Pages

Anatomia de la corrupción


“Esta confluencia entre empresarios ávidos de lucrarse a costa de lo público y de políticos conseguidores que se lo facilitan, genera un terreno fértil en comisiones, sobres y componendas.”




Da Tribuna viento sur,  08 de JUnho, 2017 
Por Manuel Gari


“Esta confluencia entre empresarios ávidos de lucrarse a costa de lo público y de políticos conseguidores que se lo facilitan, genera un terreno fértil en comisiones, sobres y componendas.”

Convendría, dada la casuística trapacera sobre el término corrupción en la que han incurrido tanto los portavoces del PP (para justificar sus desmanes) como los de Ciudadanos (para justificar su apoyo al PP), establecer a que nos referimos.

En el caso español, al igual que en el caso de la Tangentópolis italiana -salvadas las diferencias de tiempo, modelo de partidos y culturales- aparecen como una constante la connivencia de empresarios y políticos, así como la existencia de organizaciones político criminales que planifican la perpetración de los delitos. Las individualidades corruptas se agrupan para mover la noria que extrae las coimas y regalías del pozo de las empresas favorecidas y para desviar fondos públicos de su legítimo destino.

La politóloga Cristina Monge, autora del libro recientemente publicado 15M Un movimiento político para democratizar la sociedad, opina 2/ tras la lectura del primer escrito de esta serie de artículos, “La corrupción, pandemia del capitalismo” 3/, que en el Estado español existe, según su expresión, un “triángulo mágico” que explica la envergadura y persistencia del fenómeno: deficitaria regulación de la financiación de los partidos políticos, una mala ley de contratos públicos y tolerancia social. Podríamos calificar mejor esta tríada como auténtico “triángulo de las Bermudas” del patrimonio común y público. Por su parte, el también politólogo Carlos Báez Evertsz (2012) junto a los dos últimos factores, señala la Ley del suelo del gobierno Aznar que “facilitaba su puesta a disposición de los constructores (…) de manera que estos podían adquirir a buenos precios ingente cantidad de terreno que a continuación eran declarados urbanizables (…) en las Comunidades Autónomas gobernadas por el PP se produjo un gran festival de gasto público (…) y establecieron un sistema de sobornos” 4/. Dado que el fenómeno es global, aunque con acentos diferentes, junto a estos factores ibéricos, se dan causas que operan internacionalmente.

Es conocida la opinión de Rob Jenkins, de que la privatización ha multiplicado las comisiones ya que es un terreno fértil para que la corrupción anide y crezca. Efectivamente podemos comprobar en nuestro país que las comisiones forman parte de la norma cotidiana ya que al venderse a precio de ganga los bienes públicos y comunes y la prestación de servicios a la ciudadanía, se establece un mercado altamente competitivo -aunque haya casos de oligopolio con reparto de sectores del mercado- en el que los capitalistas pugnan por conseguir su regalía y, para ello, es básico comprar la voluntad de los partidos y políticos influyentes.

De qué hablamos cuando decimos corrupción

No es lo mismo la existencia de casos individuales y aislados de corrupción que la proliferación sistemática de los mismos. Las siguientes líneas intentan abordar no los motivos personales que impulsan al corrupto, pues son evidentes, sino las causas y funcionamiento de la corrupción sistémica que asola nuestra sociedad.

Por corrupción entendemos tanto el meter mano en la caja en provecho propio o de la organización/partido criminal para sus campañas electorales y gastos de corrientes, como el usar la información que da un puesto para provecho de los grupos económicos amigos, o disponer de los medios, recursos y patrimonio público para beneficios privados ajenos al interés público, así como a otras muchas e imaginativas formas de saqueo.

Por ejemplo -y solo a título de tal, pues dada la casuística existente originada por la enorme capacidad creativa de quienes parasitan en la economía de la corrupción, la lista de actuaciones corruptas es interminable- también nos referimos a aprovechar la información privilegiada y la capacidad de decisión sobre la planificación urbanística, industrial, viaria o, en general, de infraestructuras, la adjudicación de contratación de obra pública (sea o no socialmente necesaria), la venta de activos públicos a precios de saldo en los procesos privatizadores, la concesión de la gestión y aprovechamiento de los servicios públicos, las grandes compras de bienes y la contratación de servicios para el funcionamiento de la propia administración, los trasvases de dinero de las empresas públicas a proyectos partidistas o privados descapitalizándolas o usándolas como agente financiero, la compra venta fraudulenta de empresas en el extranjero por cuenta de empresas públicas, planificar y aceptar sobre costes y aplazamientos de entrega de obras y servicios por ausencia de requerimientos administrativos y políticos, imponer y adjudicar las privatizaciones, contratas, contratos, operaciones y plusvalías… y un largo etcétera. Todo ello hecho sin luz ni taquígrafos, aprobado en el reservado de lujosos restaurantes, de forma opaca en los despachos oficiales y siempre en beneficio de intereses particulares y en perjuicio de la mayoría. Ante estos y otros “fenómenos” no se puede enmascarar el delito bajo eufemismos.

El caso madrileño como paradigmático de la corrupción del PP reúne todos los ingredientes del crimen: tramas empresariales corruptoras, matrimonios divorciados pero unidos por el latrocinio, espionaje y chantaje desde las cloacas entre conmilitones y aún más contra opositores, utilización de los resortes del poder para el enriquecimiento de la banda/partido y también del personal, una doble contabilidad mal llevada y la existencia de “familias” dentro de la organización mafiosa que pugnan parcialmente entre sí.

Los mecanismos de confianza entre conmilitones políticos de la derecha española, la conversión del partido en un club donde encontrarse e intimar los corruptos, los defensores del sistema y el mundo empresarial, el papel del pasado colegial y del barrio de nacimiento y de los lazos familiares en el establecimiento de complicidades, sus modos de operar en la esfera pública, la contradicción entre su ideología liberal y su apego por la moqueta oficial, el amparo del aparato de estado para hacer negocio privado por quienes son firmes defensores del mercado y la competencia, así como su convencimiento de que el mundo les pertenece por lo que tienen derecho a importantes ingresos y a puestos directivos los describí aplicados al caso del Canal de Isabel II en un artículo, al que me remito, publicado en esta web de viento sur el pasado abril bajo el título “La política como negocio, el negocio de la política” 5/.

Podemos concluir que el PP configura, bajo la apariencia de partido político, un mundo con reglas propias, un colectivo cerrado unido no tanto por una ideología (coexisten varias y todas ellas del espectro de derechas) sino por los intereses de clase que defienden y, sobre todo, por los intereses inmediatos de sus miembros que hacen “carrera política” y se benefician -legal o ilegalmente- de esa situación. Por eso Eduardo Zaplana dijo lo que dijo sobre su presencia en política para enriquecerse, pero sobre todo ello es lo que explica la contumacia de los Fabra y, sobre todo, el apego a gobernar a toda costa que muestra Rajoy. Gobernar es asegurar que el clan puede seguir haciéndose de oro y necesita hacerse de oro para seguir gobernando. Las campañas electorales y la dimensión que han adquirido las empresas-partido, exigen crecientes sumas de dinero.

Como consecuencia de la corrupción, allí donde el nivel de saqueo sobrepasa un cierto nivel, es el aumento de la deuda pública ilegítima que, en el contexto de la Europa del euro o en los países en los que el FMI ha impuesto la receta neoliberal, está aparejada a la exigencia de estrictas normas de reducción del déficit fiscal y a drásticas medidas de disminución del gasto social e incremento de las medidas de austeridad. La corrupción viene a agravar los efectos de las políticas austeritarias porque las bandas corruptas detraen fondos destinados a los gastos sociales e inversiones públicas.

Las políticas de austeridad del FMI o, en el ámbito del Pacto de Maastricht y del Pacto de Estabilidad, las impuestas en la UE, representan un mecanismo de redistribución inversa, haciendo que el ingreso fluya hacia la oligarquía y disminuya en las capas populares y que progresivamente la riqueza se concentre en menos manos. La corrupción comporta un mecanismo similar pues permite poner a disposición de manos privadas -empresas, políticos y burócratas- recursos y bienes públicos con merma del patrimonio y el ingreso de la mayoría social.

Qué es y qué no es corrupción ha variado en el tiempo y varía según los países, por ello es preciso referirnos al fenómeno en términos temporales y espaciales. La corrupción a la que nos referimos tiene dos características fundamentales en el siglo XXI: es sistemática porque es duradera en el tiempo y sectorialmente transversal, y es sistémica porque es general, afecta al conjunto del sistema que la anida y tiene causas socio-económicas.

Corrupción: entre el consenso y la fuerza

El capitalismo comporta la búsqueda incesante del beneficio privado, su tótem es la propiedad privada y su “motor” es la acumulación de riqueza, sea por la vía legal o ilegal, aprovechando leyes justas o injustas, a las buenas o mediante el uso de la fuerza. Es un sistema socioeconómico regido por el principio de la maximización de la ganancia, lo que comporta la competencia feroz por el lucro. La ética dominante en el capitalismo es la del enriquecimiento por todos los medios. Desde su nacimiento, adoptando formas distintas y según la correlación de fuerzas existente, el capitalismo ha puesto en pie una economía de la expropiación tanto en el ámbito nacional como en el internacional. En ese sentido James Petras (2006) recalca que en la historia del capitalismo -y también actualmente- la acumulación primitiva combinada con la acumulación ampliada ha realizado y realiza el mayor despojo de bienes, recursos, empresas y mercados de toda la historia humana 6/.

Marx fue no sólo lúcido sino implacable en sus expresiones al calificar de “maniaca” la tentación capitalista de enriquecerse no tanto con la producción como con la riqueza ajena existente. Con ello desmitifica la figura idealizada del capitalista hacendoso y altruista dedicado a la producción. Marx opina que para el empresario la producción es un mal necesario a efectos de obtener dinero, por lo que en muchas ocasiones, si fuera necesario, recurre al fraude para aumentar su riqueza sin recurrir al proceso productivo. La corrupción, pues, para el marxismo está en el ADN del capitalismo y encuentra su nicho en la relación existente entre la alta burocracia, los partidos hegemónicos en cada país y las clases dominantes a las que sirven. Sin la complicidad de estos tres elementos puede haber casos de corrupción aislada pero no la sistémica.

Philip Bobbit (2002), un intelectual norteamericano no marxista, historiador de la trayectoria y estrategia nuclear que ha prestado sus servicios al Consejo de Seguridad Nacional, el Senado y la Casa Blanca ofrece una interesante explicación sobre los cambios habidos en el funcionamiento del sistema capitalista, comparando el Estado-nación con el Estado-mercado. Para Bobbit, la tarea del gobierno en el Estado-mercado es despejar el espacio para que individuos o grupos hagan sus propios negocios, aseguren la mejor negociación o el mejor valor para su dinero, lo que les permitirá conseguir lo que quieren. Allí donde el Estado-nación basaba su legitimidad en la promesa de mejorar el bienestar material de la nación, el Estado-mercado promete maximizar las oportunidades para cada uno de los ciudadanos 7/. Digamos que para Bobbit hubo un momento pasado del “buen” Estado y los males comienzan con su pérdida de peso ante los avances neoliberales y la exaltación individualista. Esta visión no deja de ser ahistórica e ingenua, por más que el autor denuncia de forma lúcida lo que está ocurriendo.

El Estado siempre fue un artefacto al servicio de la clase dominante, pero en el siglo XX en los países industrializados, tras el aumento de la conflictividad social, el triunfo de la revolución rusa y las dramáticas guerras mundiales, procuró revestir su papel de una nueva legitimidad basada en una extensión del bienestar material del conjunto de la población, la nación para Bobbit. Con lo que él denomina Estado-mercado los intereses privados asaltan los últimos reductos sociales del Estado e instauran la idea individualista de que el papel del Estado ya no es asegurar el bienestar del conjunto sino de la individualidad.

Ello se ha exacerbado en la actual fase de globalización del capital que le obliga a estar permanentemente a la caza y captura de nuevos mercados, de nuevos nichos de negocio. Se trata de evitar el descenso de la tasa de ganancia y de superar la dificultad de realizar beneficios con los ingentes capitales ociosos, de ahí que el poder económico primero se sirvió de testaferros en las administraciones a los que aseguró un buen futuro a través de las puertas giratorias, luego exigió e impuso la privatización de todos los sectores públicos de la producción y los servicios para adueñarse de los mismos a precio de saldo y ahora incluso comienza gobernar directamente colocando a gente de sus consejos de administración en los gobiernos. El gabinete de Trump o los casos de Macri y Macron son ilustrativos: ¡fuera intermediarios a los que comprar e incorporar, gobernamos directamente!

Se da la paradoja de que la oligarquía a la vez que presiona y determina que haya un marco legal que favorezca el aumento de sus ingresos y riquezas, es la primera que no duda en violar su propia legalidad para asegurarse nuevas y mayores ganancias.

Si a nivel mundial podemos ver cómo los capitales ociosos en dificultades para mantener su tasa de ganancia buscan nuevos nichos de negocio ligados al manejo de lo público, en el caso español desde la crisis y dada la atonía económica, el estancamiento y la situación deflacionaria, esta tendencia se ha exacerbado. La crisis de 2008 no solo pinchó la burbuja inmobiliaria, sino también la posibilidad de realizar los proyectos faraónicos urbanísticos, de ocio, etc. El capital dejó de presionar para la realización de actividades a cuenta del erario a saquear directamente la caja del tesoro mediante la compra a precio de saldo del patrimonio público.

La desfiscalización del Estado construida minuciosamente por el PP ha comportado la bajada de los ingresos en las arcas públicas, lo que favorece la venta del patrimonio para “capear” la situación. En este punto se juntan ideología liberal, necesidad gestionaría e intereses empresariales.

En sus Notas sobre Maquiavelo, Gramsci ofreció una interesante versión del papel de la extensión de la corrupción en la sociedad para asegurar la dominación de la burguesía, analizando las tres herramientas de las que dispone: la fuerza, el consenso y la corrupción. Esta última se hace necesaria en una situación determinada: cuando el consenso se debilita, pero todavía no se puede usar solo la fuerza. Dice Gramsci: “El ejercicio “normal” de la hegemonía en el terreno devenido clásico del régimen parlamentario se caracteriza por la combinación de la fuerza y el consenso, que se equilibran en formas variadas, sin que la fuerza rebase demasiado al consenso, o mejor tratando que la fuerza aparezca apoyada por el consenso de la mayoría que se expresa a través de los órganos de la opinión pública -periódicos y asociaciones-, los cuales, con ese fin, son multiplicados artificialmente. Entre el consenso y la fuerza está la corrupción-fraude (que es característica de ciertas situaciones de ejercicio difícil de la función hegemónica, presentando demasiados peligros el empleo de la fuerza), la cual tiende a enervar y paralizar las fuerzas antagónicas atrayendo a sus dirigentes, tanto en forma encubierta como abierta, cuando existe un peligro inmediato, llevando así la confusión y el desorden a las filas enemigas” 8/.De estas reflexiones de Gramsci, podemos deducir que existen momento y niveles de corrupción que son funcionales para la estabilidad política del estado y la buena marcha de los negocios en el sistema capitalista.

La corrupción se induce y derrama desde los de arriba hacia las clases subalternas es un factor de debilitamiento de la acción política emancipadora que se ve corroída en caso de que miembros de los equipos dirigentes del movimiento popular se corrompan, sean cooptados o asimilados políticamente. La sabiduría corruptora del PRI mexicano es paradigmática en este sentido y PSOE de los ERE o el PP de Rajoy le anda a la zaga.

Las gentes del 15M se encontraron con que el hermoso eslogan de mayo del 68 “Debajo de los adoquines está la playa” era esperanzador pero irreal, debajo del cemento se toparon con la corrupción. En un siguiente trabajo intentaré encontrar las pistas de una hoja de ruta esperanzadora y crudamente realista. No hay atajos para terminar con la lacra. O se extirpa de raíz o rebrota.

8/06/2017

Manuel Garí, economista y miembro del Consejo Editorial de viento sur

Notas:

1/ El breve texto que contiene el párrafo es una joya como descripción y análisis del latrocinio de bienes públicos realizado por el PP en la Comunidad de Madrid. Naredo, J.M. (2014:15) “Contra el saqueo de lo público” en Plataforma contra la privatización del CYII y Marea Azul, Mas claro agua, el plan de saqueo del CYII, Traficantes de Sueños.

2/ Opinión que me trasladó mediante nota personal.

3/ Garí, M. http://vientosur.info/spip.php?article12648

4/ Báez, C. (2012: 52,53) La modernización fallida, Betania, Madrid, 2012 Este trabajo dedicado a Santo Domingo, contiene un capítulo “El gran corruptor” en el que analiza el caso español.

5/ Garí, M. La política como negocio, el negocio de la política http://vientosur.info/spip.php?article12488

6/ Petras, J. Economic Empire Building:The Centraly of Corruption, http://petras.lahaine.org/?p=1685

7/ Bobbit, P. (2002). The Shield of Achilles,Penguin Books

8/ Gramsci, A. (1980, pp 135-136) Notas sobre Maquiavelo, sobre la política y sobre el Estado Moderno. Edición Nueva Visión, Buenos Aires, 1980
Estado español | Corrupción | Capitalismo


- See more at: http://vientosur.info/spip.php?article12673#sthash.TX4wtqFq.dpuf

Nenhum comentário:

Postar um comentário