ejemplos de casos con los que vengo trabajando desde 2005, en la empresa recuperada Chilavert, en la UST de Avellaneda, en la Clínica Junín de Córdoba y Comercio y Justicia, el diario recuperado de Córdoba también.

A través de una serie de entrevistas, una especie de historia oral desde las voces de los trabajadores he empezado a teorizar sobre qué es lo que está recuperando una empresa recuperada, porque no es solamente la recuperación de un predio o de una fábrica, no es solamente la recuperación del trabajo; entonces, lo que puedo aportar es un marco teórico con una ética política de cambio social, de transformación de la sociedad, una alternativa más allá de la que ofrece el capitalismo. Entonces, por ejemplo, lo que hemos trabajado juntos con los trabajadores es cuando les hago la pregunta ¿qué están recuperando las empresas recuperadas? Con un marco marxista porque Marx fue uno de los primeros en analizar la producción capitalista de una manera muy completa y que nos ayuda a interpretar qué quiere decir el trabajo en este marco.

La primera cosa es que a partir de la recuperación del trabajo las empresas recuperadas recuperan el poder del trabajo, la plusvalía, los excedentes vuelven a los trabajadores y no se dejan a los empresarios. El proceso del trabajo. La división del trabajo bajo control obrero. La producción de la riqueza social, especialmente cuando uno toma una empresa como Zanón, actualmente Fasinpat o el hotel Bauen que hacen una gran labor comunitaria.

Uno puede ver cómo el Bauen está involucrado en la comunidad, de trabajadores que trabajaban bajo patrón se convierten en gente que está desarrollando comunidad, territorio; eso es algo que no se ve, hay un proceso de cambio de conciencia. No les pasa a todos, pero algunos trabajadores experimentan con este cambio. Y, finalmente, la dignidad, porque ellos recuperan su dignidad que fue abusada por sus patrones, combaten y recuperan su dignidad. Estas son palabras de los trabajadores. Lo que puedo hacer yo como académico es articular eso, ayudar a ponerlo en palabras y a teorizar sobre las prácticas actuales de los trabajadores.

En Barcelona después del atentado terrorista no queremos más policía ni más Ejército en la calle, queremos más maestros, más cultura, más educación, más fiesta

M.H.: Comentábamos con Ángel Busqued que nos parecen importantes dos cosas, por un lado el atentado que sufrió Barcelona que ha sido muy conmocionante, sobre todo teniendo en cuenta que ha sido una de las ciudades más solidarias con los migrantes, creo que allí se produjo una de las más grandes manifestaciones el año pasado sobre este tema, donde participaron medio millón de personas exigiéndole al gobierno español una política amplia de recepción y Matías agregó otro elemento.

M.E.: Tenemos el privilegio de contar con una mesa internacionalista que incluye españoles y catalanes, franceses y mexicanos y venimos hablando de la clase trabajadora, precisamente el poderoso y también contradictorio proceso autonomista independentista catalán ¿cómo tensiona a la clase trabajadora en el Estado español? Creo que es un tema clave. Lo hemos tratado mucho pero qué mejor que escucharlo de un compañero catalán que está aquí presente.

A.B.: Sí, es cierto lo de catalán, pero sobre todo ciudadano del mundo y en ese sentido mi lugar y mi geografía de nacimiento es ésa pero no me incorporo como parte de un país, nación o Estado a ese reino de España que aprovecho para recordar que sigue siendo un reino y no una república ni cualquier otra cosa. En ese sentido decir que como siempre cuando las cosas golpean cerca se sienten más. Barcelona se sintió muy afectada por lo que sucedió pero una de las referencias más importantes que creo que la gente asumió, así como cuando sucedió el atentado en Niza, París o Londres, que no son mejores muertos o de más nivel los de Barcelona que los de cualquier otra ciudad. Desde la izquierda también decíamos que tampoco son menos estos muertos que los asesinados en Siria, Irak, Yemen y todos esos sitios donde también se está produciendo un conflicto con miles de asesinatos.

M.E.: Los estados europeos son parte de esos conflictos como Estados imperialistas.

A.B.: Totalmente. Pero además refugiados con una cara fantástica, porque nuestros Estados tienen las patentes para fabricar las armas que venden a esos otros Estados. Eso enlaza con la manifestación de repulsa que se hizo a la semana de los hechos frente al posicionamiento del Rey. La manifestación fue convocada por el Ayuntamiento pero rápidamente se salió a pedir que no fueran las autoridades de siempre, se reconoció el trabajo de los bomberos, los paramédicos, los taxistas, la policía que hizo un papel eficaz y profesional; pero frente a la figura del Rey hubo una respuesta de rechazo manifestando que es el responsable de las negociaciones con Arabia Saudita y Qatar, es quien vende las armas y ahora viene a quejarse de que esos países actúen de esta manera.

Eso estuvo muy presente en esa manifestación por eso diría que evidentemente el dolor y la rabia, el no entender por qué se puede asesinar a tantas personas de esa manera que no tienen vinculación directa con lo que sucede, la vivencia mayoritaria en Barcelona es que no vamos a entrar en casos de xenofobia porque nos es ajeno, vamos a entrar en casos de humanidad porque todos somos iguales y lo que hay que buscar es quiénes son los culpables finales, no queremos una respuesta más policial, de más Ejército en la calle para que esto no suceda, queremos más maestros, más cultura, más educación, más fiesta, para efectivamente tener una sociedad que luche contra eso per se, cotidianamente.

M.H.: Rosendo Castillo de la cooperativa Tradoc, te dejo las palabras finales.

R.C.: Quisiera comentar que nosotros somos una empresa recuperada que duró tres años, un mes y diez días cerrada. Tuvimos una lucha contra una trasnacional que es la Continental alemana y recuperamos nuestro trabajo después de ese conflicto. Quisiera recalcar los ejes que fueron importantes para este resultado, tenemos que mencionar la solidaridad de clase que fue muy importante para nosotros, el apoyo de organizaciones nacionales e internacionales, por supuesto que liderados por compañeros que tuvieron la meta fija y no se dejaron sobornar y fueron dirigentes muy leales y sobre todo las familias, creo que jugaron un papel muy importante para este resultado. Esto es lo que tendremos que compartir allá en Pigüé en el VI Encuentro de las y los trabajadores. Esta experiencia de éxito en México que servirá para que algunas otras organizaciones también sepan cómo se resolvió esta lucha obrera exitosa.

M.H.: Es importante lo que comenta Rosendo porque generalmente cuando hablamos aquí de México lo hacemos de los desaparecidos, de los asesinatos, compartimos con Guillermo Almeyra las noticias sobre los asesinatos de periodistas, ya que Guillermo es editorialista internacional de La Jornada y hace poco asesinaron a un periodista de ese medio y a una periodista también. Es importante esto que trae a esta mesa Rosendo Castillo de la cooperativa Tradoc y Marisol de la Alianza Cooperativista Internacional a quien le voy a pedir también unas palabras para cerrar este programa.

M.: Me quiero centrar en dos cosas para este cierre, por un lado decía recién que para la Alianza Cooperativista Internacional ha sido muy importante el iniciar los vínculos con el sector sindical y comentar que desde la nueva Central de Trabajadores en México vamos a intentar seguir articulándonos y fortaleciendo este trabajo. Tenemos mucho trabajo por delante, tenemos que ir afrontando y cambiando esta realidad contra, por ejemplo, las reformas estructurales que están acabando con la educación, la están volviendo una mercancía; el trabajo está cada vez más precarizado, no hay seguridad social.

Pero también en estos momentos que se esta renegociando el Tratado de Libre Comercio a más de 20 años que se empezó a implementar y que la clase trabajadora tanto de Canadá, EE UU y México hemos sido los afectados. Hemos tenido encuentros internacionales de trabajadores porque queremos en la medida de lo posible revertir esto, y digo en la medida de lo posible porque no está en nuestras manos, desafortunadamente son los grandes capitales y los grandes gobiernos los que están detrás de estos tratados.

Y comentar también que en esta nueva central estamos organizados como colectivo de cooperativas, y desde este colectivo estamos tratando de armar una propuesta de cooperativismo que tenga una visión de clase pero que además tome en cuenta el tema de género, porque es muy importante el tema de la participación de las mujeres, pero definiendo cuál sería nuestro trabajo, cómo impulsarlo, qué medidas tomar, que no sea nada más una mención o un eslogan.

Y finalmente que vamos a seguir dando batalla por un marco jurídico adecuado para las finanzas del sector social que nos permita recuperar nuestra presencia y no que nada más sirva de regulador sino de fomento a las finanzas sociales.

Ojalá podamos hacer algún otro Encuentro más adelante vinculándonos con nuestra nueva organización, en donde estamos participando la cooperativa Pascual que es una empresa recuperada de gaseosas, estamos nosotros como Alcona y está muy interesante el proyecto del sindicato mexicano de electricistas que se empieza a transformar en una empresa cooperativa con más de 14.000 socios, es un reto histórico tanto para México como para el sector cooperativista y para Latinoamérica al que habría que darle seguimiento y acompañarlo en la medida de las posibilidades.

R.N.: Como internacionalista estoy muy feliz de participar de este Encuentro. Para mí es importante compartir experiencias, confrontar y reflexionar para ver si hay alternativas al modelo capitalista, alternativas que se pueden concretar, experimentar y eso me parece fundamental de intercambiar y crear redes a distintos niveles para poder resistir, pero sobre todo intentar crear nuevas alternativas.

M.V.: Quiero dejarle las palabras de cierre al cooperativista Rosendo y a la compañera Marisol porque en realidad la lucha es de ellos, de los trabajadores, claro que nosotros somos trabajadores también pero ellos son los practicantes de la autogestión. Lo único que quiero agregar es que todos tenemos que tener en cuenta qué es lo que nos pueden enseñar los trabajadores que recuperan empresas, qué salvan, sus trabajos, qué más. Si podemos debatir y charlar, tratar de ver el nuevo mundo que están desarrollando y cómo se puede seguir reproduciendo ese nuevo mundo que poco a poco está emergiendo pero todavía le falta mucho. Ese sería un logro muy importante para este Encuentro y para seguir adelante.

A.B.: En este caso nosotros venimos con el pensamiento histórico de 1936 donde ya hubo una serie de colectivizaciones que podríamos asemejar a esto de la recuperación y luego una fase hasta finales de los ´80 donde no vuelve a haber ningún tipo de recuperación de empresas en un formato parecido al que estamos, luego hubo un vacío profundo y en este momento en España podríamos decir que no hay recuperadas.

Para nosotros lo importante del VI Encuentro es fundamentalmente poder escuchar y vivir esas experiencias de cada uno de ellos y cuál es la realidad en la que gestionan estos proyectos y también tenemos el planteo de por qué si la experiencia es tan positiva y tan buena, que sin dudas lo es, no empezamos a preparar la recuperación de empresas antes de que vayan a cerrar, nuestra preocupación en CGT actualmente es que esos trabajadores tengan conciencia de que incluso funcionando bien vamos a pensar en que sea nuestra, en colectivizar esa empresa no por cierre sino por acción laboral.

M.V.: Precisamente hablando con el sector académico creemos que es importante ese acompañamiento y quiero comentarles que hay 3 organismos de académicos que están participando en este colectivo de cooperativas y es el Centro de investigaciones internacionales de la economía social y solidaria de la Universidad Iberoamericana, el programa de autogestión cooperativa de la Universidad Autónoma de México y la REDCOP que es una red de universidades e investigadores a nivel latinoamericano.

M.E.: Me voy a quedar con las reflexiones finales de los compañeros porque si vale la pena pensar la revolución hoy y el socialismo es a partir de las experiencias concretas de los trabajadores en un período que quizás no es revolucionario pero son la base para reconstituir lazos de solidaridad, para formar las organizaciones de la clase obrera.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Nenhum comentário:

Postar um comentário